juegos para xo gadgets para blogger

TV EMANCIPACIÓN

Mostrando entradas con la etiqueta DEBATE. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta DEBATE. Mostrar todas las entradas

jueves, 27 de abril de 2017

VENEZUELA DEBE PROFUNDIZAR LA REVOLUCIÓN, NO GIRAR A LA DERECHA, PORQUE LO PERDERÁ TODO

¿Y si Maduro y la revolución bolivariana caen? 

“Si Venezuela quiere superar las dificultades que plantea el momento histórico debe hacerlo girando aún más a la izquierda; no a la derecha”

Por: ROBERTO CARLO NÚÑEZ PÉREZ


No hay que olvidar que antes de que Hugo Chávez llegara al gobierno, la situación económica de Venezuela era más caótica de lo que vemos hoy. Bajo el gobierno de Carlos Andrés Pérez (CAP), a finales de la década de los 80, Venezuela se había quedado prácticamente sin sus reservas internacionales. El petróleo había bajado drásticamente, la inflación superaba el 19 % hasta llegar a un 47 % en la década de los noventa, la pobreza alcanzaba al 37 % y la miseria llegaba al 12 %. Para colmo, el país se encontraba profundamente endeudado ante los organismos financieros internacionales.

Cuando una nación se encuentra en crisis, alguien tiene que pagarla. Lo que hacen los países capitalistas es descargar todas las penurias en los trabajadores, en la gente de la calle. Así que CAP hizo lo que le recomendaba el FMI: privatizó todo lo que se podía privatizar, como CANTV, la empresa estatal de telecomunicaciones. Además, congeló los salarios, subió el precio de la gasolina en un 100%, así como el de los principales servicios públicos, como el transporte, que llegó a aumentar un 30 %.

Todo lo anterior llevó a que los días 28 y 29 de febrero de 1989 se produjera El Caracazo. Las clases populares, desesperadas, se lanzaron a la calle y arrasaron con lo que encontraron. Dos días de violencia y saqueo, la acción espontánea del pueblo fue enfrentada por la Guardia Nacional de la manera más brutal, lo que produjo una cantidad de muertos de la que aún no se tiene un dato cierto.

Los medios, con sus cámaras listas cuando es la derecha la que actúa de “revolucionaria”, hicieron una que otra toma fotográfica y en unas cuantas semanas todo se había olvidado. A ningún sesudo analista se le ocurrió afirmar entonces que la crisis del país hermano demostraba que el capitalismo y la democracia liberal habían fracasado. Cuando la crisis se da en un gobierno de derecha, se evalúa la crisis como de ese gobierno, no del sistema económico, contrario a lo que ocurre cuando la crisis se da en un gobierno de izquierda; aquí quién fracasa es el sistema, la propuesta, la teoría toda.

En cuanto a lo económico Venezuela ha tenido un gran pecado, la dependencia del petróleo. Este genera otro: el desmonte de la agricultura autosuficiente. Es en 1914 cuando inicia el auge del petróleo, impulsada su explotación por el dictador militar Juan Vicente Gómez. Ya en los años 20 la industria petrolera había desplazado la agricultura. En el pasado o bastante disminuidas quedaban las siembras de café, el cacao y la agricultura en general. Así que cada vez que el petróleo caiga, de persistir esta dependencia, habrá crisis en Venezuela. El chavismo no se inventó ninguno de los dos pecados, aunque si ha fallado al no superarlos.

Hoy, cuando la derecha se apoya en la crisis del vecino país (que independientemente de cualquier gobierno habría llegado), vale preguntarse, ¿entonces qué? Si mañana cayeran Maduro y la Revolución Bolivariana de seguro aparecerían muchos productos que hoy no se ven en los supermercados, abundarían las “ayudas humanitarias”. Esa sería la cara bonita, porque en unas cuantas semanas comenzarían de nuevo las privatizaciones y se arrebataría a los pobres gran parte de lo ganado, como las pensiones a quienes incluso no cotizaron lo suficiente o no cotizaron nada, las viviendas gratis, la salud gratis, una gasolina casi regalada, etc.

Cuando los venezolanos, medio ebrios por las vitrinas y enfriadores nuevamente llenos vieran el monstruo del neoliberalismo que reaparece y salga a las calles a protestar sin falsos líderes guiándolos, verá que ya no hay grandes reflectores ni cámaras transmitiendo sus luchas, sus resistencias (como no las hay hoy frente a las protestas contra Macri en Argentina o Temer en Brasil).

Si Venezuela quiere superar las dificultades que plantea el momento histórico debe hacerlo girando aún más a la izquierda; no a la derecha. De nada le servirá volver a los antiguos monstruos que quieren traer una vez más unos niñitos burgueses que juegan a ser revolucionarios.

https://www.las2orillas.co/maduro-la-revolucion-bolivariana-caen/

OPOSICIÓN EN VENEZUELA, PEOR QUE EL FASCISMO

La “oposición democrática” en Venezuela: peor que el fascismo

Por: Atilio Borón 

Atilio BorónLa secuencia de los acontecimientos que tienen lugar en la República Bolivariana de Venezuela demuestran que la estrategia de la mal llamada “oposición democrática” es una conspiración sediciosa para destruir el orden democrático, arrasar las libertades públicas y aniquilar físicamente a las principales figuras del chavismo, comenzando por el mismísimo presidente Nicolás Maduro, su familia y su entorno inmediato. Los opositores están recorriendo metódicamente los pasos indicados por el manual desestabilizador de “no violencia estratégica” (¡sic!) del consultor de la CIA Eugene Sharp. No puede haber el menor equívoco en la interpretación de las criminales intenciones de esa oposición y de lo que, si llegaran a triunfar, serían capaces de hacer. Si sus jefes lograsen involucrar militarmente a Estados Unidos en la crisis venezolana propiciando la intervención del Comando Sur –con la tradicional colaboración militar de los infames peones de Washington en la región, siempre dispuestos a respaldar las aventuras de sus amos del Norte- arrojarían una chispa que incendiaría la reseca pradera latinoamericana. Las consecuencias serían catastróficas no sólo para nuestros pueblos sino también para Estados Unidos que seguramente cosecharía, como en Girón, una nueva derrota en nuestras tierras.

Esa es la apuesta de esta oposición, canallescamente exaltada por la prensa hegemónica mundial -como antes lo hiciera con “los combatientes por la libertad” en Nicaragua y, después, en Libia e Irak- y que miente descaradamente al presentar lo que realmente está ocurriendo en Venezuela. La tentación de la derecha venezolana de internacionalizar el conflicto y atraer al músculo militar del imperio cobró nuevos bríos al conocerse las recientes declaraciones del jefe del Comando Sur, Almirante Kurt Tidd, ante la Comisión de Fuerzas Armadas del Senado de Estados Unidos, y sobre todo cuando se hizo pública la designación de Liliana Ayalde como Vice Jefa Civil del Comando Sur. Esta se desempeñó como embajadora de Estados Unidos en Paraguay en vísperas del “golpe parlamentario” contra el gobierno de Fernando Lugo, ocasión en que se movió tras bambalinas para garantizar el éxito de los golpistas. Luego de unas breves vacaciones retornó a la región para ocupar el mismo cargo pero esta vez en Brasilia, donde alentó y auspició el “derrocamiento institucional” de Dilma Rousseff. Consumada su obra regresó a Estados Unidos en busca de nuevas misiones desestabilizadoras y la encontró en el Comando Sur. En otras palabras, la número dos esa organización es mucho más peligrosa que su jefe: hija de un médico colombiano radicado en Estados Unidos, Ayalde es una temible experta en demoliciones políticas, y fue designada (¡seguramente por obra del azar!) para el cargo que hoy ocupa en Febrero del corriente año, en coincidencia con la intensificación de las protestas violentas en contra del gobierno bolivariano. Según puede leerse en el sitio web del Comando Sur su misión es “monitorear el desarrollo y refinamiento de la estrategia regional del Comando Sur y sus planes de cooperación en materia de seguridad”. Lo que la oposición “democrática” venezolana desea es precipitar una violenta “transición” al pos-chavismo, re-editando en la patria de Bolívar y de Chávez la tragedia ocurrida en Libia o Irak. Ese es su plan, el modelo que se desprende de las desaforadas e irresponsables arengas violentistas de sus líderes y lo que el Comando Sur y su tenebrosa vice jefa tienen en carpeta. Pocas designaciones podrían haber sido más oportunas que ésta para alentar a los sectores violentistas de Venezuela. Y pocas actitudes serían más suicidas del gobierno venezolano que pretender apaciguar a los violentos con concesiones de distinto tipo. Desgraciadamente ha llegado “la hora de los hornos” y sólo podrá verse la luz, como decía José Martí, si el estado aplica todo el rigor de la ley y apela a la eficacia de su fuerza para someter sin miramientos al vandalismo de la derecha y aplastar el huevo de la serpiente antes de que sea demasiado tarde.

¿Fascistas? Si, por sus métodos, similares a los empleados por las bandas armadas de Mussolini y Hitler para aterrorizar a italianos y alemanes sembrando destrucción y muerte por la nueva oleada terrorista; fascistas por su contenido político, pues su propuesta es intrínsecamente reaccionaria al pretender borrar de un plumazo, como infructuosamente se intentara en el golpe de estado del 11 de Abril del 2002, todas las conquistas populares alcanzadas desde 1999 en adelante. Fascistas también por la absoluta inmoralidad e inescrupulosidad de sus líderes, que alimentan el fuego de la violencia, incitan a sus bandas de lúmpenes y paramilitares a atentar contra la vida y la propiedad de los venezolanos y las agencias e instituciones –hospitales, escuelas, edificios públicos, etcétera- del estado y que no se arredran ante la posibilidad de sumir a Venezuela en una cruenta guerra civil o, en el improbable caso de prevalecer, convertir a ese país en un abominable protectorado norteamericano.

Dicho todo lo anterior los opositores venezolanos son peores que los fascistas en la medida en que estos conservaban, por lo menos, un cierto sentido nacional. Sus congéneres italianos y alemanes ni remotamente se arrastraron en el fango de la política internacional para ofrendar sus países a una potencia extranjera como lo hace, hundida para siempre en eterna ignominia, la derecha venezolana que alternativamente gime o aúlla para que su patria, la patria de Simón Rodríguez y Francisco de Miranda, de Simón Bolívar y Hugo Chávez, se convierta en una abyecta colonia norteamericana. Tratarlos de fascistas sería hacerles un favor. Son mucho peores y más despreciables que aquellos.

http://www.cubadebate.cu/opinion/2017/04/25/la-oposicion-democratica-en-venezuela-peor-que-el-fascismo/

martes, 25 de abril de 2017

EL PAPEL DE COLOMBIA EN LA CRISIS INTERNA VENEZOLANA

El gobierno de Colombia y su papel en la crisis interna venezolana


Por. Tony López Rodríguez* / ALAI|

Cuando el Almirante Kurt Tidd, Jefe del Comando Sur sin ningún desenfado declara “que la situación en Venezuela podría acabar exigiendo una respuesta a nivel regional” ello aclara cuales son los planes imperiales para Venezuela, la intervención militar, como hubiera dicho mi padre “verde y con punta Guanábana”.

Los planes de intervención no es una novedad, desde hace muchos años, las condiciones para tales propósitos se han venido preparando, desde que el Comandante Hugo Rafael Chávez Fría, declaró el carácter bolivariano y socialista de Venezuela, para Washington y las elites regionales, especialmente la colombiana, una Revolución Bolivariana y Socialista es inaceptable, y se preocuparon de que ese ejemplo se extendiera por la región y especialmente para el vecino más cercano, ello ponía en peligro no solo la influencia e intereses económicos estadounidense en lo que considera su patio trasero, también para estas oligarquías criollas.

A partir de aquel momento, se hizo más firme la idea de que Venezuela era un mal ejemplo para la región y quien mejor que el presidente de Colombia, Álvaro Uribe Vélez para que encabezará la cruzada para el derrocamiento del presidente Chávez. Mientras el presidente Andrés Pastrana, cuando el golpe de Estado de la derecha contra Chávez, ejecutado el 11 de abril del 2002 y fracasado 48 horas después, no sólo había reconocido al ilegitimo gobierno de Pedro Carmona, sino que le ofreció refugio en Bogotá, a él y a un grupo de golpistas, que no solo habían cometido el delito de secuestrar y derrocar al presidente legítimamente elegido por el pueblo, sino que habían sido cómplices de asesinatos y llamado a la violencia en Venezuela.

Uribe por su parte había iniciado una campaña en contra del gobierno bolivariano y apoyado por los paramilitares que actuaba en la frontera con Venezuela, desarrollaron y continúan desarrollando sus acciones terroristas, y desestabilizadores, entrenaban a ganaderos y terratenientes venezolanos que conformaron bandas armadas, quienes junto a los colombianos participaron y aún hoy realizan actividades violentas en los Estados de Táchira, Zulia y Miranda, todos ellos apoyados por el mismo liderazgo opositor, que hoy continua pidiendo la intervención extranjera en su país.

En el marco del Plan Colombia, se realiza el acuerdo de los presidente Álvaro Uribe y Barak Obama, de instalar siete o más bases militares estadounidense en territorio colombiano, la participación de altos oficiales del Comando Sur en los llamados Plan Patriota y Consolidación, entre los años 2003 y 2004 diseñado para derrotar a la guerrilla de las FARC-EP, planes que debilitaron a la insurgencia, pero no la derrotaron. Esos planes no tenían solo el objetivo de solucionar militarmente el conflicto social y armado interno, el tema era impedir la existencia de una retaguardia estratégica para una Venezuela agredida. Uribe fracasó al no lograr como anunciara desde el 7 de agosto del 2002 que derrotaría a la guerrilla de las FARC-EP.

Como no pudieron derrotar a la insurgencia, unos años después, en el gobierno del presidente Juan Manuel Santos, convertido en el gran pacificador, inicia el proceso de paz con las FARC-EP con el decidido apoyo del gobierno del presidente Chávez, que prestó su territorio desde el año 2011 para que se iniciaran los primeros contactos entre las FARC-EP y representantes del gobierno de Juan Manuel Santos, conversaciones que continuaron en Cuba en febrero del 2012, hasta que en octubre de ese año en Oslo, Noruega, se hicieron públicas las conversaciones y se dejo constituida oficialmente la Mesa de Diálogo de Paz, que continuaron en noviembre en La Habana, Cuba, hasta que cuatro años después, se firmaron los llamados Acuerdos de La Habana, el pasado mes de noviembre del 2016 en Bogotá, Colombia.

Los Acuerdos de La Habana actualmente están en una fase de implementación, pero los serios incumplimiento del gobierno de dichos acuerdos ha tensado las relaciones entre la Comisión de las FARC-EP y el Gobierno encargados de su ejecución, es en este contexto que se manifiesta la debilidad del gobierno de Juan Manuel Santos y este se acrecienta seriamente cuando las garantías para los combatientes de las FARC aprecian el peligro de ser objetos de venganzas, porque el Gobierno niega la existencia de los paramilitares, pero lo cierto es que desde finales del pasado año y lo que va de este, decenas de líderes comunales, sociales y sindicales han sido asesinados, por los paramilitares, acusados de ser colaboradores de la guerrilla, así como también la muerte de miembros de la guerrilla que están en proceso de desmovilización.

Estas tensas relaciones entre las FARC-EP y el Gobierno pueden lesionar el proceso, pero más aún cuando la fragilidad del Gobierno se profundiza en el orden interno, debido a la crisis económica, los reclamos de los sectores campesinos, docentes, de salud y las contradicciones al interior de su gobierno con su vice-presidente Germán Vargas Llera, lo que se ha visto agravado por las acusaciones del ingreso de dinero de la empresa trasnacional brasilera Odebrecht, a su campaña presidencial en el 2012, que ha llevado al Presidente a rendir declaraciones el pasado viernes 21 de abril al Consejo Nacional Electoral.

Llama la atención que en medio de esta crítica situación interna de su gobierno, Juan Manuel Santos ordenará a su canciller, elevar al Secretario General de las Naciones Unidas la petición de que atienda el serio conflicto de gobernabilidad en Venezuela, buscando internacionalizar un conflicto interno y que como se sabe, no es más que una gran conspiración interna y externa contra el gobierno de Nicolás Maduro, creada y orientada desde Estados Unidos. La entrevista de los ex-presidente colombianos Andrés Pastrana y Álvaro Uribe con el presidente Trump, apadrinada por el senador republicano Marcos Rubio, operador de la oposición venezolana en Estados Unidos, solicitando la intervención en la tierra de Bolívar, evidencia que Colombia busca crear un conflicto con su vecino y justificar el plan intervencionista, como ha propuesto Luis Almagro, los 11 países latinoamericanos que lo apoyan en la OEA y el Comando Sur anunciado por su jefe el Almirante Kurt Tidd, sus declaraciones se corresponde con el decreto del ex-presidente Barak Obama, de que Venezuela es una “amenaza inusual y extraordinaria para los Estados Unidos”.

(*) Periodista, politólogo y analista internacional cubano.

ALAI
http://www.alainet.org/es/articulo/185000

lunes, 24 de abril de 2017

LA FALACIA DE INGOBERNABILIDAD Y DICTADURA EN VENEZUELA


Matías Bosch: Llamar dictadura a lo que hay en Venezuela es una falacia



En entrevista para el canal Telesur, el profesor e investigador Matías Bosch Carcuro analizó la actual situación en Venezuela, marcada por las recientes movilizaciones de calle de la derecha, que en los últimos días ha auspiciado vandalismo y focos de violencia en diversos puntos del país.

– ¿Cómo procedería un régimen dictatorial ante las protestas que se tornan violentas?

La nueva matriz de opinión construida por los dirigentes de la MUD, apoyados por las grandes transnacionales de la comunicación, es que en Venezuela hay una “dictadura”, contando además con el aval del Secretario General de la OEA, Luis Almagro, quien intentó establecer oficialmente que en Venezuela había un quiebre del orden constitucional. Lo primero es tomar con pinzas el concepto de dictadura. En algún momento hasta Simón Bolívar fue dictador, y no por eso alguien justificaría hoy su derrocamiento.

Las dictaduras y su significado conocido en América Latina data del siglo XX, sobre todo de la segunda mitad del mismo, época en la cual no hubo en muchos países la menor tolerancia a la disidencia y la discrepancia, un gobernante o junta de gobierno se erigieron en poderes absolutos, y los derechos individuales fueron violados a gran escala. Cuando ello ha ocurrido, jamás un grupo de opositores hubiese podido participar en elecciones, ganarlas, ser reconocidos, ocupar puestos públicos, tener partidos, periódicos, canales de televisión, etc.

Cuando Lilian Tintori quiere hacerse pasar por la esposa de Martin Luther King olvida que King nunca hizo como Leopoldo López, llamar al derrocamiento de un gobierno, y que un grupo de sicarios lo asesinó, mientras López gozó de un juicio transparente y apegado a la ley. Lo que pasa en Venezuela no es ni parecido a lo que hace la policía en Chile ni Nueva York, y nadie acusa a Bachelet ni a Obama ni Trump de ser dictadores.

En México, Colombia y Honduras todas las semanas asesinan dirigentes y activistas y nadie acusa a sus gobiernos de lo que se acusa al gobierno de Venezuela. Hay una falacia total en llamar “dictadura” a lo que hay en Venezuela, y un doble estándar terrible. A mí me parece que se falta el respeto a los miles y miles de víctimas y familiares de víctimas que en América Latina han padecido dictaduras, torturas, ejecuciones y destierros, cosa que Capriles, Borges, Ramos Allup ni Tintori han soñado padecer. Tintori se ha sacado fotos con presidentes, mientras en Chile las viudas de ejecutados políticos aún buscan sus huesos en las arenas del desierto.

– ¿Por qué los dirigentes opositores no confían en los llamados a diálogo del Gobierno venezolano, incluso cuando hay mediadores del Vaticano, expresidentes de otras naciones y organismos como Unasur?

No pueden confiar, porque eso significaría, principalmente, atenerse a las reglas del juego democrático, que el primero que las desconoció fue Henrique Capriles en 2013, cuando tildó al gobierno electo de Nicolás Maduro como “ilegítimo”, llamó a militares a insubordinarse y a la población “descargar la arrechera”, lo que derivó en las guarimbas de 2013 y siguieron luego en las de 2014.

Como ellos no creen en las reglas de ganar y perder, de aceptar las reglas y aceptar las instituciones, mucho menos pueden dialogar, que sería, una vez aceptadas las normas y reglas del juego, poder entenderse y tener canales fluidos de cooperación y colaboración entre poderes, primero, y entre litorales políticos, después.

Ellos no van a dialogar porque no aceptan a Chávez, no aceptan a la Revolución, y mucho menos aceptan a Maduro. Ellos sólo aceptan que el chavismo sea anulado en la Historia de Venezuela, como una pesadilla para los privilegios que siempre gozaron y que creen se merecen por designio divino.

En ese sentido, es increíble que logren convencer a parte de la población de una vocación democrática y política que no tienen, gente que creían en los crímenes de la Cuarta República y creyeron en los métodos del golpe de 2002. Si han logrado persuadir a parte de los venezolanos sólo se debe a la crisis económica y comercial de los últimos dos años, y la han capitalizado e instrumentalizado, cuando todos sabemos que si ellos hubiesen gobernado, esa crisis hubiese sido mucho peor.

– ¿Es posible que, manteniendo a los opositores en las calles, el Gobierno venezolano dimita?

Nicolás Maduro y el gobierno bolivariano no van a dimitir. Eso es imposible. Sería violar la Constitución, la legalidad, y sería concederle a la derecha de la MUD un derecho que no tiene. Si quieren llegar a la presidencia de la República, que compitan legalmente en 2019. Hay que decirlo: la derecha venezolana y latinoamericana es golpista, no es verdad que creen ni que respetan la Constitución, todo esto es puro montaje. Ellos son lo que hicieron en 2002: su proyecto es barrer con el gobierno, con los poderes públicos, la Constitución, las políticas de 2000 hasta aquí, y restaurar un gobierno de élites, que garantice que las riquezas son para unos pocos. Y eso no se les puede conceder, bajo ningún concepto. Si todo se resolviera con una renuncia, las cosas fueran muy simples.

Pero la pugna de lo que hoy es la MUD con el gobierno bolivariano no es por la falta de productos básicos ni por medicinas, es por un modelo de país. Ahí hemos visto a Capriles con Macri, hemos visto a Lilian Tintori haciendo campaña para Guillermo Lasso en Ecuador. Eso es lo que creen, lo que persiguen. Esto no es que hayan elecciones para resolver una determinada crisis, eso es una vulgar pantalla. Si ellos quieren imponer su proyecto, pues que esperen a elecciones presidenciales de 2018, que convenzan a la mayoría de los venezolanos y compitan limpiamente con votos, que no esperen que el pueblo y su gobierno les entregue el poder “porque se lo merecen como un don de clase”.

– ¿Por qué en el extranjero no se condenan las guarimbas? ¿Por qué lo que es considerando vandalismo en el exterior es mostrado por los medios de comunicación como actos de heroísmo en Venezuela?

Como decía más arriba, hay un doble estándar terrible. En Chile y en Argentina hay presos políticos de los cuales no se habla. En Estados Unidos se mata a ciudadanos negros. En España y Europa se apalea sin piedad a los protestantes, por cosas mucho menores que lo que hacen los encapuchados en Venezuela. Pero eso se debe a que las transnacionales de las comunicaciones, las empresas de persuasión de masas, responden a un interés empresarial. Su interés es demostrar con fotos y relatos que lo de Venezuela es un proyecto fallido, un fracaso total, y que es un mal ejemplo para los demás países, y crear las condiciones que justifiquen si un golpe de Estado se llega a ejecutar.

Frente a eso, hay que denunciar la situación calamitosa de los Derechos Humanos en todo el continente, mostrar lo que hace la policía y los paramilitares en México, Brasil, Colombia, Honduras, Guatemala, República Dominicana, mostrar lo que se hace a los mapuches en Chile, y mostrar que en Venezuela no se reprime la libre expresión, sino que la violencia se desata por grupos organizados, desde 2002, para llevar la situación de toda protesta al límite de la crisis social.

Es un plan muy bien estudiado, muy bien implementado, y curiosamente manipula lo que hicieron históricamente las dictaduras de derecha para adjudicárselo ahora a la democracia revolucionaria en Venezuela. Por eso es muy importante que las verdades que se detecten inmediatamente se difundan por las redes sociales que es la forma en que desde afuera podemos ayudarles.

Telesur

http://www.librered.net/?p=50492


¿Qué se puede esperar de la derecha venezolana?


Si algo queda claro tras 18 años, es que del oposicionismo venezolano cualquier hipótesis extremista que se teja queda no solo confirmada por la realidad, sino rápidamente superada.

En todo este tiempo lo han inventado todo y han hecho uso de todos los recursos posibles por no dejar gobernar y derrocar a los gobiernos legítimamente instituidos de Hugo Chávez, primero, y Nicolás Maduro, después: golpes de Estado, sabotajes petroleros, intentos de magnicidio, levantamientos insurreccionales, asesinato sistemático de líderes y militantes del chavismo, asesinato de militantes de la oposición de los cuales luego acusan al chavismo, infiltración de paramilitares colombianos, guerra económica y pare de contar. Todos y cada uno de estos hechos son públicos, notorios y comunicacionales, de los cuales existen pruebas y testigos cuando no directamente confesiones por parte de los involucrados. Y aún así, gracias a la alcahuetería de la prensa hegemónica así como de gobiernos e instancias internacionales -alcahuetería que en sí misma es un delito pues incita a mayor violencia-, insisten en hacerse ver como heroicas víctimas que luchan contra una feroz dictadura.

El último capítulo de esta telenovela tragicómica (más trágica que cómica) es el levantamiento que en las últimas semanas lleva a cabo la dirigencia oposicionista agrupada en la MUD (Mesa de Unidad Democrática), pero básicamente encabezada por su ala más extremista de derecha (los partidos Primero Justicia del gobernador CaprilesRadonsky y el diputado Julio Borges, y Voluntad Popular de Leopoldo López y Freddy Guevara). Este levantamiento ha dejado ya varias víctimas mortales, de las cuales solo una puede achacarse a la fuerza pública por uso excesivo de la fuerza (caso por el cual ya existen detenidos), mientras que otra fue producto de un extraño incidente protagonizado por un policía de tránsito (también detenido) que no estaba cumpliendo labores de control del orden público en contra un joven que no estaba manifestando y cuya familia –militantes chavistas- ha pedido a la dirigencia oposicionista no manipular su pérdida con fines políticos.

Las otras víctimas son todas achacables directamente a militantes del oposicionismo. Una señora murió al no poder ser trasladada a un centro asistencia por encontrarse el paso obstaculizado por manifestantes de derecha. La gran prensa afirmó en principio que murió por efecto de los gases lacrimógenos lanzados por la Policía Nacional Bolivariana, sin embargo, su propia familia salió a desmentir esta versión. Un joven comerciante fue asesinado en una urbanización de clase media alta del oeste de Caracas, al rodear unos escombros que obstaculizaban la vía. Fuerza de choque oposicionistas en motos de alta cilindrada lo alcanzaron y dispararon dentro de camioneta. Un niño de 12 años residente de un urbanismo de la Misión Vivienda, fue muerto por dos disparos cuando fuerzas de choque de la derecha atacaban las residencias por su reconocida filiación política (la Misión Vivienda, residencias de interés social construidas por el chavismo, son un emblema de la política social bolivariana).

Este 19 de abril fallecieron otras tres personas producto de la violencia de la derecha: un efectivo de la Guardia Nacional Bolivariana de un disparo en la urbanización de clase alta San Antonio de los Altos (cuya alcaldía es de Primero Justicia y queda en el estado Miranda, gobernado por Capriles); una señora que no participaba de ninguna de las manifestaciones convocadas para ese día pero que fue impactada en su cabeza por una botella de agua congelada lanzada desde un edificio de lujo contra la marcha chavista pasaba por la calle de abajo; y una joven en el estado Táchira que fue muerta por un disparo realizado por un reconocido empresario militante de extrema derecha. Hubo una cuarta víctima mortal este 19 de abril que fue también manipulada para culpar al gobierno, pero que en realidad se trató de un joven lamentablemente herido de un disparo para robarle la moto. La familia también exigió a la derecha no manipular el caso.

Lo más grave de todo este asunto, es que ya comporta un patrón de comportamiento de la derecha. Así por ejemplo, el 14 de abril de 2013, el gobernador Capriles Radonsky convocó a sus fuerza de choque a salir a las calles al no reconocer su derrota en las elecciones ganadas por Nicolás Maduro: 11 personas como consecuencia, todas militantes del chavismo incluyendo una niña arrollada junto a su familia por un camión cuando celebraban la victoria del candidato del PSUV. De la misma manera, durante las acciones terroristas de calles de 2014, enmarcadas en el plan de golpe de estado denominado La Salida (impulsado por Leopoldo López y María Corina Machado), de los 43 fallecidos resultantes, solo 5 fueron por el uso excesivo de la Fuerza Pública y 3 están en investigaciones, mientras que 35 fueron producto de los propios manifestantes violentos. De los fallecidos, 9 fueron funcionarios públicos: 6 militares, 3 policías nacionales y un fiscal del Ministerio Público. Valga acotar que los funcionarios policías y militares acusados de las muertes y maltratos sí están privados de libertad y siendo procesados.

De tal suerte, en la medida en que lejos de reconsiderar una estrategia que evidentemente no les da resultado pero que amenaza con llevar al país a escenario de mayor violencia, cabe preguntarse qué podemos esperar de la derecha venezolana: ya sabemos, ellos mismos lo han dicho, que no les interesa realmente que haya elecciones (por el cual nunca impulsó realmente el referéndum revocatorio en los lapso previstos por ley). Lo único que quieren que el presidente Maduro “se vaya ya”, que fue exactamente lo mismo que exigieron con Chávez durante sus 13 años de gobierno. Eso, claro, y que haya una invasión extranjera que subordine al país a autoridades foráneas. Por eso recurren a esta puesta en escena de autoagresión y agresión permanente, buscando crear las condiciones “objetivas” que justifiquen tal cosa.

En conclusión, dado su deambular entre el extremismo y la torpeza política, lo más probable es que asistamos a un recrudecimiento de su accionar terrorista. Hoy 20 de abril están convocando de nuevo a la calle, si bien con mucho menos poder de movilización) y han insinuado un paro nacional el cual no pareciera tener consenso entre los comerciantes, por más que como ha pasado en otras ocasiones cierren por miedo a represalias en aquellas zonas donde la derecha gobierna. De allí en adelante el escenario está abierto, lo que puede incluir hasta que en algún momento le de por declarar una especie de gobierno paralelo utilizando la Asamblea Nacional actualmente en desatado como mampara.

Mientras tanto, en la calle sigue la resistencia pasiva y activa de la población. Buen parte de la gente tratando de hacer su vida normal mientras el chavismo más militante está activado y movilizado. La concentración del 19 de abril fue de lejos la convocatoria del chavismo más grande de los últimos 4 años.

Luis Salas Rodríguez | CELAG

http://www.librered.net/?p=50485

EN COLOMBIA ALGO ANDA MUY MAL, TENEMOS UN ESTADO FRACASADO

“TENEMOS UN ESTADO FRACASADO, HABLA DE PAZ Y PERMITE VIOLENCIA CONTRA MUJERES Y NIÑAS”

Foto: Archivo

Colombia vivió un fin de semana trágico en materia de violencia contra las mujeres y los niños y las niñas. El primer caso fue en el departamento del Meta, donde una bebé de 4 meses fue abusada sexualmente por un soldado y en Tolima, donde una niña de 3 años fue abusada torturada. Según cifras oficiales en lo que va corrido del 2017, se han recibido 2500 denuncias de violaciones contra menores.

Para Sandra Mazo, directora de Católicas por el Derecho a Decidir, no se pueden continuar normalizando las violencias hacia las niñas, niños y mujeres y añadió que lo que sucede en Colombia es muestra de “un Estado fracasado, mientras habla de paz, la violencia estructural contra las mujeres y las niñas continua”. 

RETOS_DESIGUALDAD

Según Mazo las instituciones se están convirtiendo en una ONG, que solo les interesa documentar casos y mostrar las cifras, pero hay que ir más allá “nos angustia que sean más de 2.500 denuncias de violaciones en 2017, más la violencia de género. Sabemos que hay un subregistro en esas cifras. Es indignante que este Estado no haga nada por juzgar y prevenir este tipo de violencias”.

Dice Mazo que lo que se requiere es un Estado que prevenga, que tome las medidas necesarias para acabar con este tipo de violencias “es absurda la manera como los responsables de las instituciones estatales deciden y asumen estos casos. ¿Dónde está el Estado, donde están las instituciones que con los recursos de nuestros impuestos no se están viendo en medidas de prevención y protección de las personas más indefensas de la sociedad, como los niños”?

En el caso de la menor de 4 meses, el hecho fue cometido por un soldado del Ejército que estaba de permiso y sería el hermanastro de la mamá de la bebé, razón por la que Mazo cuestiona a dicha institución y el tipo de accionar. Le puede interesar: Integrantes de las FFMM habrían intentado abusar sexualmente de 2 niñas en el Mango Cauca

“¿Qué tipo de soldados se están formando? Es deprimente, ¿no se supone que el Ejército debe mantener el orden, tienen una misión y una visión de protección a los derechos? Esto no puede quedar impune. La responsabilidad del Ejército tiene que verse. Esto es denigrante, que un soldado abuse de una bebé de 4 meses” manifestó Mazo.

EN COLOMBIA ALGO ANDA MUY MAL.

En cuanto la garantía de los derechos de las mujeres y de la niñez, Mazo dijo que hay algo que anda muy mal, y que este tipo de violencias no pueden seguir siendo secundarias, en medio de un conflicto armado de tantos años “no se ha querido ver estas violencias que son estructurales y que demandan medidas reales del Estado” aseveró Mazo. Le puede interesar: Nos siguen matando aunque ya no sea noticia

METAMORFOSIS DE LAS VIOLENCIAS.

“La historia nos ha mostrado que la violencia se recrudece cada día más y hay una metamorfosis indudable en la manera de expresarse las violencias” relata Mazo, quien además dice que estos asuntos no son nuevos en el diario acontecer del país “violencias estructurales hemos vivido de mil maneras de manera histórica, solo que en la actualidad se están visibilizando más”. Le puede interesar: Comisarías, jueces y fiscales desestiman denuncias de mujeres

EMBARAZOS EN ADOLESCENTES EN LA CAPITAL.

Según cifras oficiales de la Secretaría de Salud, cada 36 horas tan solo en Bogotá, una niña fue mamá, alcanzando en 2016 más de 233 partos, además entre 2010 y 2017 cerca de 2892 niñas quedaron en embarazo, para Mazo estas cifras son preocupantes.

“La maternidad tiene que ser una opción, no puede ser una obligación y aquí indudablemente muchas de estas maternidades son producto de violencia, entonces se necesita una atención sexual integral” agregó Mazo.

Finalmente, dijo que es importante saber que el acceso a salud sexual y reproductiva que “no basta con decirle a las chicas y a los chicos usen condón o usen métodos anticonceptivos, porque el asunto también es de acceso que tienen que decidir si compran agua de panela con pan o el anticonceptivo”.

Razones por las que Mazo sugirió que las medidas que se tomen estén encaminadas al acceso público y gratuito a la información y los métodos anticonceptivos. Le puede interesar: Los retos del 2017 para enfrentar la violencia contra las mujeres en Colombia.

http://www.contagioradio.com/tenemos-un-estado-fracasado-que-habla-de-paz-y-permite-la-violencia-contra-mujeres-y-ninas-articulo-39573/

A PEDAZOS SE VA CAYENDO EL NUEVO CÓDIGO DE POLICÍA


SE VA CAYENDO A PEDAZOS EL NUEVO CÓDIGO DE POLICÍA


Foto: Publimetro

Un nuevo falló de la Corte Constitucional se suma a los recortes de los “súper poderes” que tenía el Código de Policía, en esta ocasión se trata de las normas que regulaban cómo se debían organizar las movilizaciones y aglomeraciones públicas, y que la Corte tumbó por considerar que, al afectar un derecho fundamental, debían tramitarse vía estatutaria y no ordinaría.

De acuerdo con el representante a la Cámara, Alirio Uribe, estos fallos son necesarios y atienden a las advertencias que se habrían hecho sobre un Código de Policía “inconstitucional” que atentaba contra los derechos fundamentales de la ciudadanía. Le puede interesar: "Corte Constitucional restringe los "súper poderes" del Código de Policía"

Sin embargo, la Corte dispuso que el Congreso de la República tendrá dos años para regular este tema, tiempo en el que para el representante continuaría en vigencia la normativa anterior sobre las protestas. Es decir, las personas no estarían obligas a informarle a la Policía sobre la fecha, hora y lugar de una protesta.

Los anteriores dos fallos de la Corte se refirieron a las posibilidades que tenía la Policía de ingresar a las viviendas de las personas sin una orden judicial y la existencia de condiciones que permitan ese ingreso y aclaró las normas sobre la invasión al espacio público y los vendedores ambulantes.

Sin embargo, quedan aún 24 demandas más, que deberá analizar la Corte sobre temas como el control en los espacios públicos, los vendedores ambulantes, las detenciones, entre otros, razón por la cual el represente señaló que “la Corte le va a meter una buena peluquiada al Código”. Le puede interesar: "Nuevo Código de Policía otorga poderes extraordinarios a los uniformados"

CORTE CONSTITUCIONAL RESTRINGE LOS “SÚPER PODERES” DEL CÓDIGO DE POLICÍA
Foto: Archivo Particular

La Corte Constitucional se pronunció sobre dos de las 24 demandas, interpuestas contra el Código de Policía, la institución señaló que referente a las posibilidades que tenía la Policía de ingresar a las viviendas de las personas sin una orden judicial deben existir condiciones que permitan ese ingreso, de igual modo, aclaró las normas sobre la invasión al espacio público y los vendedores ambulantes.

Respecto al primer punto la Corte expresó que el Congreso deberá crear, en un plazo máximo de dos años, una norma que establezca un control posterior a los ingresos de los policías a las viviendas, de esta forma un juez tendrá que recibir un informe sobre los motivos de entrada al inmueble y evaluará si estos se encontraban dentro de los parámetros establecidos por el Código de Policía.

Para la representante ante la Cámara, por la Alianza Verde, Ángela María Robledo esta decisión de la Corte es producto de la presión social, sin embargo, señala que esperaban que la Corte fuera mucho más garante del derecho a la intimidad. No obstante, considera que la medida es un “reten para evitar desmanes” por parte de la Policía. Le puede interesar: "Ya son 24 las demandas al Código de Policía"

Frente a la invasión al espacio público, la Corte indicó que los trabajadores ambulates están denominados como de “legitima confianza” por lo tanto la Policía deberá respetar su derecho al trabajo. Le puede interesar: "Nuevo Código de Policía otorga poderes exorbitantes a los uniformados"

De igual modo, sobre los desalojos a vendedores informales la Policía podrá realizarlos, sin embargo, las multas que se impongan solo se harán efectivas una vez los alcaldes de todo el país establezcan zonas de reubicación para estar personas.

La Representante, señalo que de todas formas aún quedan mucho otros puntos del Código de Policía sobre los que tiene que pronunciarse la Corte Constitucional como la reglamentación de la protesta, los derechos de habitantes de la calle, la intervención del espacio público de los adolescentes, entre otros.

Finalmente, Robledo también expresó que hay una necesidad por hacer una profunda reforma de las Fuerzas de Policía y del Ejercito de Colombia, “tiene que haber una profunda transformación de la forma en la que se ha entendido la violencia, que pasa por una reconfiguración del sentir cívico”.



“NUEVO CÓDIGO DE POLICÍA OTORGA PODERES EXORBITANTES A LOS UNIFORMADOS”

Foto: Contagio Radio

Luego de los disturbios y las agresiones sufridas por las personas asistentes a la movilización antitaurina a manos del ESMAD, vuelve a ser tema de discusión el nuevo código de Policía que entra en vigencia el 30 de enero, sobre todo teniendo en cuenta que en éste no se hace referencia al uso desmedido de la fuerza por parte de los uniformados.

Para el Representante a la Cámara, Alirio Uribe, lo que sucedió en la movilización antitaurina fue una muestra de que el comportamiento del ESMAD “lo que hace es generar violencia, lo cual preocupa dado que como ya lo han manifestado instituciones del gobierno, se está lejos de cerrar el ESMAD, lo que se nos ha dicho es que se va a fortalecer”.

Sin embargo, esta no es la única preocupación del cabildante, quien agrega que este es un código prohibicionista que lo que va a lograr es que los colombianos odien a los policías; “no va a cooperar a la convivencia sino que va a generar abusos permanentes; es un código hecho por policías para otorgarle poderes exorbitantes a la Policía" asegura.

Según Uribe, el ESMAD genera una mala imagen para la Policía como institución e hizo referencia al caso del joven Sebastián Díaz “vemos el caso de este joven al que un integrante del ESMAD le disparó en la cara, ya hemos hecho debates mostrando cómo armas que en principio son no letales, son utilizadas de mala fe y terminan en muertos o en mutilaciones”.

El nuevo código de Policía da cuenta de las facultades para el uso de la fuerza, por lo que el representante a la cámara invitó a la sociedad a leer de manera “juiciosa” la normativa para conocer las nuevas directrices. Le puede interesar: "Código de Policía es para una dictadura, no para el posconflicto": Alirio Uribe

En total, el Código consta de 243 artículos, de los cuales 230 quedaron como habían sido presentados en la Cámara de Representantes. Por ello y en vista de la inconformidad de varios sectores, en la actualidad se han presentado más de 49 demandas a la Corte Constitucional en contra de la normativa, de las cuales 23 fueron admitidas y están en trámite.

EL ESMAD COMO PROVOCADOR EN LAS MOVILIZACIONES

Según el cabildante del Polo Democrático, hay que tener en cuenta que en las marchas por lo general se presentan personas que son infiltradas para producir violencia y deslegitimar las manifestaciones “como se vio en las movilizaciones del domingo en la Plaza La Santamaría”.

Y agregó que muchas veces el ESMAD incita a las personas asistentes a las movilizaciones, lo que termina en actos violentos con resultados preocupantes y violaciones a los derechos humanos.

Por ello, hizo la invitación a las personas convocantes y asistentes a estas marchas a estar atentos y a “ejercer un control” para que eviten que sus movilizaciones sean infiltradas, e instó a la Alcaldía de Bogotá a que el ESMAD no haga presencia en las próximos eventos de los animalistas “deberían estar gestores de convivencia y así evitar se violen los derechos de unos u otros”.

ESMAD EN CIFRAS

Según la Comisión Nacional de Derechos Humanos de la Mesa Nacional Agropecuaria y Popular de Interlocución y Acuerdos, durante los 20 días de protestas del Paro Agrario de 2013, se produjeron denuncias sobre 660 casos de violaciones a los derechos humanos individuales y colectivos, 262 detenciones arbitrarias, 485 heridos, 21 personas heridas con arma de fuego, 52 casos de hostigamientos y amenazas, y 51 casos de ataques indiscriminados.

También se indica que son 13 los asesinatos en los que estaría directamente implicado el ESMAD, desde el año 2001 al 2016. Le puede interesar: El prontuario del ESMAD

¿CUÁL SERÍA EL CÓDIGO DE POLICÍA “IDEAL” PARA EL POSCONFLICTO?

Ya en otras oportunidades el representante Alirio Uribe había dicho que el nuevo código de Policía no está pensado para una Colombia en posconflicto, puesto que esta inscrito en la misma lógica. Le puede interesar: "Perdimos la oportunidad de tener una policía para el posconflicto", Alirio Uribe

Según Uribe, lo que habría que hacer, antes de pensar en más códigos de Policía o reformas a los mismos, es “fortalecer la cultura ciudadana, pues es el único componente fuerte e importante para mejorar la convivencia. Yo no tengo ninguna duda que necesitábamos un nuevo código de Policía pero había que hacerlo en función del posconflicto, lo que significaba reestructurar muchas cosas al interior de la Policía”.

¿ESMAD con licencia para matar?


http://www.contagioradio.com/nuevo-codigo-de-policia-otorga-poderes-exorbitantes-a-los-uniformados-articulo-35162/http://www.contagioradio.com/corte-constitucional-restringe-los-super-poderes-del-codigo-de-policia-articulo-38895/http://www.contagioradio.com/protestas-y-movilizaciones-ya-no-tendra-que-ser-avisadas-a-la-policia-articulo-39500/



domingo, 23 de abril de 2017

DERECHA VENEZOLANA PERSISTE EN RECURRIR A LA VIOLENCIA TRAS SU FRACASO

La derecha venezolana apela a la violencia tras su fracaso


Después de fracasar en lo que llamaron la madre de las marchas el 19 de abril, grupos opositores venezolanos pasaron a las acciones de violencia y terrorismo para intentar derrocar al gobierno del presidente Nicolás Maduro.

En buen español, a los opositores ‘le salió el tiro por la culata’, pues su poder de convocatoria fue pírrico al lado de los millones de venezolanos que salieron a las calles a brindar su apoyo al gobierno constitucional, solo en Caracas salieron más de tres millones.

Luego de ese fracaso, algunos grupos acuden a una espiral de violencia terrorista, alentada por sectores radicales de la derecha venezolana, lo que según el vicepresidente ejecutivo del país, Tareck El Aissami, forma parte de los planes golpistas para crear un clima de ingobernabilidad e intentar justificar con ello una intervención extranjera.

El impulso de actos terroristas se inscribe en las maniobras golpistas promovidas en el país, que combina la delincuencia política con la acción de la delincuencia criminal, subrayó el dirigente gubernamental.

‘Esta nueva espiral es una mezcla de delincuencia política protagonizada por esta derecha opositora y complotada con la delincuencia criminal. Es utilizar las bandas criminales para atacar al pueblo humilde’, destacó, en referencia a las víctimas causadas en varias zonas de Caracas y el país.

Una muestra del desenfreno de los grupos de extrema derecha se puede apreciar en esta capital, donde bandas que propagan el odio exhiben un mural llamado ‘El muro de la vergüenza’ en la urbanización Altamira, en el este de Caracas, donde llaman a exterminar a los principales dirigentes de la Revolución bolivariana.

El mural, extendido sobre una pared de esta urbanización, está identificado con el logo de Vente Venezuela, uno de los partidos políticos más radicales y de extrema derecha de la oposición nacional, vinculado a acciones violentas contra hospitales de niños, negocios privados y a cuanta acción pueda dar una imagen de caos, como ocurrió en las últimas horas.

Esto sería imposible si en el país no existiera libertad de expresión, una recurrente queja de los adversarios del chavismo, empeñados en regresar a la época del entreguismo.

Sobre esa vocación que muchos se niegan a seguir, en especial los hombres y mujeres de a pie, un artículo del diario estadounidense The New York Times señaló esta semana ‘Venezuela estaba entre los mercados más lucrativos de América Latina para las empresas extranjeras, un país rezumando petróleo y bendecido con una clase media emergente hambrienta de todo lo moderno, desde autos nuevos hasta pañales desechables ajustados’.

Una definición que expresa con exactitud meridiana quienes están detrás de la agresión contra el país: las empresas transnacionales, las petroleras y la burguesía local, según muestra el artículo de ese medio que se aparta en mucho de lo que sucede en este país.

Según el alcalde del municipio Libertador, en Caracas, Jorge Rodríguez, la oposición no tiene intención de realizar marchas pacíficas, ‘ellos admiten públicamente su intención violenta’.

Mientras tanto, denuncias de analistas y expertos como el argentino Luis Bilbao, señalan que el clima está creado para lanzar en las próximas horas un golpe de Estado en Venezuela.

Sin embargo, aunque se mantiene la tensa calma que desde hace meses impera en el país, la población no parece preocupada por las amenazas de la derecha, la gente sigue su vida con normalidad, incluso en áreas de barrios como Chacaíto y Chacao, bastiones opositores en esta capital, hay más preocupación que en zonas populares como La Candelaria, según dijeron fuentes consultadas.

Lo que viene, nadie se atreve a predecirlo; pero, en el fondo, la mayoría piensa que aún no es tarde para el diálogo y la concertación.

No obstante, la canciller venezolana, Delcy Rodríguez, fue categórica cuando dijo que el pueblo venezolano nunca se entregará, si se produce una agresión externa.

Luis Beaton | PL

http://www.librered.net/?p=50457&utm_source=feedburner&utm_medium=email&utm_campaign=Feed%3A+librered+%28LibreRed+Not%C3%ADcias%29

sábado, 22 de abril de 2017

CRISIS DE CONTRACCIÓN ECONOMÍA Y LA "CURA NEOLIBERAL" DE SEGUIR EMPROBRECIENDO A LOS COLOMBIANOS

Proyecciones negativas para la economía colombiana


John Martínez

Hay tensión en el ambiente tras conocerse nuevas cifras que confirman la inminente crisis económica en Colombia. El Fondo Monetario Internacional (FMI) en su reporte “Panorama Económico Mundial” del mes de abril bajó la perspectiva de crecimiento económico para el país, pasando de un 2,6% a un 2,3. Su proyección coincide con el informe presentado por el Dane el día 17 de abril sobre el desempeño de la industria y el comercio criollo, en el cual se informa de un bajonazo en estos dos sectores para el primer bimestre del presente año, en relación con el anterior. Según el Departamento de Estadísticas la industria cayó un 3.2% y el comercio un 7.2. A su vez, el jueves 20 de abril el Ministerio de Minas y Energías informó que “la producción promedio de crudo durante el mes de marzo fue de 804.000 barriles por día, presentando una disminución de 6,94% respecto al mes de febrero donde fue de 864.000 barriles” y una disminución del 12,2% con respecto a marzo del 2016.

Los reportes sorprenden pues, según las proyecciones oficiales, durante este año la economía superaría lo alcanzado en los años anteriores. Pero sucede todo lo contrario. De manera gradual y persistente, el Producto Interno Bruto registra una caída continua (2011: 6,6%; 2012-2014: 4; 2015: 3,1; 2016: 1,8). Especialistas en el tema afirman que el primer trimestre del presente año podría ser peor a su par del 2016. El augurio no es escalofriante dado que dicho año mostró el peor rendimiento económico desde 2009.


Por tal razón –razones– en Colombia predomina el pesimismo. «Muchas cosas van mal, hay otras que se le pueden echar incienso, pero no todas. Cuando uno tiene cifras en enero de menos 2,2%; cuando usted tiene cifras en febrero de menos 7,2% y cuando uno tiene en alimentos menos 1,1 eso es una realidad preocupante que la certifica una institución que es el Dane» dijo en entrevista para el programa «Pregunta Yamid», Guillermo Botero, presidente de Fenalco. «Este bimestre fue muy regular para la industria. La refinería en Cartagena mostró un 5% negativo» dijo en el mismo programa, Bruce Mc Master, presidente de la Andi.

Por el contrario y con aires embaucadores, Mauricio Cárdenas, ministro de Hacienda, insiste en afirmar que la economía colombiana crecerá 2,5% para el presente año, cifra que, como señala Guillermo Botero, no parece corresponder a la realidad del país. Su falso optimismo se basa en la inversión que hará el gobierno en infraestructura del mismo modo como se hizo en los Estados Unidos para salir de la gran crisis del 29, una estrategia que desde entonces se conoce como política keynesiana, en referencia a su promotor el economista británico John Keynes. Sin embargo, esta estrategia, en últimas, abulta con dinero público el bolsillo privado gracias a las APP (Alianzas Público Privadas),en las cuales las empresas se encargan de ejecutar las obras; pero recordemos con el caso de Odebrech y el de los Nule toda la corrupción que entraña esto. El Ministro Cárdenas también confía en el repunte del oro negro, un repunte que, sin embargo, la mayoría de los analistas no ven para el futuro próximo ni mediano; el mismo pronóstico se estima para la balanza comercial.

Causas de la caída

La mayoría de presidentes gremiales y especialistas en la materia coinciden al señalar que la disminución en la demanda interna de las familias es la razón principal de dicho comportamiento económico. Argumentan en ese sentido que la reforma tributaria del 2016 provocó una disminución significativa en el gasto de las familias. Sin embargo, y por el contrario, análisis más agudos enfatizan que el problema radica en la disminución en la producción de materias primas de exportación como el petróleo, lo cual refleja un problema aún mayor: la gran inestabilidad de la economía colombiana al depender exclusivamente de la exportación de materias primas. De igual modo como sucedió en el país en los siglos XIX y XX con otros productos de la tierra como la quina y el café. Un problema histórico que las clases dominantes han sido incapaces de resolver.

Así, frente a la reducción fiscal, el Estado plantea como solución disminuir la inversión social, al gasto público y a su vez crear reformas tributarias con el supuesto de subsanar su carencia de ingresos. En el 2015 se recortó 8,5 a 9 billones, en el 2016 6 billones y en el presente año entre 4 y 5 billones. Los sectores más afectados son Hacienda y Trabajo.

La caída del ciclo económico

Lo que se vive a nivel económico corresponde, entonces, a un nuevo ciclo inherente a la dinámica del capitalismo. «Colombia, en particular, alcanzó un crecimiento económico máximo de 6,6% en 2011; durante 2012-2014 mantuvo un aumento del PIB por encima del 4 por ciento; en 2015, debido a la caída en los precios del petróleo, se desacelera la actividad productiva a 3,1%; en 2016 el ritmo económico anual se derrumba a 1,8%; para 2017, por el efecto recesivo de la reforma tributaria (contracción de la demanda de los hogares), el ajuste en el desbalance fiscal y el déficit acumulado en la balanza comercial, el crecimiento del PIB no logrará superar el 1,6%», según proyecta Libardo Sarmiento Anzola.

Esta contracción económica llevará por tanto a que el Gobierno central pretenda seguir empobreciendo con más impuestos a los hogares de nuestro país, sin tocar para nada a los grandes capitales. Como siempre, socializan la crisis y privatizan las ganancias.

https://www.desdeabajo.info/colombia/31343-proyecciones-negativas-para-la-economia-colombiana.html

EXTREMA DESIGUALDAD E IMPAGO DE LA DEUDA, LAS REALES AMENAZAS INTERNAS DEL IMPERIO NORTEAMERICANO

La desigualdad y la deuda amenazan la hegemonía de Estados Unidos

Raúl Zibechi
© AFP 2017/ Paul J. Richards

Desde la crisis financiera de 2008, la desigualdad y la amenaza del impago de la deuda de los EEUU han sido temas recurrentes en los análisis sobre la erosión de la hegemonía global de Washington. Sin embargo, bajo la presidencia de Donald Trump ambas cuestiones van cobrando nuevas dimensiones.

El mundo comienza a desconfiar de las promesas de los gobernantes de la superpotencia porque la evidente fractura social interna se convierte, también, en amenazadora fractura política.

Una nación que tenga una sociedad integrada, donde sus miembros se relacionen de una manera medianamente horizontal y democrática, será estable ya que las aspiraciones al ascenso social que atraviesan el mundo, pueden concretarse con esfuerzo y trabajo. Algo así sucedía en EEUU hacia mediados del siglo pasado.

De hecho, las décadas de 1950 y 1970 presentan la menor desigualdad en la historia reciente del país: el 10% superior en ingresos se llevaba entre el 30 y el 35% de los ingresos nacionales. Hoy ese mismo 10% se lleva la mitad del ingreso nacional, pero el 1% ha crecido aún más rápidamente.

El panorama que presenta hoy el país es más o menos el siguiente: gobiernan los multimillonarios, sector al que pertenece la mayoría de los miembros del Congreso; la clase media está desapareciendo, los salarios están estancados y la pobreza crece exponencialmente, concentrada en ciertos barrios y regiones. En vez de trabajo estable bien remunerado, los nuevos empleos que se crean son precarios y mal pagos, sin la posibilidad de que el trabajador tenga un desempeño profesional ascendente.

Si el sistema era estable en la década de 1950 y la sociedad se mostraba optimista y confiada, ¿qué se puede esperar en este período en el que las mayorías sufren serio retroceso? Además, ya no existen espacios comunes compartidos por los diferentes sectores sociales: los más pobres, en particular negros, tienen como referente la cárcel y la exclusión; los más ricos se socializan en espacios exclusivos que los demás ni siquiera sueñan conocer. La clase media no puede referenciarse en ninguna de ellos.

Un reciente estudio divulgado por la revista médica británica The Lancet revela que la brecha entre la esperanza de vida de los más ricos respecto a los pobres se ha elevado en EEUU de cinco a trece años. Pero el informe señala que estamos apenas en el comienzo de una creciente polarización.

"Estamos presenciando a cámara lenta un desastre en la salud de los americanos de bajos ingresos que han transcurrido su vida trabajadora en un período de crecientes desigualdades de ingresos", destaca el profesor Jacob Bor, coautor del informe, consultado por el diario El País. Se refiere a los nacidos en la década de 1960, generación que ha sido carcomida por el tabaquismo, una epidemia de obesidad y el consumo de opiáceos, la respuesta que han encontrado al persistente deterioro de sus vidas laborales.

Es la llamada "trampa de pobreza y salud", relación que se retroalimenta hacia abajo, ya que el costo de la atención médica para los estadounidenses pobres "puede llevar a la bancarrota a hogares y empobrecer familias", como señala Bor. Aún luego de la reforma sanitaria del gobierno de Barack Obama, un 25% de los más pobres no tiene seguro médico, cuestión que afecta sobre todo a negros y latinos, algo que la revista The Lancet denomina como la continuidad histórica de un "racismo estructural", que se manifiesta en los problemas de vivienda y en el crecimiento de la población carcelaria, que también afectan la esperanza de vida.

Aquí se cruza, de forma alarmante, el problema de la deuda, que ha sido siempre un tema tabú en el mundo y ahora resurge, ya que supera el 100% de PIB de EEUU. De hecho, Trump ha sido el encargado de romper ese tabú al mencionar que podría renegociar la deuda pública si fuese necesario, lo que supone un verdadero sismo geopolítico, como señala el Laboratorio Europeo de Anticipación Política.

El actual presidente fue muy claro al respecto en su campaña electoral, lo que puede explicar la furia de ciertas élites hacia su persona, ya que muestra el lado menos aceptable de la dominación global del sistema financiero anclado en el chantaje del dólar y de Wall Street al resto del mundo.

En los hechos, EEUU ya no cuenta con la posibilidad de negociar algo que funcione como lo hacía el petrodólar, que en 1971 le permitió al presidente Nixon anunciar la suspensión de la convertibilidad del billete estadounidense en oro. Sin aquel apoyo de la monarquía saudí, que sostuvo la cotización y el comercio del petróleo en dólares, el billete verde no se habría mantenido casi medio siglo como referencia mundial sin competencia alguna.

Lo que anuda ambas cuestiones son dos hechos centrales y cada día menos discutibles. Por un lado, la evidente erosión de la hegemonía estadounidense. Respecto al dólar, la pregunta que todos se hacen es cuándo dejará de ser la moneda de reserva universal, porque es consenso que ese día llegará aunque nadie puede precisar cuándo.

Por otro, la crisis de confianza en los EEUU como gran potencia que no admitía contestación, por lo menos en el llamado mundo occidental, ha entrado en su fase final. En las relaciones internacionales, cada vez son más los países que se atreven a desafiarla, incluso en el terreno militar. Lo que viene sucediendo desde comienzos de la década de 2000, una serie ininterrumpida de fracasos político-diplomático-militares, es el signo de los tiempos.

Lo único novedoso que aporta la presidencia de Trump, es que la fractura interior se ha hecho visible y se ha convertido en una suerte de "fractura expuesta" que deja en evidencia la decadencia imperial y que ya no es reversible, como lo muestran los datos sobre desigualdad y deuda.

Nos guste o no nos guste el actual inquilino de la Casa Blanca, tiene la virtud de que ya no puede ocultar que el caos por el que atraviesa el sistema mundial ha anidado en la mayor potencia económica y militar del planeta. Con todos los riesgos que eso implica para la humanidad.

https://www.desdeabajo.info/mundo/31347-la-desigualdad-y-la-deuda-amenazan-la-hegemonia-de-estados-unidos.html

jueves, 20 de abril de 2017

VENEZUELA Y EL CERCO MEDIÁTICO: "OS HARÁN AMAR AL OPRESOR Y ODIAR AL OPRIMIDO"

Venezuela y el cerco mediático


“Si no estáis prevenidos ante los medios de comunicación, os harán amar al opresor y odiar al oprimido”

“Los grandes medios de comunicación en Colombia no descansan en el propósito de mentir sobre el país que ayudó sin cálculos políticos a la búsqueda de nuestra paz”

"Dirigentes de la oposición, claman por la intervención militar norteamericana en Venezuela, Colombia sería cabeza de playa, lo desea".

“Repudiamos los intentos de la OEA de resucitar contra Venezuela, bajo falsas acusaciones de supuestas amenazas a la paz y estabilidad y bajo criterios politizados y sesgados, los discursos y prácticas injerencistas que en el pasado condujeron a agresiones, invasiones y ocupaciones militares de países y a crueles dictaduras”

Por: jose camargo


“¿Por qué odias a Maduro? ¡No lo sé, pero lo odio!” Así piensan algunas personas cuando de la situación de Venezuela se trata. Es el efecto del bombardeo mediático, son horas dedicadas a la calumnia. Ahora recuerdo al gran dirigente Malcon X cuando decía: “Si no estáis prevenidos ante los medios de comunicación, os harán amar al opresor y odiar al oprimido”. El cerco mediático desde todos los flancos contra la República Bolivariana de Venezuela es abismal. Los grandes medios de comunicación en Colombia no descansan en el propósito de mentir una y otra vez sobre el país que ayudó sin cálculos políticos a la búsqueda de nuestra paz.

Estos medios de comunicaciones hacen grandes esfuerzos por tratar de ocultar que los verdaderos terroristas en Venezuela. Además, son los que aún sienten nostalgia de los acuerdos de Punto Fijo y desean reeditarlo, añoran la cuarta república, desean la feria del petróleo y no se andan por la ramas para desencadenar un cruenta guerra económica que afecta al pueblo venezolano, adolecen de todo escrúpulos. Igualmente, se escudan bajo el argumento de la defensa de la democracia y los derechos humanos para imponer el terror en las calles de Venezuela.

Los que pregonan estos cánticos de la muerte lo hacen con el único propósito de derrocar un gobierno legalmente constituido. Desean reencauchar el modelo neoliberal, motivados por lo acontecido en Honduras, Paraguay, Brasil, Argentina. Están “envalentonados” por la llegada de un desquiciado a la Casa Blanca que bombardeó a Siria segándole la vida a la inocencia. Dirigentes de la oposición, claman por la intervención militar norteamericana en Venezuela, Colombia sería cabeza de playa, lo desea.

Los cancilleres de la Alianza Bolivariana de Nuestros Pueblos (ALBA) emitieron una declaración en días pasados donde se repudió la actitud “injerencista, ilegal y proimperialista” del secretario general de la OEA, Luis Almagro. Además, expresaron tajantemente: “Repudiamos los intentos de la OEA de resucitar contra Venezuela, bajo falsas acusaciones de supuestas amenazas a la paz y estabilidad y bajo criterios politizados y sesgados, los discursos y prácticas injerencistas que en el pasado condujeron a agresiones, invasiones y ocupaciones militares de países y a crueles dictaduras”. Los medios de comunicación minimizaron este valiente pronunciamiento y los seudointectuales al servicio de los grandes monopolios de la comunicación se silenciaron.

En esencia, lo que se pretende es reversar iniciativas que han tenido gran éxito en las últimas décadas en América Latina y que los gobiernos progresistas de la región han sabido consolidar, no con pocas dificultades -PetroCaribe (29-junio-2005), Telesur(24-julio-2005), Alba-TCP(14-diciembre-2004), Misión Milagros(23-mayo-2008), Unasur (23 de mayo-2008), CELAC (23-febrero 23-2010). No solo pretenden derrocar un gobierno, pretenden desmantelar todo aquello que brinde un testimonio de que América Latina intentó caminar alguna vez por sí misma.

En un Alo Presidente, realizado un 21 de agosto de 2005, Chávez decía: “La integración caribeña latinoamericana es la única manera de salvar a nuestros pueblos de la hegemonía imperialista”. Simón Bolívar, acotaba lo siguiente: “La unidad de nuestros pueblos no es simple quimera de los hombres, sino inexorable decreto del destino”. Fidel Castro, “(…) lo esencial de esta reunión y lo que le daría su verdadero sentido histórico, es la decisión de aunar nuestros esfuerzos y nuestras voluntades hacia la integración y la unidad de América Latina, no solo económica sino también política”-3 de diciembre del 2011-teatro “Teresa Carreño-Caracas. La burguesía latinomericana le apuesta al descarrilamiento de las ideas profundas de la unidad que se forja en la américa grande.

El gobierno de Nicolás Maduro, sobre la crisis, ha expresado: “Venezuela es víctima de una guerra no convencional, económica, eléctrica, financiera, criminal y psicológica. Estamos ante una crisis de grandes dimensiones que he caracterizado como crisis contrarrevolucionaria de poder”. Desde este modesto artículo de opinión, solidaridad incondicional con el gobierno bolivariano. Felicitaciones al bravo pueblo…viviremos y venceremos.

https://www.las2orillas.co/venezuela-cerco-mediatico/

miércoles, 19 de abril de 2017

IMPUNIDAD TAPA 90% DE LAS VIOLACIONES DE DERECHOS HUMANOS EN COLOMBIA

PROCESO DE PAZ EN COLOMBIA
“La impunidad tapa el 90% de las violaciones de derechos humanos en Colombia”

La activista proderechos humanos Milena López Tuta describe una Colombia alejada de la paz y con heridas abiertas como la presión a las comunidades locales por parte del Estado y de los paramilitares

Milena López Tuta, miembro de la Fundación de Derechos Humanos Joel Sierra en el Departamento de Arauca, describe una Colombia alejada de la imagen de “postconflicto” que se asienten en la opinión pública occidental.

ZARAGOZA
EDUARDO BAYONA @e_bayona

“La realidad es diferente de la que se representa en los medios. Incluso algunos colombianos se han creído que estamos en una situación de paz cuando la situación de los derechos humanos está empeorando”, explica Milena López Tuta, miembro de la Fundación de Derechos Humanos Joel Sierra en el Departamento de Arauca, que describe una Colombia distante de la imagen de “postconflicto” que parece haberse instalado en la opinión pública occidental desde el inicio de las conversaciones entre el Estado y la guerrilla.

López, que estos días realiza una gira por varias ciudades españolas para hablar de la situación de su país –en Zaragoza y Huesca participa en los actos de la Semana de la Tierra que organiza Ecologistas en Acción-, sostiene que Colombia, donde los conflictos armados han generado seis millones de desplazados en apenas 30 años, sigue lejos de la paz pese a las conversaciones entre Gobierno y guerrillas: “Hay intereses económicos sobre los territorios, el Estado es servil con esos intereses, y mientras sigan seguirá generándose violencia”.

- Nos han contado que en Colombia la paz estaba hecha, pero ¿cómo están las cosas en realidad?

La gente cree que estamos en postconflicto y que el último día de guerra fue en octubre, pero para las comunidades [locales] eso no es así, porque el conflicto no ha cesado, sino que continúa intensamente. Los gobiernos no están teniendo ningún interés en lograr un compromiso para que haya paz.
- Pero sí está habiendo conversaciones…

El Gobierno llama paz a la desmovilización de las guerrillas y de los fusiles, pero para nosotros la paz tiene que ver con la garantía de derechos, con la permanencia digna en los territorios, con la soberanía. Sin embargo, en los últimos años se están dando una serie de reformas legales que van en detrimento de esos derechos fundamentales.
- ¿De qué tipo de medidas se trata?

Por ejemplo, aumentar el salario mínimo un 7% y luego elevar los impuestos como el IVA un 19%. Eso desmejora las condiciones de vida de la gente. Hay reformas como las zonas Sidre, para la reindustrialización, que en realidad buscan legalizar el despojo que los paramilitares, los propietarios y los industriales han hecho a sangre y fuego. Y la Ley de Seguridad Ciudadana penaliza acciones como salir a una vía a protestar, hacer plantones o entrar en una institución. Eso ahora se ha judicializado.
- ¿Qué penas puede acarrear una acción de ese tipo?

Está el derecho a la protesta, pero si sales y paralizas una vía eso es obstrucción y las penas son de más de cuatro años, y pueden llegar a veinte y más…por protestar. Y ahora se está reformando el Código de Policía, que permite entrar en las casas sin orden judicial y que permiten detenerte si consideran que estás en estado de alteración o que puedes suponer un riesgo.
- ¿Ese proceso de endurecimiento de las leyes no se está dando en toda Latinoamérica?

Es una medida de los distintos regímenes para evitar que el pueblo se organice y se movilice y para garantizar los macroproyectos extractivos. No va a haber una paz real mientras el Estado continúe con su política mineroenergética. Por un lado se habla de paz, pero por otra continúa la explotación de los territorios. El Estado busca la pacificación de los territorios para evitar un obstáculo a las empresas transnacionales.
- Pero las movilizaciones de las comunidades para conseguir esa permanencia siguen.

El 21 de marzo fueron detenidos en el sur de Bolívar cuatro dirigentes sociales que participan en una mesa de interlocución con el Estado y que habían hecho denuncias concretas sobre megaproyectos como el de la Ruta del Sol, o sobre el impacto ambiental de la navegabilidad del río Magdalena y las macroextracciones mineras o la presencia paramilitar en la zona. Les pasaron la cuenta por oponerse a proyectos que contrarían los derechos fundamentales de la gente y ponen en peligro la permanencia de las comunidades.
- ¿Cuál es su situación?

Para la Fiscalía, deben estar presos porque constituyen un peligro para la sociedad, aunque a Milena Quiroz, portavoz de la comunidad ante la Cumbre Nacional Agraria Campesina y Popular, le sustituyeron la cárcel por arresto domiciliario por ser madre. Pero no puede cumplirlo allí sino en Medellín, donde no tiene gente. Eso es una forma de destierro. La mesa en la que participan es producto de las movilizaciones y tiene como objetivo buscar soluciones por la vía pacífica y del diálogo, pero este es el resultado de la paz que realmente estamos viviendo en la región.


Milena López Tuta, miembro de la Fundación de Derechos Humanos Joel Sierra en el Departamento de Arauca, describe una Colombia alejada de la imagen de “postconflicto” que se asienten en la opinión pública occidental.
- ¿Qué nivel de violencia vive el país?

El año pasado fueron asesinados 120 dirigentes sociales en Colombia y este año ya llevamos treinta, dentro de un total de 156 ataques y sin contar la gente que diariamente está siendo asesinada en los territorios. Hay una agresividad especial contra las mujeres dirigentes de movimientos sociales, con asesinatos, amenazas y judicializaciones. El Gobierno ha sido claro en plantear que las organizaciones guerrilleras están en procesos de diálogo tendente a parar el conflicto armado, pero que continúa el conflicto social y político. La arremetida va a venir contra nosotros.
- ¿Cuántos de los autores de esos asesinatos han sido detenidos o identificados?

La situación de impunidad en los casos de violación de los derechos humanos llega al 90%. Solo algunos casos han tenido un impulso de la investigación por la presión social y el acompañamiento internacional. Hemos tenido que acudir a la Corte Interamericana para que se investigue. La impunidad es una herramienta más para reprimir.
- ¿Mientras se producen esos diálogos con las guerrillas, con los movimientos sociales al margen, qué ocurre con los paramilitares?

Los grupos paramilitares siguen. Una de las exigencias de los movimientos sociales al Gobierno es que, si estamos avanzando hacia la paz, la desmovilización de las guerrillas es solo una parte. Pedimos como garantía el desmonte real de las estructuras paramilitares que siguen actuando en los territorios tanto militar como políticamente. Vemos de buena manera que el ELN plantee claramente la necesidad de que la sociedad civil participe en las propuestas de paz. Las nuestras son esos planes de vida que hemos venido defendiendo a través del tiempo, de la movilización y de la construcción social.
- Pero sí existe una Mesa Social de la Paz ¿Qué ámbito tiene?

Es una iniciativa del movimiento social de ámbito estatal con mesas regionales que elaboran propuestas. Es una mesa complementaria de las del ELN y las FARC pero independiente, porque consideramos que la mesa sobre el conflicto político, social, cultural y económico debe seguir andando al margen de la revisión del armado. Estamos aportando a ese proceso. Si no se solucionan estos otros conflictos se van a generar otros tipos de violencia, y la paz quedaría en ‘veremos’.
- ¿Cómo va el Gobierno a esta mesa?

Tenemos la experiencia de la Cumbre Nacional Agraria, que tiene una mesa de interlocución cuyos acuerdos han sido sistemáticamente dejados de lado por el Estado. Por eso el movimiento social hemos hecho uso de la movilización, para pedir el cumplimiento de esos acuerdos y pedir la participación real de la sociedad civil en la construcción de la paz.
- ¿Qué papel juega el narco en todos estos procesos?

El tema de la droga está muy ligado a las estructuras del Estado. Por eso no hay un interés real en la lucha contra el narcotráfico, que ha sido una excusa del Gobierno para arremeter contra el campesinado. En Arauca, por ejemplo, la coca la erradicó el campesinado con organizaciones como la Asociación Departamental de Usuarios Campesinos. Pero el Estado no tuvo ningún interés en apoyar al campesinado para implementar otros proyectos agropecuarios. Hoy, en el marco de los Acuerdos de La Habana, están erradicando los cultivos que habían quedado.

http://www.publico.es/internacional/impunidad-tapa-90-violaciones-derechos.html

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | JCPenney Coupons