Mostrando entradas con la etiqueta ANÁLISIS POLÍTICO. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta ANÁLISIS POLÍTICO. Mostrar todas las entradas

lunes, 11 de diciembre de 2017

COLEGIOS E INSTITUCIONES DEBEN VELAR POR NEUTRALIDAD RELIGIOSA, COLOMBIA RAJADA EN SEPARACIÓN ESTADO-IGLESIA

Colombia rajada en separación Estado-iglesia
  
Los colegios públicos no deben organizar misas católicas o cultos evangélicos. Deben velar por la neutralidad

Colombia es un Estado laico desde la Constitución de 1991, tal hecho ha sido ratificado en varias ocasiones por la Corte Constitucional...No obstante, estos fallos siguen siendo abiertamente ignorados o contrariados

“La laicidad protege a todos los ciudadanos de cualquier acto discriminatorio en virtud a su creencia o no creencia”

Por: Ferney Yesyd Rodríguez Vargas

Foto: La Guajira Hoy

Una alcaldesa cristiana que entrega las llaves de su municipio a Jesucristo, autos de la Policía Nacional participando de las procesiones de la Virgen del Carmen, dineros públicos para pagar a un chamán para que no llueva, más de 20 millones de pesos del erario gastados en un día en Pueblo Nuevo (César) para promocionar la lectura de la Biblia, y decenas de casos más hacen parte del primer informe titulado Estado de la laicidad en Colombia (2010-2017).

Según el informe realizado por la Corporación Bogotana para el Avance de la Razón y el Laicismo y por la Asociación de Ateos de Bogotá, la laicidad, o dicho de otra manera, la separación entre Estado e Iglesias, es muy débil en Colombia, alcanzando 28 puntos sobre 50 en el índice de laicidad. En el 2010, cuando era procurador Alejandro Ordóñez, el valor era de 18 puntos.

Colombia es un Estado laico desde la Constitución de 1991, tal hecho ha sido ratificado en varias ocasiones por la Corte Constitucional, que ha manifestado que las acciones del Estado no deben tener sentido u orientación religiosa. También ha declarado que los dineros públicos no pueden destinarse para promocionar o favorecer a culto alguno, por más mayoritario que este sea. No obstante, estos fallos siguen siendo abiertamente ignorados o contrariados.

Hay sectores que niegan que Colombia sea un Estado laico. Dentro de este grupo puede incluirse al precandidato presidencial y destituido exprocurador Alejandro Ordóñez, y varios políticos evangélicos o pentecostales que creen, erróneamente, que laicidad es lo mismo que ateísmo de Estado.

En un Estado laico, el Estado y sus instituciones no entran a favorecer o desfavorecer a un credo religioso. Se deben mantener neutrales frente a toda creencia. Los recursos públicos no deberían invertirse en días de la Biblia, conciertos góspel, contratar chamanes, traer al papa, o cosas similares. Tales eventos los pueden realizar las iglesias libremente con sus dineros, sin que el Estado entre a identificarse o favorecer el proselitismo de una determinada religión.

Justo esto último fue lo que la Corte Constitucional le pidió a la Policía Nacional en el 2016, cuando obligó a uno de sus patrulleros, miembro de la Iglesia Adventista del Séptimo Día, a realizar una oración por la Iglesia Católica en el púlpito de un templo católico en el marco de la Semana Santa en Villavicencio. Como el patrullero se negó, obtuvo una anotación negativa en su hoja de vida, este tuteló y en primera instancia perdió. La Corte Constitucional al revisar la tutela le pidió a la Policía no solo retirar la amonestación negativa a su patrullero, sino evitar realizar actos religiosos en los que se identificara con un credo, recordándole que Colombia es un Estado laico.

Algo similar ocurrió en el colegio público Carlos Lozano y Lozano de Fusagasugá, donde una docente de la Iglesia Ministerial era obligada a estar en misas católicas y hasta se le pidió tener que hacer un rezo “desde su creencia”. La solicitud de exoneración de la maestra no fue atendida por el coordinador, lo que la llevó a tutelar. En la revisión de la tutela, que también se perdió en primera instancia, la Corte Constitucional pidió la suspensión de la obligatoriedad de asistir a misas o cualquier acto religioso tanto para docentes como estudiantes, y recordó, nuevamente que Colombia es un Estado laico. Los colegios públicos no deben organizar misas católicas o cultos evangélicos. Deben velar por la neutralidad que debe caracterizar a las instituciones de un país laico.

En el informe presentado se muestra como en muchas instituciones educativas públicas no solo se hicieron actos religiosos obligatorios sino que se presentaron logros tales como “Reconoce a Jesús como su salvador personal” y similares. También menciona un concurso de altares a la virgen en un colegio público en Cúcuta, donde todos los estudiantes, fueran católicos, ateos, testigos de Jehová o evangélicos, debieron aportar para estos.

La laicidad protege a todos los ciudadanos de cualquier acto discriminatorio en virtud a su creencia o no creencia. En los casos en los que políticos o funcionarios fundamentalistas han buscado imponer sus convicciones en la esfera estatal, son las minorías religiosas, las minorías sexuales, ateos y agnósticos, los que se han visto afectados en sus derechos fundamentales, como lo muestran los casos anteriormente señalados.

Algunos clericalistas (los que desean ver en la ley sus prohibiciones religiosas y favorecer a su credo) mencionan como argumento la invocación de Dios en el Preámbulo de la Constitución. A esto hay que señalar que, por una parte, se trata de una invocación y no de una declaración de que la legislación colombiana proviene de un determinado Dios o religión, y segundo, que el Dios del Preámbulo puede ser cualquiera que los ciudadanos consideren, ya que no hay una religión oficial en Colombia. Puede tratarse de Jesús, Jehová, Krishna, la Pachamama, o una fuerza impersonal. Nada implica que sea el Dios de Alejandro Ordóñez o el de los talibanes los que dicten las normas civiles en Colombia.

El informe presentado este año ha revelado que en los colegios públicos y las fuerzas militares y de policía son los espacios en donde más se viola la separación entre Estado e iglesias.

Para llegar a calificar la situación de la laicidad en Colombia en la categoría de “deficitaria” se analizaron los aspectos del estatus legal (en el que salió bien librada), la participación política de las iglesias, la presencia de símbolos religiosos en entidades públicas, la realización de actos religiosos en entidades públicas, la educación, salud, libertad de expresión, los derechos de las mujeres y sector poblacional LGBTI, así como la exigencia de las autoridades al cumplimiento de normas ambientales y urbanísticas a las iglesias.

Las organizaciones que generaron este informe concluyen que Colombia tiene un marco normativo sólido para la laicidad, fortalecido en gran parte por la jurisprudencia de la Corte Constitucional; sin embargo, el Estado Laico aún está en proceso de consolidarse.

Para pensadores como el filósofo Fernando Savater: “El laicismo no es una opción institucional entre otras; es tan inseparable de la democracia como el sufragio universal”.

Fuente: https://www.las2orillas.co/colombia-rajada-en-separacion-estado-iglesia/

DOBLE RASERO SOBRE LA CUESTIÓN NORCOREANA Y EL DESARME NUCLEAR

Corea del Norte: doble rasero y desarme nuclear


Después de que el subsecretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para Asuntos Políticos, Jeffrey Feltman, visitó Corea del Norte la semana pasada, representantes de dicho organismo emitieron en Nueva York una declaración en la cual sitúan el conflicto que se vive en la península coreana como la mayor amenaza a la paz y la seguridad en el mundo. La advertencia fue acompañada por un llamado urgente para encontrar soluciones diplomáticas a la crisis desatada por el reiterado lanzamiento de misiles balísticos con capacidad nuclear por Pyongyang.

Lo primero que debe señalarse es la pertinencia del comunicado del organismo multilateral en un momento en que la administración estadunidense de Donald Trump se empeña en convencer a sus ciudadanos y a la comunidad internacional de que no hay salida pacífica al conflicto, con lo cual no hace sino azuzar la belicosidad del gobierno de Kim Jong-un.

En segundo lugar, es necesario analizar los antecedentes que han llevado a esta situación, cuya gravedad sin duda se encuentra en el orden indicado por la ONU. Es evidente que las posturas de Pyongyang –es decir, el amago de usar sus capacidades bélicas contra sus antagonistas– deben ser rechazadas en tanto suponen la amenaza de una conflagración nuclear cuyas consecuencias serían catastróficas e irreversibles. Pero resulta asimismo ineludible situarse por encima de la histeria propagandística, para reconocer las razones históricas concretas que condujeron al actual frenesí armamentista en esa nación.

Entre ellas, la que se remonta más en el tiempo es la devastadora guerra que fracturó la península coreana entre 1950 y 1953, cuyo término nunca se vio sancionado por un tratado de paz. Es decir, que formalmente persiste un conflicto bélico entre Pyongyang y Seúl, este último con el respaldo permanente de Estados Unidos, con cuyas fuerzas armadas no ha dejado de celebrar ejercicios militares conjuntos, percibidos y denunciados como actos de intimidación por el régimen norcoreano. El siguiente factor a tomar en cuenta es la inclusión del país en el denominado eje del mal –junto con Irak e Irán y la posterior inclusión de Libia, Siria y Cuba– por el ex presidente George W. Bush.

En este sentido, el hecho de que Irak haya sido ocupado por el ejército estadunidense en 2003, mientras el presidente libio fue derrocado con apoyo aéreo de la Organización del Tratado del Atlántico Norte en 2011, y desde ese mismo año Siria enfrenta una guerra civil en la que diversos grupos opositores al gobierno han contado con ayuda de Occidente, no pueden ser leídos por el régimen de Pyongyang sino como amenazas a su propia existencia. Por último, la pérdida del respaldo militar largamente brindado por Moscú y Pekín dejó al gobierno de Kim en una situación de vulnerabilidad que busca compensar con mecanismos que disuadan a sus enemigos de cualquier pretensión intervencionista, en primer lugar mediante el desarrollo de sus capacidades nucleares, medida que constituye una lectura comprensible de la invasión contra Irak: si Saddam Hussein hubiese poseído las armas de destrucción masiva que fueron el pretexto propalado para derrocarlo, probablemente la agresión militar de Estados Unidos se habría cancelado o al menos demorado.

Dicho lo anterior, debe remarcarse que el desarme de Pyongyang es un imperativo ético, además de la única perspectiva aceptable en términos de la seguridad internacional. Sin embargo, exigir la entrega de sus armas nucleares a Corea del Norte sin hacer lo mismo con los arsenales de los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad –Estados Unidos, Rusia, China, Francia y Gran Bretaña–, así como aquellos en manos de Israel, India y Pakistán, constituye una doble moral impresentable que mina cualquier salida justa y realista al conflicto en la península coreana. Como agravante de este doble rasero aplicado por Washington y sus aliados, no puede pasarse por alto el cinismo implícito en la demanda de desnuclearización unilateral de Pyongyang por parte de Estados Unidos, el más peligroso poseedor de armamento atómico en tanto es el único país cuya disposición a usarlo está demostrada.

Por elemental responsabilidad es impostergable que todos los actores transiten hacia vías diplomáticas y pacíficas, con la premisa de que una reducción de las tensiones en la península conducirá a menor hostilidad de Pyongyang, así como a la pérdida de impulso para los promotores del armamentismo dentro del régimen. En segunda instancia, debe avanzarse hacia la desnuclearización generalizada a fin de conjurar definitivamente el peligro atómico, pues queda claro que pedirlo únicamente a Corea del Norte es un acto arbitrario que nada abona a la seguridad global.

Fuentehttp://www.jornada.unam.mx/2017/12/11/opinion/002a1edi

domingo, 10 de diciembre de 2017

¡VIVA LA RESISTENCIA PALESTINA! ¡FUERA EL NUEVO HITLER QUE DESDE LA CASA BLANCA AMENAZA AL MUNDO!

  
Trump, Palestina y la paz mundial

Guillermo Almeyra

Donald Trump, con total inconsciencia, acaba de avalar la política de conquista y apartheid de los clerical-fascistas que gobiernan Israel. Las consecuencias pueden ser inmensas. El aprendiz de brujo tomó su decisión empujado por su yerno y su hija, judíos sionistas agresivos, y por los sionistas cristianos representados por el vicepresidente Mike Pence que le aseguran el apoyo de los evangelistas. Buscó también satisfacer al lobby sionista de ese territorio ocupado por Israel que es el Congreso de Estados Unidos.

Pero esa visión provinciana del problema acaba con el papel de Estados Unidos de promotor y garante de los Acuerdos de Camp Davis y de las negociaciones de paz para la convivencia de dos Estados vecinos –Israel y un futuro Estado Palestino– que dejaba la cuestión del status de Jerusalén para la solución del conflicto y, mientras tanto, fijaba en Tel Aviv la capital israelí y en Ramallah la palestina.

Las escasísimas esperanzas en una mediación de Washington desaparecen, Estados Unidos se sitúa abierta y descaradamente como compañero de lucha de Israel y obliga a la acción y a encontrar otros protectores a los palestinos, a los musulmanes de China, India, Pakistán, Afganistán, Indonesia, Filipinas, África, Turquía e Irán, y a todos los árabes desde el Norte de África hasta la península arábiga y el Cercano Oriente (incluyendo 20 por ciento de los ciudadanos israelíes que son árabes).

Ahora bien, campeones y defensores potenciales de ese tipo sólo hay tres: las viejas potencias coloniales (Francia e Inglaterra), Rusia y China.

Trump ha recogido el repudio y la condena de la UE y de Francia, Italia, Inglaterra, Alemania, o sea de los países con intereses en los países árabes y con fuerte dependencia del petróleo medioriental y ruso. En la ONU quedará aislado y contará sólo con el apoyo de Netanyahu. El presidente francés Emmanuel Macron que había declarado en Argelia hace pocos días que la colonización francesa había sido un crimen contra la humanidad difícilmente podrá respaldar la ocupación total de Palestina por Israel, y la May, que no sabe cuánto durará su gobierno, no quiere problemas.

Rusia, vencedora en la guerra en Siria contra el Estado Islámico (Daesh) apoyado por Israel, Arabia Saudita, Qatar, Turquía y, sobre todo, Washington, interpreta la medida como un intento de amenazar su alianza con Assad en Siria y su reciente afirmación en el Cercano Oriente provocando una guerra con Israel como aparente protagonista y ha reaccionado con cautela. Lo mismo ha hecho China, que respalda a Irán y observa preocupada la preparación de una guerra contra Corea del Norte en sus fronteras ylas maniobras navales estadunidenses en el Mar de China así como el rearme japonés. Pero es indudable que tanto China como Rusia tendrían interés en aislar a Estados Unidos del mundo árabe y musulmán y les encantaría desviar contra Washington la ira de sus propios musulmanes (los uigures de Xingiang y Yunnan, en China, y los tártaros de Crimea y los chechenos y otros grupos en el Cáucaso y Siberia, en Rusia).

En el Cercano Oriente, Netanyahu, gracias a Trump, se salva del escándalo provocado por su corrupción, que pasa ahora a segundo plano al lanzar los palestinos una nueva intifada y colocar de nuevo a Israel bajo el posible fuego de cohetes.

Al mismo tiempo, el debilísimo Abu Mazen (Mahmud Abbás), el líder de Al Fattah y presidente provisorio palestino, que dependía sólo de la ilusoria esperanza en una mediación estadunidense, será rápidamente desplazado por Hamas, proiraní, y por sectores más radicales. En cuanto al gobierno islámico de Turquía, que quiere acabar con el laicismo kemalista, aunque era amigo de Israel debe oponerse ahora a la expansión israelí incluso a uno de los tres lugares santos del Islam, Jerusalén.

También se movilizarán los cristianos, no sólo el Vaticano, sino también los greco-ortodoxos, caldeos y armenios que viven en su barrio de Jerusalén y en la zona de Belén y Ramallah, en Palestina, que Israel ocupará con el pretexto de la nueva intifada (que, dada la diferencia de armas, no podrá ser muy masiva).

Protestaron también hasta las monarquías árabes (de Jordania, de Arabia Saudita, de los emiratos) conservadoras, cobardes y proimperialistas que deberán hacer frente a la inquietud de sus trabajadores importados de Palestina, Filipinas y Pakistán.

Nada se puede esperar de ellas pues están más interesadas en combatir a Irán y la influencia chiíta en Yemen, Irak, Siria, Líbano que en defender el statu quo antes. Sí se puede confiar en cambio en el heroísmo de los palestinos y, esperemos, en una huelga general de los árabes en Israel y Palestina en el mes de las fiestas cristianas que afectaría al turismo y, en general, a la economía israelí y marcaría que Israel no es un Estado judío sino un Estado con una minoría religiosa y cultural oprimida.

¡La solidaridad internacional con los palestinos es indispensable para pesar sobre los gobiernos y aislar a Tel Aviv y para impedir que Trump siga provocando una guerra! Ella es también fundamental para respaldar a un pueblo desarmado pero valiente y digno que se opone a pedradas al ocupante.

 ¡Viva la resistencia palestina! ¡Fuera el nuevo Hitler que desde la Casa Blanca amenaza al mundo!

Fuente: http://www.jornada.unam.mx/2017/12/10/opinion/018a1pol

jueves, 7 de diciembre de 2017

LA ONU NO PUEDE TAPAR LAS SECUELAS DEL CAPITALISMO, MÁS DE 815 MILLONES MUEREN DE HAMBRE

Mentiras de la ONU sobre el hambre en el mundo

Bruno Guigue


Según el dogma el “Tercer Mundo” ya no existe. Por otra parte ya no se habla de “países subdesarrollados”, sino de “países en desarrollo” y el relato moderno nos asegura que esos países se convertirán pronto en “países emergentes”. La ideología poscomunista pronosticaba “el fin de la historia”. Prometía un futuro luminoso en el reino del libre comercio. Anunciaba los nuevos tiempos de la “globalización feliz”. La apertura y la desregulación de los mercados llevaban la promesa de un porvenir radiante.

Propagada desde hace tres decenios, esta fábula liberal se desmorona frente a la realidad. En su último informe sobre El estado de la seguridad alimentaria y la nutrición en el mundo, la ONU declara que 815 millones de personas sufrieron malnutrición en 2016, es decir, 82 millones más que en 2015. Hablando claro el 11 % de la población mundial se muere de hambre. No solo hemos llegado a un récord absoluto (la humanidad nunca ha tenido tantos hambrientos), sino que además la situación se sigue deteriorando y para 2017 las asociaciones esperan lo peor.

Las desigualdades llegan a cotas vertiginosas. Traspasado a la Edad Media, el abismo que separa a nuestros superricos de las masas empobrecidas habría horrorizado a los aristócratas más egoístas. Pero para nuestros liberales la acumulación y la concentración de capital a niveles astronómicos son signos positivos. Según OXFAM el 1 % más rico posee el 48 % de la riqueza mundial y el 20 % siguiente en riqueza posee el resto. Al 80 % restante, es decir, la aplastante mayoría, solo le quedan migajas.

Este contraste entre 815 millones de hambrientos y un puñado de multimillonarios debería provocar la indignación general. Pero nos acomodamos en el fatalismo como si se tratase de una catástrofe natural. Al correr un púdico velo sobre las causas de semejante injusticia, el dogma oculta deliberadamente la influencia de las estructuras. Entre discursos apaciguadores y clichés neoliberales, los mecanismos que sustentan el enriquecimiento de unos pocos sobre el empobrecimiento de los demás desaparecen de la vista. Por conformismo ideológico, la burocracia de la ONU retuerce la interpretación de los hechos.

Omite, por ejemplo, que el deterioro de la situación alimentaria se explica ampliamente por el retroceso de la agricultura campesina en favor del agronegocio. Bajo el empuje de las multinacionales de la agroalimentación se transforman millones de hectáreas de agricultura variada y ganadería en zonas francas “desfiscalizadas” donde se implantan monocultivos para la exportación. Esta política deja a los pequeños agricultores a merced de las fluctuaciones de los mercados internacionales. Secuestrada por la globalización, la agricultura local y campesina se hunde.

Para la ONU el cambio climático y las guerras de todo tipo son los principales responsables de la malnutrición. Pero esta imputación de la miseria humana a causas accidentales tiene el efecto de minimizar las causas estructurales, limpia de toda sospecha los mecanismos de la explotación capitalista y la mentira implícita es que las multinacionales no tienen nada que ver. Al contrario, la incriminación del cambio climático extiende la responsabilidad de la miseria al ciudadano de a pie. ¿El trabajador que utiliza su coche para ir al trabajo no es tan culpable como Monsanto?

No es culpa del cambio climático que miles de niños se vean obligados a trabajar en las plantaciones de cacao de Costa de Marfil. El sometimiento de ese pequeño país a las multinacionales del chocolate es directamente responsable. Su especialización en este monocultivo de exportación desde la época colonial le ha convertido en un apéndice precario de las economías desarrolladas. Sometido a las fluctuaciones del mercado y a las operaciones especuladoras, Costa de Marfil se empobrece para enriquecer a los accionistas, sin contar el efecto desastroso de las “curas de austeridad” impuestas por las instituciones internacionales.

País de una pobreza extrema, Malí está presa en la inestabilidad política y se enfrenta a una rebelión sobre la que se injerta el terrorismo. Pero el saqueo de sus riquezas mineras por parte de Francia no es ajeno a ese caos de seguridad. La rebelión tuareg se encendió cuando Areva firmó un acuerdo con Níger para la explotación de los yacimientos de uranio ignorando a las poblaciones nómadas. ¿Simple coincidencia? Los países del Sahel son los más pobres del mundo y las tropas francesas están más presentes que nunca.

Con su hipocresía habitual, la ONU olvida decir que el hambre reina en los países donde Occidente se ha dedicado a sembrar el caos. En Sudán del Sur favoreció una secesión catastrófica. En Somalia desplegó sus tropas y ayudó al estallido del país. En Siria atiza el fuego de una guerra interminable. En Libia destruyó un Estado soberano y entregó el país a las milicias. En Yemen suministra las armas con las que Riad masacra a la población civil. La ONU tiene razón cuando dice que las guerras han deteriorado la situación alimentaria. Ahora solo le falta precisar que esas guerras son las guerras imperialistas.

Bruno Guigue es profesor universitario de Filosofía en la isla de La Reunión, ex-alto funcionario francés, analista politico especializado en Oriente Medio. Es autor de cinco libros, entre ellos Aux origines du conflit israélo-arabe, L’invisible remords de l’Occident, publicados por L’Harmattan, y de numerosos artículos.

Le grand soir
Traducido del francés para Rebelión por Caty R.

Fuente: https://www.legrandsoir.info/mensonges-de-l-onu-sur-la-faim-dans-le-monde.html
https://www.rebelion.org/noticia.php?id=235002

HONDURAS, DICTADURA AVALADA POR E.U

En Honduras hay una dictadura avalada por EU

Fabrizio Lorusso

Un civil ayuda en el acarreo de provisiones para elementos de la Policía Nacional que declararon una huelga de brazos caídos al negarse a reprimir a manifestantes de oposición. La imagen, en un cuartel de Tegucigalpa. Foto Xinhua

¡Hoy gobiernan los mismos que perpetraron el golpe en 2009!

En el país hay leyes militares que invaden el ámbito civil. Se han suspendido las garantías constitucionales, se ha centralizado el poder, se ha suspendido el debate. En el Congreso hay serias limitaciones a la democracia. Han saqueado al Estado. El presidente no se podía postular a otro mandato y lo hizo...

Manuel Zelaya, ex presidente de Honduras (electo para el periodo 2006-2010) fue víctima de un golpe de Estado en 2009 y ahora es coordinador de la Alianza Opositora contra la Dictadura, coalición electoral que sostiene al candidato Salvador Nasralla contra el candidato José Orlando Hernández, actual mandatario que busca relegirse del conservador Partido Nacional. El conteo final del Tribunal Supremo Electoral dio la victoria a Hernández con 42.98 por ciento de los votos, contra 41.39 de su rival, pero tras una "caída del sistema" informático del conteo de votos y alegaciones de fraude electoral, Nasralla, respaldado por sus seguidores en las calles, no ha reconocido el resultado y ha pedido el recuento de los votos.

–¿Cómo interpreta lo que ha sucedido en Honduras a raíz de las elecciones del domingo 26, la "caída del sistema", las denuncias de fraude electoral, las protestas callejeras y el estado de sitio?

–Bueno, esto es un asalto al poder por los que ya lo asaltaban en 2009, es decir, hay una continuidad del golpe de Estado.

–El Tribunal Supremo Electoral (TSE) acaba de anunciar que sí van a cotejar 5 mil 100 actas más, las que se enviaron después de la caída del sistema informático. ¿Aceptan este conteo? ¿Qué más piden como oposición?

–Nosotros estamos exigiendo que se cuenten todas las actas y todos los votos porque hemos detectado, con pruebas, una contaminación de los servidores, de las bases de datos, de las transmisiones, de los registros. Todo eso está contaminado. Entonces están pidiendo que se averigüen todas las actas, voto por voto. Sí, bueno, Honduras es un país pequeño, y eso se puede hacer, eso se hace en tres días, es algo rápido.

–¿Hay un paralelo con lo que vivió usted en 2009 tras el golpe de Estado?

–Pues sí, ¡son los mismos los que están gobernando! Salieron vencidos, derrotados. El tribunal electoral el día de las elecciones, el domingo 26, declaró que estábamos 5 puntos arriba y se había contabilizado 70 por ciento de los votos. Y después se van tres días todos los servidores, y ahora nos dicen que vamos perdiendo...

–El tema de la relección del actual mandatario, Juan Orlando Hernández, del Partido Nacional, que fue posible gracias a un controvertido fallo de la Corte Suprema. ¿Fue legal lo que se hizo? Porque también ése fue un argumento que se usó para dar el golpe en su contra en 2009, y en cambio ahora se legalizó.

–Sí, es extraño que ahora que se violó claramente la Constitución, estos organismos internacionales, por ejemplo de Estados Unidos, guarden silencio. Aquí estamos en estado de sitio, la gente está en las calles, hay muertos, asesinatos, y el Departamento de Estado de Estados Unidos no se pronuncia. Yo pienso que han de avalar el fraude y luego el Departamento de Estado dice defender la democracia (...) Pero si fuera Nicaragua o Venezuela, ya estarían los marines aquí con lo que está pasando.

–¿Ha habido alguna intervención de Estados Unidos que ustedes detectaron o algún papel más directo en estas elecciones?

–Sí, aquí estamos en países bajo la dominación del dólar. Hay que decir que ellos manejan todo aquí, o sea, claro que sí.

–¿Cómo juzga el hecho de que hay sectores de la policía que se han rehusado a obedecer las órdenes y a aceptar el estado de sitio que impuso el presidente Hernández?

–Digo que no se podría gobernar con un pueblo en contra y la misma policía dijo que no iba a reprimir el pueblo, aunque el presidente lo ordenara.

–Por otro lado, sí hay militares en las calles y hubo varios muertos.

–Las violaciones a los derechos humanos en este país son graves: Honduras está catalogado en Ginebra como país violador a los derechos humanos, así están las cosas.

–¿Cuál fue el papel de los observadores electorales de la Unión Europea y de la Organización de los Estados Americanos en estas elecciones?

–Apenas ayer tanto los observadores de la UE como los de la OEA hicieron un buen informe, pero los otros días han estado muy débiles, desinteresados.

–Los observadores han pedido que haya revisión de actas, más flexibilidad con los tiempos para tener un proceso más transparente. En su opinión, ¿se debió a las presiones populares o de la oposición?

–Pues ellos han visto, se han dado cuenta de cómo se maneja el tema de los documentos electorales, de la manipulación, de las computadoras y ahora están conscientes; también la OEA.

–¿Por qué con su partido LIBRE decidieron apoyar al candidato Salvador Nasralla?

–Es una conveniencia política, una alianza de varios para ganarle a la dictadura.

–La coalición que formaron se llama Alianza Opositora contra la Dictadura. ¿En qué sentido hay dictadura en Honduras?

–Bueno, aquí hay leyes militares que invaden el ámbito civil. Se han suspendido las garantías constitucionales, se ha centralizado el poder, se ha suspendido el debate así como la democracia. Yo ahora soy diputado y en el Congreso Nacional hay serias limitaciones a la democracia también. Entonces, los índices de violencia son altísimos, han saqueado al Estado. Han violado la Constitución: el presidente no se podía postular a un nuevo mandato y, en cambio, lo hizo y ahora está ganando las elecciones con un fraude. Aquí hay una dictadura montada y está avalada por Washington.

–¿Aceptarán el resultado del recuento electoral de las boletas que hará el TSE?

–Está contaminado el Tribnal Electoral y los resultados también, no lo aceptamos.

–¿Entonces cuál sería la propuesta en este caso?

–El conteo total de votos para la transparencia del sistema.

–¿Y en dado caso, ir a votar otra vez es una opción posible para ustedes?

–Habría que hacer leyes específicas para ello, pero sí es una opción que se aceptaría.

–Después del golpe de 2009 y dos gobiernos de derecha. ¿Qué necesitaría Honduras para una siguiente etapa, para levantarse?

–Bueno, la democracia es el camino, darle a la gente, al pueblo, oportunidades de opinar, de ir a consultas. Hay que pasar a una democracia participativa en la cual el pueblo tome las decisiones. El gobierno ya no funciona, a los gobiernos hay quitarles facultades y dárselas al pueblo.

–En Honduras se vivió una época oscura, de gran represión a defensores de derechos humanos y activistas sociales. ¿Cuál es su opinión en el caso de la activista Berta Cáceres?

–Como dije, Honduras ha sido condenado como país violador de los derechos humanos desde Ginebra y es en todo este contexto de violaciones que ha sido asesinada una activista defensora del medio ambiente como Berta Cáceres.

@FabrizioLorusso

Fuente: http://media.jornada.com.mx/2017/12/06/mundo/027e1mun

miércoles, 6 de diciembre de 2017

TRUMP JUEGA CON FUEGO EN MEDIO ORIENTE, DECISIÓN ES IRRESPONSABLE Y DE AGRESIÓN AL PUEBLO PALESTINO

Mohammed Salem / Reuters

Preocupación mundial tras el reconocimiento de Jerusalén como capital israelí por parte de Trump

Se espera que en los próximos días se lleven a cabo varias manifestaciones en el mundo árabe.

Los líderes mundiales expresan su preocupación por la decisión de la administración del presidente estadounidense, Donald Trump, de reconocer a Jerusalén como la capital de Israel y trasladar la Embajada de EE.UU. de Tel Aviv a Jerusalén. Se espera que en los próximos días se lleven a cabo varias manifestaciones en el mundo árabe.

20:22 GMT: La canciller de Alemania, Angela Merkel, ha afirmado que "no apoya" la decisión de Trump de reconocer Jerusalén como capital israelí y de trasladar allí la embajada estadounidense.

20:18 GMT: El problema del estatus de la ciudad solo puede resolverse mediante negociaciones directas entre Israel y Palestina, y la solución del conflicto bilateral debería dar lugar a la creación de dos Estados con capital en Jerusalén, ha afirmado el secretario general de la ONU, António Guterres.

El secretario general de la ONU, António Guterres. / Lucas Jackson / Reuters

"El estatus final de Jerusalén es un problema que debe ser resuelto a través de negociaciones directas entre las dos partes sobre la base de las resoluciones pertinentes del Consejo de Seguridad y la Asamblea General de la ONU, y teniendo en cuenta las aspiraciones legítimas de las partes palestina e israelí", dijo el jefe administrativo de la organización mundial.

20:15 GMT: La primera ministra británica, Theresa May, ha expresado su rechazo al reconocimiento de Jerusalén como capital de Israel por parte de EE.UU. May ha llamado a Washington a presentar propuestas detalladas sobre el arreglo del conflicto palestino-israelí.

20:00 GMT: El movimiento palestino Hamás ha declarado que la decisión del presidente estadounidense de reconocer Jerusalén como la capital de Israel abre las "puertas del infierno".

19:38 GMT: La Unión Europea está profundamente preocupada por la decisión de Trump de trasladar la embajada estadounidense a Jerusalén y de reconocer esa ciudad como la capital de Israel. La jefa de la diplomacia de la UE, Federica Mogherini, pide moderación a todas las partes implicadas.

Ronen Zvulun / Reuters

19:30 GMT: El presidente de Palestina, Mahmud Abbás, ha afirmado que el anuncio de su homólogo estadounidense, Donald Trump, respecto a que Estados Unidos reconoce Jerusalén como capital de Israel significa la retirada de Washington del proceso de paz en esa región. Según Abbás, la decisión de Trump ayudará a las organizaciones extremistas a librar guerras santas.

19:15 GMT: El presidente de Irán, Hasán Rohaní, ha afirmado que su país "no tolerará la violación" que supone el reconocimiento de Jerusalén como la capital israelí por parte de Trump.

19:08 GMT: El Ministerio de Relaciones Exteriores de Turquía, Mevlut Cavusoglu, ha condenado la medida y la ha tachado de "irresponsable" y ha pedido a Washington que reconsidere su decisión.

Protesta contra el reconocimiento de Jerusalén como la capital de Israel por parte de EE. UU. cerca del consulado estadounidense en Estambul, Turquía, el 6 de diciembre de 2017. / Osman Orsal / Reuters

"Condenamos la declaración irresponsable de la Administración de EE.UU. (...) declarando que reconoce a Jerusalén como la capital de Israel y que trasladará la Embajada de EE.UU. en Israel a Jerusalén", reza el comunicado.

"Hacemos un llamado a la Administración de EE.UU. para que reconsidere esta decisión defectuosa que puede resultar en resultados altamente negativos y para evitar pasos no calculados que dañarán la identidad multicultural y el estatus histórico de Jerusalén".

18:59 GMT:Egipto ha rechazado la decisión de EE.UU. de reconocer Jerusalén como capital de Israel. Por su parte, el grupo Hamás calificó la medida como una agresión flagrante contra el pueblo palestino, según Reuters.

18:39 GMT: El presidente francés, Emmanuel Macron, se ha negado a apoyar la decisión "unilateral" de Trump de declarar Jerusalén como capital de Israel. Hablando desde Argel, donde se encuentra en una visita diplomática, Macron calificó la declaración de "lamentable" y reiteró el llamamiento para que israelíes y palestinos determinen el estatus de Jerusalén a través de negociaciones.

Protesta contra el reconocimiento de Jerusalén como la capital de Israel por parte de EE. UU. cerca del consulado estadounidense en Ankara, Turquía, el 6 de diciembre de 2017. / Umit Bektas / Reuters

"Esta es una decisión lamentable que Francia no aprueba y que va en contra del derecho internacional y todas las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU", dijo Macron a los periodistas en una conferencia de prensa.

18:32 GMT: El primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, calificó las declaraciones de Trump de "hito histórico" e instó a otros países a seguir su ejemplo trasladando sus embajadas a Jerusalén. Netanyahu agregó que cualquier futuro acuerdo de paz con los palestinos debe incluir a Jerusalén como la capital de Israel.

Fuente: https://actualidad.rt.com/actualidad/256913-preocupacion-mundial-reconocimiento-jerusalen-capital-israel

"Jerusalén es la capital eterna del Estado de Palestina"

AFP. Palestinos protestan en Belén, Cisjordania. 

El presidente de EE.UU. anunciaría hoy que reconocerá a Jerusalén como capital de Israel
Trump juega con fuego en Medio Oriente

El mandatario ignoró advertencias y negativas de países musulmanes y europeos y comunicó ayer a su colega palestino, Mahmud Abbas, su plan de mover la embajada norteamericana de Tel Aviv a Jerusalén. La tensión no paró de crecer.

Trump con Netanyahu en mayo pasado, durante la visita al Museo Yad Vashem en Jerusalén. Imagen: EFE

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ignoró advertencias y amenazas de países musulmanes y europeos y comunicó ayer al mandatario palestino, Mahmud Abbas, que reconocerá a Jerusalén como capital de Israel, en un giro histórico que prevé anunciar hoy y que podría encender la chispa que inicie una nueva guerra en la región. 

Pese a que la mayoría de los países más poderosos de Medio Oriente y Europa pidieron cautela, Trump siguió adelante con un plan que tiene desde la campaña electoral y llamó por teléfono al líder palestino, al primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, al rey de Jordania, Abdullah II, y al presidente egipcio, Abdel Fatah al Sisi, informó la Casa Blanca. 

“Trump dijo al presidente Abbas que va a mover la embajada de Estados Unidos en Israel a Jerusalén”, lo que implicaría reconocer a la ciudad como capital israelí, contó a la prensa el vocero del mandatario palestino, Nabil Abu Rudeina.

“El presidente Abbas reafirmó nuestra firme posición: no puede haber un Estado palestino sin Jerusalén este como su capital, como establecen las resoluciones que tienen legitimidad internacional y la iniciativa de paz árabe” de 2002, agregó Rudeina. El portavoz dijo también que Abbas alertó a Trump de las “graves consecuencias de esa decisión para el proceso de paz y la seguridad y estabilidad de la región y el mundo”.

Los palestinos quieren como capital de su futuro Estado la parte oriental de la ciudad, ocupada desde 1967 y posteriormente anexionada por Israel. El Estado judío, por su parte, reclama la ciudad como su capital indivisible.

Trump le dijo lo mismo que a Abbas al rey Abdullah II, quien, en su calidad de custodio de los lugares sagrados islámicos de la Ciudad Vieja de Jerusalén, le advirtió sobre el “peligro de tomar cualquier decisión fuera del marco de una solución global que garantice un Estado palestino con Jerusalén este como capital”, informó la agencia de noticias jordana Petra.

Al cabo de un día de frenéticas gestiones diplomáticas, la Casa Blanca informó que Trump hará hoy su “anuncio” sobre Jerusalén, pero se negó a adelantar su contenido y dijo que el mandatario tomará “la que sienta que es la mejor decisión para Estados Unidos”.

No obstante, los diarios The New York Times y The Washington Post, citando a funcionarios conocedores de la decisión, dijeron que el presidente norteamericano declarará, con efecto inmediato, que Estados Unidos reconoce a Jerusalén como capital de Israel.

Sin embargo, como un pronto traslado de la embajada sería imposible por cuestiones logísticas, se espera que el presidente firme una dispensa que autoriza a su gobierno a mantener su sede diplomática en Tel Aviv durante otros seis meses, agregaron los diarios.

Como una espiral, la tensión no paró de crecer ayer. Abbas llamó por teléfono a su par ruso, Vladimir Putin, al papa Francisco y a dos influyentes aliados en la región, el rey jordano y el monarca de Marruecos, Mohammed VI. Les pidió que actúen rápidamente para proteger los lugares sagrados de Jerusalén y evitar una escalada de violencia en la zona, según la agencia de noticias oficial palestina Wafa. 

La bronca y la sorpresa se extendería pronto desde los despachos oficiales a las calles. Los principales partidos políticos palestinos habían convocado ayer un “día de furia” con protestas masivas para el viernes, el día sagrado de los musulmanes. Sin embargo, tras la confirmación de Trump de que avanzará con su plan, ayer extendieron esa convocatoria a tres días: hoy, mañana y el viernes. 

Además llamaron a los palestinos y musulmanes a manifestarse frente a las embajadas estadounidenses de todo el mundo, una invitación que en el pasado terminó en incidentes, especialmente en Medio Oriente. 

Si Trump finalmente cumple con su promesa de campaña y mueve la embajada estadounidense de Tel Aviv a Jerusalén, eso significaría reconocer a esta última ciudad como la capital de Israel, una decisión que ningún país y mucho menos ninguna potencia tomó en estos 70 años de conflicto, después de la fundación del Estado de Israel.

Ningún país reconoce a Jerusalén como capital porque tanto los israelíes como los palestinos la reclaman. De hecho, la comunidad internacional, con la ONU a la cabeza, reconoce a la histórica ciudad como un territorio dividido: la mitad occidental es aceptada como parte del Estado israelí, mientras que la parte oriental –que incluye a la Ciudad Vieja– es incluida dentro de la región considerada como ocupada desde 1967. 

Por eso, Trump sólo cosechó negativas, repudios y advertencias. 

Turquía, uno de los socios de la OTAN más relevantes en la región, amenazó con romper relaciones diplomáticas con Israel y convocar una cumbre de la Organización de Cooperación Islámica (OIC) si la Ciudad Santa es reconocida como capital. “Jerusalén es la línea roja para todos los musulmanes”, sentenció el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, ante el Parlamento de su país.

En tanto, Israel rechazó las amenazas de Erdogan. “Jerusalén es la capital del pueblo judío desde hace más de 3.000 años y la capital de Israel desde hace 70 años, más allá de que lo reconozca o no Erdogan”, afirmaron representantes del gobierno.

Desde El Cairo, el presidente Al Sisi también le advirtió a Trump que podría “complicar” la situación en la región, según un comunicado oficial.

Su canciller, Sameh Shoukry, aseguró que un cambio de estatus de Jerusalén “probablemente tenga repercusiones peligrosas en la situación regional y el futuro del proceso de paz” en Medio Oriente. Jordania ya convocó a una reunión de urgencia de la Liga Árabe para el sábado.

A lo largo de la jornada, las monarquías de Arabia Saudita –otro importante aliado de Estados Unidos y una de las potencias musulmanas sunnitas más poderosas de la región– Marruecos y Qatar, la Liga Árabe y varias instituciones influyentes del mundo islámico también rechazaron la posibilidad de un cambio de estatus de Jerusalén y advirtieron que sería una afrenta contra todo el mundo islámico.

Las críticas sobrepasaron la región y se escucharon hasta en el corazón de Europa. Francia, Alemania, Italia y la Unión Europea reafirmaron su compromiso con una solución negociada entre israelíes y palestinos al conflicto, que incluya el estatus definitivo de Jerusalén.

El presidente francés, Emmanuel Macron, señaló que el estatus de Jerusalén debe ser fijado en el marco de negociaciones de paz entre israelíes y palestinos, indicó el Palacio del Elíseo tras una conversación telefónica entre Macron y Trump.

También el ministro alemán de Relaciones Exteriores, Sigmar Gabriel, alertó hoy sobre las consecuencias de una decisión así. “Solo se podrá encontrar una solución a la problemática de Jerusalén en negociaciones directas entre ambas partes”, dijo Gabriel. “Todo lo que contribuya a agravar esta crisis ahora es contraproducente”, opinó el socialdemócrata en una alocución en un foro de política exterior en Berlín. La representante de Política Exterior de la Unión Europea (UE), Federica Mogherini, advirtió a Estados Unidos tras un encuentro bilateral con el secretario de Estado norteamericano, Rex Tillerson, en Bruselas que “cualquier acción que mine” el proceso de paz de Medio Oriente “debe ser evitada totalmente”.

El Congreso estadounidense aprobó en 1995 una ley que prevé el traslado de la embajada estadounidense a Jerusalén, pero hasta ahora todos los presidentes han retrasado su implementación alegando daños a la seguridad nacional y el plazo se va postergando cada seis meses. Ninguno ha querido dar ese paso como muestra de neutralidad. 

Fuente: https://www.pagina12.com.ar/80685-trump-juega-con-fuego-en-medio-oriente

Abbás: "Jerusalén es la capital eterna del Estado de Palestina"

El presidente de Palestina estima que si Estados Unidos reconoce Jerusalén como capital de Israel se retira del proceso de paz en esa región.

Tiksa Negeri / Reuters

El presidente de Palestina, Mahmud Abbás, ha afirmado que el anuncio de su homólogo estadounidense, Donald Trump, respecto a que Estados Unidos reconoce Jerusalén como capital de Israel significa la retirada de Washington del proceso de paz en esa región. Según Abbás, la decisión de Trump ayudará a las organizaciones extremistas a librar guerras santas.

El presidente palestino ha asegurado que Jerusalén es "la capital eterna del Estado de Palestina" y ha agregado que la decisión del inquilino de la Casa Blanca puede provocar la construcción de más asentamientos israelíes.

Abbás considera que EE.UU. se ha alejado de su papel como mediador y patrocinador de las conversaciones de paz israelíes y palestinos y ha socavado cualquier intento de lograr una solución con esta decisión de Trump que, a su juicio, viola el derecho internacional.

Este miércoles, Donald Trump anunció que su país reconoce la ciudad de Jerusalén como capital de Israel. "He decidido que ha llegado el tiempo de reconocer a la ciudad de Jerusalén como capital de Israel", declaró el líder de EE.UU.

Fuentehttps://actualidad.rt.com/actualidad/256911-abbas-eeuu-mediador-proceso-paz

martes, 5 de diciembre de 2017

TRUMP Y EL DESMANTELAMIENTO TOTAL DEL ESTADO DE BIENESTAR SOCIAL

American Curios: Reventón al estilo 1929

David Brooks

...El espectáculo en el manicomio de Washington... recuerdan otra era...el Reventón al estilo 1929

La semana pasada, el espectáculo en el manicomio de Washington llegó a niveles que recuerdan otra era, donde todo estaba acercándose cada vez más rápido hacia un precipicio, con abierto desdén a las llamadas "normas" de la llamada "democracia", y donde los intereses más reaccionarios expresaron abiertamente su avaricia insaciable y su histórica –e histérica– batalla contra el pueblo. Es como si estuvieran en una fiesta a principios de 1929.

"Esto es una guerra de clase", denunció el senador y ex candidato presidencial Bernie Sanders poco después de que los republicanos negociaron en lo oscurito y aprobaron en la madrugada del sábado la más extensa reforma tributaria en décadas que, según el consenso de casi todos, beneficia casi exclusivamente al uno por ciento más rico del país con todos los demás pagando el costo.

El objetivo real de esta reforma es mucho más grande y el sueño de las fuerzas reaccionarias del país a lo largo de casi 80 años: el desmantelamiento del estado de bienestar social en este país, o sea, lo que queda del New Deal de los años 30 (incluido Seguro Social) y las reformas sociales impulsadas en los años 60.

Esperan lograrlo al provocar masivos déficit del presupuesto, y la deuda pública, que sólo, argumentarán, se podrá atender con drásticas reducciones en gasto social en estos programas.

Pero la propia arrogancia –el hubris, ese elemento que detona las tragedias griegas– podría descarrilar este tren. Michael Flynn sacudió la Casa Blanca al declararse culpable de mentir a la FBI y anunciar su plena cooperación con la investigación encabezada por el fiscal especial Robert Mueller, que se acerca cada vez más al círculo íntimo de Trump. Por ahora, el flanco legal más vulnerable del magnate y su gente no es por "colusión" con los rusos –de hecho, eso no viola ninguna ley en sí– sino por el encubrimiento del delito que implica una obstrucción de justicia. En Washington, desde Watergate, todo político sabe que uno no suele caer por un delito, sino por encubrirlo.

Trump, de hecho, podría caer por su arma favorita: el Twitter. Su primer tuit este fin de semana parece indicar que sabía que había mentido a la FBI antes de solicitar al entonces jefe de esa agencia "soltar" a Flynn de su investigación. El reconocido abogado constitucional de Harvard, Laurence Tribe, considera que ese tuit "es una confesión de obstrucción de justicia deliberada y corrupta".

La semana pasada, de la ya muy larga película de horror de tercera (esas que mientras asustan también provocan risa por ser tan terribles), también incluyó varias otras barbaridades que se borran por el torrente de las nuevas, fenómeno de la era trumpiana.

Entre ésas Trump insultó a veteranos militares indígenas Navajo de la Segunda Guerra Mundial, bromeando sobre una senadora que él llama Pocahantas, figura indígena histórica del siglo XVII. Peor aún, todo este acto se realizó frente al retrato del presidente Andrew Jackson –supuestamente el favorito de Trump–, quien en 1831 promulgó la "Ley de Remoción Indígena", que se usó para expulsar a los pueblos indígenas del este de Estados Unidos en un éxodo sangriento y cruel, incluyendo el famoso "Camino de las lágrimas" de los Choctaw en 1831, donde miles murieron al ser obligados a cruzar a pie desde el este del país hasta Oklahoma.

En otra, Trump retuiteó videos anti-musulmanes creados por un partido marginal ultranacionalista y supremacista británico, provocando la crítica del gobierno "aliado" del Reino Unido (al que Trump respondió que su supuesta amiga, la primer ministra, no se metiera con él), temor en las embajadas de Estados Unidos ante posibles reacciones violentas en diversos países, y condenas de un amplio abanico de este país.

En todos estos casos, Trump y su equipo atacaron a todo el que se atrevió a criticarlo, y claro, siempre con la frase favorita de fake news para todo lo que cuestionaba su realidad.

Varios observadores han señalado que Trump intensifica el ritmo de sus asaltos verbales cuando se siente atacado o sitiado. Dana Milbank, columnista del Washington Post, advierte que "aunque el comportamiento de Trump es dañino en sí mismo a las alianzas y a la civilidad, el peligro más grande es que mientras seguimos las distracciones de Trump, perdemos de vista la calamidad real", como es el caso de la reforma tributaria y otras medidas con consecuencias severas al país y al mundo.

Algunos creen que el propio sistema político ahora está en jaque. "Trump ha hecho, por sí solo, más para minar los fundamentos de la democracia estadunidense que cualquier agente extranjero o una campaña de propaganda extranjera podría hacer", considera el articulista del New York Times, Thomas Edsall. Cita a Henry Aron, de la Brookings Institution, afirmando que "Trump es una arma política de autodestrucción masiva de la democracia estadunidense..."

La concentración de riqueza –y la corrupción política que implica– ha llegado a niveles justo antes de la Gran Depresión, el riesgo de una guerra nuclear es el mas elevado desde los peores tiempos de la guerra fría, mientras continúan sin cesar las guerras más largas de la historia de este país, se multiplican los crímenes de odio contra minorías metidas mientras se intensificó la persecución de los inmigrantes, marchan neonazis abiertamente, la campaña oficial contra la prensa y expresiones disidentes (con ataques personales del presidente); cosas que algunos pensaban ya sólo existían en los textos de historia.

"... cuando me desperté esta mañana, podría haber jurado que era del Día del Juicio/El cielo estaba todo púrpura, había gente corriendo por todos partes/Tratando de correr de la destrucción, sabes, a mí ya no me importaba. Porque hoy en la noche me voy de reventón como si fuera 1999". Seguro que Prince, para precisar ahora, permitiría modificar un poco la fecha en esta canción, para que el año fuera 1929 (justo antes de estallar la Gran Depresión y con las nubes del fascismo ya oscureciendo al mundo).

Pero siempre existe la posibilidad de que la historia rescate el futuro. Tal vez depende de los dioses griegos, pero mucho más de los despiertos –y por despertar– en este pueblo y eso sería otro tipo de fiesta.

Fuente: http://www.jornada.unam.mx/2017/12/04/opinion/027o1mun

LA ENCARNIZADA LUCHA POR EL PODER EN AMÉRICA LATINA

América Latina y el Caribe: 
Postales de una región en lucha

Javier Tolcachier

Poco duró la algarabía clasista en América Latina. La tan mentada “sana alternancia” – en realidad malsana costumbre de control político por parte del poder oligárquico –, aquel publicitado “fin de ciclo progresista “que parecía arrollar el panorama político con victorias sucesivas de la derecha, no tuvo la anunciada continuidad.

La coyuntura adversa, luego del exiguo triunfo de Macri, la forzada elección de Kuczynski y el subsiguiente golpe contra Dilma Rousseff en Brasil – precedidos por sendos golpes en Paraguay y Honduras -lejos de detener la movilización popular, la ha atizado- Esto augura un ciclo de activo compromiso político ciudadano, que podría resolver una de las principales debilidades de los procesos de cambio: el alejamiento de los funcionarios de la base social. 

En un análisis más fino, han quedado debilitados o fueron momentáneamente relevados aquellos movimientos o gobiernos considerados “progresistas”, no así los gobiernos definidamente revolucionarios o de izquierda. En algunos lugares como Argentina o Perú, los representantes del gran negocio tomaron de forma directa el comando del poder político. En otros, como Chile, Uruguay, Brasil e incluso ahora Ecuador, la concesión hacia postulados propios del poder económico desdibujaron el perfil transformador de esos gobiernos, restándoles apoyo popular y capacidad de profundizar dichos procesos.

Tal vez debido a la composición más clasemediera de su población, poco afecta a apostar por transformaciones de fondo, tal vez en razón de sus propios límites ideológicos, el progresismo no ha cuestionado los límites del capitalismo como sistema social, ni el individualismo como esquema existencial. Sin embargo, la reivindicación popular en pos de una vida mejor para las mayorías, no se detiene.

Distintas latitudes, la misma actitud

La valentía del pueblo hondureño, cuya voluntad se quiere acallar mediante fraude, represión y un nuevo golpe de Estado, se expresó en las urnas a favor de la Alianza de Oposición a la Dictadura y su candidato Salvador Nasralla. Un voto casi imposible ante un entramado de poder feroz. En extrema inferioridad de condiciones, maltratado por la pobreza y la violencia, contra todos los poderes del Estado, el ejército, las redes de narcotráfico, el Departamento de Estado estadounidense, los medios serviles y los grupos económicos, el pueblo hondureño supo en quien volcar su esperanza. 

Venezuela, arrinconada por una estrategia golpista de guerra económica, denostada por los medios occidentales, atacada por el apéndice de los EEUU en la región, la OEA, con la complicidad de gobiernos vasallos, salió fortalecida y victoriosa de los embates que tenían como objetivo derrocar al presidente Maduro y acabar con la Revolución Bolivariana. El pueblo venezolano, dijo mayoritariamente Sí a la Asamblea Constituyente, rechazando con contundencia la violencia de la oposición. El Sí a la paz, el respaldo popular a los repetidos intentos del gobierno de instalar un diálogo con la oposición, enhebró la victoria en las elecciones regionales, en un resultado hasta entonces muy poco probable, obteniendo las fuerzas revolucionarias 18 de las 23 gobernaciones en juego. A la nueva contienda electoral municipal a realizarse este 10 de diciembre, el chavismo acude con viento a favor, impulsado por un logro largamente acariciado: en República Dominicana – otro gobierno valiente - han comenzado oficialmente los diálogos entre el gobierno y la oposición.

La injerencia, las tácticas conspirativas y el odio con el que un sector opositor pretendió sublevar al pueblo y producir un alzamiento armado, fracasaron por completo. El gobierno bolivariano permanece firme, echando por tierra las expectativas imperiales de derribar el principal bastión de la soberanía regional. Dándose la Revolución ahora– medianamente resuelto el frente político - a la urgente tarea de resolver las problemáticas planteadas por las sanciones financieras y comerciales, la corrupción interna, el contrabando, los precios desorbitados, la necesidad de estimular la producción y profundizar el modelo comunal.

Chile, país marcado a fuego por la dictadura y el neoliberalismo, tampoco logró todavía la tranquila alternancia de gobierno hacia la derecha empresarial y sus socios cavernarios. A contracorriente de lo que parecía ser una formalidad electoral para Sebastián Piñera, un conglomerado de partidos y movimientos contestatarios articulados como Frente Amplio obtuvo 20 % de los votos con la candidatura de Beatriz Sánchez y logró acabar con la lógica duopólica del parlamento chileno. La nueva fuerza apunta a la construcción popular de mayorías, rechazando las componendas partidarias y sobre todo, el tráfico de influencias con el que las corporaciones se adueñaron de las leyes y la vida social en el país trasandino. 

Hablando de corrupción parlamentaria, tampoco en el Brasil golpista las cosas están tranquilas para las derechas. El empresariado ha logrado allí sus objetivos de corto plazo - pulverizar las conquistas sociales del pueblo brasilero, inaugurando un paisaje neoesclavista. Sin embargo, aun contando con la complicidad del sistema judicial, el monopolio mediático y de una mayoría parlamentaria exenta de toda moralidad, la derecha teme la reacción popular y no logra levantar una o varias candidaturas que puedan competir o socavarla victoria electoral de Lula en 2018. Una enorme porción del pueblo brasilero lo comprende muy bien: si el establishment proscribe a Lula con la cárcel, la movilización popular parará el país.

Los mismos movimientos populares han presionado para conseguir una nueva candidatura de Evo Morales en Bolivia, venciendo la manipulación mediática que torció el resultado del reñido referendo de febrero 2016. En aquella ocasión, los principales medios privados inventaron un escándalo novelesco que afectó la credibilidad del presidente e incidió en el resultado desfavorable. Las mayorías no renunciarán fácilmente a las conquistas sociales y la soberanía alcanzada. En ese poder popular se asienta la posible reelección de Morales.

Otro Morales, pero de signo político inverso, es aún el presidente en Guatemala. Sostenido por los sectores más conservadores, el ex actor fue electo luego del escandaloso final del gobierno de Otto Pérez Molina, ex militar involucrado junto a su ex vicepresidenta en una asociación delictiva de contrabando. Las características corruptas de la política guatemalteca han suscitado el repudio en los sectores medios de la ciudadanía, que como nunca antes, han salido a protagonizar marchas multitudinarias.

La derecha tampoco pudo ganar en Ecuador, a pesar de que gruesos nubarrones auguraban la victoria de un representante de la banca. El pueblo dijo finalmente que no y encumbró a la presidencia a Lenin Moreno para dar continuidad al camino emprendido por la Revolución Ciudadana encabezada por Rafael Correa. Ahora un importante sector de la militancia de Alianza País ha vuelto a las calles para demostrar apoyo a Correa, reclamando se respete el programa por el cual fue electo Moreno.

Tampoco en Nicaragua pudo la derecha desplazar al sandinismo, que luego de conseguir la reelección de Daniel Ortega en 2016, ganó las recientes elecciones municipales con más del 70% de los sufragios.

Y el pueblo comienza a articular la resistencia en Argentina, frente al recorte de derechos sociales que impulsa el gobierno a través de reformas laborales, previsionales e impositivas.

El mismo pueblo que exige en Paraguay que Cartes cumpla los acuerdos con los campesinos, cada vez con menos tierra y más endeudados, abandonados a la lógica del agro-necrocio, exterminador de suelos y posibilidades de subsistencia autónoma y digna.

Es la misma falta de tierra que originó la insurrección en Colombia y que continúa siendo la piedra angular del proceso de paz y del incumplimiento del Estado conservador con lo pactado en los Acuerdos de la Habana. Allí continúa con la funesta práctica del asesinato de dirigentes campesinos y se intenta, al igual que a comienzos del cincuentenario conflicto, liquidar toda posibilidad de que un liderazgo de izquierda pueda abrir las puertas a un destino más generoso para el violentado pueblo colombiano.

Violencia extrema en todas sus formas que masacra al pueblo de México. Pueblo que se moviliza y empuja la elección de Andrés Manuel López Obrador en las próximas elecciones, pero que también, desde sus sectores más combativos y oprimidos, levanta la candidatura de María de Jesús Patricio Martínez – o simplemente Marichuy – para visibilizar la marginación de los pueblos indígenas.

Toda esta marea popular en América Latina y el Caribe presenta algunas características novedosas. No es del todo espontánea, pero tampoco totalmente orgánica. Deposita su fe en liderazgos personales, pero es consciente de que su fortaleza está en lo colectivo. Apoya a los gobiernos transformadores, pero conserva una mirada crítica, exigiendo cada vez mayor profundidad democrática. 

Las señales de rechazo a la exclusión social, a la pérdida de derechos, a la violencia, a la dominación extranjera, a la mentira mediática y al patriarcado marcan el rumbo. Los pueblos de la América Latina y el Caribe, luego de siglos de exterminio, despojo y discriminación, reclaman su plena y definitiva independencia.

Fuente: https://www.alainet.org/es/articulo/189624

lunes, 4 de diciembre de 2017

EE.UU., LA IRRESPONSABILIDAD HUMANITARIA DEL CAPITALISMO IMPERIALISTA


Trump rechaza el convenio humanitario de la ONU
EE.UU. sale del pacto sobre migración

El gobierno de Donald Trump adujo ayer que el Pacto Mundial sobre Migración de la ONU, en el que Estados Unidos se había comprometido a participar bajo la administración Obama, es “incoherente” con sus políticas migratorias y anunció que se retira de él por incompatibilidad con su soberanía. 

La Declaración de Nueva York, que da pie al pacto, “contiene numerosas disposiciones que son incoherentes con las políticas estadounidenses de inmigración y refugiados, y los principios de inmigración de la Administración Trump”, explicó la misión de EE.UU. en un comunicado. 

Los líderes internacionales acordaron en esa resolución, firmada por 193 países en la cumbre sobre refugiados y migrantes celebrada en Nueva York el pasado septiembre, negociar una serie de medidas para garantizar unos flujos más “seguros, ordenados y legales”. 

La iniciativa, impulsada por México y Suiza, fue respaldada por el entonces mandatario estadounidense Barack Obama y ha sido acogida por el secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres, como uno de los mayores retos de la organización para el año que viene. 

No obstante, Trump “decidió”, según la Misión de EE.UU., finalizar la participación del país en el pacto, que previsiblemente iba a obtener un consenso unánime en el organismo internacional en septiembre de 2018, en una cumbre de jefes de estado y de gobierno previa al debate de alto nivel de la Asamblea General. 

La embajadora estadounidense ante la ONU, Nikki Haley, alegó que el “planteamiento” global de la Declaración de Nueva York “simplemente no es compatible con la soberanía” del país y que su gobierno es el que decidirá “cómo controlar de la mejor manera” las fronteras y quién las atraviesa.

“Ningún país ha hecho más que Estados Unidos, y nuestra generosidad continuará. Pero nuestras decisiones en política migratoria deben ser tomadas siempre por estadounidenses y solo por estadounidenses”, declaró en un comunicado Haley, quien a su vez expresó “orgullo” nacional por la “herencia migratoria” del país. 

Reiteró las palabras de la embajadora el secretario del Departamento de Estado, Rex Tillerson, quien señaló en un comunicado que la primera obligación de un estado soberano es “asegurar que la migración es segura, ordenada y legal”. 

En rechazo al convenio humanitario de la ONU, Tillerson declaró que Estados Unidos no puede apoyar “de buena fe” un proceso que “socava” su “derecho de soberanía” a reforzar leyes migratorias y garantizar la seguridad de sus fronteras. 

La política migratoria ha sido una de las cuestiones a las que más ha prestado atención el presidente republicano, que ya en la campaña electoral prometió construir un muro con México y una vez asumido su cargo ha puesto en marcha restricciones en los viajes al país. 

Desde que Trump llegó a la Casa Blanca, Estados Unidos se ha retirado de diferentes pactos internacionales como consecuencia de decisiones unilaterales de su administración, los más destacados el Acuerdo de París y el Acuerdo de Asociación Transpacífico (TTP), u organizaciones como la Unesco.

Fuente: https://www.pagina12.com.ar/80266-ee-uu-sale-del-pacto-sobre-migracion

domingo, 3 de diciembre de 2017

CERCA DE 200 MILLONES DE PERSONAS SON ESCLAVOS MODERNOS O HACEN TRABAJO INFANTIL

 
Casi 200 millones de personas son esclavos modernos o hacen trabajo infantil

Trévon Austin
wsws.org

Según un informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), un brazo de la Organización de Naciones Unidas (ONU), casi 200 millones de personas son víctimas de la esclavitud moderna o del trabajo infantil en todo el mundo. En el 2016, 40,3 millones de hombres, mujeres y niños fueron víctimas de la esclavitud moderna y casi uno de cada diez niños, o 151,6 millones de ellos fueron víctimas de trabajo infantil.

El informe define la “esclavitud moderna” como “las diversas formas de coerción prohibidas en los instrumentos internacionales sobre derechos humanos y normas laborales”. Esta definición incluye la esclavitud, el trabajo forzado impuesto por el Estado, el matrimonio forzado y la trata de personas. Una de cada cuatro víctimas de trabajo forzoso son niños, y el 71 por ciento del total de víctimas son mujeres.

En un día determinado en 2016, aproximadamente 16 millones de personas fueron forzadas a trabajar en el sector privado. Más de la mitad fue en los sectores doméstico, manufacturero y en construcción. En promedio, las víctimas son retenidas durante 20,5 meses antes de escapar o ser liberadas.

El estudio también informa que 4,8 millones de personas son víctimas de explotación sexual forzada. En promedio, las víctimas permanecen detenidas durante 23,4 meses antes de escapar o ser liberadas. La gran mayoría son mujeres y niñas, y los niños representan más del 20 por ciento de las víctimas.

Por región, África tiene la tasa más alta de esclavitud moderna, con 7,6 por cada 1000 personas. La tasa es de 6,1 por cada 1000 personas en Asia y el Pacífico; 3,9 por 1000 en Europa y Asia Central; 3,3 por 1000 en los Estados árabes; y 1,9 por 1000 en las Américas. Los países que están siendo o han sido recientemente devastados por la guerra experimentan niveles más altos de explotación.

La OIT no incluye en su definición de trabajo infantil a quienes trabajan en formas legales de empleo. La definición utilizada en el estudio incluye trabajos peligrosos, la demanda de horas de trabajo excesivas, que a menudo privan a los niños de tiempo para juego y educación, y labores que ponen en riesgo su bienestar. A pesar del alcance limitado de la definición, el estudio aún da una idea del asombroso nivel de trabajo infantil en todo el mundo.

Según el estudio, poco menos de la mitad de los niños que realizan trabajo infantil (72,5 millones) están realizando trabajos peligrosos que ponen en riesgo su salud, seguridad o desarrollo moral. Más de 19 millones de niños entre las edades de 5 y 11; más de 16,3 millones entre 12 y 14; y 37 millones entre 15 y 17 están involucrados en trabajos peligrosos. Las horas que los niños son obligados a trabajar también son terribles. Aproximadamente el 63,3 por ciento de los niños entre 15 y 17 años que están involucrados en trabajo infantil se ven obligados a trabajar 43 horas o más por semana.

Casi un tercio de los niños involucrados en el trabajo infantil están fuera del sistema educativo. Quienes asisten a la escuela tienden a desempeñarse peor que sus compañeros que no trabajan. El tiempo y la energía empleados interfiere con la capacidad de beneficiarse plenamente de las horas de clase e impide el tiempo de estudio fuera del aula.

Al igual que con la esclavitud moderna, una proporción significativa del trabajo infantil se encuentra en países afectados por conflictos y desastres. Aproximadamente el 17 por ciento de los niños en países devastados por la guerra están involucrados en el trabajo infantil, casi el doble del promedio mundial.

Los países incluidos en el informe como afectados por conflictos armados incluyen Afganistán, la República Centroafricana, Colombia, Iraq, Mali, Nigeria, Filipinas, Sudán del Sur, Ucrania, Yemen y la República Democrática del Congo. Otros países, como Siria y Libia, no fueron incluidos ya que no hay estimaciones disponibles.

En África, uno de cada cinco niños está involucrado en el trabajo infantil, por lo que es la región donde el trabajo infantil está más concentrado, seguido de Asia y el Pacífico. Sin embargo, el trabajo infantil no se limita a las regiones de bajos ingresos. De hecho, más de la mitad de los niños afectados viven en países de ingreso medio-bajo y medio-alto, mientras que el 1,3 por ciento de los niños en países de altos ingresos son niños trabajadores.

Si bien el porcentaje de niños involucrados en el trabajo infantil ha disminuido ligeramente con respecto a 2012 en todo el mundo, en realidad ha aumentado en la África subsahariana.

La epidemia de la esclavitud y el trabajo infantil es uno de los aspectos de la explotación capitalista. La Organización Internacional del Trabajo estima que cada año se generan $150 mil millones en ganancias en el sector privado por trabajo forzoso.

El problema se agrava en los países que son víctimas de la explotación neocolonial y la conquista imperialista. Un video publicado por CNN esta semana mostró que jóvenes fueron subastados como trabajadores agrícolas en Libia, un país devastado por una guerra respaldada por Estados Unidos y lanzada por la Administración Obama.

Una investigación del 2016 de Amnistía Internacional reveló que niños de tan solo siete años trabajan en condiciones peligrosas en la República Democrática del Congo para extraer cobalto que termina en teléfonos inteligentes, automóviles y computadoras vendidos a millones en todo el mundo. Dichas minas les suministran materiales a corporaciones como Apple, Microsoft y Vodafone.

La ONU y los líderes de los países industrializados han si acaso tomado medidas modestas para abordar los problemas de la esclavitud moderna y el trabajo infantil. Esta epidemia no es una cuestión de leyes y reformas, sino una consecuencia del capitalismo.

Fuente: http://www.wsws.org/es/articles/2017/11/21/escl-n21.html

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | JCPenney Coupons