Sponsor

Recent

OLEADA DE HUELGAS Y CONFLICTOS OBREROS RECORRE ESTADOS UNIDOS

DOSSIER: 
1.  ¿Estados Unidos está experimentando una huelga general no oficial?

Presentamos la última editorial de Robert Reich, exsecretario de Trabajo de Estados Unidos, es profesor de políticas públicas en la Universidad de California en Berkeley y autor de varios libros, además es columnista en el diario británico, The Guardian. Reich no es un izquierdista pero su análisis sobre las huelgas en EE. UU. puede ser de interés a nuestros lectores.

Robert Reich


En todo el país, la gente se niega a regresar a trabajos de bajos salarios agotadores o abrumadores.

El informe de empleo del viernes pasado del Departamento de Trabajo de EE. UU. provocó una avalancha de titulares sombríos. El New York Times enfatizó el crecimiento de empleos es "débil" y se preocupó de que "los desafíos de contratación que han acosado a los empleadores durante todo el año no se resolverán rápidamente" y "el aumento de los salarios podría aumentar las preocupaciones sobre la inflación". Para CNN, fue "otra decepción". Para Bloomberg, el “informe de empleos de septiembre pierde mucho por segundo mes consecutivo”.

Los medios de comunicación no informaron la gran historia, que en realidad es muy buena: los trabajadores estadounidenses ahora están mostrando sus músculos por primera vez en décadas.

Se podría decir que los trabajadores han declarado una huelga general nacional hasta que obtengan mejores salarios y mejores condiciones laborales.

Nadie lo llama huelga general. Pero a su manera desorganizada, está relacionado con las huelgas organizadas que estallan en todo el país: equipos de cine y televisión de Hollywood, trabajadores de John Deere, mineros de carbón de Alabama, trabajadores de Nabisco, trabajadores de Kellogg, enfermeras en California, trabajadores de la salud en Buffalo.

Los trabajadores estadounidenses, desorganizados u organizados, ahora tienen poder de negociación para hacerlo mejor. Después de un año y medio de pandemia, los consumidores tienen una demanda reprimida de todo tipo de bienes y servicios.

Pero a los empleadores les resulta difícil cubrir puestos.

El informe de empleos del viernes pasado mostró que el número de puestos vacantes alcanzó un nivel récord. La proporción de personas que trabajan o buscan trabajo activamente (la tasa de participación en la fuerza laboral) se ha reducido al 61,6%. También ha disminuido la participación de las personas en sus mejores años laborales, definidos como de 25 a 54 años.

Durante el año pasado, las ofertas de trabajo aumentaron un 62%. Sin embargo, la contratación general ha disminuido.

¿Lo que da?

Otra pista: los estadounidenses también están renunciando a sus trabajos a la tasa más alta registrada. El Departamento de Trabajo informó el martes que unos 4,3 millones de personas renunciaron a sus trabajos en agosto. Eso equivale aproximadamente al 2,9% de la población activa, frente al récord anterior establecido en abril , de alrededor de 4 millones de personas que dejaron de fumar.

En total, alrededor de 4 millones de trabajadores estadounidenses han dejado sus trabajos todos los meses desde la primavera.

Estos números no tienen nada que ver con el fantasma republicano de los beneficios de desempleo adicionales que supuestamente desaniman a la gente a trabajar. Recordatorio: los beneficios adicionales se agotaron el Día del Trabajo.

Los temores renovados de la variante Delta de Covid pueden jugar algún papel. Pero no puede ser el factor más importante. Con la mayoría de los adultos ahora vacunados, las tasas de hospitalizaciones y muertes han disminuido.

Mi opinión: los trabajadores son reacios a regresar o permanecer en sus trabajos anteriores principalmente porque están agotados.

Algunos se han jubilado antes de tiempo. Otros han encontrado formas de llegar a fin de mes además de permanecer en trabajos que aborrecen. Muchos simplemente no quieren volver a trabajos de mierda de bajos salarios, agotadores o abrumadores.

Los medios de comunicación y la mayoría de los economistas miden el éxito de la economía por la cantidad de puestos de trabajo que crea, ignorando la calidad de esos puestos de trabajo. Eso es un gran descuido.

Hace años, cuando era secretario de trabajo, seguía conociendo a trabajadores de todo el país que tenían trabajo de tiempo completo pero que se quejaban de que sus trabajos pagaban muy poco y tenían pocos beneficios, o eran inseguros o requerían horas largas o impredecibles. Muchos dijeron que sus empleadores los trataban mal, los acosaban y no los respetaban.

Desde entonces, estas quejas solo se han vuelto más fuertes, según las encuestas . Para muchos, la pandemia fue el colmo. Los trabajadores están hartos, aniquilados, agotados y agotados. A raíz de tantas dificultades, enfermedades y muertes durante el año pasado, no lo van a soportar más.

Para atraer a los trabajadores, los empleadores están aumentando los salarios y ofreciendo otros incentivos. Las ganancias promedio aumentaron 19 centavos la hora en septiembre y han subido más de $ 1 la hora, o 4.6%, durante el último año.

Claramente, eso no es suficiente.

Corporate America quiere enmarcar esto como una "escasez de mano de obra". Incorrecto. Lo que realmente está sucediendo se describe con mayor precisión como una escasez de salario digno, una escasez de pago por condiciones de vida peligrosas, una escasez de cuidado de niños, una escasez de licencias por enfermedad pagadas y una escasez de atención médica.

A menos que se rectifique esta escasez, muchos estadounidenses no volverán a trabajar pronto. Por eso digo que ya está sucediendo.

El artículo original en inglés se publicó en The Guardian.
______________
Fuente:

2. Oleada de huelgas en Estados Unidos bajo el gobierno de Biden

El número de huelgas en Estados Unidos se ha disparado en los últimos años, especialmente después de Black Lives Matter, revelando una importante recomposición del movimiento obrero y marcando un camino al cuestionar al imperialismo estadounidense de Biden.

Caio Rosa


El ataque de Biden a un nivel de vida que ya está en declive en los Estados Unidos ha provocado un pequeño aumento en la tendencias a las huelgas en todo el país. Los trabajadores de las industrias de la televisión y el cine, representados por IATSE, están listos para ir a la huelga pronto.

La International Alliance of Stage Staff Theatrical (IATSE) ha llegado a un punto muerto en las negociaciones con Film and Television Alliance sobre su nuevo contrato. Durante el fin de semana, los miembros del sindicato votaron por una autorización de huelga, allanando el camino para una de las demandas laborales más grandes en la historia de Hollywood. El sindicato necesitaba el 75% de los votos a favor para autorizar la huelga. En respuesta, el 90 % de los votantes elegibles participaron en la boleta de autorización, y el 98 % a favor de la huelga.

Y ahora los trabajadores de Kellogg Company están en huelga en varias ciudades de Estados Unidos: Battle Creek, Lancaster, Omaha y Memphis. Estas instalaciones producen varias marcas omnipresentes de Kellogg, que incluyen Rice Krispies, Raisin Bran, Froot Loops, Corn Flakes y Frosted Flakes. Tuvo lugar después de un año de negociación colectiva que no logró asegurar un nuevo contrato. Kellogg quiere recortar los beneficios de salud, el pago de vacaciones y el tiempo de vacaciones. El paro involucra a 1.400 trabajadores en las distintas fábricas.

Asimismo, las 24,000 enfermeras de Kaiser Permanente de Oregon y California amenazan con ir a la huelga; más de 11.000 carpinteros de Washington se declararon en huelga a principios del mes pasado por aumentos salariales; también los mineros de BlackRock en Alabama. Hace unas semanas finalizó una huelga que duró un mes en las fábricas de la empresa de alimentos Mondelez International en el país.

En septiembre, más de 2.000 carpinteros de Seattle frenaron proyectos de construcción en toda la ciudad durante casi veinte días antes de cerrar un nuevo contrato. La semana pasada, 2,000 profesionales de la salud en Buffalo se detuvieron para obtener mejores salarios y beneficios. Y el jueves por la mañana, 2,000 trabajadores de telecomunicaciones, miembros de Communications Workers of America de California, se detuvieron por prácticas laborales injustas. La huelga de Hunt’s Point, la huelga de Volvo y las huelgas en las universidades de Columbia y Nueva York implicaron, en un nivel u otro, un aumento de la militancia en la clase trabajadora. En Volvo, los miembros rechazaron no una, sino dos ofertas injustas de negociación colectiva, mientras que en Columbia los estudiantes universitarios se organizaron al margen de la burocracia sindical en un intento exitoso de rechazar el acuerdo provisional de la UAW con la universidad.

Es importante ver que varias luchas obreras se están dando en el corazón del imperialismo frente al gobierno demócrata de Joe Biden, que se ubicaba como articulador del desvío de una posible salida disruptiva y radical de la lucha afrodescendiente del BLM a las urnas del régimen imperialista estadounidense. Frente a la desastrosa salida de Afganistán, parte de la población comienza a tener importantes experiencias con el gobierno.

Como resultado, la burocracia sindical AFL-CIO adoptó el hashtag #striketober (algo así como una huelga de octubre). Una forma cínica de contener la lucha sólo en términos sindicales y económicos, pero que tiene un poder histórico, sobre todo teniendo en cuenta que el movimiento obrero estadounidense sufrió fuertes golpes principalmente en la segunda mitad del siglo pasado – como el macartismo, la doctrina reaccionaria que persiguió a los principales líderes del movimiento sindical y social en el contexto de la Guerra Fría – . Con la disolución de la URSS y el advenimiento del neoliberalismo, el movimiento sindical del país perdió muchas de sus fuerzas morales. Sin embargo, especialmente con Black Lives Matter, ha resurgido una nueva ola de huelgas y movilización de trabajadores en todo el país.

Es un ejemplo importante para los trabajadores de todo el mundo, mostrando la increíble capacidad de recomposición de los trabajadores. La clase obrera, a pesar de las derrotas históricas que llevaron a sus liderazgos como la restauración burguesa en la URSS, la desviación del ascenso obrero de 1968-80 y la victoria del neoliberalismo, no recibió un golpe final y mortal. Esta lección es crucial, por ejemplo, para el período actual en Brasil que se encuentra en una situación profundamente reaccionaria derivada de importantes derrotas del movimiento obrero, como el golpe institucional y la aprobación de reformas antiobreras; sin embargo, la clase trabajadora no está estratégicamente derrotada en Brasil, como lo demuestran los estallidos de resistencia en todo el país, como el paro de Proguaru en Guarulhos, el interurbano de Carris en Porto Alegre, los metalúrgicos de Sae Tower en Betim o GM en ABC paulista.

Lo mismo como vemos en gran parte del mundo con las huelgas docentes reactivadas en Grecia y Paraguay, el paro nacional en Italia, la lucha por la vivienda en Berlíno la gran huelga de metalúrgicos en Sudáfrica.

Por eso se necesita una política de independencia de la clase trabajadora y el pueblo pobre, dedicada a reagrupar a la vanguardia con un programa obrero y socialista, basado en la lucha de clases y la autoorganización, es tan crucial para construir un partido obrero revolucionario a la altura del futuro. convulsiones sociales en el mundo para llevarlos a la ruptura con el capitalismo.
____________
Fuente:

3. Una ola de conflictividad obrera recorre Estados Unidos

Después de un verano de relativa paz laboral, Estados Unidos ha atravesado cuatro importantes paros de trabajadores en las últimas tres semanas. Mientras tanto, decenas de miles de trabajadores están preparados para parar la producción de películas y televisión y la atención médica si no se satisfacen sus demandas. No se ha visto en años este nivel de militancia. ¿Podría ser el comienzo de algo más grande para la clase obrera estadounidense?

James Dennis Hoff


Según la mayoría de las medidas, el año 2021 ha sido poco excepcional para la lucha obrera. Aunque llegó como un león, con siete importantes paros laborales entre enero y abril, hasta el mes pasado solo se llevaron a cabo tres huelgas más desde mayo, que involucraron a solo 4.000 trabajadores en total. De hecho, hasta hace poco, 2021 estaba preparado para ser uno de los años con menos paros de trabajadores de este siglo. Sin embargo, solo en el último mes han habido cuatro paros laborales importantes, dos de ellos en los últimos días, y de varios sindicatos, incluidos más de 60,000 trabajadores del cine y la televisión, quienes se preparan para los piquetes esta semana o la siguiente. Teniendo en cuenta esta nueva ola de huelgas, 2021 podría resultar, después de todo, un punto álgido para la lucha de los trabajadores. No es un “regreso” (a los puestos de trabajo-NdR), hemos estado aquí durante años.

Si bien no hay duda de que hay varias razones para la abrupta caída de las luchas obreras a principios de este año, parece claro que los altibajos de la pandemia en curso y la economía estadounidense están teniendo una enorme influencia en la militancia en los lugares de trabajo. En enero y febrero, cuando la economía comenzó a recuperarse lentamente de las olas iniciales de la pandemia y la demanda siguió aumentando, los trabajadores se encontraron repentinamente en una posición de influencia. Aunque el desempleo era alto, también eran altas las vacantes y muchos trabajadores se negaban a regresar a lugares de trabajo peligrosos por un salario bajo. Como explican Luis Feliz León y Dan DiMaggio en Labor Notes: “La vigilancia draconiana, las horas extraordinarias masivas, la escasez de personal, con dos tipos de contratos”, y otras formas de hiperexplotación han hecho que los trabajadores estadounidenses estén menos dispuestos que nunca a aceptar tales trabajos. Al mismo tiempo, los beneficios de desempleo extendidos y mejorados permitieron a millones de trabajadores la flexibilidad de seguir buscando un trabajo mejor remunerado, lo que obligó a los empleadores a ofrecer salarios más altos, mayores beneficios e incluso firmar bonificaciones en algunas industrias, particularmente en el sector de servicios, donde las vacantes fueron los más altas.

Mientras tanto, los trabajadores organizados, que habían estado luchando y movilizándose por condiciones seguras en los lugares de trabajo desde marzo, se sentían más con más energías y organizados que nunca, y a medida que los nuevos casos de coronavirus comenzaban a disminuir, los sindicatos aprovecharon esa mayor capacidad de organización y la creciente militancia de un grupo de base, cansados de meses de excesivas horas de trabajo o falta de personal, para luchar por mejores contratos. La huelga de Hunt’s Point, la huelga de Volvo y las huelgas en las universidades de Columbia y Nueva York implicaron, en un nivel u otro, un aumento de la militancia entre la base trabajadora. En Volvo, los miembros rechazaron no una, sino dos ofertas de contrato del grupo de negociación, mientras que en Columbia, los estudiantes graduados se organizaron por fuera de la burocracia sindical en un intento exitoso de rechazar el acuerdo tentativo de la UAW con la universidad.

Sin embargo, esta aparente ola de lucha laboral renovada se detuvo repentinamente cuando la variante Delta comenzó a extenderse por todo Estados Unidos en julio, reduciendo la demanda de trabajadores en el sector de servicios en particular, y obligando a muchos sindicatos a volver a priorizar luchas en torno a reaperturas y seguridad en el lugar de trabajo. Esto fue particularmente cierto para los trabajadores de la salud y los maestros, que han sido algunos de los sindicatos más combativos incluso previo a que comenzara la pandemia. Pero ahora, a medida que el número de casos nuevos sigue cayendo, los trabajadores están menos dispuestos a conformarse con contratos de concesión, sabiendo que pueden ganar más en los piquetes. A medida que el país se recupera lentamente de este último brote, un número sin precedentes de trabajadores está votando para ir a la huelga, y la gran parte de ellos está votando por el sí.

La semana pasada por ejemplo, los trabajadores de John Deere en las plantas de fabricación en Iowa, Kansas e Illinois, evitaron por poco una huelga después de que una votación a principios de esa semana que autorizaba el paro, y llevó a una propuesta de contrato de la administración. Se espera que los trabajadores voten sobre la nueva propuesta de contrato antes del 10 de octubre, pero muchos dicen que no están contentos con lo que se ofrece y que una huelga sigue siendo una posibilidad muy real. En Oregon y California, decenas de miles de enfermeras y trabajadores de la salud de los Hospitales Kaiser Permanente también están votando para autorizar una huelga. El martes, más de 60.000 trabajadores de la industria del cine y la televisión organizados por la Alianza Internacional de Empleados de Escenarios Teatrales votaron en un 98 por ciento a favor de una huelga, a menos que se cumplan sus demandas de lugares de trabajo más seguros, mejores salarios y horarios más flexibles.

Aunque es casi imposible encontrar buenos datos sobre el número real de votos de huelga aprobados (la Oficina de Estadísticas Laborales parece pensar que no vale la pena registrar una huelga que sea menor a 1,000 trabajadores), actualmente hay muchos otros sindicatos que tienen esos votos para intentar ganar mejores contratos incluso sin huelgas. Teniendo en cuenta que la amenaza creíble de un paro es a menudo tan difícil de llevar a cabo como una huelga en sí, tales negociaciones son una parte importante del cálculo de la salud, la fuerza y la militancia del movimiento sindical.

Los eventos de las últimas semanas sugieren que ya se está produciendo un gran repunte en la lucha laboral y es probable que continúe. En septiembre, más de 2.000 carpinteros de Seattle pararon proyectos de construcción en toda la ciudad durante casi veinte días antes de cerrar un nuevo contrato. La semana pasada, 2.000 trabajadores de la salud en Buffalo se retiraron por una dotación de personal más segura y contra salarios y beneficios de dos niveles. Mientras tanto, los trabajadores de Kellogg’s detuvieron la producción de cereales para el desayuno en Estados Unidos el martes, cuando 1.400 trabajadores dejaron las fábricas después de que los propietarios amenazaran con enviar sus trabajos a México. Y el jueves por la mañana, 2.000 trabajadores de telecomunicaciones, miembros de siete locales de Communications Workers of America en California, pararon por prácticas laborales injustas. Ya son tres paros laborales importantes en octubre, y es muy posible que las enfermeras de Kaiser-Permanente y el IATSE también paren este mes.

Este número de grandes huelgas en curso no tendría precedentes en la memoria reciente y podría ser solo el catalizador necesario para volver a poner a la clase trabajadora a la ofensiva. Con el consumo de productos y servicios que sigue aumentando después del último brote, las cadenas de suministro atadas en todo el mundo y una creciente demanda de mano de obra, los trabajadores tienen una oportunidad real de forzar importantes concesiones del capital en el próximo período. Hacer eso, sin embargo, requiere no solo una confrontación con el patrón, sino con las burocracias de los principales sindicatos que han vinculado a los trabajadores organizados al Partido Demócrata y que, a pesar de los crecientes conflictos, han desempeñado un papel desmovilizador en varias de las últimas huelgas. En este sentido, organizar a las bases desde abajo hacia arriba para construir sindicatos militantes, democráticos e independientes es la mejor manera de sostener y construir sobre esta última ola de lucha obrera.

Este artículo fue publicado originalmente en Left Voice, parte de la Red Internacional La Izquierda Diario.

Fuente:

Entradas que pueden interesarte

Sin comentarios

LO MÁS VISTO

EL CAPITALISMO, AMENAZA MORTAL PARA LA SUPERVIVENCIA HUMANA, SU RIQUEZA ES NUESTRA POBREZA

DOSSIER:  1. Comunicado de los pueblos originarios, campesinos, afrodescendientes y organizaciones populares y feministas de Nuestra América en el día internacional de la clase trabajadora «Su riqueza es nuestra pobreza, ni un derecho menos» Fuentes: Rebelión Los últimos meses con la pandemia, la cuarentena, las restricciones, los estados de excepción, se ha profundizado una crisis generada por un sistema capitalista de muerte y dominación múltiple, patriarcal, colonial. Esta crisis estructural, mucho más grande y profunda que el COVID-19, si bien ha golpeado a toda la humanidad y planeta, también es necesario reconocer que los impactos más catastróficos, se dan en los sectores vulnerables e históricamente excluidos de la población de América Latina, y a la Madre Tierra fuente incesante de explotación para extracción de materias primas. El primero de mayo de 1886 la clase trabajadora salió a la huelga en EEUU como parte de una lucha internacional contra la super

EMANCIPACIÓN N° 802

DESCARGAR Y COMPARTIR SIN RESTRICCIÓN EN PDF LEER DIRECTAMENTE EN LÍNEA DESCARGUE 25 LIBROS CON CADA ENTREGA HACIENDO CLIC EN CADA TÍTULO. NO OLVIDE QUE LOS ENLACES TIENEN POCA VIGENCIA 9151 Pornotopía. Arquitectura Y Sexualidad En « Playboy » Durante La Guerra Fría. Preciado, Beatriz. Emancipación. Octubre 16 de 2021 9152 El Legado De Darwin. Leith, Brian. Emancipación. Octubre 16 de 2021 9153 El Telar Mágico. Jastrow, Robert. Emancipación. Octubre 16 de 2021 9154 Gorilas En Le Niebla. Fossey, Dian. Emancipación. Octubre 16 de 2021 9155 La Conservación De La Energía. Amaro, José. Emancipación. Octubre 16 de 2021 9156 Orígenes. Neil deGrasse Tyson y Donald Goldsmith. Emancipación. Octubre 16 de 2021 9157 Crónicas Del Espacio. Degrasse Tyson, Neil. Emancipación. Octubre 16 de 2021 9158 La Política Republicana Y El Socialismo. Jaurès, Jean. Emancipación. Octubre 16 de 2021 9159 Salvador Allende Conversaciones Con Régis Debray. Versión digital Eduardo Rivas. Emancipación. Octubre

ENTRADA DESTACADA

HISTÓRICA SENTENCIA DE LA CORTE IDH CONTRA EL ESTADO COLOMBIANO POR SECUESTRO Y TORTURAS CONTRA PERIODISTA

HISTÓRICA SENTENCIA DE LA CORTE IDH CONTRA EL ESTADO COLOMBIANO POR SECUESTRO Y TORTURAS CONTRA PERIODISTA

Sentencia histórica: la Corte IDH responsabiliza al estado colombiano por secuestro y torturas cont…

Biblioteca Emancipación