Mostrando entradas con la etiqueta CIENCIA Y CULTURA POPULAR. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta CIENCIA Y CULTURA POPULAR. Mostrar todas las entradas

jueves, 18 de enero de 2018

CIENTÍFICOS COLOMBIANOS CREARON MODELO DIGITAL QUE ESTABLECE LAS ZONAS DE MAYOR RIESGO DE AMENAZA DE IMPACTO DE ASTEROIDE

Ahora sabemos qué países viven bajo la amenaza de un apocalipsis debido a un asteroide

CC0 / pixabay
Ahora sabemos qué países viven bajo la amenaza de un apocalipsis debido a un asteroide

Científicos colombianos revelaron qué países están en menor peligro de sufrir daño tras un posible impacto de un asteroide contra la Tierra.

Investigadores de todo el mundo monitorean cuidadosamente la actividad de los asteroides próximos a la Tierra para evaluar la amenaza que representan. La inmensa cantidad de cuerpos celestes obligó a los astrónomos a crear una escala que sirve para calcular la posibilidad de caída de los asteroides.

CC0 / PIXABAY

Actualmente con más frecuencia se usan dos escalas —Escala de Palermo y Escala de Turín—. Ambas escalas están destinadas para medir el riesgo del impacto de un objeto próximo a la Tierra, pero no tratan de predecir cómo serían las consecuencias del posible impacto.

Uno de los autores del estudio relacionado con los asteroides, Jorge Zuluaga, destaca que durante el último siglo la humanidad observó la caída de dos grandes meteoritos, el Bólido de Tunguska y el de Cheliábinsk, y los dos explotaron sobre el territorio terrestre. Hubo numerosos testigos de ambos incidentes. Además, los epicentros de ambos impactos se hallan a una distancia de solo 2.300 kilómetros.

© FLICKR/ KANIJOMAN

Zuluaga explica que dicha distancia —relativamente corta a escala espacial— despertó cierto interés acerca de los lugares del planeta que están más expuestos a los riesgos relacionados con meteoritos.

El científico y su colega, Mario Sucerquia, crearon un modelo digital del sistema solar que permite calcular qué partes de nuestro planeta están orientados hacia los conjuntos de cuerpos espaciales, y, por lo tanto, pueden convertirse en lugar de 'aterrizaje' de un meteorito.

© FLICKR/ HUBBLE ESA

Los expertos en ciencias planetarias concluyeron que las zonas ecuatoriales y del trópico eran menos vulnerables para el impacto de los cuerpos celestes, mientras que las regiones circumpolares y las latitudes templadas del hemisferio Norte estaban en situación de mayor riesgo. No obstante, las zonas del mayor peligro no son estáticas, y la situación de 'zonas críticas' se está modificando.


Sin embargo, dichos cálculos no representan un método seguro de predecir los impactos, ya que ni el meteorito de Tunguska ni el de Cheliábinsk encajaban en el esquema. Es decir, en el momento de los incidentes, ninguno de los lugares exactos de la caída se encontraba en un epicentro de posible impacto.

Fuente: https://mundo.sputniknews.com/espacio/201801181075543369-meteoritos-amenaza-astronomia-escala/

CREAN UNA CÁPSULA TRAMPA PARA TRATAR HEMORRAGIA CEREBRAL, TRAUMAS DE LA MÉDULA ESPINAL E INFARTOS DEL MIOCARDIO

Los científicos crean una cápsula trampa para tratar la hemorragia cerebral y traumas de la médula espinal

CC0 / Pixabay
 
Los científicos crean una cápsula trampa para tratar la hemorragia cerebral y traumas de la médula espinal

Un grupo internacional de científicos de la Universidad Nacional de Ciencia y Tecnología de Rusia (NUST MISIS), la Universidad Lomonósov de Moscú (MGU) y la Universidad de Carolina del Norte (Chapel Hill, EEUU) desarrollaron un complejo terapéutico basado en nanoestructuras poliméricas multilaminares de la enzima antioxidante superóxido dismutasa.

El producto final es una cápsula polimérica de estructura porosa capaz de dejar pasar adentro los radicales libres y neutralizar su acción como una trampa de uso múltiple. La nueva sustancia puede usarse para la rehabilitación eficaz después de traumas de la médula espinal, hemorragias cerebrales e infartos de miocardio. Los resultados de la investigación se han publicado en la revista Journal of Controlled Release

© FOTO: NUST MISIS

En caso de un golpe (trauma de la espina dorsal), la ruptura de un vaso sanguíneo (hemorragia cerebral) o una necrosis (infarto de miocardio), el cese del flujo sanguíneo en los próximos tejidos de un órgano debido a un espasmo de las arterias o su embolia causa la hipoxia (un proceso patológico que se caracteriza por la deficiencia de oxígeno en la sangre. Este factor bloquea el eslabón final de la cadena respiratoria en las células y causa la formación excesiva de los llamados radicales libres (especies activas del oxígeno). Por su lado, ejercen una influencia destructiva en membranas celulares y lanzan una cadena de reacciones que afectan y causan la muerte de las células y tejidos. Estas complicaciones afectan adicionalmente a la médula espinal y causan la muerte de las neuronas, lo que agrava la situación.

La enzima antioxidante especial —superóxido dismutasa (SOD1)— neutraliza los radicales libres de modo eficaz. Un suministro rápido de esta sustancia al órgano afectado puede reducir el estrés oxidativo causado por una cantidad excesiva de radicales libres y parar la destrucción de tejidos. Mientras, una dificultad importante representa la inestabilidad de la enzima en el flujo sanguíneo en caso de su inyección intravenosa: se destruye rápidamente antes de neutralizar los radicales libres.

© SPUTNIK/ ALEXANDER KRYAZHEV

"Para crear un complejo terapéutico estable en base al SOD1 hemos desarrollado nanoespecies catalíticamente activas de superóxido dismutasa, las llamadas nanozimas", explica uno de los coautores del proyecto, jefe del laboratorio de nanomateriales biomédicos de la NUST MISIS Maxim Abakúmov. "En particular, somos los primeros en el mundo en obtener un complejo multilaminar poliónico SOD1 químicamente ajustado en que se introdujo por primera vez una cobertura superficial de un copolímero en bloque y ácido de poliglutamina con polietilenglicol (PEG)", agrega.

Al final, se obtuvo una cápsula polimérica porosa de unos 40 o 50 nanómetros con una molécula de enzima. Esta cápsula funciona como una trampa de uso múltiple dejando pasar adentro los radicales libres y neutralizándolos allí.

"Hemos desarrollado nanozimas con una alta actividad fermentativa y la capacidad de preservar y guardar el SOD1 en condiciones fisiológicas que aumentan el tiempo de circulación del SOD1 activo en la sangre, en comparación con las moléculas libres de SOD1. El período de semieliminación de la sustancia es de 60 minutos vs 6", añade Maxim Abakúmov.

CC BY 2.0 / ED UTHMAN / SQUAMOUS CELL CARCINOMA, BRONCHIAL WASHING, PAP STAIN

Durante los ensayos de la sustancia, el grupo científico encabezado por el profesor de la Universidad de Carolina del Norte, Alexandr Kabánov, obtuvo resultados prácticos prometedores. Una inyección intravenosa de nanozimas que contenía 5.000 unidades convencionales de SOD1 por un kilogramo de peso mejoró el restablecimiento de habilidades motoras de ratas con traumas ligeros de la médula espinal. Además, se redujo la hinchazón, la compresión de la médula espinal y la formación de quistes postraumáticos.

Así las cosas, un ensayo exitoso del modelo de nanozimas de la enzima SOD1 realizado en ratas probó la eficacia de la sustancia para reducir la inflamación y la hinchazó y aceleró la rehabilitación tras traumas de la médula espinal, hemorragias cerebrales e infartos de miocardio. Los científicos planean iniciar ensayos preclínicos próximamente.

Fuentehttps://mundo.sputniknews.com/ciencia/201801121075368835-rusia-ciencia-medicina-salud/

CON DIAGNÓSTICO PRECOZ DETECTAN 8 TIPOS DE CÁNCER EN LA SANGRE ANTES DE QUE SE EXTIENDAN

Diagnóstico precoz con biopsia líquida
Detectan ocho tipos de cáncer en sangre antes de que se extiendan

Mediante un análisis de sangre, la nueva herramienta CancerSEEK es capaz de identificar ocho tipos de tumores en fases tempranas hasta en el 70% de los casos, lo que dispararía las opciones de tratamiento y curación. Sin embargo, se trata solo de un paso inicial. Estos test de cribado deben mejorarse antes de plantearse su uso genrealizado.

Jesús Méndez 

Células de cáncer de mama cultivadas en laboratorio. / NIH

El diagnóstico precoz es el mantra de la lucha contra el cáncer. Avistar un tumor en sus fases iniciales dispara las opciones de tratamiento y curación. Con este propósito, un equipo internacional de investigadores ha empleado las más modernas técnicas de rastreo mediante biopsia líquida. Con ellas han buscado en la sangre de más de mil pacientes las huellas de ocho tipos de tumores antes de diseminarse en forma de metástasis. Lo publican en la revista Science.

Los resultados son esperanzadores: han encontrado hasta el 70% de ellos, equivocándose en menos de un 1% cuando se aplicaba en personas sanas. “Es un estudio muy potente”, reconoce Beatriz Bellosillo, jefa de la sección de Biología Molecular en el departamento de Anatomía Patológica del Hospital del Mar, en Barcelona. “Hasta ahora la mayor parte de los estudios con biopsia líquida se habían dirigido al seguimiento del cáncer y su tratamiento, sobre todo cuando ya hay metástasis, porque la cantidad de ADN en la sangre es mayor. Este estudio se dirige a una fase anterior”.

La biopsia líquida busca en la sangre restos procedentes de células cancerígenas

La biopsia líquida es una prueba que busca en la sangre restos procedentes de células cancerígenas que se han desprendido del tumor. En las fases más precoces puede haber menos de una de esas moléculas por cada mililitro de muestra, haciendo realidad el dicho de la aguja en un pajar.

En el trabajo, liderado por la Johns Hopkins University School of Medicine (EE UU), se seleccionaron 1.005 pacientes de ocho tipos de cáncer: ovario, hígado, estómago, páncreas, esófago, colon, pulmón y mama. Además, se analizó la sangre de 812 personas aparentemente sanas.

“El objetivo es desarrollar un test de cribado en sangre que detecte muchos tipos de tumores y que pueda ser usado rutinariamente en personas sanas”, comenta a Sinc el oncólogo Nickolas Papadopoulos, uno de los responsables del estudio. Eso permitiría detectarlos en un momento en que tratamientos como la cirugía podrían ser curativos. “Para ello usamos un pequeño pero robusto panel de genes y proteínas y desarrollamos algoritmos rigurosos de detección”, añade.
Detectar cuando aún se puede operar

En concreto, se buscaron las mutaciones más características de 16 genes que suelen estar alterados en estos tipos de cáncer, y se complementaron con los valores de 8 proteínas cuya concentración suele aumentar. Con esta información, los investigadores generaron un algoritmo que permitía discernir la presencia o ausencia de tumor. Llamaron a la herramienta CancerSEEK (la búsqueda del cáncer).

En general, identificó la presencia de un tumor en un 70% de los casos. Solo encontró el 40% de los de mama, pero a cambio captó más del 95% de los de ovario o hígado. Además, en un 83% de los pacientes acertó también a localizar el tejido en el que se encontraba el tumor, lo cual facilitaría enormemente el seguimiento y el posible tratamiento.

“El objetivo es desarrollar un test de cribado en sangre que detecte muchos tipos de tumores en personas sanas”, dice uno de los responsables del estudio

“El estudio abre la puerta a tumores donde no teníamos ninguna herramienta de detección precoz, como los de ovario, hígado o páncreas”, afirma Xavier Castells, jefe del servicio de Epidemiología en el mismo Hospital del Mar de Barcelona. “Sin embargo, son solo los primeros pasos: aún estamos muy lejos de poder aplicarlo. Y, desde luego, no sustituye ni mucho menos a los programas que ya están en funcionamiento”. Más allá del laboratorio está la realidad.

Falsos positivos y sobrediagnósticos

Ahora mismo, en España existen dos programas de cribado a nivel poblacional. Son los de detección de cáncer de mama (en mujeres entre 50 y 69 años) y de cáncer de colon (en hombres y mujeres también entre 50 y 69 años). El de cáncer de cuello de útero “se ofrece de manera oportunista en las consultas, pero seguramente acabe también implantándose”, apunta Castells.

Otros, como el de cáncer de próstata, no están recomendados ahora mismo, aunque se hagan de forma individual. El problema es que hay un delicado equilibrio entre los beneficios y los riesgos. Entre estos últimos están los posibles diagnósticos incorrectos (los falsos positivos), el sobrediagnóstico y el sesgo de adelanto del tiempo de diagnóstico.

Un ejemplo del problema de los falsos positivos apareció en 2011. Ese año, un enorme estudio analizó la posibilidad de detectar precozmente el cáncer de pulmón mediante un TAC de baja dosis de radiación. Concluyó que su uso disminuía la mortalidad entre un 15 y un 20%. Sin embargo, su recomendación es moderada y sigue sin implantarse. Aunque se hacía en grandes fumadores —que tienen un riesgo mucho mayor—, solo uno de cada 20 casos resultaba ser un tumor. 19 de cada 20 diagnósticos positivos resultaban ser falsos, con la consiguiente carga médica y psicológica que eso supone.

Haciendo números, CancerSEEK tendría unos resultados llamativos en caso de aplicarse en la población, aunque se equivocase solo en una de cada cien personas sanas. Grosso modo, los tumores incluidos representan un 45% de los que aparecen cada año en España, que suman unos 250.000.

Si se aplicase CancerSEEK en España, daría lugar a unos 400.000 falsos positivos en cada ronda de análisis

La herramienta detectaría el 30% de todos los tumores, pero si se aplicara de forma generalizada daría lugar a unos 400.000 falsos positivos cada vez. Incluso aplicándolo por encima de los 50 años de edad, donde la probabilidad empieza a aumentar, habría más de 150.000 diagnósticos erróneos en cada ronda de análisis. De ahí la importancia de extremar la fiabilidad y de identificar los grupos de población con mayor riesgo.

El sobrediagnóstico es otra de las dificultades. En este caso no se trata de un error de diagnóstico, sino de pronóstico. Se detecta un tumor que existe, pero que por su evolución no necesitaría ser tratado. Es uno de los principales problemas del cribado de cáncer de próstata: los datos de las autopsias indican que al menos la mitad de los hombres mayores de 80 años tiene un cáncer de este tipo, aunque no haya dado ningún síntoma y fallezcan por cualquier otra causa. El cribado masivo los detectaría, pero no sería necesario tratarlos.

Una muestra de sangre y 500 euros

A esa dificultad se enfrentaría CancerSEEK, así como al sesgo de supervivencia: la impresión de que el cribado y el tratamiento precoz alargan necesariamente la vida. En ocasiones, adelantar el diagnóstico solo aumenta el tiempo entre este y la muerte, pero no la retrasa respecto a lo que lo haría una detección más tardía.

“En todo programa de cribado debemos aceptar parte de falsos positivos y de sobrediagnóstico”, asume Castells, quien reconoce que “este estudio tiene ventajas, como que es muy poco agresivo: basta con una muestra de sangre. Y, aunque parece que costaría unos 500 dólares por análisis, es muy posible que ese precio bajara mucho”.

“En todo programa de cribado debemos aceptar parte de falsos positivos y de sobrediagnóstico”, asume Castells

Sin embargo, “el principal problema es que no tiene un diseño poblacional, por lo que todavía no podemos sacar conclusiones”. Varias de sus debilidades las recogen los propios autores en el artículo: los pacientes ya presentaban síntomas; no se comprobó su eficacia en un grupo independiente y, además, los voluntarios sanos estaban muy seleccionados. En condiciones reales estos podrían sufrir procesos inflamatorios que confundieran a la prueba y aumentaran los falsos negativos. Pero también, como ellos mismos apuntan y corrobora la doctora Bellosillo: “podría ser que tuvieran un tumor oculto que aún no hubiera dado síntomas”.

“Nuestro estudio sienta las bases de una prueba en sangre que detecte tumores de muchos tipos”, afirma Papadopoulos. “Sin embargo, para establecer su utilidad clínica y demostrar que puede salvar vidas, se necesitarán nuevos y grandes estudios en condiciones reales”, reconoce.

Zona geográfica: España
Fuente: SINC
_____________________
Jesús Méndez
Escritor, periodista científico, exinvestigador de la epigenética del cáncer y médico de formación. Colabora con Sinc escribiendo sobre lo que sabe (más o menos). 

Fuente: http://www.agenciasinc.es/Reportajes/Detectan-ocho-tipos-de-cancer-en-sangre-antes-de-que-se-extiendan

miércoles, 17 de enero de 2018

ESTUDIO COMPRUEBA QUE CONSUMIR MUCHA SAL AFECTA EL INTESTINO Y EL CEREBRO

Puede causar déficit cognitivo
Tomar mucha sal afecta al cerebro

Cambios en el estilo de vida, o una nueva clase de fármacos, podrían ayudar a compensar los efectos negativos de una dieta rica en sal
Sarah Romero

Es bien conocido que demasiada sal aumenta el riesgo de enfermedad cardiovascular y presión arterial alta. Pero, ¿qué le hace al cerebro?


Un estudio llevado a cabo por científicos de la Escuela Weill Cornell Medicine en la ciudad de Nueva York (EE. UU.) concluye que demasiada sal en nuestra dieta puede causar déficit cognitivo. Afortunadamente, estos efectos negativos pueden revertirse y el trabajo, publicado en la revista Nature Neuroscience, nos muestra cómo.

Los autores sugirieron que un posible mecanismo detrás de estos efectos negativos involucra las llamadas células endoteliales dentro de los vasos sanguíneos cerebrales. Las células endoteliales se encuentran en los vasos sanguíneos y son responsables de regular el tono vascular; sin embargo, una alta ingesta de sal se ha asociado con la disfunción de estas células.

Aunque se sabe que la disfunción epitelial puede traer una plétora de enfermedades crónicas, aún no está claro cómo la disfunción endotelial inducida por la sal puede afectar el cerebro a largo plazo. No es un asunto baladí, pues el cerebro depende en gran medida de que exista un flujo estable de oxígeno para funcionar correctamente.

El exceso de sal afecta al eje del intestino-cerebro

Para su experimento, los expertos alimentaron a un grupo de ratones con el equivalente de una dieta humana con alto contenido de sal durante un período de 12 semanas. Tras las primeras semanas, se observó disfunción endotelial, así como una reducción en el flujo sanguíneo al cerebro en los ratones. Además, las pruebas de comportamiento revelaron deterioro cognitivo en los roedores. Su presión arterial, sin embargo, se mantuvo sin cambios.

Un descubrimiento importante fue el aumento de los llamados glóbulos blancos TH17 del intestino. A su vez, el alto número de células TH17 condujo a un aumento en los niveles de una molécula proinflamatoria llamada interleucina-17 plasmática (IL-17).

Los investigadores también pudieron identificar la vía molecular a través de la que los niveles más altos de IL-17 en la sangre condujeron a los efectos cognitivos y cerebrovasculares negativos.

¿Se replicarían estos efectos en las células humanas? Trataron las células endoteliales humanas con IL-17 y obtuvieron resultados similares.

"Los hallazgos revelan un eje del intestino-cerebro por el que los factores ambientales vinculados a la dieta conducen a una respuesta inmune adaptativa en el intestino, promoviendo la desregulación neurovascular y el deterioro cognitivo", explican los autores.

No todo está perdido

La buena noticia es que los efectos negativos de la dieta alta alta en sal parecen ser reversibles. Los ratones regresaron a una dieta normal después de las 12 semanas, y los resultados fueron alentadores.

"Los efectos nocivos de se eliminaron mediante el retorno de los ratones a una dieta normal, lo que apunta a la reversibilidad de la disfunción vascular y el deterioro cognitivo", escriben los expertos.

Los hallazgos sugieren que los cambios en el estilo de vida, o una nueva clase de fármacos, podrían ayudar a compensar los efectos negativos de una dieta rica en sal.
_______________
Referencia: Dietary salt promotes neurovascular and cognitive dysfunction through a gut-initiated TH17 response. Nature Neuroscience (2018) DOI: doi:10.1038/s41593-017-0059-z

Sarah Romero

Fuente: https://www.muyinteresante.es/salud/articulo/tomar-mucha-sal-afecta-al-cerebro-421516179668?utm_source=feedburner&utm_medium=email&utm_campaign=Feed%3A+Muyinteresantees+%28MuyInteresante.es%29

martes, 16 de enero de 2018

DESARROLLAN CÉLULAS CON SENTIDO DEL TACTO

A UN PASO DE RECUPERAR SENSIBILIDAD A PERSONAS CON PARÁLISIS
Crean células con sentido del tacto

Por: Luis Otero

Recuperar la sensibilidad en personas con parálisis puede ser pronto una realidad gracias a una nueva investigación.


Investigadores del Centro de Medicina Regenerativa Eli and Edythe junto con otros del Centro de Investigación de Células Madre de UCLA han logrado convertir células madre humanas en interneuronas sensoriales, que son las células receptoras que configuran nuestro sentido del tacto.

Este procedimiento podría ser un paso importante para diseñar terapias con células madre que ayuden a restaurar la sensación táctil en personas con parálisis que han perdido la sensibilidad en algunas partes del cuerpo. El estudio ha sido dirigido por Samantha Butler, profesora de Neurobiología en UCLA y miembro del Centro de de Investigación de Células Madre, y publicado en el diario Stem Cell Reports.

Las células receptoras del tacto, que son un tipo de neuronas ubicadas en la médula espinal, son responsables de transmitir la información de todo el organismo al sistema nervioso central, que pone en marcha el sentido del tacto. La falta de sensibilidad al tocar afecta a la gente con parálisis que a menudo no sienten el contacto con otras personas y tampoco perciben el dolor, lo que les pone en peligro de sufrir quemaduras si tocan sin darse cuenta una superficie caliente. Según Butler, "las investigaciones se han centrado casi siempre en conseguir que la gente con parálisis vuelva a andar. Parece que la capacidad de recuperar el sentido del tacto no es tan importante, pero para poder andar de nuevo necesitamos la capacidad de sentir el contacto y el sentido del espacio en el cuerpo. En realidad, uno y otro proceso van de la mano".

En otra investigación previa publicada en septiembre en eLife, Butler y sus colegas relataban que una familia de proteínas llamadas proteínas morfogenéticas del hueso mandaban unas señales que influían en el desarrollo de las neuronas receptoras del tacto en embriones de pollo.

La nueva investigación se ha basado en ese descubrimiento para aplicarlo en laboratorio a células madre humanas. Mediante la aplicación de un tipo de proteínas morfogenéticas óseas llamadas BMP4 junto a moléculas señalizadoras de ácido retinoico a células madre embrionarias humanas obtuvieron una mezcla de dos tipos de interneuronas receptoras del tacto. Las interneuronas sensoriales DI1 activaban el sentido de propiocepción, que es el que informa al organismo de la posición de los músculos y de su posición en el espacio, y las DI3 nos permiten sentir la presión sobre la piel.

Los investigadores encontraron una combinación idéntica a esa cuando incorporaban moléculas señalizadoras a células madre pluripotentes inducidas, que se crean al restaurar las células maduras de la piel del propio paciente. Este método permite producir células madre capaces de crear cualquier tipo de células con el mismo código genético de la persona de la cual proceden. La posibilidad de fabricar células receptoras del tacto mediante este sistema puede ayudar a recuperar la sensibilidad sin afectar al sistema inmune. Estas células podrían usarse en procedimientos clínicos con personas que sufren parálisis.
Por el momento, Butler y su equipo están implantando interneuronas sensoriales dI1 y dI3 en la espina dorsal de ratones para integrarlas en el sistema nervioso y hacer que funcionen. Este es un paso crucial para descubrir el potencial terapéutico en humanos.

Luis Otero

Fuentehttps://www.muyinteresante.es/ciencia/articulo/crean-celulas-con-sentido-del-tacto-821516006992

DRAMÁTICAS CONSECUENCIAS DE LA COMIDA RÁPIDA EN EL ORGANISMO

Sistema inmune reacciona como una infección bacteriana
Esto le hace la comida rápida a tu cuerpo

Los fundamentos de una dieta saludable deben convertirse en una parte mucho más prominente de la educación de lo que son en la actualidad. Solo de esta manera podemos inmunizar a los niños en una etapa temprana contra las tentaciones de la industria alimentaria"

Sarah Romero

Un estudio descubre que el sistema inmune se vuelve mucho más agresivo, respondiendo ante la comida rápida como si de una infección se tratara.


El sistema inmune reacciona de manera similar a una dieta alta en grasas y alta en calorías que ante infección bacteriana. Esta es la sorprendente conclusión de una investigación dirigida por la Universidad de Bonn (Alemania) y que recoge la revista Cell. Se trata de un asunto particularmente inquietante, pues la comida poco saludable parece hacer que las defensas del cuerpo sean más agresivas a largo plazo, incluso mucho después de cambiar a una dieta saludable.

Estos cambios a largo plazo pueden estar involucrados en el desarrollo de arteriosclerosis y diabetes, enfermedades relacionadas con el consumo de la dieta occidental.

Pruebas con dieta occidental

Los científicos realizaron un experimento con ratones. Durante un mes les administraron la llamada "dieta occidental": alta en grasas, alta en azúcar y baja en fibra, para equiparar como si un ser humano se alimentara de comida rápida durante todo un mes. Tras este periodo, los animales desarrollaron una fuerte respuesta inflamatoria en todo el cuerpo, casi como después de la infección con bacterias peligrosas.

"La dieta poco saludable llevó a un aumento inesperado en el número de ciertas células inmunes en la sangre de los ratones, especialmente granulocitos y monocitos. Esto fue un indicativo de la participación de los progenitores de células inmunes en la médula ósea", comenta Anette Christ, coautora del trabajo.

La inflamación hacia la estimulación inmune innata es más pronunciada en aquellos que consumen comida basura

Para comprender mejor estos hallazgos inesperados, se aislaron progenitores de médula óseapara tipos de células inmunes principales de ratones alimentados con una dieta occidental o dieta de control saludable y se realizó un análisis sistemático de su función y estado de activación.

"Los estudios genómicos mostraron que la dieta occidental había activado una gran cantidad de genes en las células progenitoras. Los genes afectados incluían a los responsables de la proliferación y la maduración", explica Joachim Schultze, coautor del estudio.

Y es que la comida rápida hace que el sistema inmune reclute rápidamente un ejército enorme y poderoso alertado por la presencia de algo que entiende como virus. Cuando los investigadores ofrecieron a los roedores su dieta típica de cereales durante otras cuatro semanas, la inflamación aguda desapareció. Lo que no desapareció fue la reprogramación genética de las células inmunes y sus precursores: incluso después de estas cuatro semanas, muchos de los genes que se habían encendido durante la fase de comida rápida seguían activos.

Las células inmunes cuentan con un "sensor de comida rápida"

"Recientemente se descubrió que el sistema inmune innato tiene una forma de memoria", aclara Eicke Latz, Director del Instituto de Inmunidad Innata de la Universidad de Bonn. Así, tras una infección, las defensas del cuerpo permanecen en estado de alerta, para que podamos responder más rápidamente a un nuevo ataque.

Los expertos lo llaman "entrenamiento inmune innato". En los ratones, este proceso no fue desencadenado por una bacteria, sino por una dieta no saludable. Y estos efectos, son a largo plazo. 

La activación por una dieta basada en comida rápida cambia la forma en que se empaqueta la información genética. El material genético se almacena en el ADN y cada célula contiene varias cadenas de ADN, que en conjunto tienen aproximadamente dos metros de largo. Sin embargo, suelen estár envueltas alrededor de ciertas proteínas en el núcleo y, por lo tanto, muchos genes en el ADN no se pueden leer, ya que simplemente son demasiado inaccesibles.

Una alimentación poco saludable hace que algunas de estas piezas de ADN normalmente escondidas se relajen, de forma similar a un lazo que cuelga de una bola de lana. Esta área del material genético puede leerse mucho más fácilmente. "El sistema inmune en consecuencia reacciona incluso a pequeños estímulos con respuestas inflamatorias más fuertes", comentan los autores.

Dramáticas consecuencias para la salud

"Estos hallazgos tienen una relevancia social importante. Los fundamentos de una dieta saludable deben convertirse en una parte mucho más prominente de la educación de lo que son en la actualidad. Solo de esta manera podemos inmunizar a los niños en una etapa temprana contra las tentaciones de la industria alimentaria", concluye Latz.
_________________
Referencia: Anette Christ et al, Western Diet Triggers NLRP3-Dependent Innate Immune Reprogramming, Cell (2018). DOI: 10.1016/j.cell.2017.12.013

Sarah Romero

Fuente: https://www.muyinteresante.es/salud/articulo/esto-le-hace-la-comida-rapida-a-tu-cuerpo-341516103045

DESCUBREN ARAÑA CANÍBAL CON ASPECTO DE PELÍCANO

Descubren una araña caníbal con aspecto de pelícano

Sarah Romero

Esta insólita araña ha sido descubierta en la isla más grande de África, Madagascar.

Se creía extinta, pero un equipo de investigadores del Museo de Historia Natural del Smithsonian (EE. UU.) y de la Universidad de Copenhague (Dinamarca) ha anunciado el descubrimiento de hasta 18 arañas pelícano nuevas que viven en Madagascar.

Su denominación se debe a que sus extrañas cabezas y partes bucales extendidas se parecen a la cabeza de un pelícano, y se comportan de una forma igualmente curiosa.

Descubierta por primera vez en 1854 en un espécimen conservado en una pieza de ámbarque data de hace 50 millones de años, hasta la época del Eoceno, los naturalistas pensaban que la peculiar criatura era una reliquia de una época pasada.

Sin embargo, en 1881, se encontraron arañas pelícano vivas en Madagascar, y se hicieron conocidas por su peculiar morfología. Son criaturas relativamente pequeñas, de entre 2 y 8 milímetros de longitud, y tienen una cabeza alargada y estrafalaria con un "cuello", del que sobresale un conjunto de mandíbulas extendidas.

También se las conoce como arañas asesinas por la forma en que cazan y también por lo que cazan. En vez de hilar telarañas para atrapar su presa, deambulan por el bosque por la noche, siguiendo cadenas de seda tejidas por otras arañas.

Cuando localizan a su víctima potencial, arrancan los hilos de su tela, imitando las vibraciones de un insecto en apuros. Y cuando el dueño de la web viene a investigar, la araña pelícano ataca, empalando a las desafortunadas arañas mientras estas se retuercen sin éxito en sus largas mandíbulas.

Sus hábitats son bosques remotos en Australia, Sudáfrica y Madagascar, y esto, combinado con su diminuto tamaño, ha llevado a que se conozca relativamente poco sobre ellas hasta hace poco.

Especies nuevas para la ciencia

La conservadora de arácnidos y miriápodos Hannah Wood y el entomólogo Nikolaj Scharff de la Universidad de Copenhague trabajaron conjuntamente para examinar y analizar cientos de especímenes de arañas pelícano de Madagascar en el campo y en las colecciones de los museos, clasificándolas en especies y describiéndolas científicamente.


Centrándose en los géneros Eriauchenius y Madagascarchaea, los expertos las clasificaron en 26 especies individuales, de las que 18 son completamente nuevas para la ciencia.

Aunque todas tienen la misma forma de "pelícano", las 26 especies se pueden distinguir entre sí por características tales como longitudes de mandíbula diferentes o distintos patrones en sus abdómenes.

Lo más curioso es que las especies que aún viven hoy en día son notablemente similares a las que se conservan en ámbar, de ahí que puedan considerarse "fósiles vivientes". Debido a que las arañas vivas se han encontrado después de que sus antepasados se consideraran extintos, se las puede considerar como un taxón Lázaro (aparentemente extinguido pero que vuelve a aparecer en momentos recientes).


Madagascar es el hogar de un gran número de especies de plantas y animales que existen solo en la isla, pero hasta hace poco, solo unas pocas especies de arañas pelícano habían sido documentadas allí. Las detalladas observaciones y mediciones de Wood de cientos de especímenes llevaron a la identificación de 18 nuevas especies, pero la experta cree que es casi seguro que haya más por descubrir. A medida que los trabajadores de campo continúan recolectando especímenes en todo Madagascar, "creo que habrá muchas más especies que aún no se han descrito ni documentado", dijo.

Todas las arañas pelícano que Wood describió viven solo en Madagascar, una isla cuya enorme biodiversidad está actualmente amenazada por la deforestación generalizada.

El documento que describe las 26 especies ha sido publicado en la revista ZooKeys.
_________
Referencia: Hannah M. Wood et al, A review of the Madagascan pelican spiders of the genera Eriauchenius O. Pickard-Cambridge, 1881 and Madagascarchaea gen. n. (Araneae, Archaeidae), ZooKeys (2018). DOI: 10.3897/zookeys.727.20222

Crédito imagen: Nikolaj Scharff



Puedes ver más imágenes de la arañas en esta presentación:

Sarah Romero

Fuente: https://www.muyinteresante.es/naturaleza/articulo/descubren-una-arana-canibal-con-aspecto-de-pelicano-661516092991

lunes, 15 de enero de 2018

AGUA DEL GRIFO DE MÁS DE 170 MILLONES DE ESTADOUNIDENSES ES RADIOACTIVA, REVELA ESTUDIO

 
Informe: El agua del grifo de más de 170 millones de estadounidenses es radiactiva

Un nuevo estudio revela cifras alarmantes del riesgo de desarrollar cáncer por beber agua del grifo que corren los ciudadanos de EE.UU.

Informe: El agua del grifo de más de 170 millones de estadounidenses es radiactiva
Foto ilustrativa. pxhere.com

La organización sin ánimo de lucro Environmental Working Group (EWG) ha publicado los resultados de su investigación de los sistemas públicos de abastecimiento de agua en Estados Unidos entre los años 2010 y 2015 y advierte sobre el exceso de elementos radiactivos que pueden afectar la salud, presentando serios riesgos para las embarazadas, y contribuir al desarrollo de cáncer.

En este período, más de 22.000 servicios públicos de los 50 estados del país, que atienden a más de 170 millones de personas, reportaron la presencia de radio en el agua.

Al mismo tiempo, 158 sistemas públicos de abastecimiento de agua, que satisfacen las necesidades de 276.000 estadounidenses en 27 estados, denunciaron que la cantidad del elemento químico excede las normas establecidas por la Agencia de Protección Medioambiental (EPA, por sus siglas en inglés), regulador federal de EE.UU., para los isótopos de radio-226 y radio-228.

Para mostrar el nivel del potencial peligro para los estadounidenses, la EWG ha elaborado un mapa interactivo con los datos sobre la contaminación del agua por el radio.

La EWG ha acusado a Kathleen Hartnett White, la actual candidata a principal asesora en política ambiental de la Casa Blanca, de haber manipulado los datos para ocultar cuántos ciudadanos corren riesgo de contraer cáncer por la calidad del agua y ha instado a que el Senado rechace su candidatura.

La organización recuerda que Hartnett White rebajó intencionadamente los datos sobre el nivel de radiación en el agua del grifo que fueron enviados a la EPA entre 2003 y 2007, cuando encabezaba la Comisión de Calidad Ambiental de Texas (TCEQ, por sus siglas en inglés). 

Las pruebas nucleares del Pentágono pueden haber causado 695.000 muertes en EE.UU.

La propia funcionaria se defendió en una entrevista para KHOU-TV en 2011, diciendo que confiaba más en el asesoramiento de la TCEQ y que los estándares de la EPA eran demasiado estrictos, mientras su cumplimiento requería millones de dólares.

La EWG también insta al cambio del estándar federal para los niveles de radiación, que se remonta a 1976 y que tilda de anticuado, y pone como ejemplo las normativas desarrolladas por los especialistas gubernamentales de California.

Para la EPA son admisibles 70 casos de cáncer por un millón de personas, vinculados con el abastecimiento de agua, mientras los estándares de la Oficina de Evaluación de Peligros para la Salud Ambiental de California rebajan el número de casos posibles hasta uno por un millón de personas.

Fuentehttps://actualidad.rt.com/actualidad/259936-eeuu-agua-grifo-radiactiva-estados

EE.UU.: Agua de grifo es radiactiva y potencialmente cancerígena

Trump postuló a Hartnett White para dirigir el Consejo de Calidad Ambiental de la Casa Blanca. | Foto: EFE (referencial)

Investigadores revelan que los sistemas de agua públicos del país poseen elementos radioactivos, al tiempo que aumenta el riesgo cancerígeno para los ciudadanos.

Los resultados de la investigación hecha por la organización Environmental Working Group (EWG, por su sigla en inglés) arrojó que en los sistemas públicos de abastecimiento de agua en Estados Unidos (EE.UU.) hay elementos radiactivos que pudiesen afectar la salud de más de 170 millones de estadounidenses y aumentar el riesgo de que padezcan cáncer.

El estudio, realizado entre 2010 y 2015, sostiene que los niveles de radiación en el agua de grifo pueden ser una amenaza para la salud, sobre todo en el caso de mujeres embarazadas. 

Fuente: EFE

La investigación afirma que, durante 2010 y 2015, unos 22.000 servicios públicos de los 50 estados que conforman el país y atienden a al menos 170 millones de personas reportaron presencia de radio en el agua "potable".

Asimismo, 158 sistemas públicos de abastecimiento de agua, que llevan el líquido a 276.000 personas ubicadas en 27 estados, indicaron que las cantidades de sustancias químicas sobrepasan las normas fijadas por el regulador federal de ese país, la Agencia de Protección Medioambiental (EPA, por su sigla en inglés).

La Organización culpó a Kathleen Hartnett White, principal candidata a asesora de la Casa Blanca en política ambiental, de manipular la información sobre la cantidad de ciudadanos que están en riesgo de desarrollar cáncer debido a las sustancias radiactivas en el agua.

Según EWG, la candidata minimizó premeditadamente los datos relacionados con el nivel de radiación en el agua de grifo enviados a la EPA entre 2003 y 2007, cuando era miembro de la Comisión de Calidad Ambiental de Texax (TCEQ, por su sigla en inglés).

Hartnett justificó su acción argumentando que los estándares de la EPA son muy estrictos y cumplir con ellos requiere millones de dólares.

Una vez conocido los resultados, EWG pidió que sea rechazada la candidatura de Hartnett y solicitó que haya un cambio del estándar federal para los niveles de radiación, que fueron fijados en 1976, pues consideran que estos están obsoletos.

RT - EWG
Por: teleSUR - ek - HR

Fuente: https://www.telesurtv.net/news/EE.UU.-Agua-de-grifo-es-radiactiva-y-potencialmente-cancerigena-20180115-0029.html

viernes, 12 de enero de 2018

MEMORIA FUNCIONAL DETERMINA NUESTRA SALUD, HÁBITOS Y CAPACIDAD DE ABSTRACCIÓN, NOS SALVA O COMPLICA LA VIDA

La memoria funcional es la que nos salva o complica la vida
Determina nuestra salud, hábitos y capacidad de abstracción

Un nuevo estudio ha descubierto que el estado de salud, los malos hábitos como el tabaco o el alcohol, e incluso la capacidad de resolver problemas, dependen de la cohesión de la memoria funcional, que es la que nos permite almacenar y procesar información relevante para las tareas cotidianas. Cuando esta memoria pierde cohesión, se nos complica la vida.


La memoria funcional o memoria de trabajo es una de las capacidades ejecutivas del cerebro. Retiene nueva información para que el cerebro trabaje con ella brevemente. A veces la conecta con otra información para aprender algo o mejorar la ejecución de tareas básicas de la vida cotidiana. 

Sobre ella se asientan muchos comportamientos complejos, entre otros la inteligencia fluida, que permite pensar y razonar de manera abstracta y resolver problemas. Es una capacidad cerebral independiente del conocimiento previo mediante el aprendizaje, la experiencia o la educación. 

Una nueva investigación ha descubierto ahora que la memoria funcional, además de almacenar y procesar información relevante para una tarea concreta, está relacionada también con el estado de salud de una persona, con sus hábitos de vida y con la inteligencia fluida. 

Lo que ha establecido esta investigación es que cuánto mejor cohesión posee la memoria funcional, mejor salud cardiovascular y metabólica tiene una persona. Y a la inversa: que a menor cohesión de la memoria funcional, peores son los hábitos de vida, como el consumo excesivo de alcohol o del tabaco, de esa persona. Los resultados se publican en la revista “Molecular Psychiatry”. 

El equipo de investigación tomó escáneres cerebrales de 823 participantes en el Proyecto Conectoma Humano(HCP), un gran estudio de imágenes cerebrales de la Universidad del Sur de California, mientras realizaban una tarea que involucraba memoria funcional. Durante el experimento, obtuvieron medidas de la actividad cerebral y conectividad sináptica para crear un mapa del cerebro de la memoria funcional. 

Relaciones y capacidad cognitiva 

Luego, el equipo utilizó un método estadístico llamado análisis de correlación canónica para descubrir las relaciones entre el mapa cerebral de la memoria funcional y las 116 medidas de la capacidad cognitiva, la salud física y mental, la personalidad y las opciones de estilo de vida. 

Descubrieron que la cohesión en el mapa cerebral de la memoria operativa se asocia positivamente con una mayor resistencia física y una mejor función cognitiva. Sin embargo, Los rasgos físicos como el alto índice de masa corporal y las elecciones de un estilo de vida nocivo, incluido el consumo excesivo de alcohol y el hábito de fumar regularmente, tuvieron la asociación opuesta. 

"La memoria funcional explica las diferencias individuales en logros personales, educativos y profesionales", explica Sophia Frangou, una de las autoras de la investigación, en un comunicado

"La memoria funcional es también una de las funciones del cerebro que se ve gravemente afectada por enfermedades físicas y mentales. Nuestro estudio identificó los factores que pueden apoyar o socavar la red cerebral de la memoria funcional. Nuestros hallazgos pueden capacitar a las personas para tomar decisiones informadas sobre la mejor manera de promover y preservar la salud del cerebro", concluye. 

También la inteligencia fluida 

Los resultados señalan también que la inteligencia fluida es la que presenta una correlación positiva más intensa con los fenotipos de imagen neuronal de la memoria funcional. 

Eso significa que la inteligencia fluida depende también de la integridad de la memoria funcional, lo que implica que ambas facultades cerebrales comparten los mismos mecanismos neuronales. 

Los investigadores sugieren que este descubrimiento permite pensar en la conveniencia de recurrir a estudios de imagen neuronal sobre la memoria funcional para posibles intervenciones personalizadas relacionadas con los síntomas de salud y nocivos hábitos de vida de las personas afectadas.
________________
Referencia 
An integrated brain–behavior model for working memory. Molecular Psychiatry. doi:10.1038/mp.2017.247 

Fuente: https://www.tendencias21.net/La-memoria-funcional-es-la-que-nos-salva-o-complica-la-vida_a44334.html

PARÁSITOS SE HACEN SUPER-MUTANTES PARA RESISTIR LOS FÁRMACOS

El parásito de la malaria se hace supermutante para resistir al arsenal de fármacos

Numerosas mutaciones genéticas son la clave para que el parásito causante de la malaria se vuelva resistente a los distintos tratamientos. Investigadores de un consorcio internacional, en el que participa GSK Tres Cantos (Madrid), han analizado el genoma de 262 parásitos resistentes a 37 grupos de fármacos y, sorprendentemente, hay un gen de resistencia para cada compuesto.

Ana Hernando


Un investigador mantiene la colonia de mosquitos del insectario del Centro de Investigación de Enfermedades de Países en Desarrollo de Tres Cantos. / GSK

Un equipo mundial de científicos de universidades, centros académicos y empresas, entre ellas la filial de GSK en Tres Cantos, ha identificado numerosas mutaciones que permiten que el parásito causante de la malaria: Plasmodium falciparum, transmitido por el mosquito Anopheles, se vuelva resistente al arsenal de tratamientos que se van desarrollando. Los resultados del estudio se han publicado en el último número de la revista Science.

Los científicos analizaron del genoma de 262 parásitos resistentes a 37 grupos de fármacos e identificaron un gen de resistencia para cada compuesto

En el trabajo, liderado por la Universidad de California, los investigadores han llevado a cabo un análisis del genoma de 262 parásitos P. falciparumresistentes a 37 grupos de compuestos. En 83 genes clave que están asociados con la resistencia a los medicamentos, los científicos identificaron cientos de cambios que podrían estar causando este efecto, incluida la codificación genética repetida o mutaciones que resultan en proteínas alteradas.

Según explica a Sinc Javier Gamo, director de la unidad de malaria de GSK en Tres Cantos, “el material genético de los mutantes resistentes se ha secuenciado mediante las más avanzadas técnicas de para obtener el mapa genético de cada una de las cepas resistentes”.

Tras la secuenciación, el equipo utilizó clones de parásitos de P. falciparumbien estudiados y los expuso a los distintos compuestos a lo largo del tiempo, controlando los cambios genéticos que ocurrieron a medida que se desarrolló la resistencia.

Pistas para nuevos tratamientos

Sorprendentemente, los investigadores fueron capaces de identificar un gen de resistencia para cada compuesto. Algunas de las mutaciones ocurrían con la exposición individual a varios de los fármacos, lo que sugiere que los cambios genéticos son capaces de resistir a los numerosos tratamientos existentes, indica el estudio.

En opinión de Gamo, con esta investigación se ha logrado avanzar en dos aspectos: “Por un lado, un mayor conocimiento de la biología del parásito y de los mecanismos que utiliza para evadir la acción de los fármacos antimaláricos y, por otro, se han descubierto y validado nuevos genes en P. falciparum que pueden ser utilizados para el descubrimiento de nuevos tratamientos contra la malaria”.

Los investigadores de GSK Tres Cantos “se han encargado de la obtención de mutantes resistentes a un buen número de compuestos, así como de su caracterización funcional”.

En GSK Tres Cantos se han encargado de obtener mutantes resistentes a un buen número de compuestos y de su caracterización funcional

Además, en colaboración con otros integrantes del consorcio, “el material genético de los mutantes fue aislado y caracterizado por secuenciación para identificar las modificaciones a nivel del genoma. Concretamente, dos de las dianas más relevantes que aparecen en el trabajo han sido caracterizadas gracias a los mutantes aislados en nuestros laboratorios”, destaca Gamo.

Financiación de la Fundación Bill y Melinda Gates

El director de la unidad de malaria señala que es la primera vez que se ha organizado un consorcio mundial para este tipo de tarea. El proyecto ha sido financiado por la Fundación Bill y Melinda Gates.

La Organización Mundial de la Salud estima que en 2016 hubo 216 millones de casos de malaria en todo el mundo y que se produjeron 445.000 muertes por esta causa. Los expertos creen que esto se debe en parte a la destreza de los parásitos para cambiar los genomas con el objetivo de resistir al tratamiento farmacológico y al sistema inmunológico humano.

Por ello, conocer la identidad de los genes que imparten resistencia a múltiples compuestos es importante para el diseño de nuevos fármacos y para comprender cómo las terapias existentes pueden perder su eficacia en entornos clínicos, subrayan los autores del estudio.
_____________
Referencia bibliográfica:
Annie Cowell et al. Mapping the malaria parasite druggable genome by using in vitro evolution and chemogenomics". Science (11 de enero, 2018).

Zona geográfica: Internacional
Fuente: 
SINC, http://www.agenciasinc.es/Noticias/El-parasito-de-la-malaria-se-hace-supermutante-para-resistir-al-arsenal-de-farmacos

jueves, 11 de enero de 2018

7 RETOS PARA UN FUTURO SOSTENIBLE

Retos para un futuro sostenible
"La propuesta de los bienes comunes es, en definitiva, un potente paradigma para la defensa de la naturaleza, la vida, las personas y la construcción de otra economía y otras formas de vida y de sociedad"
  • Aprender para transformar
  • Mantener la coherencia entre discurso y práctica
  • Construir comunidad
  • Reducir las desigualdades
  • Impulsar la participación
  • Promover la resiliencia
  • Reivindicar el bien común

Joseba Martínez Huerta


La sostenibilidad plantea retos de innovación que nos invitan a repensar cómo organizamos nuestras vidas y nuestro trabajo de tal forma que encontremos soluciones que mejoren la calidad de vida de la gente sin degradar el medio ambiente, acumular problemas para el futuro o transferirlos a otras partes del mundo.

Podemos y debemos sustituir la cultura del consumo por una cultura de la sostenibilidad, porque este estilo de vida está llevando a la degradación de los ecosistemas que mantienen la vida, y socavando el bienestar de multitud de seres humanos. Parece improbable, pero cuando pensamos que, en cada etapa del pasado, la etapa siguiente era inconcebible, imposible de imaginar y de predecir, ¿cómo no pensar que en el futuro ocurrirá lo mismo? La esperanza no es certidumbre, pero tampoco mera ilusión, “se hace camino al andar” 1.

Aprender para transformar

Educar para la sostenibilidad no consiste en realizar la mayor cantidad posible de acciones, sino en promover conciencia, aprendizaje y compromiso mediante estas acciones. El verdadero aprendizaje se consigue involucrando a las personas en actividades de resolución de problemas, tomando decisiones, reflexionando sobre los efectos, los riesgos y las posibles alternativas.

A diferencia de un problema teórico, que se resuelve cuando se conoce la solución, un problema práctico se resuelve cuando ponemos la solución en marcha, que suele ser lo difícil, porque es entonces cuando aparecen los intereses enfrentados, los prejuicios, los miedos… Pero como reza un proverbio sufí “la única magia es hacer”.

Si queremos avanzar hacia la sostenibilidad hemos de actuar en consecuencia, tomando decisiones —individuales y colectivas— que la favorezcan desde diferentes ámbitos —social, económico, educativo…—, organizando de forma sostenible nuestra casa, nuestro trabajo y nuestras vidas.

La educación para la sostenibilidad, por lo tanto, ha de ser una capacitación para la acción consciente, cuyo objetivo es aprender para cambiar, y que encuentra su mejor estrategia en la participación en proyectos reales de transformación y cambio.

Debemos ayudar a implicar, y no sólo sensibilizar, a las personas y a los grupos sociales (Solano, 2008). La conciencia, por sí sola, no produce cambios, aunque sí puede facilitar la participación en los procesos que conducen a ellos. Procesos que deben ser también de cambio social. Esto significa generar propuestas claras de trabajo y lograr el compromiso social para capitalizarlas.

La educación para la sostenibilidad puede lograr que las personas sepan cómo hacer las cosas y se comprometan a hacerlas. Pero este saber hacer y este compromiso solo se materializarán si existe una propuesta de trabajo que la gente haga suya y la concrete en su ámbito de acción: el hogar, el centro de trabajo, la escuela2 u otros.

El deseo de actuar en un sentido determinado está relacionado con la interacción social que se produce al compartir anhelos, sentimientos y emociones. Capacitar para la acción requiere la existencia de grupos sociales capaces de desarrollar ambientes estimulantes, en los que los individuos encuentren ventajas en actuar.

Adquirir la capacidad de actuar no es consecuencia de actividades puntuales. Requiere una inmersión en ambientes que ponen en práctica lo que predican. Es preciso que la comunidad participe en esta labor identificando problemas, generando propuestas, tomando decisiones y aplicándolas.

Las competencias para la acción llevan consigo el conocimiento, no sólo del problema y sus síntomas, sino también de sus raíces y sus posibles soluciones: cómo impacta en la vida de la gente, qué formas hay de enfocarlo y cómo diferentes tipos de soluciones sirven a diferentes intereses (Fien, 2003).

Sabemos que la educación es agente de transformación social, pero, a la vez, resultado de los procesos de cambio de la sociedad. Para transformar las instituciones hemos de transformar las mentes, pero para ello debemos transformar la educación. En numerosas ocasiones nos encontramos con situaciones como esta, de aparente bloqueo.

Nos recuerdan la paradoja de Zenon, en la que se planteaba la imposibilidad del movimiento: es imposible desplazarse de un punto A a otro B, porque para hacerlo habría que recorrer primero la mitad del camino hasta el punto B, y después desplazarse a medio camino de la otra mitad, y así infinitamente, con lo cual nunca se llegaría al destino. Cuentan que Diógenes de Sínope refutó a Zenon poniéndose en pie y dando unos pasos, tras lo cual afirmó que “el movimiento se demuestra andando”.

De la misma forma, el hecho de empezar a hacer supone iniciar una andadura hacia vías que nos transforman a lo largo del camino, porque la vida es capaz de aportar soluciones a problemas lógicamente irresolubles. Ya no basta con denunciar, es preciso enunciar. No es suficiente reconocer la urgencia, también hay que saber empezar (Morin, 2011).

Cambiar es difícil, pero posible —como nos recuerda Freire (2006)—, por ello, la educación ha de hacer hincapié en el cambio de modelos, estilos de vida y estructuras sociales de poder para, aprendiendo de nuestras experiencias, examinar cómo avanzar hacia la sostenibilidad (Tilbury y Ross, 2006).

Mantener la coherencia entre discurso y práctica

Aprendemos lo que es la democracia viviendo en democracia, conocemos la participación participando, avanzamos hacia la sostenibilidad construyendo las condiciones que la hacen posible. En demasiadas ocasiones, sin embargo, no existe correspondencia entre los valores que decimos defender y la conducta que adoptamos.

Así lo han reflejado numerosos estudios, que muestran una baja relación entre la actitud favorable hacia el medio ambiente y la implicación en comportamientos respetuosos. Esto es, un mayor nivel de concienciación pro ambiental no se traduce necesariamente en mayores tasas de comportamiento ecológicamente responsable.

Aceptamos con sospechosa frecuencia esta falta de correspondencia —que en opinión de Thomson y Hoffman (2003) ha alcanzado proporciones epidémicas en la sociedad en la que vivimos—, desarrollando buenos discursos, pero malas prácticas.

Calvo y Gutiérrez (2007) hablan del espejismo que se produce cuando la llamada a la educación se hace para resolver los problemas sin cambiar sus causas, como una reiterada fantasía de políticos y gestores, destinada a escolares o a ese público en general, indeterminado, que debe poner los residuos en su sitio y cerrar el grifo cuando se lava los dientes.

Nos hemos acostumbrado —porque se ha convertido en algo habitual— a que, mientras se hacen declaraciones sobre la importancia de la educación, se siga sin tomar las medidas necesarias. La educación no puede convertirse en una tabla de salvación para tranquilizar conciencias, para hacer como que hacemos, para formar a “las nuevas generaciones”, y que sean ellas las que arreglen el desaguisado.

Reducir la brecha entre lo que se dice, o se pretende hacer, y aquello que se está llevando a cabo, requiere coherencia y honestidad, tanto en el ámbito personal como en el social. La coherencia, y el ejemplo que de ella se desprende, es una potente herramienta educativa.

Más vale un ejemplo que cien sermones. Quienes nos dedicamos a la educación pasamos mucho tiempo diciendo a otras personas lo que tienen que hacer, nuestras recomendaciones tendrían más efecto si se lo dijéramos después de que nos hubieran visto hacerlo.

“Los medios están en los fines como el árbol en la semilla” decía Gandhi. En efecto, los fines que buscamos deben estar presentes en los medios o estrategias a emplear, tanto por razones de coherencia ética como por razones de “eficacia” (Muller, 1983).

Una organización o entidad que avanza hacia la sostenibilidad es una comunidad de aprendizaje y acción que aborda su desarrollo y mejora desde un enfoque global e integrado. Se guía por principios acordes a la sostenibilidad —en su organización y formas de trabajo, en sus relaciones con la comunidad donde se inserta y en la gestión que hace de los espacios y los recursos— y potencia la reflexión sobre su práctica y el significado de la evaluación.

Decía Johann Wolfgang Goethe que pensar es fácil, actuar es difícil, y actuar conforme al pensamiento propio es lo más difícil de todo. Nos convertimos en aquello que hacemos, cumpliendo el viejo dicho: “si no actúas como piensas, acabarás pensando como actúas”.

Por eso, debemos abordar el problema de la toma de decisiones, reconociendo los valores que en ellas subyacen (Novo, 2006). Ello nos ayudará a seleccionar aquellos que han de servirnos de guía, para comprometernos con ellos, porque los valores se desarrollan poniéndolos en práctica.

En educación, como en la vida, la meta no puede ser la de acumular —conocimientos, objetos, títulos, dinero, poder, honores…— sino llegar a interiorizar, para experimentar en la práctica cotidiana —más allá del discurso— unos valores éticos que persigan el bienestar de las personas y de las comunidades.

Construir comunidad

Hay diferentes tipos de comunidad y diferentes formas de entenderla. De hecho, el concepto de comunidad ha ido cambiando a lo largo del tiempo; pero, si algo es común a las diferentes concepciones sobre la comunidad es la sensación de pertenencia. El sentido de pertenencia es una de las motivaciones básicas del ser.

humano, que nos lleva a agruparnos y cooperar. De hecho, la investigación confirma que sentirse conectado a los demás es una necesidad humana fundamental.

La globalización ha provocado una transformación de la comunidad. Al mismo tiempo que ha acabado con muchas formas de comunidad local, también ha llevado a la reinvención de otras, y la relación local-global es especialmente interesante para entender las nuevas comunidades contemporáneas que, más que productos de estructuras, se construyen mediante las “prácticas” (Delanty, 2006).

Las tecnologías de la información y la comunicación han tenido una gran influencia en la remodelación de la idea de comunidad —dando lugar, entre otras cosas, a comunidades virtuales—; no conviene, sin embargo, perder de vista una realidad que hace referencia a personas —de diferentes opiniones, estatus y ambientes— que viven juntas y aprenden a resolver sus diferencias para mantener cierta armonía que les aporte un mutuo beneficio.

En la sociedad actual se producen numerosos procesos de exclusión, y la globalización, el neoliberalismo y las tecnologías de la información y de la comunicación, por lo general, no han traído mayor inclusión, sino más bien lo contrario. Se ha generado una importante fragmentación del vínculo social, dando lugar a lo que Bauman (2002) ha denominado modernidad líquida, una condición en la que todo se disuelve y es fluido.

Con el fin de obtener beneficios o rehuir responsabilidades, las estrategias del poder se orientan en demasiadas ocasiones a invisibilizar, fragmentar y desconectar (Riechmann, 2011).

La concentración de personas desfavorecidas en ciertas áreas de la ciudad, por ejemplo, es un hecho guiado por el precio de la vivienda sumado a la tendencia que tienen los segmentos de población de gran poder adquisitivo a cerrarse en sí mismos, apartándose de las dificultades de la ciudad.

Otro ejemplo lo encontramos en el distanciamiento que se produce, cada vez mayor, entre producción y consumo, lo que favorece la filosofía de “ojos que no ven, corazón que no siente”.

Esto nos lleva a trasladar a “otros” —personas y lugares— las cargas e inconvenientes del impacto ambiental generado, y desmotiva la adopción de las medidas necesarias para corregir en su origen este modelo insostenible (French, 2004).

Por eso resulta necesario hacer visible lo que queda oculto y establecer relaciones.

Una buena estrategia puede ser pasar más tiempo en la naturaleza y en situaciones colectivas, en lo que nos da sentido de comunidad. Para ello, será necesario fomentar las redes sociales presentes en el sector informal —que funcionan según la lógica del trueque, y no según la lógica mercantil— recurriendo a las relaciones de confianza, de ayuda mutua, de solidaridad familiar o vecinal; sin descuidar las políticas de reducción de desigualdades, pues es difícil mantener el sentido de comunidad con grandes dosis de desigualdad.

Reducir las desigualdades

También en este tema hemos de plantearnos la cuestión de los límites, tanto los “suelos de pobreza” como los “techos de riqueza”. Tal como planteaba Mansholt (1975), “hay que emprender una política que conduzca a la élite de los privilegiados a disminuir su nivel de vida para poder lograr una mayor igualdad, no solo a nivel nacional, sino a escala mundial. Porque cada vez es más patente que el mundo es una entidad en la que vivimos todos juntos y en la que realmente no hay fronteras”.

¿La riqueza de unos pocos nos beneficia a todos?, se preguntaba Bauman (2014). La respuesta es: no. Este principio del capitalismo resulta falaz, ya que el gran problema.

radica en las grandes desigualdades. La felicidad social hay que buscarla en la redistribución de la riqueza. Por eso, una política tendente a una mayor igualdad es la mejor inversión que puede hacer un gobierno.

El tema de la desigualdad es importante, no solo para las clases más desfavorecidas, porque las sociedades más igualitarias casi siempre salen mejor paradas (Wilkinson, 2000; Wilkinson y Pickett, 2009). Las sociedades poco igualitarias, donde la discriminación de las mujeres ocupa un importante lugar, desperdician el talento de la gente, su recurso más importante.

Estos autores ponen de manifiesto que, por lo general, en las sociedades con más desigualdad existen más problemas de salud y violencia, saliendo peor paradas en los indicadores relacionados con la esperanza de vida y la mortalidad infantil, los niveles de confianza, las enfermedades mentales —incluídas la adicción al alcohol y las drogas—, la obesidad, el rendimiento académico de los hijos e hijas, los embarazos de adolescentes, los homicidios, los índices de encarcelamiento y la movilidad social.

Por el contrario, numerosos estudios han puesto de manifiesto que en las sociedades más igualitarias hay más personas que toman parte en actividades comunitarias, culturales, solidarias y deportivas; pertenecen a toda clase de clubes, asociaciones y redes. Esta participación social tiene un impacto mensurable en la salud y la calidad de vida.

Apostar por la redistribución equitativa de la riqueza supone unos servicios públicos fuertes —que permitan que se garantice el mantenimiento del “suelo social” para todas las personas—, una fiscalidad progresiva y un gasto público cuya prioridad se oriente al bienestar: sanidad, educación, protección y cuidado de la población (Herrero, 2014b).

Los retos que plantea la sostenibilidad son tanto locales como globales. Esto exige, en muchos casos, ampliar la idea de comunidad para incluir gente que no comparte nuestras opiniones, cultura o tradiciones, y hacer esfuerzos hacia la tolerancia y comprensión de estas diferencias.

La comunidad de la especie humana frente a problemas vitales y mortales comunes exige una política de la humanidad; se basaría en el concepto de Tierra-Patria, que supone la conciencia del destino, la identidad y el origen común de toda la humanidad. La Tierra-Patria, lejos de anular las patrias singulares, las integraría en una gran patria común.

Hemos de aprender a no oponer lo universal a las patrias, sino a vincular de manera concéntrica nuestras patrias familiares, regionales y nacionales, y a integrarlas en el universo concreto de la patria terrenal. La educación ha de contribuir aportando una enseñanza fundamental y universal, centrada en la condición humana, debe enseñar una ética de la comprensión planetaria (Morin, 2001 y 2011).

Impulsar la participación

Cuenta una leyenda persa que, al comienzo de los tiempos, los dioses repartieron la verdad. Entregaron una pequeña parte a cada persona, de tal forma que hiciera falta poner el trozo de cada una para reconstruirla.

La participación permite no solo reconstruir la verdad sino también emprender los cambios necesarios para avanzar hacia la sostenibilidad, porque para que ese proceso sea exitoso y duradero debe estar respaldado por la población implicada.

Esta implicación, además, supone una forma de acción que tiene gran poder educativo, ya que lo que aprendemos es, fundamentalmente, resultado de la participación en contextos significativos. La participación ciudadana en las decisiones y acciones comunitarias no es un lujo, sino.

un imperativo, no solo desde la perspectiva democrática, sino también desde su propia relevancia, eficacia y sostenibilidad.

La noción de participación está íntimamente ligada al ideal de democracia. Pero, para hacerla real, hay que ejercerla, creando canales para que la gente opine y decida sobre los asuntos que le afectan.

Ya en 1972, el Informe de la Comisión Internacional para el desarrollo de la educación, titulado “Aprender a ser”, advertía que la gente tiene más información y conocimientos que en el pasado, pero las riendas del poder, cada vez más, se deslizan fuera de su control real. Su participación en el proceso de toma de decisiones está preñada de obstáculos (Faure et al., 1987).

Participar es mucho más que dar la opinión en un momento determinado, supone tomar parte en las diferentes etapas de un proceso —diseño, desarrollo, evaluación, etc.— y en la toma de decisiones. Participar significa dialogar para comprender y transformar, compartir responsabilidades e involucrarse en acciones conjuntas.

Conlleva un proceso educativo, de aprendizaje, de construcción de conocimiento, de maduración personal y colectiva. Permite “crear las bases de una nueva cultura relacional, una nueva forma de entender nuestro papel en sociedad y, por tanto, una nueva manera de educarnos, desde la práctica cotidiana, desde el aprender haciendo en el cambio de actitudes, de predisposiciones y de valores” (Rebollo, 2007).

No se trata solamente de usar técnicas participativas en un escenario convencional, sino de replantear de forma radical quién promueve y realiza el proceso, quién aprende y quién se beneficia de los hallazgos.

De esta forma, la participación favorece el desarrollo autónomo de la comunidad y los procesos generados pueden ser aprovechados para potenciar la conciencia crítica y la autoestima de la gente, así como para articular el liderazgo y la acción colectiva.

Promover la resiliencia

Por resiliencia se entiende la capacidad de un individuo, o un colectivo, para hacer frente a las adversidades, adaptarse, recuperarse e, incluso, salir de ellas fortalecido.

La resiliencia no es algo que una persona o una comunidad tenga o no tenga, sino que implica una serie de actitudes y habilidades que pueden ser aprendidas y desarrolladas.

Ante el contexto actual, y futuro, de incertidumbre, esta puede ser, sin duda, una estrategia educativa para fortalecer la identidad y los valores de las personas y los grupos sociales frente a las situaciones de crisis.

Ser resilientes significa resistir —es preciso fortalecer las capacidades de las personas para resistir frente a la publicidad consumista, las consignas sectarias o las promesas ilegítimas—, pero va más allá, supone tener capacidad de anticipación, prever las perturbaciones y, cuando llegan, sobreponerse a ellas sin perder la propia identidad. Implica flexibilidad para afrontar los embates que ponen en juego nuestros valores, para saber reorganizarse, para permanecer cambiando (Novo, 2006).

El Grupo de Alto Nivel del Secretario General de las Naciones Unidas sobre la Sostenibilidad Mundial señalaba, en el informe titulado Gente resiliente en un planeta resiliente: un futuro que vale la pena elegir, que para lograr un mundo resiliente se requiere erradicar la pobreza, la desigualdad, el consumo insostenible y la mala gobernanza. Es necesario acabar con la feroz competencia por los recursos, gestionando adecuadamente lo que queda, compartir la responsabilidad de mitigar los efectos del cambio climático y alcanzar un compromiso para resolver las crecientes.

tensiones sociopolíticas sin recurrir a conflictos armados. La civilización depende de que reconozcamos nuestra capacidad para destruir nuestra casa común, y que dediquemos nuestra energía colectiva a lograr una vida digna para todas las comunidades del mundo, respetando los límites del planeta.

Asimismo, reconoce el informe que la educación es un medio eficiente de promover el empoderamiento individual y sacar a generaciones de la pobreza, produciendo beneficios importantes para el desarrollo de las personas jóvenes, especialmente mujeres.

Afirma, asimismo, que las redes de protección y seguridad social son herramientas esenciales para reducir las dificultades durante periodos difíciles, y pueden contribuir decisivamente a fomentar la resiliencia en general en momentos de mayor riesgo (Grupo de Alto Nivel sobre Sostenibilidad Mundial, 2012).

Pensar en términos de resiliencia nos exige transformar nuestras relaciones, entre los seres humanos y con el medio natural. Si queremos superar con éxito las conmociones y sorpresas que el futuro nos depare hemos de invertir en las capacidades de la gente para, entre otras cosas, revertir la metástasis de la pobreza y de la desigualdad (Mazur, 2013). Siguiendo a esta autora, podemos señalar una serie de cualidades que proporcionan resiliencia a los sistemas humanos:
  • Diversidad. Un sistema con componentes diversos presentará un amplio rango de respuestas frente a una perturbación, con lo que disminuye la probabilidad de un fallo repentino
  • Redundancia. Si existen múltiples formas de realizar funciones básicas, es menos probable que un problema en uno de sus componentes provoque un colapso en todo el sistema
  • Modularidad. Los sistemas donde las unidades mantienen cierto grado de autosuficiencia pueden encarar mejor una crisis que las desconecte de redes más amplias
  • Reservas. Contar con recursos de calidad, no solamente económicos, sino también ambientales y humanos —como la salud, la educación, el tejido asociativo, etc.— facilita la superación de las perturbaciones
  • Capital social. El grado de confianza, la calidad de las relaciones sociales y la capacidad de organización, por ejemplo, forman parte del capital social de una comunidad, que le ayudará a enfrentarse a los problemas que pueda sufrir
  • Capacidad de actuación. La capacidad para decidir y poner en práctica las decisiones adoptadas resulta fundamental para adaptarse a los cambios
  • Inclusividad. Las comunidades exitosas involucran a sus miembros en la toma de decisiones, y distribuyen ampliamente el poder y las oportunidades
  • Mecanismos de realimentación. Unos mecanismos de realimentación eficaces permiten detectar rápidamente alteraciones —sobreexplotación de un recurso, por ejemplo— y responder adecuadamente
  • Innovación. En relación con las cualidades anteriores, la innovación permite dar respuestas novedosas a condiciones cambiantes
Sabemos que desarrollar resiliencia no sale gratis, supone sacrificar otras cualidades, como la eficiencia, tan valorada en nuestra economía de mercado. Sin embargo, hemos de tener en cuenta que a medida que un sistema se hace más eficiente pierde resiliencia, y se hace más vulnerable a las perturbaciones. No suele ser fácil saber cuándo nos acercamos al umbral en el que una alteración puede provocar un colapso del sistema hacia un estado diferente. Se hace necesario, por lo tanto, activar el principio de prudencia.

Reivindicar el bien común

Se preguntaba Konrad Lorenz sobre lo que afecta más gravemente al alma humana en la actualidad, si su pasión ciega por el dinero o su prisa febril. Son, sin duda, dos “productos” del modelo dominante de producción y consumo, que prioriza el lucro de una minoría frente a los procesos comunitarios.

Esto nos lleva a un creciente menosprecio del valor de lo público y lo común para potenciar estrategias privatizadoras. Como señala Slavoj Žižek, vivimos una época que promueve los sueños tecnológicos más delirantes, pero no quiere mantener los servicios públicos más necesarios (Lenore, 2011).

Frente a la extendida idea de “lucha por la vida”, Margulis (2002) defiende que el principal mecanismo de la evolución es la colaboración o simbiosis. La idea de la supervivencia de los mejor dotados se desvanece con la nueva imagen de cooperación, interacción y mutua dependencia entre formas de vida, pues la vida no ocupó la Tierra tras un combate, sino extendiendo una red de colaboraciones. Las formas de vida se multiplicaron y se hicieron cada vez más complejas, integrándose con otras, en vez de hacerlas desaparecer.

También el ser humano depende de la cooperación. La naturaleza le ha dotado, es cierto que no del todo bien, con el aparato instintivo del que puede surgir la cordialidad necesaria para la cooperación (Russell, 2011).

Así ha sido a largo de la evolución humana, la ayuda mutua nos ha hecho más fuertes para resistir las adversidades. Esto nos da una base sólida para plantear alternativas que toman la construcción del bien común como base para la organización social. Podemos hablar, desde esta perspectiva, de la búsqueda del bien común como la dimensión política de la buena vida (Riechmann, 2011).

“La calidad de vida se traduce por el bienestar en sentido existencial no solo en sentido material. Implica la calidad de comunicaciones con el prójimo y participaciones afectivas y afectuosas”.

La política no puede crear lo que es vivido y sentido existencialmente, no puede crear la felicidad. Pero puede, y debe, eliminar las causas públicas de infelicidad (Morin, 2010).

Hardin (1968) en “La tragedia de los comunes” utilizaba una metáfora para plantear el conflicto entre el interés individual y el bien común. Ponía como ejemplo unos prados de uso común para los habitantes de un pueblo.

Si todos los ganaderos ponen más y más animales en los prados comunales, porque no les cuesta nada, al cabo de un tiempo los prados se degradan y los pastos desaparecen. Esta alegoría ha sido utilizada para defender la propiedad privada como forma de gestionar los recursos naturales.

Sin embargo, Elinor Ostrom, coganadora del Premio Nobel de economía en 2009, y sus colegas han demostrado que en el mundo existen multitud de experiencias exitosas de gestión de bienes comunes (Ostrom, 2011), y han identificado ocho principios necesarios para lograr esa buena gestión:
a) identidad fuerte del grupo,
b) equidad en la distribución de costes y beneficios,
c) toma de decisiones consensuadas,
d) seguimiento eficaz del esfuerzo y recompensas,
e) sanciones proporcionales,
f) solución de diferencias rápida y justa,
g) autonomía suficiente cuando el grupo forma parte de un sistema mayor, y
h) coordinación adecuada entre grupos.

Hoy en día, dentro del concepto de bien común, además de los bienes públicos o comunes tradicionales, hemos de incluir aspectos como el clima, porque el bienestar.

de todos los seres humanos depende de él. De hecho, lo común no es solo un recurso, es la existencia y la búsqueda de bienestar, individual y colectivo. Así, hoy en día encontramos innumerables iniciativas que intentan profundizar en la democracia y en la sostenibilidad de nuestras prácticas y valores potenciando lo común (Calle, 2014).

Ejemplos de ello son: la creación de conocimiento compartido en Internet, los cuidados, las luchas sociales por el control social y comunitario del agua o de los montes, la experimentación de formas de producción y consumo cooperativas y de carácter local, el desarrollo de espacios sociales destinados a la autogestión o las propuestas de gestión compartida en materia de salud o educación por parte de las comunidades beneficiarias de estos servicios, etc.

La propuesta de los bienes comunes es, en definitiva, un potente paradigma para la defensa de la naturaleza, la vida, las personas y la construcción de otra economía y otras formas de vida y de sociedad (Aristizábal, 2014).
___________________
Bibliografía
  • ARISTIZABAL, J. (2014). “Nuevos paradigmas en la izquierda y los movimientos sociales (Terremotos, rupturas y metamorfosis en los últimos veinte años)”, Papeles de relaciones ecosociales y cambio global, n. 126
  • BAUMAN, Z. (2014). ¿La riqueza de unos pocos nos beneficia a todos?, Paidós, Barcelona
  • — (2002). Modernidad líquida, Fondo de Cultura Económica, México
  • CALLE, A. (2014). “La relevancia económica y política del enfoque de los bienes comunes”, en The Worldwatch Institute, Gobernar para la sostenibilidad. La situación del mundo 2014, FUHEM – Icaria, Barcelona
  • CALVO, S. y GUTIÉRREZ, J. (2007). El espejismo de la educación ambiental, Morata, Madrid
  • DELANTY, G. (2006). Community. Comunidad, educación ambiental y ciudadanía, Graó, Barcelona
  • FAURE, E. et al. (1987). Aprender a ser, Informe de la Comisión Internacional para el Desarrollo de la Educación, UNESCO-Alianza Editorial, Madrid
  • FIEN, J. (2003). “Education for a Sustainable Future: Achievements and Lessons from a Decade of Innovation, from Rio to Johannesburg”, en International Review for Environmental Strategies, Vol 4, No. 1, Institute for Global Environmental Strategies
  • FREIRE, P. (2006): Pedagogía de la indignación, Morata, Madrid
  • FRENCH, H. (2004). “Vinculando globalización, consumo y gobernanza”, en The Worldwatch Institute, Progreso hacia una sociedad sostenible. La situación del mundo 2004, FUHEM – Icaria, Barcelona
  • GRUPO DE ALTO NIVEL SOBRE LA SOSTENIBILIDAD MUNDIAL (2012). Gente resiliente en un planeta resiliente: un futuro que vale la pena elegir. Naciones Unidas
  • http://www.exteriores.gob.es/Portal/es/PoliticaExteriorCooperacion/Desarrollososten ible/Documents/Nota%20del%20secretario%20general%20al%20informe%20sobre%2 0sostenibilidad%202012.pdf HARDIN, G. (1968). “The Tragedy of Commons", Science, Vol. 162, No. 3859, 1243- 1248
  • HERRERO, Y. (2014). “Perspectivas ecofeministas para la construcción de una economía compatible con una vida buena”, en REAS Euskadi, Sostenibilidad de
  • la Vida. Aportaciones desde la Economía Solidaria, Feminista y Ecológica, REAS Euskadi, Bilbao
  • LENORE, V. (2011). “Slavoj Žižek: el filósofo de la anarquía” (entrevista), El País, 1 de abril de 2011
  • http://elpais.com/diario/2011/04/01/tentaciones/1301682172_850215.html MANSHOLT, S. (1975). La crisis de nuestra civilización, Euros, Barcelona
  • MARGULIS, L. (2002). Una revolución en la evolución, Universitat de Valencia, Valencia
  • MAZUR, L. (2013). “Cultivar la resiliencia en un mundo peligroso”, en The Worldwatch Institute, ¿Es aún posible lograr la sostenibilidad? La situación del mundo 2013, FUHEM – Icaria, Barcelona
  • MORIN, E. (2011). La Vía. Para el futuro de la humanidad, Piados, Barcelona
  • — (2010). “Por una política de civilización”, en A. Sánchez (ed.). Pensar la complejidad
  • Crisis y metamorfosis, Universitat de Valencia, Valencia
  • — (2001). Los siete saberes necesarios para la educación del futuro, Paidós, Barcelona
  • MULLER, J. M. (1983). El significado de la no violencia, CAN, Madrid
  • NOVO, M. (2006). El desarrollo sostenible. Su dimensión ambiental y educativa, Pearson Educación, Madrid
  • OSTROM, E. (2011). El gobierno de los bienes comunes, Fondo de cultura económica, México
  • REBOLLO, O. (2007). O reto da participación cidadá nas políticas culturais, en Laura Cruz, A cultura e a educación diante dos novos desafíos da participación social – Interea Foro 2007, Diputación Provincial, A Coruña
  • RIECHMANN, J. (ed.) (2011). ¿Cómo vivir? Acerca de la vida buena, Los Libros de la Catarata, Madrid
  • RUSSELL, B. (2011). La conquista de la felicidad, Debolsillo, Barcelona
  • SOLANO, D. (2008): Estrategias de Comunicación y Educación para el Desarrollo Sostenible, UNESCO – Fundación YPF – Japanese Funds-in- Trust, Santiago de Chile
  • http://www.oei.es/decada/estretagias_comunicacion_educacion_desarrollo_s ostenible.pdf TILBURY, D. y ROSS, K. (2006). Living Change: Documenting good practice in Education for Sustainability in NSW, Sydney, Macquarie University and Nature Conservation Council, NSW
  • http://minerva.mq.edu.au:8080/vital/access/manager/Repository/mq:2756 THOMSON, G. y HOFFMAN, J. (2003). Measuring the Success of Environmental Education Programs, CPWS-Sierra Club of Canada
  • http://macaw.pbworks.com/f/measuring_ee_outcomes.pdf WILKINSON, R. (2000). Mind the Gap: Hierarchies, Health and Human Evolution, Weidenfeld and Nicholson, Londres
  • WILKINSON, R. y PICKETT, K. (2009). The Spirit Level: Why more equal societies almost always do better, Allen Lane [Penguin Books], Londres.

Notas:
  1. Hemos tratado este tema en Las alas de la oruga. Capacitarnos para la sostenibilidad Accesible en https://www.kobo.com/es/en/ebook/las-alas- de-la- oruga
  2. Para el ámbito escolar, hemos abordado este tema en Viaje a la sostenibilidad. Una propuesta para la escuela, Los libros de la Catarata, 2010.

Fuente: http://vinculando.org/sociedadcivil/retos-para-un-futuro-sostenible.html

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | JCPenney Coupons