miércoles, 13 de julio de 2016

PARO NACIONAL CONTRA POLÍTICA ECONÓMICA Y REPRESIVA DE SANTOS APROBARON CENTRALES Y ORGANIZACIONES SOCIALES Y POPULARES

¡Sí a la paz, sí al paro nacional contra la política económica de Santos!

Daniel Vargas


Con la aprobación de la realización de un paro nacional para el próximo mes de octubre, concluyó el Encuentro nacional de organizaciones sindicales, sociales y políticas, realizado en Bogotá los días 8 y 9 de julio en la sede sur de la Asocicación Distrital de Educadores.

Al encuentro asistieron delegados de las distiantas organizaciones convocantes, entre ellas, de las centrales obreras, de la Confederación de Pensionados de Colombia y la Confederación Democrática de Pensionados CDP, representantes del agro –Dignidad Agropecuaria Colombiana y la Cumbre agraria, campesina, étnica y popular–, la Cruzada Nacional por la Dignidad Camionera, el sindicato de Juntas de Acción Comunal y E24, y algunas representaciones del movimiento estudiantil. Las delegaciones barriales fueron escasas, denotando el evidente divorcio entre las organizaciones de estructura más tradiconal y las de nuevo tipo.

En la primera jornada de este evento se socializó el Pliego de peticiones presentado por el Comando Central Unitario, y la Coordinación de Organizaciones Sociales y Políticas, previo a la movilización nacional del 17 de marzo anterior, para lo cual se desarrolló el Panel sobre la paz y la coyuntura política. Este panel fue desarrollado por las comisiones de sindicatos, pensionados, estudiantes, sector agrario –minería, ambientalistas–, comunales y problemática urbana, servicios públicos –transporte, sistema general de participaciones (educación, salud, agua potable y saneamiento básico) y planes de acción, tanto nacional como regionales.

Con los insumos arrojados por los Encuentros departamentales y sectoriales realizados días atrás, recogidas en pliegos, y preparados los respectivos planes de acción y designadas las y los delegados, el objetivo fue definir el plan de acción nacional y regional que resultaría en la articulación del Paro nacional para el segundo semestre de este año.

En el Encuentro se llegaron a varios acuerdos y puntos en común. La organización de jornadas de protesta en cada ciudad y región para encaminar a los sectores sociales indignados con el Gobierno, e inconformes con el modelo económico, a lo que sería la conjunción de todas las movilizaciones presentadas en lo transcurrido del año: el paro nacional.

La Declaración Política (ver recuadro), fue el resultado de las discusiones y los consensos entre los y las asistentes, la que recogió de manera general las inconformidades de los sectores populares del país. Sin embargo, algunas delegaciones manifestaron su inconformidad pues la misma fue aprobada antes de discutir a profundidad el dilema entre jornadas de protesta vs. paro nacional, lo que dejó en el ambiente que las organizaciones más grandes ya traían “cocinado” lo finalmente incluido en la declaración política. Otros sectroes afirmaron que la declaración quedaba corta y dejaba por fuera las peticiones de los sectores más pequeños. Reiterada la aprobación unánime a la paz, insistieron en la imperiosa necesidad de la paz con justicia social, para que sea duradera y estable.

Quedó faltando, entonces, una propuesta de gobierno y modelo económico más allá de las reivindicaciones expuestas en los 15 puntos del pliego de peticiones, alegaron las representaciones de los estudiantes y de las juntas comunales.
Declaración política Encuentro Nacional de Organizaciones Sindicales, Sociales y Políticas

¡Sí a la paz, sí al paro nacional contra la política económica de Santos!

Un elemento fundamental de la coyuntura política del país lo constituye el proceso de negociación en La Habana para la terminación del conflicto armado, proceso que se encuentra en su final, una vez pactado con las FARC el cese bilateral al fuego y el mecanismo para la refrendación de los acuerdos.

El gobierno nacional, pese a la solución política negociada llevada en extensiva al ELN y al EPL, lo que puede y debe seguir de estos acuerdos es un contexto para que el movimiento sindical, los jóvenes, las mujeres, los trabajadores del campo y la ciudad y los excluidos en general podamos plantear y conquistar nuestros derechos sin el riesgo del asesinato, la amenaza y la privación de los derechos humanos en las perspectivas de una paz realmente estable y duradera.

El encuentro nacional de organizaciones sindicales, sociales y políticas expresa su apoyo a las negociaciones del gobierno nacional con las guerrillas para poner fin al conflicto armado, saludan los acuerdos de La Habana y reitera el compromiso de impulsar el voto positivo en el plebiscito de refrendación de los acuerdos con una campaña independiente a la del gobierno. Firme con este compromiso, se realizarán jornadas regionales y nacionales de sensibilización por el sí al plebiscito.

El gobierno de Juan Manuel Santos no se ha dignado a atender ninguna de las peticiones que formulamos en el pliego de 15 puntos, motivo del paro nacional del 17 de marzo. Mucho menos designar, como lo pedimos, en la misiva que le dirigimos, una comisión gubernamentada y que inicie mesas de negociación.

Los problemas consignados en la petición, en vez de aminorar se han profundizado con la continua aplicación de la política económica y social del gobierno, la inflación sigue su curso ascendente, la canasta familiar eleva sus costos incesantemente, los servicios públicos disparados, el patrimonio público puesto en venta a los monopolios privados, más tratados de libre comercio, que acarrean el perjuicio total a la industria nacional y el campo. Arremetida brutal contra la salud pública y los hospitales, entrega de colegios en concesión a particulares y detrimento de la universidad pública en favor del negocio de la educación.

La defensa de la cultura nacional y los derechos de los artistas; condiciones laborales cada vez más desventajosas para los trabajadores tanto en derechos como en libertades sindicales; desempleo alto y aumento de la informalidad. Vía libre para la depredación del medio ambiente y entrega de los recursos naturales al capital extranjero. Alzas en los combustibles y peajes. Impulso de la reforma tributaria de las cargas impositivas a la población y premios a los grandes capitales. Incumplimiento a los acuerdos con los sectores agrarios, campesinos y transportadores. Mayores atribuciones de represión con el nuevo Código de Nacional de Policía en contra de las libertades ciudadanas y el derecho a la protesta.

Embestida a la economía solidaria y apuntalamiento de la regulación financiera. Nuevo zarpazo al régimen pensional y aumento de la impunidad y la corrupción. También el gobierno ha incumplido los acuerdos suscritos con los trabajadores y pensionados para reducir los aportes en salud del 12 al 4 por ciento y el restablecimiento de los cargos festivo, dominical y nocturno. Ecopetrol, Propilco, Etb, y demás enlistado para privatizaciones son el objeto de nuestra lucha. Estos son entre otros los asuntos que padece la inmensa mayoría del pueblo colombiano y que son objeto de nuestra reclamación.

En Bogotá, capital de la república y centro urbano de mayor concentración, la aplicación del modelo neoliberal con Enrique Peñalosa tiene los rasgos de un arrasamiento total contra el patrimonio público, el empleo y los derechos sociales de la población. Es un modelo de ciudad para los ricos y el negocio y contra los derechos ambientales; modelo que cada día recala más rechazo e indignación de la ciudadanía.

El gobierno va a tratar de sacar su política adelante. A partir del 20 de julio inicia el trámite de la agenda tentativa Santista. La mayoría que tiene el gobierno con los congresistas de la Unidad Nacional y, en muchos casos, el Centro Democrático, hará mucho más necesario la unidad de la inmensa mayoría de los sectores sindicales, sociales, gremiales y políticos, en fin, la nación entera, para enfrentar las pretensiones gubernamentales que tienen por objeto favorecer aún más al capital financiero y las multinacionales; aplicando las políticas definidas con el FMI el Banco Mundial, la OCDE y todo lo emanado de Washington.

Desde las veredas, pueblos, municipios y capitales de Colombia se adelantará toda la elaboración del Paro Cívico Nacional, empezando por difundir en todos los rincones el contenido del Pliego Nacional conformando comités deparo a todo nivel y preparar las grandes movilizaciones que, abanderadas por las razones expuestas, derroten las pretensiones antinacionales y antipopulares del gobierno.

La reversión de los pozos petroleros de Rubiales a Ecopetrol oficializado el pasado primero de julio es un muy buen ejemplo de que luchar sí vale la pena. La opinión nacional encabezada por la USO y demás organizaciones sociales y políticas, dieron la batalla contra la intensión del gobierno de prologar la concesión petrolera.

La Cumbre Agraria, Campesina Étnica y Popular, después de dos semanas de paro y movilización, logró un acuerdo con el Gobierno Nacional para instalar una mesa de negociación que intenta resolver las peticiones de estos sectores gravemente afectados por la política gubernamental. Este es un buen ejemplo que anima nuestras próximas acciones de movilización y paro nacional.

El magisterio, liderado por FECODE, realizó un paro nacional el primero de junio con ostentosas movilizaciones en todo el país; la fuerza del Magisterio logró sentar al gobierno modificando determinaciones unilaterales que el Ministerio de Educación había expedido en contravía a lo acordado en el paro de mayo del año pasado. Los camioneros en paro que quieren soluciones concretas y rechazan las acostumbradas e incumplidas promesas del gobierno nacional. Esas son las reivindicaciones y luchas que animan y motivan nuestras justas peticiones.

Las organizaciones de productores agropecuarios del país presentes en el encuentro, después de conocer la carta de la Ministra de Trabajo, en la que afirma que “al Gobierno Nacional lo ha asistido la voluntad política para discutir con ustedes el pliego del 17 de marzo” y “que el pliego de las dignidades agropecuarias, de 72 puntos el gobierno ha cumplido 64” señala que no puede ser más mentirosa la posición del Gobierno Nacional, al menos en lo que a productores agropecuarios respecta.

La profundización del modelo de TLC, el aumento de las importaciones de alimentos, el alza constante de los insumos necesarios para la producción agropecuaria, la negativa del Gobierno Nacional a quitar las deudas de los productores, la insistencia en privilegiar la mega minería, sobre la producción agrícola, la aprobación de la ley de ZIDRES que niega el acceso a la tierra a los trabajadores agrarios y campesinos que no la poseen, para entregársela a grandes monopolios del agro-negocio tanto nacionales como extranjeros y la negación de cumplir lo acordado con las diferentes organizaciones Dignidad Agropecuaria de Colombia y Cumbre Agraria, nos lleva a expresarle al país nuestra disposición de participar en la preparación y realización de un Paro Cívico Nacional que enfrente las políticas económicas y sociales del gobierno de Santos.

Los mineros nacionales hemos venido siendo sistemáticamente perseguidos por parte del gobierno y las multinacionales mineras; la cual se expresa en una campaña mediática de criminalización, desprestigio, arrasamiento y desplazamiento de nuestra tradicional actividad económica y de los territorios donde ancestralmente tenemos presencia y contribuimos al desarrollo económico y social de las regiones.

El Encuentro Nacional de Organizaciones Sindicales, Sociales y Políticas, denuncia que el Gobierno Nacional no ha tenido la voluntad política ni de negociar y mucho menos de solucionar, favorable a las necesidades del pueblo ni a sus peticiones. En consecuencia hace un llamado a la población a preparar el paro nacional para el mes de octubre; seguro que alrededor del pliego de peticiones de 15 puntos se concretarán todos los sectores económicos y sociales que buscamos la conjunción de una nación con plena soberanía económica y política que permita el desarrollo de nuestra producción nacional y el goce de un bienestar que cobije a la inmensa mayoría de los colombianos.

Bogotá, D.C. 9 de julio de 2016

http://www.desdeabajo.info/colombia/item/29247-si-a-la-paz-si-al-paro-nacional-contra-la-politica-economica-de-santos.html

0 comentarios:

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | JCPenney Coupons