Mostrando entradas con la etiqueta ANÁLISIS POLÍTICO. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta ANÁLISIS POLÍTICO. Mostrar todas las entradas

martes, 14 de marzo de 2017

LOS PAÍSES MÁS AFECTADOS POR EL HAMBRE VIVEN EL CRIMINAL SAQUEO DEL CAPITALISMO IMPERIALISTA DE EE.UU

¿Qué cosa tienen en común los cuatro países del mundo más afectados por el hambre?

Más de 20 millones de personas en Yemen, Sudán del Sur, Somalia y Nigeria se verán este año amenazadas por el peligro de hambruna, advierte la ONU.

¿Qué cosa tienen en común los cuatro países del mundo más afectados por el hambre?
Feisal OmarReuters

El Secretario General adjunto de la ONU para Asuntos Humanitarios, Stephen O'Brien, declaró este viernes que el mundo atraviesa su mayor crisis humanitaria desde 1945. 

Según el diplomático, más de 20 millones de personas en cuatro países —Yemen, Sudán del Sur, Somalia y Nigeria— se están enfrentando actualmente al peligro de la hambruna y, sin esfuerzos mundiales conjuntos y coordinados, "la gente, sencillamente, se morirá de hambre". 

Aparte de ser los más afectados por la crisis humanitaria, los cuatro países mencionados por O'Brien tienen otra cosa en común: todos ellos están siendo devastados por las guerras, en cada una de las cuales participa de forma directa o indirecta EE.UU. 
Yemen

Según el representante de la ONU, la crisis más grave la experimenta Yemen, donde dos tercios de la población —18,8 millones de personas— necesitan ayuda humanitaria.

Desde 2014, este país árabe vive inmerso en un conflicto armado que enfrenta a las fuerzas leales al presidente Abd Rabbuh Mansur al Hadi con los rebeldes chiítas hutíes. Desde marzo de 2015, una coalición de países árabes liderada por Arabia Saudita —aliado de EE.UU.— lleva a cabo operaciones militares contra los insurgentes hutíes, en las que se han lanzado miles de ataques aéreos.
Mohamed Al-Sayaghi. Reuters

EE.UU. ha jugado un papel fundamental en el apoyo a la intervención de la coalición. Según revelaron los más de 500 documentos filtrados de la Embajada de EE.UU. en Yemen que publicó WikiLeaks en noviembre, Washington armó, entrenó y financió a las fuerzas yemeníes antes de que estallara el conflicto.

Además, Yemen es uno de los objetivos de guerra de los drones de EE.UU., en una campaña militar que ha sido criticada por causar numerosas víctimas entre la población civil.

A finales de enero, un ataque del Ejército de EE.UU. contra Al Qaeda en la Península Arábiga (AQAP) —el primer operativo realizado desde la toma de posesión de Donald Trump— dejó un saldo de 16 civiles muertos.

Aunque en un primer momento las fuerzas estadounidenses se negaron a reconocer que sus acciones hubieran podido causar la muerte de civiles, el Comando Central de las Fuerzas Armadas estadounidense admitió finalmente que civiles, incluidos niños, "habían probablemente resultado muertos" en la operación.
Somalia

Somalia, donde más de la mitad de la población —6,2 millones de personas— necesita asistencia y protección humanitaria, es otro de los objetivos principales de la guerra de los drones estadounidenses.

El Comando Conjunto de Operaciones Especiales del Pentágono lleva a cabo ataques aéreos y terrestres en el país desde hace diez años, si bien lleva realizando operaciones clandestinas contra Al Qaeda en África Oriental y su aliado local Al Shabaab desde 2001.

La ONU, en alerta: Vivimos la más grave crisis humanitaria desde 1945

En julio de este año, Washington reconoció que desde la llegada de Barack Obama a la Casa Blanca, un mínimo de 116 civiles habían perdido la vida durante los ataques con drones realizados en países en los que formalmente EE.UU. no está interviniendo, como Somalia, Yemen o Pakistán, una cifra que está muy por debajo de las estimaciones de las organizaciones defensoras de derechos humanos.

La constante intervención norteamericana en Somalia a lo largo de la historia y su apoyo a la invasión etíope del país tampoco ayudó a estabilizar un territorio que vive instalado desde hace décadas en una crisis humanitaria estructural. 
Nigeria

La crisis en Nigeria es también el resultado de una guerra, esta vez, la que enfrenta al grupo islamista Boko Haram con el Gobierno del país, que cuenta con el apoyo militar de EE.UU. y del Reino Unido. 

Donald Trump prometió en febrero en una conversación telefónica con el presidente nigeriano Muhammadu Buhari un nuevo acuerdo para vender más armas a Nigeria, una medida rechazada por el Gobierno de Obama debido a los presuntos abusos contra los derechos humanos que se producen en el país africano.
Sudán del Sur

Si en los primeros tres casos se trata de una guerra contra diferentes ramas del fundamentalismo radical, la guerra civil en Sudán del Sur es producto de conflicto entre facciones tribales rivales en un régimen respaldado por EE.UU., que fue creado tras la intervención de Washington en la larga guerra civil de Sudán.

Tras el acuerdo de paz firmado en 2005 y la declaración de independencia de Sudán del Sur, la ansiada paz todavía no ha llegado al nuevo Estado, donde los conflictos tribales se han visto agravados por la sequía, la pobreza extrema y la lucha por el control de las reservas de petróleo.
Siegfried Modola. Reuters

En octubre pasado, el entonces presidente de EE.UU. Barack Obama decidió renovar su apoyo militar al Gobierno del presidente Salva Kiir, a pesar de la petición de la comunidad internacional de imponer un embargo de armas a la nación por el uso de niños soldados.

Esta decisión provocó fuertes críticas por parte de la oposición de Sudán del Sur, que acusó a EE.UU. de apoyar a un Ejército que supuestamente "viola, tortura y asesina" a civiles en el país. 

Aunque hay otros factores —como las condiciones climáticas— que contribuyen a los desastres humanitarios, la causa principal de que millones de personas estén al borde de la inanición parece ser, otra vez, el hombre y no la naturaleza.

María Lekant


lunes, 13 de marzo de 2017

COLOMBIA Y LA ENCRUCIJADA MACROECONÓMICA

  
La encrucijada macroeconómica

Por: Eduardo Sarmiento

La economía lleva dos años y medio en un retroceso acelerado que a diario contraría los anuncios gubernamentales. En los dos primeros meses del año entró en un estado de índices negativos en consumo, producción industrial, construcción empleo y energía.

El proceso se inició con el desplome del petróleo y se agravó por la devaluación, el alza de la tasa de interés y la reforma tributaria. El manejo se ha enfrentado dentro del modelo de inflación objetivo del Banco de la República, que supone que el tipo de cambio y la tasa de interés, guiados por el mercado, controlan la inflación y mantienen la actividad productiva y el empleo. Nada de esto ha ocurrido. La caída de la actividad económica supera con creces las previsiones oficiales y de los organismos internacionales y la inflación se mantiene por encima de la meta del Banco de la República.

El fracaso de la política ha generado un conflicto con el Gobierno que siempre está presto a culpar a los demás. Durante varios meses, el presidente Santos solicitó bajar las tasas de interés y la junta procedió a subirlas o mantenerlas con el voto opuesto del ministro de Hacienda. Ni corto ni perezoso, el Gobierno empleó las facultades constitucionales para mover la balanza en su favor. En efecto, designó dos ilustres profesionales que están más cerca de la posición del ministro de Hacienda de bajar las tasas de interés. No es sorprendente. Siempre creí que el banco central independiente no pasa de ser una ilusión cuando los miembros son designados y pueden ser removidos por el presidente de la República.

En el pasado, la relación entre la junta y el Gobierno se manejó dentro del contexto de la prioridad a la inflación y la calibración se realizaba mediante reuniones mensuales de la junta. En la actualidad, la prioridad pasó a ser la reactivación de la economía. El gran interrogante es si el simple cambio de prioridades resuelve el dilema. La falla del sistema no está tanto en el voto de los miembros sino en el modelo de inflación objetivo. Si los nuevos miembros contribuyen a bajar la tasa de interés de referencia y se mantiene la flexibilidad cambiaria, el tipo de cambio se devaluaría y, como consecuencia, presionaría la inflación y acentuaría las tendencias recesivas. Y si a esto se agrega el alza de la tasa de interés en Estados Unidos y la baja del petróleo, se configuraría una situación traumática que obligaría a reversar la medida.

Los insucesos del Banco de la República en los últimos veinte años de revaluación profunda y devaluación masiva están en la concepción monetarista que supone que cuando la tasa de interés baja la producción aumenta y cuando sube la inflación baja. El resultado sólo se presenta bajo condiciones idealizadas en los países en desarrollo, como serían la alta respuesta de las exportaciones a la tasa de cambio y el amplio acceso a los mercados financieros. En Colombia es totalmente contraproducente porque el ajuste de la balanza de pagos se realiza principalmente por la vía de las importaciones y la tercera parte de la deuda en títulos de tesorería TES está en manos de extranjeros. La organización macroeconómica no cumple el principio reconocido en las ciencias serias de que el número de instrumentos es igual o superior al número de objetivos. El logro de un objetivo está condicionado al incumplimiento del otro.

La estabilidad de la balanza de pagos, el control de la inflación y la plena capacidad y empleo no pueden lograrse con fórmulas universales fabricadas en los países desarrollados. En su lugar se requieren modelos basados en diagnósticos propios y con acciones en varios frentes, como la regulación cambiaria, las políticas industriales y agrícolas orientadas a estimular los bienes de mayor demanda mundial y la discrecionalidad fiscal con sustento monetario.

http://www.polodemocratico.net/blogs/columnistas/11259-la-encrucijada-macroeconomica

miércoles, 8 de marzo de 2017

LAS MENTIRAS A RAJATABLA DEL EX-PROCURADOR ALEJANDRO ORDÓÑEZ

La responsabilidad de Ordóñez

El exprocurador Ordóñez, con total desparpajo, publicó un video diciendo que las investigaciones no prosperaron porque la Procuraduría no tuvo suficientes pruebas.

DANIEL CORONELL

El candidato presidencial Alejandro Ordóñez no puede lavarse las manos en el caso Odebrecht. La Procuraduría, que él dirigió, dejó prescribir la investigación por los sobornos a funcionarios en la licitación de la Ruta del Sol y la autopista Bogotá-Girardot. El expediente terminó archivado por una sola razón: el entonces procurador Ordóñez le ordenó expresamente a la funcionaria a cargo de la investigación que se concentrara en otros procesos.

La responsabilidad de Alejandro Ordóñez en la prescripción de las investigaciones por los sobornos está probada en un documento de la propia Procuraduría de Ordóñez.

Ese documento es un auto de archivo a favor de la funcionaria investigadora de los sobornos. Allí aclaran la razón de la muerte por inactividad del proceso:

“Por instrucción del Procurador General de la Nación, durante el periodo 2012-2013 la doctora María Fernanda Coral y el doctor Julio Calonje tuvieron dedicación de manera exclusiva a los dieciocho (18) procesos de la Dirección Nacional de Estupefacientes por tratarse de un asunto de relevancia nacional para lo cual inclusive se ordenó que los funcionarios comisionados trabajaran desde sus casas exclusivamente en esos procesos”.(Ver documento Procuraduría 1.jpg)

En otras palabras, el procurador Ordóñez ordenó que la investigadora de los presuntos sobornos se dedicara a otros asuntos, nunca reasignó el proceso que ella tenía a su cargo.

Los investigados, favorecidos por la prescripción, son varios de los sospechosos de hoy.

La investigación se inició contra cuatro funcionarios. El primero de ellos es Daniel García Arizabaleta, destituido director del Invías y quien recientemente ha sido identificado como el contacto clave entre Odebrecht y la campaña presidencial de Óscar Iván Zuluaga. García Arizabaleta además registra numerosas entradas a la Casa de Nariño que coinciden con eventos claves de la licitación de la Ruta del Sol. (Ver El Visitante)

El segundo investigado es el exviceministro de Transporte Gabriel Ignacio García Morales, confeso receptor de sobornos de Odebrecht. El exviceministro García, quien ha ofrecido su colaboración a la justicia, sabe perfectamente cómo funcionaba la corrupción -abajo y arriba de él- como queda claro en una conversación suya con Miguel Nule que el país debería conocer integralmente.

El tercero es Juan Manuel Barraza, quien se desempeñó como director nacional de regalías. Además de su eventual participación en la recepción de los sobornos de Odebrecht, Barraza sería el hombre clave para saber cómo ingresaron al país los dineros de las dádivas de la Ruta del Sol y a quiénes se les pagaron. La justicia deberá establecer, por ejemplo, de dónde salieron algunos de los fondos para la construcción del Parque Industrial TLC de las Américas, ubicado en la zona franca de Cartagena.

El cuarto investigado es Miguel Peñaloza, alto consejero para las regiones y la participación ciudadana de los gobiernos Uribe y Santos. Peñaloza, quien llegó a ser ministro de Transporte de Juan Manuel Santos, tuvo que renunciar cuando desde esta columna se probaron sus indelicadezas. Los registros de los ingresos de Daniel García Arizabaleta a la Casa de Nariño comprueban que en numerosas ocasiones fue a ver a Peñaloza. (Ver Visitas Peñalosa)

El 21 de mayo de 2015, sin hacer mucho ruido, la Procuraduría de Ordóñez archivó el proceso en contra de estos cuatro exfuncionarios por “la presunta solicitud de dádivas para la adjudicación de las licitaciones públicas (…) y las supuestas injerencias y presiones para la adjudicación”. (Ver Documento Procuraduría2)

El exprocurador Ordóñez, con total desparpajo, publicó un video diciendo que las investigaciones no prosperaron porque la Procuraduría no tuvo suficientes pruebas.

Su afirmación no corresponde a la verdad. El documento emitido por la propia Procuraduría explica que el proceso fue archivado por “la presunta mora procesal que se habría presentado entre noviembre de 2011 y julio de 2013”. (Ver Documento Procuraduría3)

Y reitera que dicha mora tuvo origen en una orden de Ordóñez: “La prioridad en los asuntos que debía ocuparse la doctora María Fernanda Coral Andrade provino de su jefe el señor Procurador General de la Nación”. (Ver Procuraduría4)

http://www.semana.com/opinion/articulo/daniel-coronell-opinion-responsabilidad-de-alejandro-ordonez-en-caso-odebrecht/517380

MÁS DE 100 MILLONES DE PERSONAS EN RIESGO DE HAMBRUNA POR EFECTOS DE GUERRAS Y SEQUÍAS GENERADAS POR EL CAPITALISMO

Guerras y sequías, entre las causas: ONU
En riesgo de hambruna, más de 100 millones de personas en el mundo

Fila en el poblado de Leer, en Sudán del Sur, a la espera de distribución de comida por el Programa Mundial de Alimentos, organismo que advirtió en febrero que más de 20 millones de personas entraron en riesgo de morir de hambre en los próximos seis meses. Foto Ap Thomson Reuters, Xinhua y Afp

La Jornada

Roma.

La población mundial en riesgo de hambruna supera 100 millones de personas y seguirá creciendo si no se combina la asistencia humanitaria con más contención a los granjeros, reveló este martes la Organización de Naciones Unidas (ONU). La cifra, añadió, representa un incremento de 30 por ciento respecto del año pasado, lo que atribuyó a las crisis en Yemen, Sudán del Sur, Nigeria y Somalia.

Más aún, en Somalia uno de cada siete niños muere antes de cumplir los cinco años.

Desde Mogadiscio, Antonio Guterres, secretario general de la ONU, pidió una movilización masiva para evitar lo peor en Somalia, país del Cuerno de África amenazado por la hambruna.

El presidente de Somalia, Mohamed Abdullahi Mohamed, quien se reunió con Guterres, subrayó que su país enfrenta una sequía que podría provocar hambruna si no llueve en los próximos dos meses.

Somalia está al borde de su tercera hambruna en 25 años a causa de una nueva sequía que causa estragos en el este de África.

En Roma, Dominique Burgeon, director de la División de Emergencia de la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), precisó que los últimos estudios demuestran que 102 millones de personas padecían malnutrición aguda grave (etapa previa al hambre) en 2016, 30 por ciento más de los 80 millones del año previo.

Atribuyó ese aumento, principalmente, a la profundización de la crisis de Yemen, Sudán del Sur, Nigeria y Somalia, donde el conflicto y la sequía destruyeron la producción de alimentos.

La asistencia humanitaria mantuvo con vida a muchas personas hasta ahora, pero existe un deterioro sostenido en materia de seguridad alimentaria, indicó Burgeon a la Fundación Thomson Reuters, la rama caritativa de Thomson Reuters que cubre noticias sobre temas humanitarios, derechos de la mujer, corrupción y cambio climático (http://news.trust.org).

Burgeon agregó que se necesitan más inversiones para ayudar a la población a alimentarse con cultivos y ganado.

Llegamos con aviones, damos asistencia alimentaria y tratamos de mantener viva a la gente, pero no invertimos lo suficiente en la calidad de vida de esas personas, explicó. Evitamos que caigan en hambruna, pero no logramos alejarlos de la inseguridad alimentaria.

El Programa Mundial de Alimentos de la ONU indicó que el mes pasado más de 20 millones de personas (superior a la población de Rumania o Florida) entraron en riesgo de morir de hambre en seis meses.

Las guerras en Yemen, el noreste de Nigeria y Sudán del Sur devastaron hogares y elevaron los precios de los alimentos, mientras la sequía en el este de África arruinó la economía agrícola.

En febrero se declaró oficialmente la hambruna en áreas de Sudán del Sur, en guerra civil desde 2013.

En Nueva York, el vocero adjunto de la ONU, Farhan Haq, citando datos de la Organización Mundial de la Salud, aseguró que uno de cada siete niños somalíes muere antes de cumplir cinco años. La desnutrición severa debilita su sistema inmunológico, lo que los hace más susceptibles a enfermedades como el sarampión.

Aproximadamente 6 millones de personas, la mitad de la población somalí, tienen acceso a los servicios de salud básicos, y menos de la mitad de todas las mujeres embarazadas tienen acceso a partos asistidos, precisó Haq en conferencia de prensa.

La inseguridad alimentaria ha empeorado por la sequía en Somalia, donde la hambruna causó la muerte de alrededor de 260 mil personas en 2011.

Las condiciones de sequía amenazan a una ya frágil población golpeada por décadas de conflicto. Cerca de la mitad de la población enfrenta una aguda inseguridad alimentaria.

Se espera que 185 mil niños presenten desnutrición aguda severa este año y la cifra llegará a 270 mil en los próximos meses, dijo en febrero el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia.

http://www.jornada.unam.mx/2017/03/08/mundo/030n1mun

lunes, 6 de marzo de 2017

8 DE MARZO, MUJERES EN LUCHA PARA SEGUIR DERRUMBANDO MUROS

8 de Marzo: hagamos memoria

“El 8 de marzo es un día para hacer memoria, seguir buscando la verdad de los olvidos y las manipulaciones y sumando fuerzas para derribar los muros”

Por: Manuel Humberto Restrepo Dominguez
 
Foto: Archivo telesur.com

Las significativas revoluciones de 1776 en América y de 1789 en Europa, dejaron conscientemente por fuera de las declaraciones de derechos a los esclavos y a las mujeres. El levantamiento del pueblo de Virginia, se selló en el parlamento, (creado a instancias del pacto de Bill Of Rigths, que limitó la potestad del rey en materia de impuestos, confiscaciones y asesinato), con una declaración de derechos del pueblo contra la dominación Británica. El principio fundamental de la declaración fue que todas las personas tenían derechos naturales inherentes y por tanto merecían su libertad e independencia, pero olvidaron a los cerca de 600.000 esclavos, que virtud de las leyes de sometimiento, continuaron siendo simples mercancías. Los propietarios según la ley no tenían limite de compra y venta de esclavos y poseían de 10 a 12 cada uno, a quienes continuaron tratando como animales sin alma, raptados del continente africano. Al pueblo de Virginia llegaron justamente los primeros 19 esclavos en 1619 traídos por comerciantes holandeses como parte de un botín de mas de 12 millones de estas mercancías humanas que enriquecieron a América. Fue gracias a los levantamientos contra tal barbarie y no en virtud de leyes de abolición que obtuvieron su libertad.

En la Europa de las guerras y de la lucha por la libertad de cultos, fue sellado en las calles de Paris, el primer gran pacto de clases antagónicas, para reconocerse humanos, iguales y libres, dejando cada una para si la mejor parte de su poder. La una dejó la propiedad privada y la otra su derecho de resistencia y rebelión ante la tiranía. La declaración de derechos del hombre y del ciudadano de 1789, dejó en el centro la figura masculina del varón y propietario. Allí también quedaron en el olvido los esclavos y las mujeres. En 1794 fue abolida la esclavitud en Francia y apenas en 1926 declarada para todo el mundo, por la Sociedad de Naciones, como una practica ilegal. Las mujeres que estuvieron en las luchas de parís, se levantaron rápidamente en rebeldía a cuestionar el texto de la declaración de derechos personales y universales, que la dejaba por fuera y formularon su propia declaración de derechos de la mujer y la ciudadana, en 17 artículos, leídos en 1791 en la tribuna publica, por Olimpe de Gouges, que por tal acto de sublevación enseguida fue guillotinada y algunas de sus compañeras como Rosa Locombe, encerradas en hospicios acusadas de locura.

La historia oficial ha hecho caso omiso de estos hechos en un estratégico y consciente olvido, ejercitado desde unas estructuras elitistas de poder, que a pesar de las innumerables declaraciones y conquistas, se resiste a entender que ser iguales y libres implica construir el poder político y distribuir la riqueza social en colectivo, sin ventajas, sin ansias de dominación, colonización, explotación, ni sometimiento de unos por otros. De la esclavitud del siglo XVIII, se pasó a la Trata de Personas o moderna esclavitud, del Siglo XXI, con cifras de mas de 70 millones de personas en esta condición. De la mujer el silencio se mantuvo hasta 1972, cuando la Asamblea General de las Naciones Unidas, después de múltiples revueltas y grandes movilizaciones a lo largo de los siglos XIX y XX, declaró a 1975 como el año de la mujer y al 8 de marzo como el día internacional de la mujer trabajadora, que ratificó en 1977 instando a los estados del mundo a reconocer conforme a sus costumbres y tradiciones un día de reconocimiento a los derechos de la mujer y la paz internacional.

La larga carrera de lucha por el derecho a ser reconocidas humanas

La larga carrera de lucha social, de grupos, colectivos, comunas y activistas en el camino de humanización encontró al final del Siglo XVIII, a una Francia convertida en potencia política, a Inglaterra victoriosa en sus guerras civiles contra el absolutismo y a Holanda trazando un camino de tolerancia religiosa y política. Este marco de triunfos contra el oscurantismo, de derrota de la era feudal y de compuertas abiertas para redefinir al ser humano libre de humillaciones y crueldad, afianzó las condiciones para que las mujeres levantaran su voz en las tribunas, anunciaran controversias con sus escritos y se dispusieran a enfrentar el olvido provocado por el capitalismo naciente que se resistía a abandonar las practicas de sumisión y enajenación del modelo patriarcal. Las mujeres pusieron a prueba toda su capacidad de lucha y de expresiones de libertad para proponer y promover el reconocimiento de la mujer en los derechos.

De entre esa multiplicidad de ejemplos, me referiré brevemente a una mujer: Mary Wollstonecraff. De clase media, filosofa y escritora Británica, que se enfrentó al poder reinante a través de sus escritos, señalando que ninguna mujer es inferior en nada a un hombre y que es la falta de oportunidades de una falsa educación que se le ofrece la que la desiguala y le permite a los hombres mantener la sumisión y tratarlas como seres subordinados y no como parte de la especie humana. Su libro llamado Vindicación de los derechos de la mujer, pregunta porqué sí las mujeres no son una manada de seres frívolos y efímeros, se les mantiene en la ignorancia bajo el engañoso nombre de inocencia?. Cuestiona a Rousseau, -de quien su obra si fue ampliamente difundida-, reprochándole que sus escritos insistan en una educación para el hombre que lo capacite para el logro de sus practicas de virtud y de independencia y otra para la mujer que la prepare para los quehaceres de la casa y para dar placer a sus esposos. Pone en conocimiento que a las niñas se les enseñaba a llevar una casa, manejar técnicas de conversación y de arreglo personal que les sirviera para ser institutrices como mucho. En el ensayo sobre la educación de las hijas de 1887, convoca a entender que la educación debe comenzar en el pecho materno, lo que resultaba profundamente revolucionario, porque las clases privilegiadas consideraban desde la antigüedad que las mujeres eran solo hembras que no debían amamantar a sus críos si no dejar que el instinto los distanciara de su animalidad, mientras que el cuerpo del bebe era atado a tablas rígidas para que logrará la posición erecta.

Wollstonecraff, considera que las clases altas son infantiles y se opone a aceptar que sea normal que su padre maltrate a su madre y que las mujeres de los sectores populares apenas existan en la condición de servidumbre, expuestas al maltrato. La naciente clase media le ofrecía a las mujeres la posibilidad de acceder a oficios como costureras, modistas o dependientas, mientras que el foro político, los negocios, la economía, la administración, el derecho, la marina o el ejercito eran cosa de hombres. Ellas no podían tener sueños, ni hacer públicos sus deseos e inconformidades, menos aun trazar por cuenta propia su propio destino, su realización como mujeres solo se podía obtener en la casa, con un marido, unos hijos y guardando un eterno silencio. Wollstonecraff de manera personal renuncia a casarse, intenta abrir una escuela, lee a Locke y a Rousseau y participa como testiga directa de la revolución francesa y de las movilizaciones de mujeres en rebeldía, que estuvieron en la conquista del primer gran pacto de derechos que aun así las dejo afuera.

Como Wollstonecraff son decenas, cientos y miles de mujeres olvidadas y negadas por la historia, que en pasado y en presente, mantienen la memoria de que los derechos no caen del cielo, ni se deben a los gobernantes, ni son simples leyes de garantía, definidas por expertos de oficina. La gran conquista humana en términos de derechos es el reconocimiento pleno de la existencia política de la mujer como ser humano, dueña de sus conductas, de su destino, de su cuerpo y de sus sueños, rebelde y libre para construir nuevos mundos sin sumisiones, ni dominaciones.

El guardado patriarcal de la sumisión

Las declaraciones iniciales de derechos humanos, Americana de 1776 y del hombre y ciudadano de 1789, guardaron muy adentro de sus contenidos algunas inconcebibles explicaciones expuestas por hombres liberales ilustrados de la época que dijeron cosas como que: La mujer debe dedicarse a las ocupaciones domesticas, tiene escasa instrucción, su único poder que puede ejercer sobre el hombre es el de su sexo y sus conflictos solo pueden ser domésticos (Bentham, condecorado como ciudadano honorario por la naciente republica francesa). El dominio del hombre sobre la mujer esta por fuera del ámbito político como también lo están la subordinación conyugal, la autoridad del varón y la sumisión de la mujer (Locke). Hay dos esferas en la sociedad, una publica para los hombres y otra privada para las mujeres y; a un monarca le puede resultar indiferente reinar sobre hombres o mujeres con tal que obedezcan, pero en una republica se necesitan hombres en la base de sus constituciones (Rousseau). La educación de las mujeres es el mayor absurdo de la época (Stendhal). Solo eran ciudadanas las que servían mejor a la republica quedándose en casa y dejando hacer la revolución a los hombres (Proudhom, Louis).

En el seno de la revolución francesa con este espíritu de que la subordinación de la mujer es un asunto natural, normal y legitimo, 4 mujeres fueron llevadas al cadalso el 30 de octubre de 1793, acusadas de ser malas mujeres, pretender hacer cosas de hombres y de abandonar tareas propias de su sexo. Ese mismo día fueron prohibidas todas las organizaciones femeninas. J. Sieyès, uno de los teóricos principales de la constitución francesa, definió que la diferencia entre ciudadanos activos y pasivos era que los primeros eran varones y los otros eran niños, sirvientes, extranjeros y mujeres.

En el fondo de la letra y el contenido se mantuvo en estas declaraciones el espíritu del principio constituyente de que en la familia el hombre es la protección y la mujer la obediencia, que sigue ahí convertido en la barrera infranqueable del poder para limitar el acceso a los bienes materiales y simbólicos indispensables para realizar a plenitud sus derechos a trabajar, actuar, disponer de dinero y tomar sus propias decisiones sin intermediación de los hombres y sin la injerencia de la sociedad, que desde el siglo XIX le confirió el poder absoluto al varón consagrado a través de la familia.

Colorario de homenaje

El 8 de marzo es un día cuyo significado y sentido hace parte de las conquistas humanas por el reconocimiento de los seres humanos como tales y sobre todo para las mujeres que exigen respeto por parte de las estructuras del poder excluyente y discriminatorio que se empeñan en impedir la realización de su dignidad en igualdad de condiciones y libertades como parte de la civilización y no solo como encargadas de parir y ser objeto de deseo. El 8 de marzo es un día para hacer memoria, seguir buscando la verdad de los olvidos y las manipulaciones y sumando fuerzas para derribar los muros que impiden la emancipación, tanto del sistema patriarcal y sus estructuras de poder autoritario, como del capitalismo indolente que todo lo convierte en mercancía.
_____________

P.D. Bienvenidas las mujeres que se alzaron en armas y hoy ponen sus esperanzas en la rebelión desarmada; Bienvenidas las mujeres victimas de la guerra evitable que nunca se evito; Bienvenidas las mujeres que convierten las celdas de venganza en trincheras de esperanzas; Bienvenido otro 8 de marzo de esperanzas….Feliz día a las mujeres incansables en sus luchas…. mis estudiantes y mis colegas…..

http://www.las2orillas.co/8-marzo-hagamos-memoria/

PARAMILITARES BOICOTEAN ACUERDOS DE "PAZ" CON LAS FARC

Los paramilitares boicotean la paz en Colombia 

Escrito por Raúl Zibechi

© REUTERS/ Jose Miguel Gomez

Los siete mil combatientes de las FARC ya se encuentran en las 26 zonas designadas, donde entregarán las armas entre el 1 de marzo y el 1 de junio ante una misión de las Naciones Unidas. Para el mes de mayo las FARC realizarán un congreso para constituir un partido político legal con el que concurrirán a las elecciones.

Sin embargo el proceso de paz está siendo hostigado por una cadena interminable de asesinatos de dirigentes sociales. En 2015 fueron 105 asesinatos. En 2016 la cifra trepó a 116 muertos. Desde que el Congreso aprobó la paz el 1 de diciembre pasado, ya son 19 líderes sociales y defensores de los derechos humanos asesinados, entre ellos cinco mujeres. El ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, dijo en cadena radial que los asesinatos de dirigentes sociales "no son sistemáticos" y que el paramilitarismo ya no existe en Colombia, ofreciendo garantías a los guerrilleros desmovilizados.

Héctor Mondragón, economista y asesor del movimiento campesino, indígena y de afrodescendientes, considera que "para entender lo que está pasando con los acuerdos de paz, es necesario identificar el poder político enorme que tienen en Colombia los acaparadores de tierras". La historia del siglo XX está marcada a fuego por el latifundio y la concentración de la propiedad de la tierra, a costa de la expropiación violenta de los campesinos.

"Los acaparadores de tierras han hecho su negocio con la guerra, no quieren por ningún motivo devolver lo que despojaron y quieren continuar el despojo. También les sirve la guerra a los que imponen grandes explotaciones mineras o petroleras o megaproyectos que lesionan gravemente el medio ambiente de los territorios, porque encuentran el pretexto y las condiciones precisas para asesinar a los líderes de las comunidades, lo cual hacen no solamente en Colombia sino en toda América latina y otras partes del mundo", sostiene Mondragón en referencia a las grandes multinacionales.

Este es el sector que se niega a aceptar la paz y que, en los hechos, está detrás de los más de 200 crímenes contra dirigentes y militantes sociales. El expresidente Álvaro Uribe actúa como el brazo político de las empresas mineras y petroleras, y de los terratenientes que se oponen a la paz. Entre sus objetivos figura neutralizar la 'consulta previa' a las comunidades indígenas y negras para la aprobación de proyectos extractivos, así como la economía campesina, familiar y comunitaria que los acuerdos de paz reconocen debe ser protegida.

Para este poderoso sector, las comunidades son un obstáculo a superar, así como cualquier tipo de asociación campesina, de la que recelan profundamente. Vale recordar que la guerra comenzó, hace más de medio siglo, como lucha por la tierra y que la guerrilla se inició como "autodefensas campesinas" contra las guardias privadas de los terratenientes, mucho antes de convertirse en un ejército guerrillero estructurado.

Un riguroso trabajo de cuatro investigadores de la Universidad de los Andes —Leopoldo Fergusson, Pablo Querubin, Nelson Ruiz y Juan Vargas— titulado 'La verdadera maldición del ganador', muestra que entre 1997 y 2014 el triunfo electoral de fuerzas nuevas de izquierda a nivel local fue respondido con un aumento significativo de la violencia paramilitar en esas zonas. El trabajo fue divulgado semanas atrás y en base a estadísticas consigue mostrar las causas de fondo de la violencia contra la izquierda.

"Mostramos que la elección por un margen estrecho de partidos de izquierda, previamente excluidos del poder local en Colombia, produce un incremento en los ataques violentos de paramilitares, más que triplicando la media. Interpretamos este aumento de la violencia como una reacción de facto de las élites políticas y económicas tradicionales, que buscan compensar el incremento en el poder político de los grupos tradicionalmente marginados", puede leerse en la investigación.

Constatan además que otros tipos de violencia no cambian con el triunfo de la izquierda, y que los niveles de violencia "no se modifican con la victoria de partidos de derecha en elecciones estrechas". Por eso concluyen que la violencia paramilitar está ligada a la inclusión de partidos de izquierda antes marginalizados y que eso sucede porque las instituciones son débiles, lo que le da una gran desventaja a la izquierda en el terreno electoral.

El domingo 26 de febrero un referendo popular mostró la oposición campesina y ciudadana a las mega-obras que sólo benefician a las grandes empresas. Los habitantes del municipio Cabrera, en Cundinamarca, acudieron masivamente a las urnas y expresaron su condena a las políticas que amenazan el páramo de Sumapaz, el más grande del planeta. Allí se planea construir una represa hidroeléctrica que, según los campesinos que necesitan el agua del río Sumapaz para sus cultivos, vulnera sus derechos como cultivadores.

Mil quinientos de los cuatro mil habitantes del municipio votaron en contra del proyecto. Cabrera es una población rural a poco más de cien kilómetros de Bogotá, una comunidad organizada con una tradición de lucha que se enfrenta ahora al consorcio italiano-español Emgesa-Enel-Endesa, que ya ha provocado daños en otras regiones del país.

El caso sirve como ejemplo de la potencia del campesinado colombiano y de las dificultades que tendrán los proyectos extractivos para imponerse en buena parte del país. En la medida que el presidente Juan Manuel Santos amarró el proceso de paz al desarrollo minero-energético del país, con la expectativa de cuantiosas inversiones multinacionales, los conflictos socio-ambientales están creciendo de modo exponencial.

A las dificultades inherentes a todo proceso de paz, se suman dos incertidumbres mayores. La primera es si la violencia paramilitar seguirá escalando o podrá ser revertida por la suma de iniciativas del Gobierno y de las organizaciones sociales. No será fácil desmontar aparatos que llevan décadas viviendo de la extorsión y el robo, aliados como están con los narcotraficantes.

La segunda es de carácter geopolítico, y consiste en las incertidumbres que genera la presidencia de Donald Trump, poco interesada en comprometerse con un proceso que —a los ojos de la Casa Blanca— no parece reportarle beneficios inmediatos.

https://www.desdeabajo.info/colombia/30967-los-paramilitares-boicotean-la-paz-en-colombia.html

jueves, 2 de marzo de 2017

ECUADOR, LA BATALLA DECISIVA

ACIERTOS, ERRORES Y DESAFÍOS DE LA REVOLUCIÓN CIUDADANA


Ecuador, la batalla decisiva

Por Ignacio Ramonet*

Por un escaso margen, el candidato de Alianza País, Lenín Moreno, no ganó la elección presidencial en primera vuelta. En abril deberá enfrentar al candidato de derecha Guillermo Lasso en una contienda que señalará la continuidad o el fin del ciclo progresista en América Latina.

"Caminante, no hay camino: se hace camino al andar...”. Los versos de Antonio Machado, convertidos en letra de canción por Joan Manuel Serrat, resuenan en el anochecer quiteño en el populoso y modesto barrio de La Michelena, en el sur de la capital de Ecuador, donde miles de ciudadanos han venido a escuchar el discurso de cierre de campaña de Lenín Moreno, el candidato del partido gobernante Alianza País. Va cayendo la noche, hace frío y hay humedad, y también, para los que venimos de afuera (Quito está situada a unos 2.500 metros de altitud) pega fuerte el mal de altura.

Muchas personas aprovechan el reparto masivo de material de propaganda –camisetas, bufandas, chaquetones, gorras– de luminoso color verde tilo para arroparse mejor. La tarima principal, perpendicularmente prolongada por una suerte de pasarela que penetra profundamente en medio de la muchedumbre, está montada en la boca de una larga y ancha avenida bien iluminada que ha ido, poco a poco, llenándose de gente variopinta.

Hay pantallas gigantes, altavoces ultrapotentes y una orquesta y sus cantantes que intentan calentar el ambiente con clásicos revolucionarios (“El pueblo, unido, jamás será vencido”, “Hasta siempre, Comandante”, “Bella Ciao”, “No nos moverán”, “Cómo será la patria”). El público, andino, escucha con calma, agita lentamente banderas verdes y rojinegras, muy poco expresivo, excepto por unas niñas en un balcón cercano que gritan “¡Le-nín pre-si-den-te!”, y no cesarán de gritarlo, entre risas y carcajadas, durante las dos horas del acto...

Interviene primero Gabriela Rivadeneira, la joven presidenta de la Asamblea Nacional, oradora fuera de serie, que consigue sacar a la audiencia militante de su silenciosa pasividad. Ni siquiera hace alusión al atentado del que ha sido víctima ese mismo día cuando consiguió evitar que un paquete bomba, enviado a su nombre, le estallara en las manos... Habla después José “Pepe” Serrano, abogado, ministro del Interior, muy cercano a Lenín Moreno, y que, según toda probabilidad, será el próximo presidente de la Asamblea, también con gran energía y entusiasmo.

A escasos días del escrutinio, los dos oradores insisten en el neto contraste entre las propuestas “regresivas”, “involucionistas” de los principales candidatos de la oposición –el ultraliberal ex banquero opus dei Guillermo Lasso, de CREO, y la conservadora Cynthia Viteri, del Partido Social Cristiano (PSC)– y los avances indiscutibles de la “década ganada”, o sea, los diez años de gobierno del presidente Rafael Correa, quien no se presenta y aspira, por razones personales y familiares, a un “descanso sabático” que desea pasar en Bélgica, país de nacimiento de su esposa y donde cursó una parte de sus estudios.

En aquel momento, la mayoría de los sondeos y de las encuestas preveían para el candidato de Alianza País, Lenín Moreno, que los resultados lo obligarían a ir a una segunda vuelta (1). Por eso, todos cantan y repiten como un mantra el mismo eslogan: “¡Un-a so-la vuel-ta!”.

Bajar la intesidad

En medio de esos cantos y esos gritos, avanza entonces por la pasarela, en su silla de ruedas, Lenín Moreno. Víctima de una agresión armada en 1998, sufre una parálisis en las piernas porque una bala le alcanzó la médula espinal. Pero es un hombre muy positivo, ejemplo de voluntad y de resiliencia, y autor de una serie de libros de humor. Lenín encarna una corriente que apuesta por la necesidad de moderar el tono de la confrontación con la oposición y favorecer un mejor entendimiento con diversos estamentos sociales que se han ido alejando de la Revolución Ciudadana, sin cambiar sustancialmente el marco económico que se ha practicado hasta ahora (alianza del sector público con el sector privado). No es un orador revolucionario y mucho menos un demagogo. Apuesta por la inteligencia del auditorio. Habla con tono natural y narra su programa de gobierno casi como un conferenciante. La gente –unas diez mil personas– escucha con tal silencio y atención que uno se pregunta si está realmente en un acto electoral de masas. No hay estremecimientos, ni entusiasmos, ni pasiones...

¡Qué contraste con el verbo encendido de Rafael Correa! Pero quizás es el efecto deseado por Lenín Moreno: rebajar el exceso de ideología del discurso de la izquierda ecuatoriana. Dirigirse, más allá de la base dura militante, a los ciudadanos en general y, en particular, a las clases medias que, al cabo de diez años de correísmo, dan señales de estar saturadas de eslóganes políticos y muestran deseos de cambio. Todos recuerdan aquí la inesperada derrota en las alcaldías de las principales ciudades del país en las elecciones municipales de 2014 y, en particular en la de Quito, en cuya campaña se implicó muy directamente el propio presidente Correa, y sufrió por consiguiente, en cierta medida, un fracaso personal. O los polémicos proyectos de ley “de herencia y plusvalía” que, hábilmente manipulados por la oposición, desencadenaron en 2015 violentas y masivas protestas contra el Gobierno en todo el territorio nacional. A tal punto que Rafael Correa se vio obligado a retirarlos temporalmente. Todo eso, sumado a algunas catástrofes climáticas y al terrible terremoto que, en abril de 2016, afectó a la costa norte del país, más los efectos devastadores de la crisis provocada, estos últimos tres años, por el derrumbe de los precios del petróleo y de otras exportaciones (2) han frenado el crecimiento ecuatoriano y degradado bruscamente la atmósfera electoral.

Los triunfos

Sin embargo, los logros de la Revolución Ciudadana y los éxitos de Rafael Correa como gobernante son espectaculares, en particular en materia de obras públicas de infraestructura: carreteras, puentes, túneles, aeropuertos, etc. En este país de 14 millones de habitantes disminuyó, en el curso de esta “década ganada”, en un 6% la pobreza y casi dos millones de ecuatorianos salieron de la miseria. La clase media pasó del 29% al 47% de la población. Un cuarto de millón de niños dejó de trabajar e integró el sistema educativo. Hay más de un millón doscientos mil nuevos estudiantes. Medio millón de personas mayores disfrutan de nuevas pensiones. El número de atenciones médicas pasó de 16 millones a 30 millones anuales. En materia de atención a los discapacitados, Ecuador posee un récord mundial: hace una década, sólo trabajaban 1.039 discapacitados; ahora lo hacen más de 80.000, con todos los derechos que les corresponden, y 70.000 de ellos estudian. Las pensiones por discapacidad cubrían sólo a 5.039 personas; hoy protegen a más de 126.000. El Gobierno entregó más de 300.000 viviendas de ayuda social. En materia de ecología, el índice de energías renovables que consume Ecuador alcanzó el 95% del total. Y una gran parte de su deuda externa se recompró a un 30% de su valor...

Pero los electores no siempre son agradecidos. Sobre todo cuando campañas sucias de la oposición conservadora, conducidas a golpes de millones de dólares con participación de todos los “gurúes” conservadores de la propaganda electoral mundial, siembran el desconcierto inundando las redes sociales de noticias falsas, “informaciones virtuales” y posverdades.

El caso es que los resultados de la primera vuelta, el pasado 19 de febrero, no respondieron a las expectativas de la dirigencia de Alianza País. Ese sufragio se saldó, sin embargo, con tres victorias contundentes: la primera, Lenín Moreno ganó la consulta presidencial con el 39,33% de los votos, o sea, 11 puntos por delante del segundo, Guillermo Lasso, que obtuvo el 28,19%; la segunda, Alianza País consiguió mayoría absoluta en la Asamblea Nacional con 77 escaños de 137, y tercera, en el referéndum para prohibir a los funcionarios públicos poseer bienes o capitales en paraísos fiscales, el “sí”, defendido por el oficialismo, ganó por un 55% frente a un 45%. Pero, en un inexplicable error de comunicación, a pesar de estos tres triunfos, Alianza País transmitió el sentimiento de haber fracasado y de tenerle pánico a la segunda vuelta.

Ha comenzado otra elección, que se celebrará el próximo 2 de abril. El mundo entero va a estar atento a lo que aquí está en juego, a saber: si el ciclo progresista se termina en América Latina o si se consolida, como las recientes victorias de Tabaré Vázquez en Uruguay y de Daniel Ortega en Nicaragua lo dejan esperar. Desde su encierro en la embajada ecuatoriana de Londres, nuestro amigo Julian Assange sigue los debates con expectativa; el candidato de derecha ha prometido que, si gana, lo expulsará de allí y lo entregará a las autoridades suecas... En su confrontación contra un ex banquero corrupto (3), Lenín Moreno puede y debe ganar.
________________

1. Según la ley electoral en Ecuador, gana la elección presidencial el candidato o candidata que obtiene más del 50% de los sufragios en la primera vuelta o más del 40% con 10 puntos de diferencia, por lo menos, con el segundo. Si no se da ninguna de estas condiciones, se va a una segunda vuelta en la que sólo participan los dos candidatos mejor situados.

2. Ecuador es uno de los mayores exportadores mundiales de camarón, plátano y flores.

3. “Guillermo Lasso es descendiente de una tradicional familia de poder en Ecuador; es el presidente ejecutivo del Banco Guayaquil y fue superministro de Economía y Energía en el Gobierno de Jamil Mahuad –quien lo había nombrado gobernador de la provincia del Guayas un año antes– entre agosto y septiembre de 1999, que inventó ese cargo para enfrentar la gravísima crisis financiera que vivía el país. Esa situación derivó en el famoso ‘feriado bancario’ de 1999, en el que se suspendieron las actividades financieras durante cinco días, se declaró la quiebra de varios bancos y se trasladaron todos los costos del rescate al Estado, que suprimió gastos sociales y congeló los depósitos de la población. Una crisis social de enormes dimensiones –que, a la larga, confluyó en la dolarización del sistema monetario ecuatoriano– provocada en buena medida por las políticas de liberalización y flexibilización que el mismo Lasso propone en su campaña”. Véase: “Crónica desde las calles del Ecuador en campaña”, por Federico Larsen, Nodal, Buenos Aires, 16-2-17.
_____

* Director de Le Monde diplomatique, edición española.
© Le Monde diplomatique, edición española

http://www.eldiplo.org/213-derechos-humanos-cuestion-de-estado/ecuador-la-batalla-decisiva

miércoles, 1 de marzo de 2017

CORRUPCIÓN E IMPUNIDAD DE LAS ÉLITES EN COLOMBIA

LA IMPUNIDAD DE LAS ÉLITES POLÍTICAS

Germán Paul Cáceres

Para Colombia, el paso de la indignación a la acción, el aliento para sacudir la base de poder de ciertos sectores poderosos de las élites políticas y someterla de una vez por todas, debe vincularse con la agenda inmediata de reformas a la que el posconflicto le abre posibilidades.

http://www.actitudfem.com/

El tsunami político y judicial que están provocando las revelaciones hechas por el Departamento de Justicia de los Estados Unidos sobre los sobornos pagados por la constructora de origen brasilero Odebrecht, en al menos 10 países de América Latina1, también muestra la licencia de impunidad con la que se han habituado a vivir nuestras élites políticas.

Desprendidas de toda responsabilidad y ensimismadas en su cómoda opulencia, estas se acostumbraron a enriquecerse desde el gobierno, sin vergüenza y sin miedo. La revelación del sumario de Odebrecht, aunque no es un caso aislado y es solo el ejemplo más emblemático, sí se presenta como tal y parece no ser suficiente para impedir que las élites políticas se sigan sintiendo a salvo en su statu quo, por más que la magnitud de las revelaciones arrastre a la cárcel a algunos dirigentes políticos de todo signo. En esa línea, parece estar desarrollándose el suceso en Colombia, donde está en marcha una operación de encubrimiento entre los principales involucrados, con el Fiscal General oficiando de notario del pacto de impunidad al respecto2.

Por donde se mire, las élites políticas están abstraídas en su propia burbuja. La mentada democracia, que por principio conlleva rendición de cuentas y responsabilidad política, sigue quedando reducida al puro hecho electoral. En Brasil ya traspasaron todo límite impulsando un golpe de estado parlamentario para ganar más impunidad, con un presidente de facto dedicado desesperadamente a salvarse a sí mismo y a sus cómplices. Ya veremos si, ante tanta evidencia, Temer aguanta el Lava Jato.

En Colombia, por nuestra parte, asistimos a la farsa en la que, dado que tanto el Gobierno como la oposición de extrema derecha del uribismo quedaron embarrados con los coletazos del caso Odebrecht, convenientemente declaran el empate y consuman un cruce de impunidades. En México ni se habla del tema que toca a la petrolera estatal PEMEX, a pesar de que ya no es el régimen del viejo PRI. El “nuevo” PRI consigue mantener el escándalo de Odebrecht en el congelador y “en lo oscurito”, como se acostumbra a decir cuando de tranzar se trata entre las élites políticas de este país3.

Como éstos, se pueden enumerar muchos otros ejemplos. De cualquier modo, en específico, las élites políticas parecen sentirse tranquilas e indiferentes al inconformismo ciudadano y a su propia crisis de credibilidad. El fantasma del “¡Que se vayan todos!”, todavía se les hace grácil.

De forma sorprendente, la licencia de impunidad de las élites políticas no es revocada por la sociedad. Pesan más estrategias como el círculo de autoprotección mutuo, el sacrificio de chivos expiatorios (en Colombia, en el caso Odebrechet, hasta ahora solo tienen acusación formal un ex viceministro desconocido y un ex senador que ya nadie recordaba) y las operaciones mediáticas para proteger a implicados o beneficiados (en Colombia, la complicidad de algunos medios de comunicación para no mencionar como beneficiados de toda esta trama a las empresas del señor Sarmiento Angulo, aunque estrictamente no es complicidad, pues son medios de su propiedad).

Este diagnóstico tan general es, sin embargo, congruente con la situación de la mayoría de nuestros países. El caso Odebrecht pone en evidencia a algunos funcionarios pero, por sobre todo, sigue mostrando una sobrediagnosticada cultura política, que es permisiva con la corrupción de sus políticos y, por ende, con su impunidad, pero que al final sobrevive casi intacta al escándalo.

Sin embargo, ¿por qué se atreven y se sienten a salvo? Calculan que han acumulado tanto poder que pueden hacer lo que quieran; controlan todas las instituciones con relaciones de conveniencia que son el soporte del funcionamiento de las mismas; no se sienten requeridas por una sociedad despolitizada y desmovilizada que poco puede hacer y que no tiene ganas de hacer nada; aprovechan la situación de la mayoría de la población con trabajos precarizados o economías individuales o familiares frágiles; y trafican con la necesidad de las personas a través de programas de asistencia, principalmente los de transferencias directas focalizadas y acceso a la salud subsidiada, entre otras.

Para Colombia, el paso de la indignación a la acción, el aliento para sacudir la base de poder de ciertos sectores poderosos de las élites políticas y someterla de una vez por todas, debe vincularse con la agenda inmediata de reformas a la que el posconflicto le abre posibilidades. De su éxito también depende el urgente recambio de elites políticas y el desplazamiento de la corrupción/impunidad como dispositivo central de la cultura política.

***

1Brasil, Argentina, Colombia, Guatemala, México, Panamá, Perú, Ecuador, República Dominicana y Venezuela.

2Como ya se sabe y hasta donde se sabe, en Colombia el caso Odebrecht se relaciona con las irregularidades en la concesión de la llamada Ruta del Sol-Tramo Dos (Gobierno Uribe Vélez), en la adición del anterior contrato para la vía Río de Oro-Aguachica-Gamarra (Gobierno Santos Calderón) y en el contrato de navegabilidad del rio Magdalena adjudicado a Navelena-Odebrecht (Gobierno Santos Calderón). A lo que se suma, como si hicieran falta más desmanes, los presuntos donativos relacionados con los anteriores contratos que desde Odebrecht llegaron a las campañas presidenciales tanto de Santos Calderón como del candidato Zuluaga Escobar (siendo una empresa extranjera le está prohibido financiar campañas políticas en el país, como a los políticos recibir éstos recursos).

3Un panorama de “La mugre de Odebrecht en México”, se puede consultar en el portal de la asociación civil Mexicanos contra la corrupción y la impunidad, https://contralacorrupcion.mx/web/lanegrarelacion/index.html

http://palabrasalmargen.com/index.php/articulos/nacional/item/la-impunidad-de-las-elites-politicas?category_id=138

EL ESTADO BURGUÉS "CORPORATIVO" AL SERVICIO DE LAS MULTINACIONALES

LA HIPÓTESIS DEL ESTADO CORPORATIVO*

Alejandro Mantilla

Comprender la naturaleza de este Estado corporativo es un paso ineludible para afianzar tanto la viabilidad de los esfuerzos populares de consolidar una esfera pública independiente del Estado, fundada en la iniciativa comunitaria y el poder popular, como la imperiosa tarea de recuperar lo público-estatal para perseguir el bienestar de la gente.

http://www.navarti.com/

La hipótesis

En este artículo postulo una conjetura que, de ser corroborada, pretendo profundizar en otros trabajos: El Estado colombiano viene siendo objeto de una silenciosa reconfiguración, cuyo propósito es profundizar el modelo económico vigente. En el Estado colombiano han ganado terreno ciertas prácticas, principios e instituciones, que vienen fisurando las prácticas democráticas y socavando el disfrute de lo común.

Hablaré entonces del Estado corporativo, pues las principales beneficiarias de tal reconfiguración son las grandes corporaciones operadas por los grandes capitales que invierten en Colombia1.

Algunos rasgos

Un punto clave a discutir radica en si tales transformaciones obedecen a un sigiloso rediseño institucional que ejecutaría un plan preconcebido (en la vieja e inestable teoría del complot), o si se trata de paulatinos cambios sectoriales que se van sumando hasta reconfigurar el conjunto del Estado (en una suerte de paso de la cantidad a la cualidad)2. Pero, más allá de esa discusión, algunos rasgos permiten sostener la hipótesis planteada.

-Re-centralización del Estado. En contravía de los mandatos constitucionales, las políticas públicas en materia de infraestructura, minería, hidrocarburos y agronegocios, le han arrebatado competencias y ámbitos de decisión a los municipios y departamentos, dándole mayores atribuciones al gobierno central. Este proceso de recentralización contribuye a debilitar a las resistencias regionales y a los gobiernos locales que se oponen a las políticas dominantes.

El rol que juegan organismos como la CIIPE (organismo centralizado que define los Planes de Interés Nacional y Estratégico, PINES); el poder ejercido por las Agencias del Gobierno central en asuntos mineros, de infraestructura, e hidrocarburos frente a las entidades territoriales; los intentos de imponer normas que sustraen competencias a municipios y departamentos, como el artículo 37 del Código de Minas (declarado inconstitucional por la Corte) que prohibía a las autoridades regionales, departamentales o municipales vetar zonas para la explotación minera; o la intención de limitar el ordenamiento territorial municipal y cuestionar los alcances democráticos de las consultas populares, son algunos síntomas de un decisionismo del gobierno central en lo relativo a las políticas extractivas.

Tal decisionismo, en el sentido usado por Carl Schmitt, aparece en detrimento de los gobiernos locales y las comunidades de las regiones3.

-Territorialidad corporativa. El modelo económico vigente requiere una territorialidad acorde con la acumulación de capital, en razón de la expansión de proyectos extractivos y de agronegocios. Así el Estado facilita el establecimiento de espacios que quedan bajo el gobierno del capital privado y que se ven sustraidos de las instituciones de la democracia representativa. Es una suerte de Estado de excepción que suspende la normativa del derecho estatal y le entrega el poder a los ejecutivos de las empresas inversionistas.

Figuras como las Zonas de Interés de Desarrollo Rural, Económico y Social (Zidres), los Planes de Interés Nacional y Estratégico (Pines), las explotaciones y proyectos mineros a gran escala (Cerromatoso, Cerrejón, La Jagua, Becerril, El Paso, Gramalote, La Colosa, Santurbán), o las grandes hidroeléctricas (Hidroituango, Urrá, Hidrosogamoso, el Quimbo) son grandes porciones de territorio que quedan bajo el gobierno del capital privado.

La hipótesis parece extrema, pero bastan dos ejemplos para ilustrarla. El primero se relaciona con el proyecto de El Quimbo en el Huila. Cuando la transnacional Emgesa inició el llenado de la represa, omitió consultar e informar a la Gobernación del departamento, pasando por encima de la autoridad del Estado4. El segundo se relaciona con la empresa minera El Cerrejón, en La Guajira. La empresa cuenta con una política de “reasentamientos” (eufemismo para no hablar de desplazamiento forzado por la actividad minera). Según la información publicada en su página web, la empresa afirma: “Un proceso de reasentamiento se realiza para proteger a una comunidad de los impactos ambientales causados por el desarrollo de la actividad minera”5. En suma, en asuntos como el llenado de una represa o la reubicación de comunidades que habitan una zona, las empresas privadas ejercen un claro gobierno sobre los territorios.

-La inversión de los principios, o la figura de utilidad pública como sustento del despojo. La figura de la utilidad pública e interés social permite que el Estado pueda intervenir en la propiedad y los derechos económicos individuales, incluyendo la expropiación por razones de interés público. En ese orden, esta figura puede contribuir a perseguir el bienestar general, permitiendo que se limite la propiedad contraria al interés público. Sin embargo, la figura de la utilidad pública se viene aplicando para generar expropiaciones que benefician al capital privado.

Un buen ejemplo son los Planes de Interés Nacional y Estratégico (Pines), proyectos enfocados en infraestructura, minería, energía e hidrocarburos. Tal figura cobija a proyectos como La Colosa en el Tolima, el proyecto minero de Santurbán en Santander, la represa de Hidroituango, o los proyectos mineros del Cesar y de Cerromatoso en Córdoba. En algunos de estos casos la figura de utilidad pública ha permitido el desalojo de pobladores que habitan zonas de impacto de tales inversiones6, lo que ha constituido una especie de desplazamiento forzado legalizado7.

En el Conpes 3762 del 20 de agosto de 2013, se plantea: “Actualmente, uno de los principales obstáculos que inciden en el atraso de los proyectos se da por la compra y adquisición de los terrenos, obligando a la expropiación de inmuebles, con una duración que puede alcanzar hasta los cuatro años”8. Para solucionar este inconveniente, el Congreso ya ha aprobado normas que aceleran los plazos de expropiación. El mejor ejemplo es la Ley 1742 de 2014, también conocida como la ley de “expropiación exprés”, que redujo a unas pocas semanas los tiempos para la expropiación en proyectos de infraestructura.

De esta manera, la utilidad pública se convirtió en una figura que invierte los principios. Aunque aluda a lo público, hoy es una herramienta al servicio de los intereses del capital privado.

-¿La privatización de las fuerzas militares? En noviembre de 2015, el Senador Iván Cepeda dio a conocer 1229 convenios, firmados entre 1995 y 2015, entre el Ministerio de Defensa y diversas empresas mineras, de hidrocarburos e hidroeléctricas. En su momento, Cepeda también demostró que alrededor de 68.255 miembros de la Fuerza Pública harían parte de las unidades dispuestas para estos convenios9. A lo anterior se suma la constitución de 20 Batallones Especiales, Energéticos y Viales (BAEEV), que funcionan en predios que son propiedad de grandes empresas del sector minero-energético.

Tales convenios revelan la peligrosa tendencia de la inclinación de las Fuerzas Militares hacia la protección de la inversión privada, en detrimento de la seguridad ciudadana. Así la Fuerza Pública pasa a ser una expresión de la seguridad privada de los grandes inversionistas, posición que puede profundizarse mientras las Fuerzas Militares se preparan para una etapa de posacuerdo con las FARC-EP. Lo más preocupante es la participación del Ejército o la Armada en la represión de la protesta social en contra de los proyectos extractivos, o la abierta persecución del movimiento ambientalista.

"Miles de campesinos que se oponen a la explotación de hidrocarburos en el sur del Caquetá, se enfrentaron con la Fuerza Pública, dejando como resultado un labriego herido con disparo de fusil, al parecer por militares que custodian la multinacional petrolera"10, informó Caracol radio en agosto de 2016.

Las finanzas públicas para los negocios privados. ¿Recuerdan la venta de Isagén? La opinión pública tenía buenas razones para rechazar la privatización de la mayoría accionaria de una empresa rentable. Sin embargo, pasó desapercibido que la venta de esas acciones iría a la Financiera Nacional de Desarrollo (FND), una empresa de la que son socios, además de la Nación, la Corporación Andina de Fomento (CAF), la International Finance Corporation (IFC) del Banco Mundial y el grupo Sumitomo Mitsui del Japón.

Así es: una parte nada despreciable de los recursos públicos ($ 6.48 billones) pasó a ser administrada por una sociedad que incluye a un grupo financiero japonés; tales recursos permitirán abrir licitaciones donde participarán empresarios privados que construirán vías con los recursos públicos que les entrega el Estado. La operación es tan riesgosa para la Nación, que la Contraloría alertó en su momento que tales recursos "serían otorgados a los inversionistas privados con unas condiciones de crédito flexible", y que resulta peligroso cambiar “un activo productivo” por uno “que tiene una rentabilidad difícil de cuantificar”11.

La venta de Isagen representa apenas un ejemplo de la entrega directa de las finanzas públicas a los capitales privados nacionales y extranjeros. El subsidio a grandes empresarios del agro y los préstamos de la banca pública a empresas cuestionadas (como ocurrió con el Banco Agrario al prestarle 120.000 millones de pesos a un consorcio de Odebrecht), son algunos síntomas de un problema más general. A lo anterior se suma un régimen tributario generoso frente a los inversionistas de empresas extractivas; como planteó el año pasado Álvaro Pardo, "Ecopetrol paga 2,5 veces más impuestos que todas las compañías petroleras privadas y 10 veces más impuestos que todas las compañías privadas mineras. El 86 por ciento de los ingresos del Estado por impuestos y dividendos proviene de la estatal petrolera, y apenas el 14 por ciento es aportado por las compañías privadas"12.

Lo público, la democracia y la emancipación

En resumen, el régimen actual cuestiona la democracia local, privatiza las finanzas del Estado, corporativiza porciones del territorio nacional, cambia la comprensión de lo público y de las fuerzas de seguridad; todo para beneficiar a los inversionistas privados. Podríamos revisar también tendencias que se registran en otros aspectos: el manejo de la política social, la permanente búsqueda del gobierno de debilitar el derecho a la consulta previa, el manejo de la contratación pública, o la captación de rentas por las élites locales, y me temo que llegaríamos a conclusiones muy similares.

Aunque las luchas sociales y diversas batallas jurídicas han logrado poner en cuestión estas tendencias, lo cierto es que el diseño de la institucionalidad del Estado es una discusión central para comprender los retos de la democracia y la emancipación. Comprender la naturaleza de este Estado corporativo es un paso ineludible para afianzar tanto la viabilidad de los esfuerzos populares de consolidar una esfera pública independiente del Estado, fundada en la iniciativa comunitaria y el poder popular, como la imperiosa tarea de recuperar lo público-estatal para perseguir el bienestar de la gente.

El reto de nuestro tiempo es oponer la riqueza de lo popular y lo común, frente a la consolidación del Estado corporativo.

***

* Muchos de los planteamientos aquí consignados se han reforzado gracias a continuas conversaciones con Viviana Tacha, Ana Jimena Bautista, Adriana Fuentes y Andrés Fuerte. Sin embargo, todas las imprecisiones, desaciertos y errores son de mi exclusiva responsabilidad.

1En ese orden, el Estado corporativo del que hablamos no coincide con el “Corporativismo” impulsado por el fascismo italiano, inspirador a su vez de los proyectos de reforma impulsados por Laureano Gómez a mediados del siglo pasado.

2Solo para aclarar. El paso de la cantidad a la cualidad no es una “ley de la dialéctica” (entre otras cosas porque no creo que haya algo así como “leyes de la dialéctica”), sino un proceso más bien trivial que se expresa en diversos ámbitos de la naturaleza y la sociedad. En este punto sigo al filósofo venezolano Ludovico Silva, quien reflexionó con profundidad al respecto.

3No es una casualidad que en los últimos años varias decisiones de la Corte Constitucional defendieran las atribuciones de departamentos y municipios. Entre ellas se destacan las sentencias C-123 de 2014, C-035 de 2016 y C-273 de 2016, entre otras.




7Ver la reflexión del Senador Alberto Castilla a propósito de los Pines y la utilidad pública en el Plan de Desarrollo 2014-2018: http://www.congresovisible.org/agora/post/plan-nacional-de-desalojo-la-figura-de-utilidad-publica-y-el-sector-de-infraestructura-como-medios-para-el-despojo/7125/
8Ver al respecto el documento Conpes 3762, del 20 de agosto de 2013, “Lineamientos de Política para el Desarrollo de Proyectos de Interés Nacional y Estratégicos”.  
11Ver al respecto la aguda reflexión de Amylkar Acosta, "La venta de Isagen, Un exabrupto", http://www.razonpublica.com/index.php/econom%C3%ADa-y-sociedad/8509-la-venta-de-isagen,-un-exabrupto
http://palabrasalmargen.com/index.php/articulos/nacional/item/la-hipotesis-del-estado-corporativo?category_id=138

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | JCPenney Coupons