Mostrando entradas con la etiqueta CIENCIA Y CULTURA POPULAR. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta CIENCIA Y CULTURA POPULAR. Mostrar todas las entradas

lunes, 11 de diciembre de 2017

DOBLE RASERO SOBRE LA CUESTIÓN NORCOREANA Y EL DESARME NUCLEAR

Corea del Norte: doble rasero y desarme nuclear


Después de que el subsecretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para Asuntos Políticos, Jeffrey Feltman, visitó Corea del Norte la semana pasada, representantes de dicho organismo emitieron en Nueva York una declaración en la cual sitúan el conflicto que se vive en la península coreana como la mayor amenaza a la paz y la seguridad en el mundo. La advertencia fue acompañada por un llamado urgente para encontrar soluciones diplomáticas a la crisis desatada por el reiterado lanzamiento de misiles balísticos con capacidad nuclear por Pyongyang.

Lo primero que debe señalarse es la pertinencia del comunicado del organismo multilateral en un momento en que la administración estadunidense de Donald Trump se empeña en convencer a sus ciudadanos y a la comunidad internacional de que no hay salida pacífica al conflicto, con lo cual no hace sino azuzar la belicosidad del gobierno de Kim Jong-un.

En segundo lugar, es necesario analizar los antecedentes que han llevado a esta situación, cuya gravedad sin duda se encuentra en el orden indicado por la ONU. Es evidente que las posturas de Pyongyang –es decir, el amago de usar sus capacidades bélicas contra sus antagonistas– deben ser rechazadas en tanto suponen la amenaza de una conflagración nuclear cuyas consecuencias serían catastróficas e irreversibles. Pero resulta asimismo ineludible situarse por encima de la histeria propagandística, para reconocer las razones históricas concretas que condujeron al actual frenesí armamentista en esa nación.

Entre ellas, la que se remonta más en el tiempo es la devastadora guerra que fracturó la península coreana entre 1950 y 1953, cuyo término nunca se vio sancionado por un tratado de paz. Es decir, que formalmente persiste un conflicto bélico entre Pyongyang y Seúl, este último con el respaldo permanente de Estados Unidos, con cuyas fuerzas armadas no ha dejado de celebrar ejercicios militares conjuntos, percibidos y denunciados como actos de intimidación por el régimen norcoreano. El siguiente factor a tomar en cuenta es la inclusión del país en el denominado eje del mal –junto con Irak e Irán y la posterior inclusión de Libia, Siria y Cuba– por el ex presidente George W. Bush.

En este sentido, el hecho de que Irak haya sido ocupado por el ejército estadunidense en 2003, mientras el presidente libio fue derrocado con apoyo aéreo de la Organización del Tratado del Atlántico Norte en 2011, y desde ese mismo año Siria enfrenta una guerra civil en la que diversos grupos opositores al gobierno han contado con ayuda de Occidente, no pueden ser leídos por el régimen de Pyongyang sino como amenazas a su propia existencia. Por último, la pérdida del respaldo militar largamente brindado por Moscú y Pekín dejó al gobierno de Kim en una situación de vulnerabilidad que busca compensar con mecanismos que disuadan a sus enemigos de cualquier pretensión intervencionista, en primer lugar mediante el desarrollo de sus capacidades nucleares, medida que constituye una lectura comprensible de la invasión contra Irak: si Saddam Hussein hubiese poseído las armas de destrucción masiva que fueron el pretexto propalado para derrocarlo, probablemente la agresión militar de Estados Unidos se habría cancelado o al menos demorado.

Dicho lo anterior, debe remarcarse que el desarme de Pyongyang es un imperativo ético, además de la única perspectiva aceptable en términos de la seguridad internacional. Sin embargo, exigir la entrega de sus armas nucleares a Corea del Norte sin hacer lo mismo con los arsenales de los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad –Estados Unidos, Rusia, China, Francia y Gran Bretaña–, así como aquellos en manos de Israel, India y Pakistán, constituye una doble moral impresentable que mina cualquier salida justa y realista al conflicto en la península coreana. Como agravante de este doble rasero aplicado por Washington y sus aliados, no puede pasarse por alto el cinismo implícito en la demanda de desnuclearización unilateral de Pyongyang por parte de Estados Unidos, el más peligroso poseedor de armamento atómico en tanto es el único país cuya disposición a usarlo está demostrada.

Por elemental responsabilidad es impostergable que todos los actores transiten hacia vías diplomáticas y pacíficas, con la premisa de que una reducción de las tensiones en la península conducirá a menor hostilidad de Pyongyang, así como a la pérdida de impulso para los promotores del armamentismo dentro del régimen. En segunda instancia, debe avanzarse hacia la desnuclearización generalizada a fin de conjurar definitivamente el peligro atómico, pues queda claro que pedirlo únicamente a Corea del Norte es un acto arbitrario que nada abona a la seguridad global.

Fuentehttp://www.jornada.unam.mx/2017/12/11/opinion/002a1edi

martes, 14 de noviembre de 2017

LA CENSURA CONTRA EL COMERCIAL SOBRE EL PELIGRO DEL AZUCAR QUE SANTOS SACÓ DEL AIRE

El comercial contra el consumo de gaseosas que el gobierno Santos sacó del aire


“Mejor toma agua, leche o aromática [té] sin azúcar”, dice el narrador. “Cuida tu vida. Tómala en serio”.


Además al veto al comercial empezó a jugar el noticiero RCN, perteneciente a Ardila Lulle, quien también es dueño de Postobón, la embotelladora Iberplast y los ingenios azucareros Incauca y Providencia. 

La censura al spot publicitario llegó al diario NY Times con un artículo titulado: “Nos silenciaron, la lucha en Colombia por gravar las bebidas azucaradas”
 

Hace un año, el 7 de septiembre del 2016, la Superintendencia de Industria y Comercio, en cabeza de Pablo Felipe Robledo, ordenó quitar del aire este comercial por considerar que su contenido no tenía sustentación. El debate en el mundo está abierto sobre la inconvencia para la salud de los humanos el consumo de bebidas azucaradas

En la edición de este lunes el New York Times puso como ejemplo el caso colombiano para mostrar la manera como los gobiernos para defender los intereses empresariales obstaculiza la publicidad que busca regular el consumo de estos productos.

Este es el artículo del New York Times

Nos silenciaron, la lucha en Colombia por gravar las bebidas azucaradas

Todo comenzó con llamadas amenazantes, fallas extrañas en las computadoras de la oficina y hombres en autos estacionados que le tomaban fotografías a la entrada de la sede del pequeño grupo de defensa de los consumidores.

Poco después, Esperanza Cerón, la directora del grupo, notó que dos hombres a bordo de una motocicleta seguían su sedán Chevy durante el recorrido del trabajo a su casa. No sabía quiénes eran y trató de perderlos en el tráfico de la hora pico en Bogotá, pero la alcanzaron y se pusieron a los costados de su auto mientras le golpeaban las ventanas.

“Si no se calla la boca, ya sabe cuáles van a ser las consecuencias”, le gritó uno de los hombres, según explicó Cerón en una entrevista reciente.

El episodio, que Cerón le informó a las autoridades de la fiscalía, recordaba la intimidación que se usaba contra quienes desafiaban a los carteles de la droga que en el pasado dominaron a Colombia. Sin embargo, el narcotráfico no era el blanco de Cerón y sus colegas. Su trabajo había molestado a otra industria multimillonaria: los fabricantes de refrescos y otras bebidas azucaradas.

Su organización, Educar Consumidores, era la defensora más visible de la propuesta para establecer un impuesto del 20 por ciento a las bebidas azucaradas, que iba a ser sometida a la consideración del congreso colombiano ese diciembre. El grupo de Cerón recabó fondos, consiguió aliados para la causa y produjo un provocador anuncio televisivo que le advertía a los consumidores que la ingesta de bebidas llenas de azúcar podían provocar obesidad y otras enfermedades como la diabetes.

La reacción fue atroz. La Superintendencia de Industria y Comercio, en respuesta a una demanda interpuesta por la refresquera más importante del país que calificó al anuncio como engañoso, ordenó que el comercial fuera retirado del aire. Luego la agencia fue más lejos: le prohibió a Cerón y a sus colegas que discutieran públicamente los riesgos a la salud de consumir azúcar o serían multados por 250.000 dólares.

La batalla para gravar las bebidas azucaradas se está convirtiendo en una de las más feroces refriegas mundiales: se trata de un choque entre la ciencia, la política y el dinero que se libra en múltiples ciudades y países.

“La industria ve los impuestos a las bebidas azucaradas como una amenaza existencial”, dijo James Krieger, director ejecutivo de Healthy Food America, un grupo que le da seguimiento a las iniciativas para gravar las bebidas. En Estados Unidos, la industria ha gastado por lo menos 107 millones de dólares a nivel estatal y local desde 2009 para rechazar los impuestos y que sea obligatorio ponerle etiquetas de advertencia a las bebidas, según un nuevo estudio. De acuerdo con Krieger, en comparación con la situación de Estados Unidos, las tácticas implementadas en otros países “son más sucias, mucho más rudas”.

Nunca se comprobó que el acoso a Cerón y sus colegas hubiera sido realizado por la industria refresquera, y los fiscales se negaron a investigar. En respuesta a preguntas por parte de The New York Times, Coca Cola y Pepsi declararon que no estaban implicadas, mientras que Postobón, la refresquera que interpuso la demanda contra el anuncio de la organización, canalizó sus comentarios a la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia. Esta organización, que ha representado a los fabricantes de bebidas nacionales e internacionales en el asunto del impuesto a los refrescos, señaló que no estaba relacionada con los sucesos.

El Consejo Internacional de Asociaciones de Bebidas (ICBA, por su sigla en inglés), la organización que abarca a los grupos comerciales de todo el mundo y que se opone a los impuestos, no quiso responder directamente si sus aliados de Colombia estuvieron relacionados con el presunto acoso pero condenó esas acciones.

“Condenamos, en cualquier circunstancia, la influencia impropia o el acoso a cualquier persona u organismo por cualquier propósito, en cualquier momento y de cualquier manera”, dijo en un comunicado Katherine W. Loatman, directora ejecutiva del ICBA.

Puede que la experiencia en Colombia sea la más extrema pero ante una inmensa oposición de la industria ya se han cancelado o detenido propuestas de impuestos a los refrescos en todo el mundo, incluyendo países como Rusia, Alemania, Israel y Nueva Zelanda.

Sin embargo, la idea está ganando impulso: se han aprobado gravámenes en treinta naciones entre las que se destacan India, Arabia Saudita, Sudáfrica, Tailandia, el Reino Unido y Brunéi. Hoy en día, más de mil millones de personas viven en lugares donde ese tipo de impuestos han elevado el precio de las bebidas azucaradas.

Las disputas han sido particularmente intensas en mercados emergentes conforme la industria busca compensar la caída en el consumo de refrescos en las naciones más acaudaladas. América Latina ha superado a Estados Unidos como el mayor mercado mundial de bebidas gaseosas, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), con ventas de bebidas carbonatadas que se han duplicado en la región desde el año 2000.

La industria refresquera asegura que los impuestos a las bebidas recaen injustamente en los pobres, causan desempleo al disminuir las ventas y no logran su meta, que es reducir la obesidad. Estudios sobre los impuestos a los refrescos han demostrado que sí conducen a una caída de las ventas de bebidas azucaradas —en México, por ejemplo, hubo una reducción del 10 por ciento en las ventas durante los dos primeros años que se estableció el impuesto—; sin embargo, esas medidas son tan nuevas que aún no hay evidencias de su impacto en la salud.

“Afectar a nuestros productos con un impuesto y dejarlo así no logrará nada respecto a la obesidad en este país ni en el mundo”, dijo William Dermody, vocero del grupo estadounidense American Beverage Association.

Sin embargo, las organizaciones de salud pública, incluyendo a la OMS, citan a los impuestos a los refrescos como una de las herramientas políticas más eficaces para reducir el consumo de lo que los nutricionistas llaman el “dulce líquido” que ha contribuido a la epidemia de obesidad y enfermedades relacionadas en todo el mundo. Kathryn Backholer, investigadora de la Universidad Deakin en Australia, dice que los impuestos a los refrescos fueron “un regalo” para el combate a la obesidad, la diabetes y otras enfermedades relacionadas con el peso, pues son blancos fácilmente gravables y porque “tienen poco o nulo valor nutricional”.

Backholer y otros expertos dijeron que el punto de inflexión para quienes proponen gravar los refrescos se produjo en 2014, cuando México —el mayor mercado de consumo per cápita de Coca Cola— aprobó el impuesto del 10 por ciento..

El año pasado, varios defensores de una propuesta para duplicar el impuesto a 20 por ciento —nutricionistas, expertos y activistas de grupos externos y del gobierno mexicano— recibieron una serie de mensajes de textos molestos y dolosos provenientes de teléfonos desconocidos. Un hombre recibió un mensaje que decía que su hija había sido gravemente herida; a otro, el texto le aseguraba que su esposa tenía un amorío, y uno más recibió un enlace a una funeraria. Un programa espía fue hallado en sus teléfonos y la propuesta no fue aprobada.

En otros lugares del mundo, las refresqueras han trabajado asiduamente para explotar su influencia económica y conexiones con el gobierno. En una serie de correos electrónicos internos de Coca Colaque fueron divulgados, los ejecutivos de la empresa describían diversas estrategias para ganarse a ministros gubernamentales y otros funcionarios en Bosnia-Herzegovina, Ecuador, Portugal y algunas regiones de España.

A principios de 2016, Colombia, un país de 49 millones de habitantes, se enfrentaba a la desconocida posibilidad de la paz. Después de décadas de conflicto y de una agresiva campaña militar apoyada por Estados Unidos, el desempleo estaba cerca de los niveles históricos más bajos, la tasa de pobreza disminuía y millones de personas estaban esperanzadas por la posibilidad de una paz duradera con las Farc.

En marzo de ese año el ministro de Salud, Alejandro Gaviria Uribe, propuso un impuesto del 20 por ciento a los refrescos y bebidas azucaradas —unos diez centavos de dólar por cada botella de litro— que se convirtió en parte de una amplia reforma fiscal respaldada por el presidente Juan Manuel Santos y el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas.

“Por primera vez en nuestras vidas, pensábamos que podríamos ser un país normal y ser capaces de lidiar con asuntos que no fueran la violencia”, dijo Diana Guarnizo, una abogada que trabaja en Dejusticia, un grupo defensor de derechos que ayudó a promover el impuesto a los refrescos. “Ahí estábamos, una organización que se dedicaba a cuestiones de la paz, la violencia, la reforma agraria, la injusticia y que, de pronto, tenía el lujo de hablar sobre lo que las madres ponían en la lonchera de sus hijos”.

La medida buscaba inyectar 340 millones de dólares anuales al sistema de salud colombiano, pero Gaviria tenía una meta mayor: reducir el consumo de gaseosas en un país con una tasa de obesidad que se había triplicado desde 1980 y ahora ronda el 19 por ciento entre los adultos. El crecimiento más rápido se había producido entre los colombianos de 5 a 17 años. El ministerio estima que, al año, mueren cuatro mil personas de entre 30 y 70 años de enfermedades relacionadas con la obesidad como cardiopatías y diabetes.

l asunto llamó la atención de Cerón, cuya organización de diez empleados ya había trabajado en temas del cambio climático, restricciones al tabaco y la falta de agua potable en comunidades de bajos recursos. Animada por el anuncio del impuesto a los refrescos por parte del ministro de Salud, ayudó a formar la Alianza por la Salud Alimentaria, una coalición de diversas organizaciones civiles.

Recibieron apoyo por parte de Bloomberg Philanthropies, una fundación creada por el exalcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, que envió expertos de Estados Unidos y proporcionó financiamiento clave, incluidos los 260.000 dólares que costó el comercial: una cantidad casi igual a la del presupuesto anual de Educar. Bloomberg también se encargó de mejorar la seguridad de las oficinas del grupo.

Las encuestas de opinión mostraban que el 70 por ciento de los ciudadanos estaba a favor del impuesto. Se preveía más difícil el respaldo legislativo; sin embargo, a esas alturas 42 de los 268 integrantes del Congreso de Colombia se habían decantado por la medida.

El debate se intensificó en agosto, cuando todavía faltaban meses para la votación, porque los canales de televisión de todo el país comenzaron a transmitir el anuncio de servicio público que apoyaba el impuesto. El comercial de 30 segundos de duración, producido por Educar, mostraba datos de la OMS y a un hombre vestido elegantemente mientras tomaba varias bebidas azucaradas a lo largo del día.

El anuncio dice que cuatro bebidas azucaradas al día podrían representar la ingesta de hasta 47 cucharaditas de azúcar. Luego muestra a una pareja con sobrepeso, un pie gangrenado y un hombre que parece padecer un paro cardiaco, seguido de una advertencia: “Mejor toma agua, leche o aromática [té] sin azúcar”, dice el narrador. “Cuida tu vida. Tómala en serio”.

Postobón, la refresquera, pronto interpuso una demanda ante la agencia de protección al consumidor del gobierno, la Superintendencia de Industria y Comercio (Superindustria), en la que aseguraba que el uso en el anuncio de una cucharadita como unidad de medida era impreciso y que sugería injustamente que todas las bebidas azucaradas son dañinas para la salud.

Los expertos en nutrición argumentaron que el anuncio era totalmente congruente con estudios científicos comprobados que muestran el impacto del exceso en el consumo de azúcar sobre el peso y enfermedades metabólicas como la diabetes, la gota y las cardiopatías. La Facultad de Salud Pública de Harvard ha reseñado los múltiples estudios que respaldan esta aseveración, incluyendo un punto que los nutricionistas señalan reiteradamente: que las bebidas azucaradas carecen de valor nutricional y añaden calorías sin hacer que los consumidores se sientan satisfechos.

Luis Fernando Gómez, profesor de Medicina Preventiva en la Universidad Javeriana de Bogotá y quien respaldaba la medida fiscal, dijo que los alegatos de Postobón sobre el comercial eran hipócritas. “Cada cifra y hecho citado en ese anuncio estaba respaldado por la ciencia establecida”, dijo.

Sin embargo, el jefe de Superindustria, quien es designado por el presidente, falló a favor de los demandantes de la industria. Apenas dos semanas más tarde, en una decisión que los expertos colombianos describieron como inusualmente rápida, la agencia ordenó que el comercial se retirara del aire.

Con un lenguaje casi idéntico al de la demanda de Postobón —que había sido interpuesta por un abogado de la compañía que antes había dirigido la agencia—, Superindustria señaló que los consumidores tenían derecho a información veraz, no a mensajes que eran “engañosos, imprecisos y confusos”.

La sentencia llegó a prohibir a los empleados de Educar Consumidores que hablaran públicamente sobre los vínculos entre el azúcar y la obesidad, una decisión tan abarcadora que incluía la propia investigación del Ministerio de Salud sobre el tema. Superindustria no respondió a nuestras solicitudes para hacer algún comentario.

Estas acciones dejaron estupefactos a los analistas legales y defensores de la salud. “No tiene precedentes”, dijo Ch’uya H. Lane, directora regional de los esfuerzos de prevención de la obesidad de la Global Health Advocay Incubator de Bloomberg.

“Nos silenciaron por completo”, dijo Cerón. “Censurados”.

Postobón es una marca que forma parte de uno de los conglomerados más grandes y respetados de Colombia, la Organización Ardila Lülle. Fue fundada a principios de los años cincuenta y ha ayudado a definir la identidad colombiana moderna a través de varias empresas que son dueñas del equipo de fútbol de la liga colombiana Atlético Nacional; de ARESS, una compañía de seguros, y de las concesionarias de autos que venden vehículos Dodge, Jeep y Ford.

Postobón es una marca famosa que vende un verdadero arcoíris de bebidas originales. Entre sus productos más conocidos está un refresco de cola llamado Colombiana, así como Manzana Postobón, una bebida centenaria que es casi un icono nacional.

La Organización Ardila Lülle se mantuvo en silencio durante el debate sobre el impuesto a las gaseosas y los ejecutivos de la compañía se negaron a conceder una entrevista. Sin embargo, Postobón, RCN y aliados como la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia promovieron el mensaje de que el impuesto reduciría los trabajos y que afectaría a los dueños de tiendas independientes y a la economía.

“En Colombia, la industria azucarera y las principales empresas de medios pertenecen a los mismos conglomerados económicos”, dijo Gaviria, el ministro de Salud. “Tienen un poder intimidatorio. Y lo usaron”.

Ese otoño, por lo menos 90 cabilderos trabajaron para influir en los legisladores, de acuerdo con un cómputo de ingresos de visitantes brindado por Bloomberg Philanthropies. Durante las audiencias del comité que discutió la medida, los cabilderos se sentaban junto a los legisladores en una violación flagrante a las reglas del congreso, según recuerda Óscar Ospina Quintero, un legislador del partido Alianza Verde. Ospina dijo que protestó por la presencia de los cabilderos en la cámara, pero que los líderes del congreso no le hicieron caso.

“La respuesta fue feroz”, dijo Gaviria. “Recuerdo que, durante uno de los debates, un senador me dijo: ‘En todos mis años en el congreso, nunca había visto un esfuerzo de cabildeo como este’”.

En octubre, no mucho después de que fue censurada por el gobierno, Cerón encontró una táctica que podría mantener la atención sobre el tema sin entrar en conflicto con la orden gubernamental. En un artículo publicado en un blog en el sitio web de la Alianza por la Salud Alimentaria, se burló de una telenovela de RCN de los años ochenta llamada Azúcar, que se desarrollaba en el corazón cañero de Colombia. Garabateó sobre un cartel publicitario de la telenovela: “Una cosa es ver Azúcar y otra muy distinta tomarla en exceso”.

Un abogado de RCN le exigió que borrara la publicación, arguyendo que se trataba de robo de propiedad intelectual. Ella lo hizo, pero la televisora presentó una demanda ante fiscales federales que, a su vez, abrieron una investigación penal. El caso, aún pendiente, implica una posible multa de 300.000 dólares.

“Si ganan”, dijo Cerón, “quedaré en la ruina económica”.

Más o menos por esa época los empleados de las oficinas de Educar comenzaron a quejarse de escuchar ecos y otras voces en sus teléfonos celulares. Sospecharon que podrían estar bajo vigilancia. Para otros era difícil usar internet en la oficina. En octubre, el teléfono de la oficina de Cerón dejó de funcionar por completo. “A veces, no podíamos trabajar porque nuestras computadoras ya no nos obedecían y el ratón hacía lo que quería”, dijo Diana Vivas, la abogada del grupo.

Lane, de Bloomberg Philanthropies, estaba tan preocupada que dejó de usar el correo electrónico y el teléfono para hablar de las estrategias con Educar. Comenzó a comunicarse por las mismas aplicaciones encriptadas que se usaron después de que se descubrió que se vigilaba a los defensores del impuesto a los refrescos en México.

Andrés Erazo, el asesor de tecnología de Educar, a quien llamaron para investigar, dijo que descubrió que el antivirus en las computadoras había sido inhabilitado. También halló programas espías en el enrutador de la oficina, que le daba acceso a un tercero desconocido al tráfico por internet de la organización y la comunicación en línea. De acuerdo con Erazo, tres teléfonos —incluyendo los de Cerón y Vivas— habían sido afectados por un programa espía.

Erazo conminó a Cerón a comprar nuevos celulares, pero ella se negó. “Si nos están escuchando, ¿qué es lo que oirán?”, recuerda que le dijo. “¡Estamos hablando de una campaña de salud pública!”.

Un examen independiente de las computadoras de Educar realizado para The New York Times por CSIETE, una empresa de seguridad de internet en Bogotá, no arrojó registros de ningún programa malicioso. Aunque Giovanni Cruz Forero, director ejecutivo de la empresa, dijo que los empleados de Educar habían formateado una de las dos computadoras que la empresa examinó, lo que habría borrado en gran medida cualquier evidencia de manipulación. Cruz dijo que también era posible que los intrusos hubieran tomado medidas para borrar sus huellas digitales. La empresa no analizó los teléfonos celulares de los empleados de Educar.

Una mañana temprano, a mediados de noviembre del año pasado, Cerón se despertó asustada a las cinco de la mañana cuando su teléfono comenzó a sonar. “Cállate, vieja”, le gritó quien llamaba, según un acta que levantó ante la Fiscalía General de la Nación.

Luego, a principios de diciembre, Cerón iba camino al gimnasio cuando un hombre que tenía la cara tapada se le acercó y le dio el mismo mensaje: “Cállese”, le gritó antes de irse: “Cierre la boca”. Cerón informó de ambos sucesos a la fiscalía. Un portavoz de esa institución se negó a comentar el tema citando las reglas de privacidad que prohíben la discusión de los casos con las personas que no están directamente involucradas.

La directiva de Educar dejó de andar sola. Buscó a medios locales para que hicieran una cobertura de la intimidación, pero ellos también enfrentaban las presiones de los grupos que se oponían al impuesto.

Acordonadas con guardias armados, perros que pueden detectar explosivos y máquinas de rayos X parecidas a las de los aeropuertos, las oficinas centrales del periódico más antiguo de Colombia, El Espectador, son uno de los complejos más fortificados de ese país. Esas medidas se hicieron necesarias por algo que se muestra en el sexto piso: detrás de un vidrio está la amarillenta primera plana que informa sobre el asesinato del editor Guillermo Cano, a quien le dispararon el 17 de diciembre de 1986 cuando conducía a su casa desde el trabajo.

Tres años más tarde, un camión bomba hizo pedazos las oficinas del periódico; murió un reportero y 83 resultaron heridos. Durante las décadas de los ochenta y noventa, la violencia causó la muerte de una decena de empleados de El Espectador, víctimas del enojo de los carteles colombianos por la cobertura del periódico.

Los editores de El Espectador dijeron que querían dar voz a ambos lados en la batalla sobre el impuesto a las gaseosas en las páginas del periódico, aunque los editoriales ya apoyaban el gravamen.

Los ejecutivos de la industria no estaban contentos con la postura del diario, pero se enojaron más cuando se produjo un video, como parte de un programa quincenal llamado La Pulla, que satirizaba a los oponentes al impuesto por ignorar la evidencia científica sobre los riesgos del exceso en el consumo de azúcar.

“Una vez que publicamos el video, la cosa se puso fea”, dijo el editor de temas de ciencia y salud del periódico, Pablo Correa.

Con un tono de indignación que también roza el descaro, La Pulla aborda los asuntos más polémicos del momento. En el episodio sobre el impuesto a los refrescos, la conductora María Paulina Baena, con granos de azúcar sobre los labios, espetaba a la industria y los miembros del congreso por divulgar información falsa sobre la propuesta de impuesto. Terminaba el video con la imagen de una botella de Sprite y el eslogan de uno de los anuncios más famosos de esa bebida: “Las cosas como son”.

El video se subió justo antes de la medianoche del 15 de diciembre y rápidamente obtuvo 500.000 vistas. Fidel Cano, el editor de El Espectador y sobrino de Guillermo Cano, dijo que recibió una llamada por la mañana de un ejecutivo sénior de publicidad del periódico que le dijo que un representante de Coca Cola había llamado para protestar y exigir que se eliminara la botella de Sprite.

Cano se muestra apenado cuando recuerda lo que siguió. Ante el prospecto de un litigio y la pérdida de las ganancias por publicidad, dice que ordenó que quitaran la botella. En un pequeño acto de desafío, permitió que se quedara el eslogan.

El video alterado se hizo viral; atrajo más de dos millones de vistas y dio pie a una discusión pública sobre la censura y el poder de la industria refresquera.

“¿Ganaron?”, reflexiona Cano. “Realmente no”

En una conversación telefónica, el vicepresidente de publicidad del periódico, Mauricio Umaña, contradijo el relato de Cano, pues dice que no recibió ninguna llamada de Coca Cola ni de ningún ejecutivo de ninguna otra refresquera.

Otros medios también sintieron la presión de la industria.

En la filial colombiana de Vice, el sitio de noticias en línea, el equipo editorial chocó con los ejecutivos de publicidad de la compañía por sus intentos por suprimir una columna que criticaba a la industria refresquera. Vice ya había emitido dos artículos de opinión a favor del impuesto a las gaseosas y la tercera columna se publicó, aunque no en la página de inicio, por lo que era difícil que los lectores la encontraran.

El incidente fue uno de los que llevó a la renuncia del editor fundador de Vice Colombia, Juan Camilo Maldonado. Se negó a ser entrevistado para este artículo, pero colegas con conocimiento directo de lo sucedido dijeron que se decepcionó porque la empresa cedió a la presión de los publicistas de las bebidas.

Un vocero de Vice en Nueva York no habló de los motivos de la renuncia de Maldonado, pero afirmó: “El hecho de que se hayan publicado todas las columnas que criticaban a la industria de refrescos habla por sí solo”.

El último día de 2016, los opositores al impuesto lograron la victoria. Mediante una compleja maniobra procedimental, los líderes del congreso pusieron fin al impuesto a los refrescos, eliminándolo del amplio paquete de la reforma fiscal.

“El problema no es solo el azúcar”, dijo Iván Duque, senador de Centro Democrático, uno de los aspirantes a la presidencia para las elecciones del próximo año y uno de los críticos del gravamen a las bebidas azucaradas. “Se requiere un plan para combatir la vida sedentaria, mejores etiquetados de productos y esfuerzos educativos que le enseñen a la gente a comer más fruta, pescado y vegetales”.

Cerón y su equipo tuvieron una victoria pírrica el pasado 2 de noviembre, cuando la Corte Constitucional de Colombia revirtió la decisión de Superindustria de silenciar a Educar e indicó que la agencia “no puede adoptar ninguna medida que implique un control previo sobre la información”.

“Fue una gran victoria para la libertad de expresión en Colombia”, dijo Cerón. “Lo que es una lástima es que llegó demasiado tarde”.

El verano pasado, Postobón comenzó lo que llamó “una nueva estrategia social enfocada en la nutrición”. La campaña, lanzada en Manaure, una zona rural ubicada al norte de Colombia, trata sobre Kufu, una nueva bebida con sabor a mango formulada para niños. Es parte del objetivo de la industria de apoyar la salud pública a través de esfuerzos voluntarios.

Postobón ensalzaba las vitaminas y los minerales añadidos a la bebida, mencionando que promueven el desarrollo cognitivo, fortalecen el sistema inmunitario y ayudan a tener huesos sanos, según un recuento del evento que fue publicado en el periódico La República, adquirido el año pasado por la Organización Ardila Lülle.

Postobón señaló que gastará 120.000 dólares para evaluar una iniciativa que proporcionará Kufu de manera gratuita todos los días a miles de niños pobres de la región.

El artículo en La República, sin embargo, no menciona un ingrediente clave: el azúcar. De acuerdo con la etiqueta de la bebida, cada jugo contiene 13 gramos de azúcar, más de la mitad del nivel diario recomendado para los niños.

El comercial que Postobón logró sacar del aire para poder seguir vendiendo sus bebidas

Cuatro meses después que el grupo Ardila impidiera a la Fundación Educar sacar esta campaña contra el consumo de azúcar, la Corte Cons. terminó dándole vía libre


El debate sobre el impuesto de bebidas azucaradas arreciaba en el congreso y la difusión de un comercial en televisión advertía que beberse un jugo, un té y una gaseosa al día dejaba en el cuerpo 47 cucharadas de azúcar. Sin embargo el 7 de septiembre del 2016, cuando la discusión estaba en su punto más álgido, la Superintendencia de Industria y Comercio, después de una fuerte presión de Postobón, ordenó quitar del aire este comercial

Hasta ese momento nada parecía detener los 300 pesos extra que iba a costar tomarse una gaseosa que el La economista e investigadora de Educar, la marca que creó la propaganda, explicó que la campaña surgió por la preocupación que despertaban los efectos de las bebidas azucaradas en el país: El 51 % de la población sufre de obesidad, 17% niños y unas 5.000 personas morían al año por causas relacionadas con el consumo de estas bebidas. Sin embargo el SIC decidió retirar del aire el comercial argumentando que el comercial se utiliza como unidad de medida la “cucharadita”, que no es ni exacta, ni determinable, ni comprensible, ni mucho menos aceptado como unidad de medida en el Sistema Internacional de Unidades que rige en el territorio colombiano”. Postobón volvía a salir ganando; los colombianos volvían a quedar expuestas a las enfermedades que, según la O.M.S, podía traer el consumo de 47 cucharadas de azúcar diarias_ obesidad, diabetes, infarto, tensión, alta, amputaciones, caries, problemas reproductivos, gota, y hasta colesterol

Además al veto al comercial empezó a jugar el noticiero RCN, perteneciente a Ardila Lulle, quien también es dueño de Postobón, la embotelladora Iberplast y los ingenios azucareros Incauca y Providencia. El enfoque de las noticias empezó a ser tendencioso: si el impuesto se aplicaba se acabarían las tiendas de barrio además de que las miles de personas que viven de la caña pasarían a engrosar el ejército de desempleados. El terror causó su efecto y de un momento a otro el tema, al menos en los telediarios, pasaba discretamente a un segundo plano.

Los que siguieron una postura dura a favor del impuesto a las bebidas azucaradas era el combo de La Pulla, los mordaces youtubers de El Espectador.

María Paulina Baena, la presentadora de la Pulla, y su equipo de guionistas lanzaron fuertes críticas a los políticos que debatían en el Congreso este impuesto y recordaba que todo este asunto estaba “empegotado de plata”.

Esta pulla iba camino a ser uno de los capítulos más exitosos, pero algo pasó y se ordenó bajar el video. Aunque fue subido de nuevo hubo un cambio: la botella de Sprite fue eliminada.

El video original tenía el sello de Sprite y estaban en total libertad para hacerlo, porque ese no es un uso indebido de la marca; faltaba más, como si hubiera que pedirle permiso a Coca Cola Company para criticarlos. De modo que el cambio debió obedecer a que alguien presionó con argumentos no jurídicos, sino económicos.

Fuentes: 
https://www.las2orillas.co/el-comercial-contra-el-consumo-de-gaseosas-que-el-gobierno-santos-saco-del-aire/#
https://www.las2orillas.co/comercial-postobon-logro-sacar-del-aire-poder-seguir-vendiendo-bebidas/

viernes, 10 de noviembre de 2017

EE. UU., EL PAÍS DE LA VIOLENCIA. LO QUE HAY DETRÁS DE LA EPIDEMIA DE BALAZOS Y LA INCAPACIDAD DEL ESTADO PARA PROTEGER LA POBLACIÓN

EE.UU

Qué hay detrás de la epidemia de balazos en el país de la violencia

Fernando M. García Bielsa

Foto: diariopuntual.com

Hay claras evidencias de la incapacidad de los Estados Unidos de abordar seriamente el problema de la violencia con armas de fuego, pese a que durante años ha existido un debate para el control de las mismas.

Acaban de asesinar a la mitad de los feligreses en una pequeña iglesia en Texas, incluyendo ocho menores. Un mes antes un tirador sin motivo cierto disparó ráfagas sobre una multitud de 22,000 asistentes durante un concierto en Las Vegas, matando a 58 personas y otras 500 quedaron heridas, todo ello con un arsenal portátil de 42 rifles, ametralladoras y otras armas (y miles de cartuchos de municiones) adquiridas legalmente en las ocho semanas previas al acontecimiento.

Ocurren docenas de hechos de ese tipo cada año. Entre los más impactantes: en la secundaria Columbine (muertos 12 estudiantes y un maestro; Colorado, 1999), la escuela primaria Sandy Hook (20 niños; Connecticut, 2012); cine de Aurora (12 muertos y más de 70 heridos, Colorado, 2012); iglesia en Charleston (9 personas, Carolina del Sur 2015), la discoteca Pulse de Orlando (49 personas, 2016) y otras. La lista de masacres seguirá creciendo sin parar hasta que la sociedad asuma el debate y se promulgue un control de armas sensato.

Cuando se han incrementado los asesinatos de personas negras a manos de la policía, sin embargo, ante la proliferación del uso de armas letales y asesinatos masivos como los mencionados, el gobierno se muestra incapaz para enfrentar el problema e impotente para cumplir de una de sus funciones básicas de proteger a la ciudadanía.

El resultado es que sin dudas Estados Unidos padece una epidemia de balaceras y asesinatos masivos, cada vez más brutales e impactantes. Mientras los homicidios con armas de fuego han decrecido, los asesinatos en masa por disparos han incrementado su frecuencia y gravedad en los últimos diez o quince años.

Aunque en parte ello viene a ser una prolongación de una larga historia y una cultura marcada siempre por la violencia y el racismo desde los días de la expansión hacia el oeste y del casi exterminio de la población indígena originaria, así como de los linchamientos ejecutados por el Ku Klux Kan y otros, tales hechos no están ajenos a la extrema polarización, la actual decadencia social y al deterioro moral en extensos segmentos del país.

Las encuestas señalan que una considerable mayoría de estadounidenses están a favor de mayores controles en la venta y posesión de armas de fuego, y por la prohibición de aquellas más mortíferas.

Pero, aunque minoritarios, son muchos también los que abogan por el derecho a portar armas de fuego, bien con propósitos deportivos de cacería, o como protección ante la delincuencia y algunos con la ilusión de poder defenderse de la epidemia de violencia. Detrás está el aliento y la manipulación por una minoría poderosa e influyente en el quehacer y las decisiones que se adoptan en Washington.

Estos tienen su fuerte en la influyente National Rifle Association (NRA), en el arraigo de los derechos a la caza y el deporte, y en la intromisión en la política de la poderosa rama fabricante de armas del país. Actualmente hay unos 300 millones de armas de fuego en manos privadas en Estados Unidos. Los datos indican que no es alta la proporción de aquellos que las utilizan para la caza. No hay ninguna nación del mundo que se acerca siquiera a tales per cápita de armas de fuego ni de muertes ocasionadas por las mismas.

Actualmente armas diseñadas para propósitos bélicos están disponibles para la venta individual vía Internet y en muchas armerías sin mayores requisitos ni controles efectivos. De eso se nutre en parte la ocurrencia en los últimos años de una oleada de violencia por parte de ciudadanos enfurecidos quienes protagonizan balaceras y cacerías humanas periódicas en escuelas, centros comerciales y otros lugares públicos. Según informe del Center of Disease Control and Prevention entre 2001 y 2013, habían muerto por armas de fuego dentro del país 406,496 estadounidenses, o sea, más de 30.000 por año.

La mayor frecuencia de tales hechos es más que alarmante. Hay algo enfermizo e inhumano en la proliferación de individuos que toman sus armas e indiscriminadamente y a mansalva disparan contra transeúntes o feligreses sin motivo alguno, o motivados quien sabe por qué traumas o instintos primitivos.

Se ha tratado de apuntar a que son acciones individuales aisladas de personas malvadas o poseídas por el demonio, y más recientemente a inmigrantes musulmanes u otros, cosa que las estadísticas no respaldan. Aunque los asesinos tienen distintos perfiles se observan patrones causales complejos que incluyen la tradición violenta y racista con que se conformó el país, su glorificación en el cine y otros medios, las brutales acciones recientes en el exterior, así como las frustraciones y la ira acumulada en muchas personas en medio de la fragmentación y el actual deterioro social en gran parte del país.

Buena parte de los perpetradores son personas mentalmente inestables, interesadas en las armas de fuego y los explosivos, con cierta fascinación con la muerte y el satanismo y, muchos, veteranos de las diversas guerras que el imperio realiza en todos los confines; guerra que han librado de forma continuada durante 16 años sin lograr una victoria, pero donde cientos de miles de soldados pasan por experiencias traumáticas mientras ellos, o ante su vista, se asesina a la población civil, cometen brutales violaciones, etc.

En los últimos años estas intervenciones y acciones bélicas se libran bajo el supuesto de la “guerra contra el terrorismo”, parte de la cual ha sido el uso de mercenarios y el auspicio de grupos terroristas locales, lo que provoca también una reacción en cadena que se revierte en actos terroristas en suelo estadounidense.

La Segunda Enmienda constitucional y su manipulación

La cuestión de la masiva posesión de armas en manos de la población – incluyendo armas automáticas y de combate, de libre acceso en varios estados para cualquiera que se disponga a comprarlas y sin necesidad de trámites ni de presentar documentos de identidad –, se escuda en una formulación anexa a la Constitución del país.

Se trata de la Segunda Enmienda, ratificada por los trece estados originales allá por 1790, pero luego sujeta a controvertidas interpretaciones. El texto reza así:

“Siendo necesaria para la seguridad de un Estado libre una milicia bien organizada no se coartará el derecho del pueblo a tener y portar armas”.

Se aludía a “una milicia bien organizada” y en un contexto bien diferente al actual. De tal enmienda se han derivado los derechos a contar con escopetas de caza hasta el libertinaje actual a tener ametralladoras y armas de combate por individuos de toda calaña.

Algunos señalan categóricamente que parte de la culpa de la actual crisis de violencia con armas de fuego recae sobre los miembros conservadores de la Corte Suprema y que sus dictámenes en casos recientes relativos a la Segunda Enmienda han estado políticamente motivados.

La interpretación actual dista bastante de la original. La Corte Suprema ha afirmado que el derecho a portar armas es un derecho individual que tienen todos los estadounidenses. Y por tanto que ni el gobierno federal de los Estados Unidos ni los gobiernos estatales y locales pueden infringir ese derecho.

Aunque la mayoría de la población favorece exista algún grado de control básico que evite que tales masacres ocurran, el apoyo a la Segunda Enmienda se ha incrementado progresivamente desde la década de 1990 tanto entre votantes liberales como conservadores. En 2016, el 76% de los estadounidenses se opone a la derogación de la Segunda Enmienda; esta cifra era solo del 36% en 1960.

La industria de producción de armas de fuego

En la intimidad de los círculos de Washington se sabe que en este asunto de la proliferación de las armas de fuego es el dinero el que marca las jugadas. El dinero, del que los productores de armas y la Asociación Nacional del Rifle (NRA) son una fuente fácil para nutrir fondos electorales y prebendas. Son esos, sobre todo intereses comerciales capitalistas, los que están detrás de las interpretaciones de la Segunda Enmienda y los dictámenes de la Corte Suprema en favor de la plena libertad de tenencia individual de armas de fuego.

La extensa rama industrial de fabricantes de armamentos comercializa cada año unos $ 49 mil millones USD y mantiene una estrecha y añeja alianza con el gobierno.

El crecientemente agresivo papel de los Estados Unidos en el mundo hace crecer los contratos gubernamentales y asegura caudalosas y estables ganancias para esas compañías. Ello se complementa dada la obsesión de millones de ciudadanos con poseer armas de fuego que, obviamente, contribuye sustantivamente a ese caudal de ingresos.

Un reportaje a comienzos de 2016 señalaba que las industrias de fabricación de armas de fuego están en crecimiento: de 5,6 millones de armas fabricadas en 2009 a casi 11 millones en 2013.

Después de cada masacre de las que escuchamos cada semana – y mientras más horripilantes son- aumentan el valor de las acciones y las ventas de tales corporaciones dada la fiebre ciudadana por pertrecharse con nuevas armas de fuego en sus hogares, pero también por el temor de que finalmente se establezcan mejores leyes para el control de armas; temor que es estimulado por la industria.

Al propio tiempo ésta y la NRA hacen fluir mayores sumas hacia sus muy efectivos y bien financiados grupos de presión y hacia los propios comités de campaña de los miembros del Congreso a fin de ganarlos para sus posiciones, o intimidarlos para garantizar que el libertinaje sobre la venta y porte de armas siga prevaleciendo, por sobre los que reclaman que se establezca en todos los estados un registro y licencias de armas, requerimientos de antecedente y otros para su venta, etc.

Con la ayuda de la NRA y sin poner en peligro sus lucrativos contratos gubernamentales, los mayores productores de armas, durante décadas, han frustrado regulaciones de la mayoría de los estadounidenses apoyan.

Muy por el contrario el libertinaje aumenta. En febrero de 2017 el Presidente Trump firmó una ley ya aprobada por el Congreso que hace más fácil adquirir armas, incluyendo rifles semiautomáticos, por personas con un historial de enfermedad mental.

Y actualmente continúan los preparativos para lograr la aprobación de una ley eufemísticamente nombrada “para el mejoramiento recreacional y la tradición de los deportistas” que también haría más fácil importar rifles de asalto, transportar las armas de un estado a otro y la compra de silenciadores.

Si no ocurre un milagro en la corrupta política del país, parece que desafortunadamente veremos nuevas ocasiones en que algún estadounidense, incluso considerado hasta entonces un buen ciudadano, accione su gatillo ejerciendo “su derecho y su libertad” bajo la manipulada Segunda Enmienda.

Un informe en 2009 del ministerio de protección nacional (Homeland Security) alertó que los problemas económicos y la elección del primer presidente negro podrían exacerbar las ansiedades económicas y raciales y provocar reacciones violentas de los supremacistas blancos y de todos aquellos que perciben que la raza blanca estaría bajo acoso.

Muchos de estos enarbolan una retórica demagógica, que llega a tener tintes fascistas y es un espejo de las políticas bélicas del país, anima a sectores desesperados a cometer acciones violentas con armas como actos de ‘autodefensa’ y a organizarse en milicias para librar ‘cruzadas’ de diverso tipo. En algunas regiones la paranoia y el discurso de odio se expanden, incluso entre los adolescentes.

Para muchos el poseer un arma es libertad; Hollywood ha enmarcado las armas como sinónimo de heroísmo, virilidad y valentía. “Un buen americano posee su arma”.

Otros asuntos, como la llegada de inmigrantes, la demonización de latinos y musulmanes, siguen siendo polarizantes y manipulados por los políticos, así como desde los púlpitos fundamentalistas y las entidades de derecha, muchas de las cuales están fuertemente armadas.

De hecho, entre 2001 y 2015, más estadounidenses resultaron muertos por extremistas de derecha que por supuestos terroristas islámicos.

Muchos estereotipos refuerzan la ignorancia, la intolerancia y el racismo. Un creciente número de norteamericanos blancos que han caído en la marginalidad o en condiciones de vida precarias, albergan altos grados de prejuicio y resentimientos, y son receptivos a las ideas conspirativas, ultranacionalistas y racistas.

En algunos, ello alimenta un temor y un egoísmo mezquino, y hasta el fenómeno del ‘angry white male’ (hombre blanco colérico) que ha dado pie a varios de los más connotadas acciones de violencia racista. Las experiencias bélicas brutales y desmoralizantes de cientos de miles de soldados desmovilizados y mercenarios también se reflejan en la viciada atmosfera nacional.

En un artículo de octubre de 2015 en Huffington Post, el experto Howard Fineman señalaba que “una mezcla tóxica de historia, cultura, política y dinero está evitando -y continuará evitando- que se restrinja la tenencia privada de armas de fuego”.

Fuente: https://www.alainet.org/es/articulo/189142

martes, 31 de octubre de 2017

ESTUDIANTE ARGENTINO REVOLUCIONA MEDICINA CON PRÓTESIS DE BRAZOS Y MANOS

Un joven argentino revoluciona la medicina con sus inventos accesibles para todos


Cualquier persona puede imprimir de manera gratuita las prótesis de brazos y manos que crea Gino Tubaro.


Gino Tubaro, un inventor argentino de 21 años, ha revolucionado el mundo ortopédico al popularizar la impresión de prótesis mecánicas.

Desde hace cuatro años, este creador diseña decenas de modelos de manos y brazos 3D a bajo costo —15 dólares por mano y 25 por brazo— que han mejorado la vida cotidiana de cientos de personas en todo el mundo.


Cuando aún era un adolescente, Tubaro fundó el proyecto 'Limbs' ('extremidades', en inglés) con el objetivo de ayudar a los demás sin pensar en el dinero. Por este motivo, sus inventos no tienen derechos de autor y su reproducción es libre, a través de la ONG Atomic Lab.

La emoción de Juan Martín y su mamá! Gracias @ginotubarosos un grande y un orgullo para nuestro país!

Un mundo sin barreras

Esta iniciativa se ha expandido fuera de Argentina: los archivos están disponible "de forma gratuita" y se envían por correo electrónico para que las personas los descarguen e impriman, afirma el joven. 

El proyecto ya cuenta con "casi 7.000 embajadores"en todo el mundo, de los que "unos 700 tienen impresoras 3D", con lo cual entrega entre dos y tres prótesis diarias.
Derriba barreras

Desde chico, este emprendedor desarmaba electrodomésticos para saber cómo funcionaban. Hoy en día, es el coordinador de una iniciativa que derriba las barreras de la discapacidad. Sin embargo, advierte que es necesaria una desregulación para que las autoridades sanitarias aprueben sus prótesis.

De las 600 personas que las utilizan, "ninguno se murió" ni "lastimó a nadie; o sea, es un producto que está probado", respalda su invención el argentino. 

Para el futuro, Gino Tubaro sueña con que cada beneficiario tenga piezas intercambiables que le permitan realizar movimientos más precisos y anhela cumplir con los más de 4.500 pedidos que le han llegado.

Fuentehttps://actualidad.rt.com/actualidad/254068-estudiante-argentino-revolucionar-mundo-protesis

miércoles, 18 de octubre de 2017

ENSAYAN PROPULSOR DE IONES QUE ACELERARÍA LOS VIAJES A MARTE

El nuevo logro de la NASA que podría adelantar la llegada del hombre a Marte

La agencia espacial batió una serie de récords en pruebas de un propulsor de iones que podría utilizarse en futuras misiones humanas a Marte.

 NASA/JPL-Caltech

Un propulsor de iones que está siendo desarrollando por la NASA para ser empleado en futuras misiones humanas a Marte rompió varios récords durante una serie de pruebas. Se trata de un indicio de que esta tecnología podría llevarnos al planeta rojo en los próximos 20 años, informa el portal Space.com citando a miembros del equipo que trabajan en el proyecto.

El propulsor X3 es un sistema que propulsa las naves espaciales acelerando una corriente de átomos cargados eléctricamente, conocidos como iones. De acuerdo con el medio, en las recientes pruebas que se llevaron a cabo en el Glenn Research Center de la NASA, el X3 rompió los récords de potencia máxima, impulso y corriente operativa logrados por un propulsor Hall hasta la fecha.

Científicos desvelan en directo "un descubrimiento astronómico nunca antes visto"

Según explicaron los especialistas, se demostró que el X3 puede operar a más de 100 kW de potencia. "El propulsor operó en un amplio rango de potencia de 5 kW a 102 kW, con una corriente eléctrica de hasta 260 amperios. El mismo generó 5,4 newtons de impulso, que es el nivel más alto alcanzado por cualquier propulsor de plasma hasta la fecha", precisó el líder del proyecto, Alec Gallimore. El récord anterior era de 3,3 newtons.

Los propulsores Hall utilizan electricidad para expulsar el plasma —una nube de partículas cargadas en forma de gas— de una turbina, generando así el empuje. Este tipo de motores es capaz de impulsar naves espaciales a velocidades mucho mayores que la propulsión convencional química, afirma la NASA. Por ejemplo, Gallimore estima que una nave con este tipo de propulsores puede alcanzar una velocidad de hasta 40 kilómetros por segundo frente a los 5 kilómetros por segundo que puede lograr un cohete con un propulsor químico.

Asimismo, se cree que una nave espacial impulsada por un propulsor Hall llevaría carga y astronautas a Marte empleando mucho menos combustible que un cohete químico.

Fuentehttps://actualidad.rt.com/actualidad/253055-nasa-avances-propulsor-ionico-marte

viernes, 6 de octubre de 2017

MÉXICO ESTÁ CONTAMINADO POR PRUEBAS ATÓMICAS DE ESTADOS UNIDOS

Suelo, agua y comida: México, contaminado por las pruebas atómicas de EE.UU.

Un estudio de la Universidad Nacional Autónoma de México ha revelado la presencia de Cesio-137 en suelos y represas de agua en varias partes del país. La mayoría, en el norte de la nación. La principal fuente de esta contaminación es Estados Unidos.

Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) examina el zooplancton en un canal en Xochimilco, Ciudad de México, 13 de febrero de 2014.

Suelos, aguas y alimentos mexicanos están contaminados con radiactividad. A pesar de que México no posee armas atómicas y cuenta con apenas dos centrales nucleares para generar energía eléctrica, regiones del país padecen una contaminación silenciosa: no huele, no se ve y no se siente… pero puede ser mortal.

La principal fuente de esta contaminación es su vecino, Estados Unidos. Por ello, las regiones más contaminadas son las del norte del país, aquellas cercanas a la frontera mexicano-estadunidense.

Un estudio de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), producto de más de 10 años de investigación ininterrumpida, ha revelado la presencia de Cesio-137 en suelos y represas de agua en varias partes del país. La mayoría, en el norte de la nación.

De acuerdo con información proporcionada por Tania Robles, del oficial Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), las investigaciones han sido realizadas por un equipo encabezado por el doctor Epifanio Cruz Zaragoza, del Instituto de Ciencias Nucleares de la UNAM.

Lugar de la prueba nuclear Trinity, 0,016 segundos luego de la explosión, 16 de julio de 1945. El punto más alto del hemisferio que se observa en la imagen es de unos 200 metros de alto. / wikipedia.org

Entre los hallazgos de la investigación científica se destaca que esa contaminación de suelo y agua se ha transmitido a cultivos para consumo humano.

También a través de los estudios se ha podido determinar que la principal fuente de esta contaminación han sido las pruebas atómicas que Estados Unidos ha realizado cerca de la frontera con México y las centrales nucleares instaladas muy cerca de la línea divisoria internacional.

En el estudio se asienta que desde la primera detonación de una bomba atómica en el mundo, en México hay presencia radiactiva contaminante.

Y es que esa primera detonación fue hecha por Estados Unidos en julio de 1945 en el desierto de Alamogordo, Nuevo México, a 140 kilómetros de la frontera con México, donde se encuentra, del lado mexicano, la populosa Ciudad Juárez, Chihuahua.

El Río Grande, que limita con México y con EE.UU. (Derecha), visto desde el área fronteriza de la Ciudad Juárez, México, 13 de diciembre de 2007. / Tomas Bravo /Reuters

A esa prueba, llamada Trinity, seguirían muchas más. Estados Unidos es el país que más pruebas nucleares ha realizado en todo el mundo: oficialmente lleva 1.054. La más reciente data de 1992.

La mayoría de los ensayos nucleares han sido realizados en el océano Pacífico y, dentro del territorio estadunidense, en el condado de Nye, Nevada, donde se encuentra un emplazamiento militar de pruebas, en colindancia con el estado de California.

Sin embargo, Estados Unidos siguió realizando detonaciones nucleares muy cerca de su frontera con México, como las de Carlsbald y Farmington, ambas en Nuevo México, y en el Gran Valle del Colorado, una región atravesada por el río Colorado, que desemboca en México.

Además, de los 437 reactores nucleares que poseen 30 países, 104 son de Estados Unidos. Nueve de ellos han sido instalados cerca de su frontera sur: cuatro en California, tres en Arizona y dos en Texas.

Por ello, en el estudio de la UNAM se señala que el otro río que comparten ambas naciones es también fuente de contaminación. Se trata del río Bravo, como le llaman los mexicanos, o río Grande, como lo conocen los estadunidenses. Este cause, que en una parte de su trayecto se convierte en la frontera física de ambas naciones, "arrastra grandes cantidades de químicos venenosos, tóxicos y hasta contaminantes radiactivos", afirmó Cruz Zaragoza al Conacyt.

Vista exterior de la Central Nuclear de Laguna Verde (CNLV), Veracruz, México. / wikipedia.org

Por su parte, el investigador David Lizcano Cabrera, del Instituto Nacional de Investigaciones Nucleares (ININ), sostuvo en una entrevista que se debe tener cuidado de que los isótopos radiactivos no se ingieran, porque posiblemente nunca salgan del cuerpo. El uranio-235, el radio-226 y el estroncio se depositan en los huesos. El yodo-125 y el yodo-131 se alojan en la tiroides. El mercurio, en el hígado.

Con respecto al Cesio-137, que fue hallado en alimentos, el investigador adscrito a la Gerencia de Seguridad Radiológica y al Departamento de Desechos Radiactivos, explica que este elemento puede ser desechado fácilmente por el organismo, "pero el problema no es que se vaya a alojar en el cuerpo, sino la radiación que emite. Con frecuencia se presenta en grandes cantidades y presenta un riesgo alto, porque no deja marcas. La energía atraviesa el cuerpo, causa cierto daño y se va en el aire, Asimismo, si se aspira es químicamente tóxico. Es un elemento artificial".

Egresado de la Universidad Autónoma del Estado de México, Lizcano Cabrera afirma que las personas que ingieren el material radiactivo, a largo plazo, pueden padecer cáncer.

Por su parte, el doctor César Ruiz, investigador del Instituto de Física de la UNAM, explica que en una contaminación radiactiva el material radiactivo emite irradiación ionizante que en ciertas cantidades puede producir un efecto biológico en la salud.

El especialista en seguridad radiológica, dosimetría y física médica, busca poner en términos sencillos en qué consiste la radiación ionizante: "arrancar electrones de donde se encuentren, sea el material que fuere y este podría ser una célula".

El investigador agrega que todo lo que existe en el universo está compuesto por átomos. Las moléculas están compuestas por ellos. La energía ionizante puede extraer los electrones que mantienen unidas a las moléculas. De ahí que al someterse a una exposición constante y a largo plazo de radiación se corre el resigo de que las moléculas que integran las células dejen de estar unidas.

México posee tres reactores nucleares. Dos de ellos se encuentran en la Central Nuclear de Laguna Verde, Veracruz, para la generación de energía eléctrica. El tercero se encuentra en el Instituto Nacional de Investigación Nuclear. El mismo se utiliza para la producción de isótopos radioactivos, la investigación científica y la capacitación de personal.

Zósimo Camacho

Fuentehttps://actualidad.rt.com/actualidad/252172-mexico-contaminado-ensayos-nucleares-eeuu

miércoles, 4 de octubre de 2017

¡EL DERECHO A LA HUELGA SE CONQUISTA Y SE DEFIENDE CON LA HUELGA!

¡El movimiento sindical debe reconquistar y defender el derecho a la huelga con la huelga! 
“Las huelgas no son ilegales o legales, las huelgas se ganan o se pierden”

POR RO


La huelga de los pilotos de Avianca sigue siendo noticia, no solo por las multimillonarias ganancias que ha dejado de percibir el monopolio Avianca Holdings, o las escandalosas calumnias del criminal Efromovich en contra de los trabajadores, sino por la decisión de la Asociación Colombiana de Aviadores Civiles – ACDAC que agrupa a los huelguistas de rechazar el tribunal de arbitramento convocado por el gobierno nacional.

Una vez más el Ministerio de Trabajo deja claro su carácter como institución al servicio de los capitalistas y a la vez recuerda nuevamente que el “derecho a la huelga” consagrado en la Constitución y en el Código Sustantivo de Trabajo es letra muerta. Y no solo porque limita su ejercicio a solo 60 días, sino porque faculta al Estado, representante de los explotadores, a prohibirla cuando le dé la gana declarando cualquier actividad “servicio esencial”. Sin el derecho de huelga efectivo, la libertad de organización y asociación son cháchara vacía, por cuanto es el único medio efectivo con el cual los trabajadores pueden hacer valer sus derechos; sin el derecho real a la huelga el movimiento sindical queda reducido a suplicar peticiones respetuosas a los capitalistas.

Pero las huelgas surgen y se presentan como una necesidad de los trabajadores para enfrentar los abusos de los explotadores; están determinadas por la naturaleza de la sociedad capitalista, donde un puñado de ricos holgazanes se apropia de la riqueza producida por la mayoría trabajadora. Es la acción colectiva producida por el antagonismo entre capitalistas y proletarios, entre los modernos esclavistas y sus esclavos asalariados. La huelga hace saber a los trabajadores que nada se mueve en el mundo sin su brazo poderoso mientras causa terror a los capitalistas que ven frenada su ganancia y hacen ver la fragilidad de su dominio: ¡el capital necesita del trabajo, el trabajo no necesita del capital!

“Cada huelga, dice Lenin, recuerda a los capitalistas que los verdaderos dueños no son ellos, sino los obreros, que proclaman con creciente fuerza sus derechos”. Por eso en todos los países el derecho a la huelga, no ha sido otorgado por la burguesía como dádiva, sino que ha sido conquistado por el movimiento obrero con la huelga misma. Y de ahí también que, cuando se ha conquistado este derecho ejerciéndolo, el Estado lo limita con leyes para privar a los explotados de este medio revolucionario de lucha.

Por consiguiente, “las huelgas no son ilegales o legales, las huelgas se ganan o se pierden”como diría un viejo dirigente del sindicalismo independiente. No dependen de lo que diga el Código o los ministros sino de la fuerza que otorga la unidad, la organización y la voluntad de lucha de los asalariados, como enseña la historia de las huelgas en Colombia, como atestiguan las huelgas de los corteros de caña de las “cooperativas de trabajo asociado” en los ingenios en el Valle del Cauca y Risaralda en el 2005, 2008 y 2013, la de los obreros tercerizados en Campo Rubiales en 2011 y las más recientes de los jueces y maestros, o como enseña ahora la huelga de los pilotos de Avianca, con quienes deben solidarizarse todos los trabajadores para frenar las pretensiones de reaccionarios como Efromovich y sus sirvientes del gobierno.

Los trabajadores deben desechar los infundios de los jefes vendeobreros y patronales, así como los argumentos de los abogadillos que dicen defender a los asalariados pero que sirven fervorosamente a los capitalistas, cuyo trabajo durante los últimos treinta años ha sido convencer al movimiento sindical de que las huelgas no sirven y es mejor la conciliación con los enemigos, o que deben atenerse a la legalidad burguesa o que no pueden hacerse por los obreros tercerizados.

¡El movimiento sindical debe reconquistar y defender el derecho a la huelga con la huelga! Esta es el mensaje que están dando con su ejemplo los pilotos de Avianca; una valiosa contribución a la recuperación de la huelga como arma de lucha por excelencia del movimiento sindical.

Las huelgas, se ganen o se pierdan desde el punto de vista de las reivindicaciones inmediatas, tienen una gran importancia política y la lucha posterior pues son la mejor condición para que los trabajadores comprendan las ideas del socialismo a la vez que son escuelas para las batallas futuras por la abolición de la esclavitud asalariada. Cuando se generalizan y se convierten de hecho en huelgas políticas contra el Estado son un arma poderosa para conquistar las reivindicaciones comunes al pueblo trabajador como enseñó el Paro del 14 de septiembre de 1977.

Sin embargo, las huelgas económicas e incluso las huelgas políticas no son suficientes para acabar con la explotación capitalista. Son parte inseparable y necesaria de la lucha de los trabajadores pero deben servir a la lucha política revolucionaria del proletariado por destruir el Estado de los explotadores e instaurar un nuevo Estado de obreros y campesinos que socialice los grandes medios de producción e impida la explotación de unos hombres por otros. Es decir, las huelgas deben ser parte y servir a la preparación de la revolución política y social.

Fuente: http://www.revolucionobrera.com/actualidad/el-derecho-a-la-huelga-se-conquista-y-se-defiende-con-la-huelga/

domingo, 1 de octubre de 2017

TRUMP, EL HOMBRE MÁS PELIGROSO DEL MUNDO: NARCISISTA, SOCIÓPATA, HEDONISTA, IMPULSIVO, INMADURO E INCOMPETENTE SEGÚN SIQUIATRAS


27 psiquiatras: "Creemos que Trump es el hombre más peligroso del mundo"


En un nuevo libro varios profesionales estadounidenses de la salud mental han calificado a su mandatario de narcisista, sociópata, hedonista, impulsivo, inmaduro e incompetente, entre otras lindezas.

Carlos Barria / Reuters

En el libro 'El peligroso caso de Donald Trump: 27 psiquiatras y profesionales de la salud mental evalúan a un presidente'. ('The dangerous case of Donald Trump: 27 Psychiatrists and Mental Health Professionals Assess a President') 27 médicos han analizado la parte pública de la vida del líder norteamericano y han calificado al mandatario del "hombre más peligroso del mundo".

La obra, que saldrá a la venta el 3 de octubre, califica a Trump de narcisista, sociópata, hedonista, impulsivo, inmaduro e incompetente, entre otros 'halagos'. Algunas de las partes más destacadas del libro han sido citadas por la revista 'Newsweek'.

Lance Dodes, analista emérito del Instituto Psicoanalítico de Boston especializado en adicciones, opina en el libro que las acciones de Trump evidencian que tiene "profundos rasgos sociópatas" y que el presidente sufre "una pérdida persistente de la realidad".

'Diagnostican' a Trump un defecto mental que lo "incapacita como presidente"

"Mientras que seguramente hubo presidentes estadounidenses de los que se podría decir que son narcisistas, ninguno ha mostrado cualidades sociópatas en el grado visto en Trump", ha afirmado Dodes.

Otra de sus conclusiones es que: "La paranoia de la sociopatía severa crea un profundo riesgo de guerra, ya que los jefes de otras naciones inevitablemente estarán en desacuerdo o desafiarán al líder sociópata, que verá en el desacuerdo un ataque personal, lo que conllevará reacciones de rabia y acción impulsiva para destruir a ese 'enemigo'. Las características sociópatas de Trump son innegables y altamente peligrosas para América".

Por su parte, Philip Zimbardo, profesor emérito en la Universidad Stanford (California), ha advertido que Trump es propenso a convertirse en un tirano. "En [el caso de] Trump, tenemos un diagrama de Venn aterrador que consta de tres círculos: el primero es el hedonismo extremo presente; el segundo, el narcisismo; y el tercero, el comportamiento de intimidación. Estos tres círculos se superponen en el centro para crear una persona impulsiva, inmadura e incompetente que, cuando está en una posición de poder supremo, se desliza fácilmente hacia el papel de tirano", ha anotado.

"Creemos que Trump es el hombre más peligroso del mundo, un poderoso líder de una nación poderosa que puede ordenar disparar misiles contra otra nación debido a la angustia personal que siente él o un miembro de su familia al ver escenas tristes de personas que han sido gaseadas hasta la muerte", ha constatado el profesor.

Fuentehttps://actualidad.rt.com/actualidad/251590-psiquiatras-trump-hombre-peligroso-mundo

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | JCPenney Coupons