Mostrando entradas con la etiqueta NUEVA CULTURA SINDICAL. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta NUEVA CULTURA SINDICAL. Mostrar todas las entradas

viernes, 18 de agosto de 2017

ASAMBLEA CONSTITUYENTE ASUME COMPETENCIAS PARA LEGISLAR EN VENEZUELA

La Asamblea Constituyente asume por decreto las competencias del Parlamento de Venezuela

Carlos Garcia Rawlins / Reuters

La Asamblea Nacional Constituyente (ANC) de Venezuela ha acordado por unanimidad asumir competencias del Parlamento, controlado por la oposición, después de que este último órgano se negase a reconocer la legitimidad del primer órgano.

La ANC ha acordado «asumir las competencias para legislar sobre las materias dirigidas directamente a garantizar la preservación de la paz, la seguridad, la soberanía, el sistema socioeconómico y financiero, los bienes del Estado y la preeminecia de los derechos de los venezolanos», según el decreto.

El acuerdo, que incluye la potestad de dictar leyes, ha sido tomado en una sesión a la que se negó a asistir la junta directiva del Parlamento, que había sido citada el jueves por la presidenta de la Asamblea Constituyente, la excanciller Delcy Rodríguez.

El decretó recuerda que «todos los órganos del poder público se encuentran subordinados a la Asamblea Nacional Constituyente», lo cual ha sido desconocido por el Congreso al no comparecer sus directivos a la sesión.

«¡No vamos a permitir más desviaciones de poder! (…) ¡Llegó la Constituyente a poner orden!», ha proclamado Rodríguez antes de la lectura del acuerdo.

En una carta abierta, la junta directiva del Parlamento ha reiterdo que desconoce «la fraudulenta Asamblea Nacional Constituyente, sus mandatos y todos los actos emanados de la misma». «No compareceremos ante la mentira constituyente. No estamos obligados a hacerlo», ha anunciado el bloque opositor.

Representantes de todos los poderes públicos, incluido Maduro, han acudido, desde el 4 de agosto que se instaló la Constituyente, a sus sesiones para subordinarse frente al órgano, que funcionará por al menos dos años, más allá del período del mandatario, que finaliza en enero de 2019.

Fuente: http://www.resumenlatinoamericano.org/2017/08/18/la-asamblea-constituyente-asume-por-decreto-las-competencias-del-parlamento-de-venezuela/

SANTOS Y LA OLIGARQUÍA SE APRESTAN SIGILOSAMENTE ALISTAR 5.000 SOLDADOS PARA LAS GUERRAS AJENAS

  • El primer Mandatario de Colombia firmó en Bruselas (Bélgica), con la Organización del Tratado Atlántico Norte (OTAN) un acuerdo de intercambio de información y seguridad para la fecha del 6 de junio del 2013.
  • El Congreso de la República de Colombia avaló, en 2014, el acuerdo de cooperación que fue firmado el 6 de junio de 2013.

Invasiones y Terrorismo, 5000 soldados para las guerras ajenas

¿Cuál democracia hay que defender en territorios ajenos, si aquí todavía no funciona?, ¿cuáles derechos hay que devolverle a otros pueblos si aquí todavía no es clara la idea de ser humano que estamos construyendo y que no dejamos de violentar?, 
¿Cuál terrorismo hay que salir a combatir, si aquí la barbarie supera lo imaginable y borra sus huellas con nueva barbarie?


Manuel Humberto Restrepo Domínguez

Las elites de la clase política global, estudian, diseñan, formulan y trazan la política a seguir en cada nueva intervención político-económica-militar. La elite, situada en el pentágono, la casa blanca, la torre trump, el G-7, configura ideológicamente el plan a seguir. La base de esta planeación estratégica, con análisis de escenarios, alianzas, costos y beneficios, distribución de poder y proyecciones, se resume en definir al enemigo de la seguridad y la paz global al que hay que combatir. El paso dos del proceso de planeación se orienta a comprometer a otros, al lobby diplomático, las visitas in situ (como la reciente de vicepresidente Mike Pence el 13 de agosto para hablar entre otros de Venezuela, Irán, Rusia y pedir que se corten relaciones con Corea del Norte), a crear vínculos con gobiernos, formaciones políticas (especialmente de derechas), trasnacionales, organizaciones multilaterales o incluso ONU, OEA, medios de comunicación y grupos de opinión, sobre los que se descarga la idea de que en la siguiente etapa de destrucción se hará lo que la opinión publica quiere que se haga porque la democracia lo exige y la seguridad lo necesita.

La siguiente etapa que es de destrucción, inicia con la injerencia de la matriz mediática insistente, incisiva, redundante, imparable, y la ocupación del terreno en todos sus componentes (político, social, económico, cultural), nada distinto al proceso de invasiones a américa con conquista, evangelización y colonización. La tarea queda a cargo de ejércitos, tropas y novedosos aparatos asesinos no tripulados, que componen la intervención militar, en la que a las elites les resulta útil comprometer a un buen número de países, gobiernos y estados que cumplan tareas directas, se hagan visibles, atiendan ordenes de campaña y extiendan el marco de posibilidades para que las consecuencias ya previsibles de retaliación con acciones terroristas sean también redistribuidas.

La tercera etapa es de reconstrucción, en la que se juega a fondo el orden económico global estrechamente vinculado al capital financiero. El modelo de invasión, se termina interpretando como de guerra asimétrica, en aplicación de la ley patriot de 2011 y de la guerra preventiva que derrumba las barreras y límites entre lo civil y lo militar, entre lo político y lo económico, entre la vida y la muerte, que a la vez destituyen el orden legal del DIH y de los derechos humanos y termina por imponer la premisa de que no hay derechos ni garantías de protección para los declarados enemigos sean pueblos o personas. El objetivo de las elites globales y en escala locales, de su metódica planeación, destrucción y reconstrucción, es obtener el control total de la población, el territorio y las riquezas, cambiar reglas y someter al orden hegemónico ideológico y cultural.

Los invasores, que impiden cualquier expresión de levantamiento popular de resistencia, esperan una contraparte que les permita legitimar y mantener sus acciones de guerra, y empujan para obtener respuestas de tipo terrorista, de cuya existencia son sus responsables. De esta manera los civiles dejan de existir y con ellos el sentido del sufrimiento de las víctimas. El agresor puede ser cualquiera y la victima también, los mercenarios se llaman ahora contratistas y los contratistas no entienden de ética ni legitimidad. Las invasiones y las acciones de respuesta asimétrica de tipo terrorista, llevan implícito el regreso de la ley del talión, en tanto que si un país ataca a otro, queda expuesto a ser atacado con la misma ferocidad por quien quiera proclamares representante de una comunidad, pueblo, minoría o grupo y puede también o no tener conexiones globales.

El que ataca como parte de un ejército de invasión, no recibe órdenes directas si no que cumple misiones y entenderá que la destrucción es un daño colateral necesario, sea de vidas humanas, bienes culturales o infraestructuras y el que ataca en acción terrorista entenderá que responde a una venganza. El que ataca como parte del ejército invasor representa a su país de origen sobre el que recaerán las retaliaciones por donde menos lo espere. Un soldado en guerra ajena inscribe el nombre de su país como territorio próximo de la retaliación. Cuando la acción terrorista no se hace posible en el lugar geográfico del invasor, el ataque podrá producirse en cualquier parte con alguna representación global donde se junten nacionales de distintos países, como sitios de peregrinación, grandes superficies, parques públicos, sitios turísticos, centros culturales o deportivos, calles, avenidas, fiestas populares, iglesias, mezquitas, sinagogas. Basta que haya escarnio y el dolor genere mas rabia y menos tolerancia, que despierte pasiones y desate lo menos humano de los humanos, que active el imaginario de que en cualquier lugar hay un enemigo anunciando que el que ataque también será atacado, a su tiempo, en el momento preciso.

Son guerras inventadas, planeadas para mantener al mundo bajo estado de excepción, (estado de sitio del que Colombia es su precursor en democracia), para acelerar la velocidad de expansión del capital triplicado en papeles especulativos; desestabilizar independencias; sostener la desigualdad global y local que muestra a menos de millón de humanos dueño de mas de la mitad de todo lo que existe incluida la profundidad de los mares y la inmensidad del infinito ante varios miles de millones que sobreviven con hambre, sufrimientos y carencias. La desigualdad acoraza a la arrogancia del poder que queda libre para extender el capital especulativo, los nuevos instrumentos financieros, las tecnologías y el despojo de las riquezas materiales que sostienen la vida humana y del planeta.

Las de hoy son invasiones asimétricas, guerras inútiles alimentadas con odios, con mitos morales y discursos espurios de buenos y malos, con mentiras, con falsos temores que provocan miedo y hacen que las mismas víctimas se encarguen de pedir mas control, mas seguridad, aunque esta traiga consigo socavar derechos y eliminar libertades. Los cambios en la morfología de la economía y la política globales, ponen al descubierto un modelo ideológico que promueve la guerra cotidiana, que desestabiliza la idea de que “para alguien pueda existir lo cotidiano fuera del espacio y el tiempo de la guerra” (Appadurai, 2007). Lo inalcanzable y despiadado de las fluctuaciones del capital resulta tan lejano y tan sólido en su capacidad de controlarlo todo, que desborda los antagonismos que antes lo enfrentaban y eliminan los espacios para confrontarlo y ponerlo a debate. Es en la mitad de estos cierres e intolerancia que surge el terror celular, individual o colectivo con capacidad de globalizarse y reemplazar por violencia cualquier salida de paz como pilar de la vida cotidiana. El terrorista reclama representar la incapacidad de los pueblos para resistir tanta muerte y humillaciones.

La Terrible noticia para Colombia, es que aparte de incumplir la palabra empeñada para responder al compromisos de la paz firmada, de soslayo abra las posibilidades para participar en otras guerras del lado de los invasores y se disponga a enviar 5000 soldados como carne de cañón y a costa del erario a perseguir enemigos señalados así por las elites de la clase política global, que con xenofobias, discriminaciones y odios extienden una política de ultraderecha global basada en intervención, injerencia y violación de la soberanía y libre autodeterminación de otros pueblos. Quizá rememorando el envió de tropas en 1951 para empezar la guerra fría, Colombia envió a Corea a casi 5000 soldados a impedir la expansión del comunismo, aunque no sabían dónde quedaba, sin embargo entre el casi cercano medio millón de víctimas murieron 196 y mas de 400 quedaron heridos y olvidados. Resulta poco comprensible que el presidente Santos que ha cosechado logros políticos y sociales en nombre de la paz y obtenido un premio nobel dedicado a las víctimas y ofrendado a la vida, incentive, promueva y conduzca soldados campesinos a guerras ajenas de las que no todos regresarán, en las que hay destrucción, muerte, sufrimiento y también retaliación terrorista. ¿Cuál democracia hay que defender en territorios ajenos, si aquí todavía no funciona?, ¿cuáles derechos hay que devolverle a otros pueblos si aquí todavía no es clara la idea de ser humano que estamos construyendo y que no dejamos de violentar?, ¿Cuál terrorismo hay que salir a combatir, si aquí la barbarie supera lo imaginable y borra sus huellas con nueva barbarie?

Nada justifica las acciones orientadas a producir terror y todas son condenables, repudiables. Tampoco nada justifica las intervenciones abiertas y encubiertas que desestabilizan la vida, provocan la muerte y alientan que la intimidación, el temor y el miedo se apoderen de las vidas y las mentes de los inocentes. Es por lo menos incoherente con la paz en construcción llevar soldados de estas tierras a combatir en tierras ajenas, porque mañana vendrán los expulsados de allá y crecerá la xenofobia, la rabia, el odio y entonces basta con que una acción terrorista. Ese es el plan, el circulo vicioso que crea el capital con soldados que matan y mueren, con terroristas que envilecen y también son asesinados, civiles expuestos de lado y lado y elites que distribuyen réditos políticos y riquezas, impidiendo entender que no puede seguir siendo cierto que los buenos sean buenos porque matan a los malos. La lucha hay que ganársela a toda intervención, a toda violencia, a toda agresión imperial y de venganza.

Fuente Artículo: http://www.alainet.org/es/articulo/187515

Fuente notas iniciales y video: http://www.resumenlatinoamericano.org/2016/12/26/colombia-santos-anuncio-entrada-a-la-otan-venezuela-senala-que-asi-se-vulnera-la-zona-de-paz/


Solicitan a Presidentes Santos que Colombia revierta el acuerdo con la OTAN

osirredentos2015


Sr. Juan Manuel Santos

Presidente de la República de Colombia

Presente

Hemos tomado conocimiento que Colombia firmó en Bruselas, Bélgica, con la Organización del Tratado Atlántico Norte (OTAN) un acuerdo de intercambio de información y seguridad.

Queremos manifestarle a usted, al Congreso, y al pueblo de Colombia nuestra preocupación y rechazo a este acuerdo y pedimos a Colombia que considere la posibilidad de anular esta decisión.

Mientras América Latina y el mundo celebramos los avances en los Acuerdos de Paz con la guerrilla insurgente y que Colombia camina hacia la estabilización de su sistema social y democrático la firma de este acuerdo con la OTAN es un paso negativo que pone en riesgo a Colombia y a todo nuestro continente.

La OTAN ha sido una maquinaria de guerra en la historia de la humanidad y nada bueno ha surgido de esta organización que sólo ha sembrado la destrucción, la muerte y la violencia contra naciones pequeñas e indefensas donde los mismos países participantes han fomentado la guerra y la división de estas naciones para favorecer y lograr sus objetivos geopolíticos.

Al ser Colombia parte de la OTAN inmediatamente se convierte en un objetivo de la guerra inhumana que la misma OTAN ha fomentado lo que pone al mismo tiempo a todo nuestro continente en riesgo.

Creemos que Colombia y todos nuestros países deben avanzar para hacer realidad plena el objetivo que América Latina y el Caribe sean una Zona de Paz como proclamó la CELAC, en enero de 2014, en la Habana, Cuba.

Pedimos que Colombia revierta esta decisión, se retire de la OTAN, y siga su camino y su compromiso por la paz.

Atentamente,

Adolfo Pérez Esquivel, Premio Nobel de la Paz

Martín Almada, Premio Nobel Alternativo

María Stella Cáceres, Directora del Museo de las Memorias: Dictadura y Derechos Humanos. Asunción, Paraguay

Alicia Lira, Presidenta AFEP, Chile

Myriam Parada Avila, Directora Ejecutiva Escuela de Paz, Colombia

Gustavo Gallardo, Presidente la Fundación Lazos de Dignidad, Colombia

Antônio Barreto, presidente de CEBRAPAZ, Brasil

Guillermo Burneo, Perú

Frei Betto, escritor, Brasil

Sandra Quintela, economista, Brasil

Lúcia Skromov, Brasil

Stella Calloni, periodista, Argentina

Ana Lia Murriello, Argentina

Carlos A. Settembrini – Arrecifes – Argentina

François Houtart, Ecuador

Julin Acosta, República Dominicana

Rachel Reist, Coordinadora del Consejo de SOAWatch

Susana Pimiento, EEUU

Judith Kelly, escritora, maestra por la paz, EEUU

Rev. Raul Suarez, pastor (r) bautista, Cuba

Elisa Mata, militante de solidaridad internacional y derechos humanos, Argentina

Jonathan González Quiel, Panamá

Jorge Mansilla Torres, boliviano, ex embajador en México

Lucio Oliver, Dr. Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM, México

Alfonso Anaya, México

Hildelisa Preciado, México

Dalia Ruiz, México

Carmen Mendoza, México

Leticia Gutiérrez, México

Gabriela Hernández, México

María Elena López G, México

Norberto Pérez, México

Maricarmen Montes, México

Elizabeth Alejandre, México

Rosa Barranco, México

Angeles González, México

María de Lourdes del Villar, México

Bertha Vallejo, Graciela Tapia, México

Marisa Rodríguez, México

Rosa María Larroa, México

Leonor Aída Concha, México

Cristina Steffen, México

Claudia Sandoval, Walter Martínez, México

Pastor Ricárdez, México

Ángel Torres Velandia, México

Gabriela Aminta Videla González, Cuernavaca, México

Raphael Martinelli – Brasil, advogado, Núcleo dos Irredentos / Rádio Os Irredentos
Geraldo Sardinha – Brasil, Núcleo dos Irredentos / Rádio Os Irredentos



Organizaciones:

Agrupación de Familiares de Ejecutados Políticos, Chile

Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos en Honduras, COFADEH

Movimiento Cubano por la Paz y la Soberanía de los Pueblos

Centro Memorial Dr. Martin Luther King,Jr, Cuba

Comisión Ética Contra la Tortura, Chile

Grupo Tortura Nunca Mais/RJ, Brasil

Corporación 3 y 4 Álamos: Un Parque por la Paz, la Memoria y la Justicia

Servicio Paz y Justicia Paraguay

Servicio Paz y Justicia México

Servicio Paz y Justicia Chile

Servicio Paz y Justicia Uruguay

Servicio Paz y Justicia Costa Rica

Servicio Paz y Justicia Argentina

Coordinación Latinoamericana del SERPAJ – AL

COMISEDE, Perú

Liga Argentina de los Derechos del Hombre

Coordinadora Americana por los Derechos de los Pueblos y las Víctimas de la Prisión Política

Unión Bicentenario de los Pueblos (UBP, Capítulo Chile)

Comité Oscar Romero – SICSAL Chile

Comitê Pró-Haiti – Brasil

Tribunal Popular – Brasil

Organização Indígena Revolucionaria – Brasil

Mujeres para el Diálogo, México

Comité Monseñor Oscar Romero, SICSAL México.

Movimiento de Solidaridad Nuestra América, México

Somos una América Abya Yala

Centro Amigos para la Paz, Costa Rica

Comité Óscar Romero de Vigo

Comité Monseñor Oscar Romero, Madrid, España

Insurrectas Autónomas Honduras

Observatorio por el Cierre de la Escuela de las Américas – SOA Watch

Fuente: https://osirredentosblog.wordpress.com/2017/03/22/solicitan-a-presidentes-santos-que-colombia-revierta-el-acuerdo-con-la-otan/

PARA QUE EL ESCLAVO NO PIENSE CON LA CABEZA DEL AMO, ES IMPRESCINDIBLE LA LUCHA IDEOLÓGICA

Lucha ideológica: imprescindible
La derecha crece. ¿El esclavo piensa con la cabeza del amo?

Marcelo Colussi


Si a alguien que no conoce los intrincados vericuetos de lo humano (pongamos, como ejemplo, un ser extraterrestre), se le intentaran explicar muchas de las conductas que tenemos quienes hollamos este planeta, nos veríamos en serias dificultades.

Entre otras, solo para graficarlo: ¿cómo es posible que una pequeña minoría en el poder pueda manejar a una tan amplia masa de congéneres? Porque la historia nos muestra que ésta es una estructura dominante desde hace unos cuantos milenios, al menos desde que aparece la idea de propiedad privada. Un muy reducido grupo, a veces una sola persona, dirige el destino de mayorías infinitamente más numerosas: el monarca (emperador, faraón, rey, zar, sultán, Inca, sacerdote supremo o como quiera llamársele), el mandarín, el señor feudal, el patrón de finca, el estanciero, el empresario capitalista, el banquero -¿podría agregarse el burócrata de la Nomenklatura?- toman las decisiones y se aprovechan del trabajo de grandes mayorías… ¡y nadie de esas mayorías levanta la cabeza!

Aunque -¡esa es la buena noticia!- de tanto en tanto se producen cataclismos sociales y la sociedad cambia: se cortan las cabezas de los amos y se instaura un nuevo modelo social. Esa es la historia de las sociedades: la perenne lucha de clases. Cuando Marx y Engels lo formularon hace 150 años, derrumbaron todas las especulaciones metafísicas al respecto del funcionamiento de una sociedad. Hoy día, esa verdad sigue siendo incontrastable. Pero hay un elemento nuevo, no tan evidente un siglo y medio atrás: la lucha ideológico-cultural alcanzó ribetes insospechados, apelando a las técnicas más refinadas y eficientes.

El sistema socio-económico -para el caso: el capitalismo- se mantiene a sangre y fuego. Las luchas de clases siguen tan presentes ahora como antaño (¿de dónde surgió la tamaña estupidez que la historia y esas luchas habían terminado?). Continúan absolutamente al rojo vivo, y ahí está la represión continuada de la que el campo popular sigue siendo objeto. La preconizada “resolución pacífica de conflictos” no puede pasar de ser una fórmula “políticamente correcta”. La roca viva de la propiedad privada de los medios de producción se mantiene inamovible.

Lo curioso a destacar en este breve escrito es cómo la derecha, las fuerzas conservadoras, aquellas que detentan la propiedad privada de esos medios, y por tanto el poder a nivel social, han profundizado -y de momento ganado- la lucha ideológico-cultural. Que la ideología mantiene al sistema y es la otra pata -junto a la represión violenta, junto a las armas- en que se apoya el edificio social, no es nuevo. Que “la ideología dominante es la ideología de la clase dominante” ya es sabido. Expresado de otro modo: que el esclavo piensa con la cabeza del amo. Lo llamativo es el grado de profundidad y eficiencia que ese manejo ideológico ha alcanzado.

Algunos años atrás, no muchos, parecía -o, al menos, muchos queríamos creerlo así- que el triunfo de la revolución socialista era inexorable. El mundo vivía un clima de ebullición social, política y cultural que permitía pensar en grandes transformaciones.

Entre las décadas del 60 y del 70 del siglo pasado, más allá de diferencias en sus proyectos a largo plazo, en sus aspiraciones e incluso en sus metodologías de acción, un amplio arco de protestas ante lo conocido y de ideas innovadoras y contestatarias barría en buena medida la sociedad global: radicalización de las luchas sindicales, profundización de las luchas anticoloniales y del movimiento tercermundista, estudiantes radicalizados por distintos lugares con el Mayo Francés de 1968 como bandera, aparición y profundización de propuestas revolucionarias de vía armada, movimiento hippie anticonsumismo y antibélico, incluso dentro de la iglesia católica una Teología de la Liberación consustanciada con las causas de los oprimidos. Es decir, reivindicaciones de distinta índole y calibre (por los derechos de las mujeres, por la liberación sexual, por las minorías históricamente postergadas, por la defensa del medioambiente, etc.) que permitían entrever un panorama de profundas transformaciones a la vista.

Para los años 80 del siglo pasado, al menos un 25% de la población mundial vivía en sistemas que, salvando las diferencias históricas y culturales existentes entre sí, podían ser catalogados como socialistas. La esperanza en un nuevo mundo, en un despertar de mayor justicia, no era quimérico: se estaba comenzando a realizar.

Hoy, cuatro décadas después, el mundo presenta un panorama radicalmente distinto: la utopía de una sociedad más justa es denigrada por los poderes dominantes y presentada como rémora de un pasado que ya no podrá volver jamás. “El Socialismo solo funciona en dos lugares: en el Cielo, donde no lo necesitan, y en el Infierno donde ya lo tienen”, es la expresión triunfante de ese capitalismo que, en estos momentos, pareciera sentirse intocable. Lo que se pensaba como un triunfo inminente algunos años atrás, parece que deberá seguir esperando por ahora. En medio de ese retroceso fabuloso de las luchas populares, propuestas de redistribución -con mucho de asistencialismo, capitalistas en definitiva, como lo que se vive hace unos años en Venezuela- pueden ser vistas como una avanzada. Eso, pareciera, es lo máximo a que se puede aspirar en este momento como opción socialista.

El sistema capitalista no está moribundo. Para decirlo con una frase más que pertinente en este contexto: “los muertos que vos matáis gozan de buena salud”, anónimo equivocadamente atribuido a José Zorrilla.

Las represiones brutales que siguieron a aquellos años de crecimiento de las propuestas contestatarias, los miles y miles de muertos, desaparecidos y torturados que se sucedieron en cataratas durante las últimas décadas del siglo XX en los países del Sur con la declaración de la emblemática Margaret Tatcher “no hay alternativas” como telón de fondo cuando se imponían los planes de capitalismo salvaje eufemísticamente conocido como neoliberalismo, el miedo que todo ello dejó impregnado, son los elementos que configuran nuestro actual estado de cosas, que sin ninguna duda es de desmovilización, de parálisis, de desorganización en términos de lucha de clases. Lo cual no quiere decir que la historia está terminada. La historia continúa, y la reacción ante el estado de injusticia de base (que por cierto no ha cambiado) sigue presente.

Ahí están nuevas protestas y movilizaciones sociales recorriendo el mundo, quizá no con idénticos referentes a los que se levantaban décadas atrás, pero siempre en pie de lucha reaccionando a las mismas injusticias históricas, con la aparición incluso de nuevos frentes y nuevos sujetos: las reivindicaciones étnicas, de género, de identidad sexual, las luchas por territorios ancestrales de los pueblos originarios, el movimiento ecologista, los empobrecidos del sistema de toda laya (el “pobretariado”, como lo llamara Frei Betto). Hoy día, según estimaciones fidedignas, aproximadamente el 60% de la población económicamente activa del mundo labora en condiciones de informalidad, en la calle, por su cuenta (que no es lo mismo que “microempresario”, para utilizar ese engañoso eufemismo actualmente a la moda), sin protecciones, sin sindicalización, sin seguro de salud, sin aporte jubilatorio, peor de lo que se estaba décadas atrás, ganando menos y dedicando más tiempo y/o esfuerzo a su jornada laboral. Muy probablemente, la mayoría de quienes lean este texto trabajan en esas condiciones. La idea de sindicato luchador por los derechos de los trabajadores salió de escena. Hoy día, sindicato es casi sinónimo de mafia, de corrupción, de desprotección de los trabajadores.

Pero las luchas siguen, sin dudas. Justamente ahí está el punto que queremos remarcar: el golpe sufrido en el campo popular ha sido grandísimo, y no solo por las montañas de cadáveres y ríos de sangre con que se le frenó, sino con la monumental lucha ideológica que se ha impuesto estos años, que sirve como freno con más fuerza aún que las masacres, las torturas, las desapariciones forzadas.

En esto de la lucha ideológica, hay que reconocerlo -reconocerlo para, laboriosamente, estudiar el fenómeno y buscar las alternativas del caso- la derecha ha tomado la delantera. La hegemonía ideológico-cultural, en este momento, está de su lado, completamente.

En términos globales se ha entronizado un discurso derrotista, casi de resignación, adaptacionista: “¡sálvese quien pueda!”. Una forma de entender el mundo donde pareciera que la idea de cambio se ha ido esfumando. Claro que eso no se dio por arte de magia: hay un poderosísimo y muy bien articulado trabajo detrás, donde se complementa la represión sangrienta, la precarización laboral (tener trabajo es casi un lujo, y hay que cuidarlo como tesoro) y los aparatos ideológico-culturales funcionando a pleno.

Los dueños del capital saben lo que hacen, y sus tanques de pensamiento, todo su monumental aparato ideológico-propagandístico -realizado con las más refinadas técnicas de control social- tienen claro el cometido: mantener el sistema a cualquier costo.

Sin dudas, lo saben hacer muy bien. Los resultados están a la vista: una pequeñísima, casi insignificante minoría tiene el control del mundo. Las grandes mayorías estamos desorientadas, adormecidas. ¿Por qué no reaccionamos? Porque el trabajo de amansamiento está muy bien realizado.

¿Cómo podría explicarse que una posición de derecha, reaccionaria, conservadora, mezquina e indolente ante el sufrimiento de la humanidad, se imponga sobre propuestas progresistas? ¿Cómo es posible, contrariando todo principio de solidaridad y de racionalidad social, que ganen en las urnas propuestas antipopulares como Berlusconi en Italia, o Donald Trump en Estados Unidos? ¿Por qué crecen los grupos neonazis? ¿Por qué los argentinos votan por Macri, o los guatemaltecos por Jimmy Morales? “Nueve de cada diez estrellas son de derecha”, se mofaba Pedro Almodóvar; pero la burla encierra verdad. ¿Por qué las propuestas de derecha conservadora se imponen? ¿Qué ha pasado que buena parte de la humanidad puede pensar que Nicolás Maduro es un dictador y que los venezolanos huyen hambrientos de su país? ¿Cómo ha sido posible que enormes cantidades de ciudadanos latinoamericanos, en vez de buscar su liberación político-social, terminen en iglesias neo-evangélicas fundamentalistas? ¿Por qué interesa más el último gol de Messi que la situación de precariedad económica? Si, como dijera Salvador Allende, la vocación revolucionaria de los jóvenes es una cuestión “casi biológica”, ¿por qué hoy las juventudes piensan más en la droga que en el cambio social? ¿Qué mecanismo obró para que el discurso revolucionario de décadas atrás de muchos honestos luchadores sociales -con armas en la mano en muchas ocasiones- se tornara un aguado cliché “posibilista”, haciendo el coro de la avanzada neoliberal, siendo cooptados por el sistema con algún cargo menor incluso?

Todo esto se responde con una sola fórmula: ¡lucha ideológica! Más allá de la provocadora bravuconada de Francis Fukuyama que acompañó el derrumbe del campo socialista con su triunfal “fin de las ideologías”, la ideología es el corazón de la lucha de clases actualmente. La llamada guerra de cuarta generación -la estrategia del control de mentes y corazones a escala planetaria, hecha desde unos pocos centros de poder global- está en su cenit. Hoy día la lucha ideológica es de primerísima importancia.


Fuente:http://www.alainet.org/es/articulo/187518

jueves, 17 de agosto de 2017

LA CONSPIRATIVA GIRA DE PENCE CONTRA VENEZUELA Y POR LOS MERCADOS

La gira de Pence: contra Venezuela y por la salud de los mercados


Silvina Romano


El viernes 11 de agosto el presidente Trump amenazó con una probable intervención armada a Venezuela, sintetizando con claridad las intenciones y acciones injerencistas en Venezuela. Claro que esto provocó numerosas controversias, sobre todo en EEUU, porque “esa no es la forma de hacer las cosas”, no por tratarse de una declaración de guerra porque el gobierno venezolano no se pliega a los lineamientos políticos y económicos de Estados Unidos, o porque implica un acto de poder unilateral que no considera el daño al pueblo venezolano (que es quien eligió a sus actuales gobernantes), sino porque este tipo de declaraciones proporcionan “argumentos a Maduro” para hablar del intervencionismo estadounidense1. Lo cierto es que la declaración fue una clara demostración de poder impune, además de medir el escenario de legitimidad de una decisión tan contundente (que, por otra parte, no es nueva, se barajaba al menos desde que se filtró el Operativo Freedom II del Comando Sur)2.

En este caldeado escenario, el vicepresidente Michael Pence (el lado “serio” de Trump) salió de gira por América Latina, incluyendo visitas a Colombia, Argentina, Chile y Panamá. Según comunicado oficial de la Casa Blanca, el motivo del viaje es profundizar los lazos comerciales y la cooperación en seguridad e infraestructura3. Además de esto, la razón principal es qué harán y cómo harán para “resolver” el asunto de Venezuela (lograr el ansiado cambio de régimen).

En efecto, durante su breve paso por Colombia, Pence brindó una conferencia conjunta con el presidente Juan Manuel Santos, destacando los siguientes puntos: descartó de modo contundente una posible intervención armada a Venezuela; al contrario, remarcó repetidas veces la necesidad de “restaurar la democracia” (léase cambio de régimen) por “medios pacíficos”. Para lograr este objetivo, habría que implementar “una amplia gama de sanciones económicas” y presiones por la vía diplomática para “aislar a Venezuela”4, vías que requieren reforzar la alianza con los países de la región (en contra de Venezuela), en la que tanto Colombia como Argentina (junto con México) vienen jugando un rol protagónico.

En Argentina, el discurso fue similar, remarcando la “preocupación por cómo están sufriendo los venezolanos” a la vez que volvió a recordar lo mismo que dijo en Colombia: que EEUU quiere trabajar con sus aliados de la región para una solución pacífica a la crisis que enfrenta, reforzando la urgencia: “Tenemos que extremar la posición política y económica para que lo antes posible se vuelva a restaurar la democracia en Venezuela"5. Considerando estas declaraciones, vale la pena recordar que la presión diplomática y política y especialmente las sanciones económicas, están orientadas a lograr por medios pacíficos lo que otrora se buscaría por medios “violentos”. Sin embargo, se trata de estrategias que pueden perjudicar gravemente a la población (tal como lo afirman los expertos en política exterior estadounidense)6, generando un escenario que no dista tanto de la “guerra real”.

Celebrando el “cambio” (¿hacia dónde?)

En otro orden de cosas, llegado a Argentina, Pence felicitó al presidente Macri por los cambios en la economía, por “llevar a Argentina de vuelta al mundo”. El presidente argentino subrayó la predisposición para recibir inversiones y la llegada de empresas estadounidenses, como un modo “de generar empleo, que es la única manera de acabar con la pobreza”7. Prometen que el sector empresarial de Argentina y de EEUU trabajarán juntos para procurar la esperada “lluvia de dólares” auguradas por las reformas (el ajuste) implementado por el gobierno de Macri. Para ello, Pence viajó acompañado de ejecutivos de Lockheed Martin, Clorox, Boeing, HSBC, Monsanto, DHL, Meflife, CH2M, Nike, AES Energy, Citi y Exxon Mobile8. Se trata de buena parte de las transnacionales más importantes de los EEUU.

Desde un análisis serio sobre el “efecto positivo” de las inversiones extranjeras en cuanto a creación de fuentes laborales o incluso un impacto en el “desarrollo” (entendido en su versión amplia, no solo como crecimiento económico) el historial de estas empresas en países periféricos da cuenta de que, en general, tienden a contribuir a con una mayor precarización/explotación laboral que se suma a una extracción de excedentes y desinversión en un mediano plazo, además de que no contribuyen al desarrollo de know-how tecnológico a nivel local9. Precisamente, representantes de la Cámara de Comercio de EEUU advierten que las inversiones no llegarán de inmediato porque antes es necesario profundizar el proceso de cambio en Argentina, avanzando en reforma laboral, tributaria y aduanera, aclarando que, por ejemplo “el costo laboral es muy alto en Argentina”10. Agrega además que los tres sectores “clave” en el vínculo comercial entre Argentina y EEUU son: los limones, la carne y el biodiesel.

Por un lado, llama la atención la advertencia sobre la necesidad de una reforma laboral, en vista de lo que ha sucedido en Brasil en torno a una reforma laboral sumamente regresiva11. Por otro lado, considerando los sectores “clave”, parece que se busca reforzar relaciones totalmente asimétricas, en las que Argentina se compromete a profundizar su rol de primario exportador, apuntalado por la presencia de multinacionales estadounidense que competirán duramente con las iniciativas de industria nacional o local. Este panorama, además, nos brinda un indicio sobre el rumbo real de los lineamientos de la gestión Trump (más allá de las declaraciones trasnochadas) que parecen encaminadas a seguir con una larga tradición en la política estadounidense: promover proteccionismo y una amplia selectividad respecto de sus importaciones, a la vez que el gobierno presiona para expandir capital y mercados estadounidenses hacia el exterior.

El escenario se presenta complejo: Estados Unidos se arroga sin eufemismos el rol de “policía hemisférica” (rol que también asumió con Obama, pero desde un discurso menos injerencista) junto con una política de expansión comercial y de inversiones. Se propone salvar a la región de los Estados fallidos y las dictaduras “porque eso es lo correcto” (tal como sentenció Pence en Colombia). Para ello, procurará reforzar las democracias neoliberales y los Estados criminales (como México o Colombia) que sí se presentan como una garantía para la “estabilidad regional” y la seguridad de EEUU, condición fundamental para la salud de los negocios y de una política solo capaz de operar por y para los mercados.

- Silvina Romano / Investigadora CELAG
@silvinamceleste

Fuente: http://www.celag.org/la-gira-pence-venezuela-la-salud-los-mercados/

Injerencia en Venezuela
EE.UU. despliega un menú de opciones, entre ellas la guerra por delegación, para terminar con el chavismo

Aram Aharonian

Las amenazas de Donald Trump, las “sanciones” del gobierno estadounidense, los bloqueos bancarios y financieros, los intentos de aislamiento diplomático, dejan en claro la incapacidad de la derecha venezolana de voltear el tablero y su total dependencia de la voluntad de Washington.

Mientras participa en mesas de diálogo con el gobierno, con un escueto comunicado, la desmembrada Mesa de la Unidad Democrática, intentó responsabilizar al presidente Nicolás Maduro por la amenaza de intervención militar de Donald Trump, cuando sus principales dirigentes fueron protagonistas de las súplicas a gobernantes y funcionarios estadounidenses para que invadieran el país, ante los sucesivos fracasos de todas sus estrategias legales, violentas y terroristas.

Para no ir más atrás –porque el relato se volvería interminable-, en este 2017 importantes dirigentes del antichavismo, Julio Borges, Luis Florido y la devaluada exprimera dama de Voluntad Popular Lilian Tintori, se han fotografiado con importantes funcionarios estadounidenses, dejando prueba gráfica de sus intentos. Suponían que el gobierno venezolano se iba a amedrentar viéndolos conchupados con la dirigencia de la primera potencia mundial.

Lo mismo había intentado, años atrás, María Corina Machado, quien tuvo la valentía –hay que reconocérselo- de fotografiarse con Geoge Bush, y difundir urbi et orbi la foto.

Conscientes de que una imagen vale más que mil palabras (las que difícilmente puedan juntar), tampoco tuvieron empacho en fotografiarse con Luis Almagro, el gerente de Estados Unidos en la Organización de Estados Americanos, ante quien exigían la aplicación de la Carta Democrática. Y en Washington y Miami, donde viajan regularmente, para lograr el bloqueo financiero del país (de su país) por parte de los grandes bancos internacionales.

Julio Borges aparecía fotografiado y sonriente junto a H.R. McMaster, asesor de seguridad nacional de Trump, quizá exigiéndole lo que mejor sabe hacer, intervenir y masacrar poblaciones inocentes e indefensas en nombre de la libertad y la democracia., como lo hizo en la segunda fase de la ocupación de Irak, dándole argumento al surgimiento del Estado islámico. Y MacMaster estaba con Trump en la reunión donde anunció la opción militar y amenazó con invadir a Venezuela.

Ya no se trataba de pedir financiamiento para los capacitadores en manejo de redes sociales de los jóvenes de Primero Justicia, ni de los toldos y equipos para guarimbas y terrorismo. Mientras Lilian Tintori y Luis Florido posaban junto a los congresistas Marco Rubio Y Bob Menéndez, operadores de toda y cualquier medida contra el gobierno constitucional venezolano y financistas de la ola terrorista.

El terrorismo islámico

La maniobra propagandística busca fortalecer el relato de que Venezuela es un país promotor del “terrorismo islámico”, por más que Irán y Hezbollah, junto a Rusia y Siria, sean los principales responsables de su inminente derrota en Medio Oriente en los últimos años.

El intento de afianzar un relato demonizador se circunscribe también a otros argumentos contra el país, como el tendencioso e inconsistente reportaje de CNN sobre la conexión entre Tareck El Aissami, vicepresidente ejecutivo de Venezuela, y la entrega de pasaportes venezolanos a “terroristas” de Hezbollah en el Líbano. El senador Marco Rubio tomó esta pieza de propaganda y la presentó ante el senado para justificar sanciones contra funcionarios venezolanos.

Dentro de la misma estrategia, el director de la CIA, Mike Pompeo aseguró que Venezuela se encuentra influenciada por Hezbollah e Irán, dos de los actores geopolíticos que Washington ubica dentro del “Eje del Mal,” y que por ello “puede convertirse en un riesgo para los EEUU”. Esta maniobra de “inteligencia” busca fortalecer el relato de que Venezuela es un país promotor del “terrorismo islámico”, por más que Irán y Hezbollah, junto a Rusia y Siria, sean los principales responsables de su inminente derrota en Medio Oriente, en los últimos años.

Cabe recordar las sanciones que impuso el Departamento del Tesoro al vicepresidente venezolano Tareck El Aissami, en fabrero de este año, señalado de ser un jefe narcotraficante, claro que sin mostrar pruebas ni evidencias que clarificaran tal acusación. También trataron de asociar a la figura del hijo del Presidente, Nicolás Maduro Guerra, con el Cártel de Los Zetas en México, y al constituyentista Diosdado Cabello con un supuesto plan para asesinar al senador Marco Rubio.

Estos ejemplos expresan no sólo el tratamiento simbólico y narrativo contra Venezuela como un Estado terrorista, narcotraficante y forajido, sino las acciones de fuerza financiera y militar anunciadas que estarían legitimadas, casi que por consecuencia lógica.

Esta es la “narración clara” recomendada por el Consejo del Atlántico al gobierno estadounidense, que permitiría escalar las agresiones contra el país, debido a que EEUU ve en Venezuela una “amenaza inusual y extraordinaria” a sus intereses, basado en el Decreto Obama de 2015, base jurídica e institucional de todo su accionar injerencista y con el que establece un estado de emergencia con relación a Venezuela.

¿Casuales casualidades?

Difícil creer que fue una casualidad que 13 cancilleres con posiciones antivenezolanas se reunieron en Lima para declarar que "Venezuela no cumple con los requisitos ni obligaciones de los miembros del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas", a la misma hora que un preinforme del Alto Comisionado de la ONU -muy sesgado contra Venezuela- se difundía profusamente por los diarios latinoamericanos.

La campaña de terror mediático se acentuó para exigir al suspensión de la elección de constituyentes, mientras las presiones y el chantaje estadounidense sumaba “voluntades” a sus posiciones, como lo hicieron para expulsar a Libia del Consejo..

Ese mismo día se reunieron en Caracas los países del Alba para denunciar las "amenazas imperiales". Fue luego de esta reunión que Trump anunció su opción militar, acompañada por una nueva campaña de terror mediático en busca del rompimiento de relaciones diplomáticas con Venezuela por varios países latinoamericanos, encabezados por México y Colombia, mientras se acentuaba el bloqueo bancario y financiero, parte de la guerra económica.,

Vicepresidente que aprieta

El vice presidente de los Estados Unidos, Mike Pence, tras reunirse con el mandatario colombiano Juan Manuel Santos, anunció como arenga de guerra, que EEUU usará todo el poder económico, político y diplomático, pero descartó una intervención miliar. Sopesó que hasta Santos se oponía a una salida militar, al menos con tropas estadounidenses, aunque quizá no descartan agresiones desde las fronteras, con identidades sudamericanas, al menos hasta que puedan organizar un brazo armado en parte del territorio venezolano.

La reacción generalizada en la región, no era esperada en Washington. El vicepresidente va con la línea de mayores sanciones económicas a Venezuela, entre ellas a la industria petrolera.

Pence dijo que su país (¿o su gobierno?) no escatimarán en seguir usando todos los recursos asimétricos posibles hasta que el chavismo salga del poder. Lo mismo que había dicho el jefe de la CIA, Mike Pompeo, sobre el uso de Colombia como principal punto de avanzada, junto a México, en una política coordinada contra Venezuela, que va desde lo militar hasta lo económico y diplomático. Santos puso cara de circunstancias, como siempre.

"Estados Unidos está con usted", le dijo el vicepresidente a Mauricio Macri a su llegada a Buenos Aires y señaló que el gobierno de Donald Trump se siente "muy alentado" por la cambios que puso en marcha. Macri afirmó que compartieron la "preocupación" por la situación en Venezuela.

Macri afirmó que ambos países comparten "la preocupación por lo que están sufriendo los venezolanos", y reiteró la exigencia a Nicolás Maduro de un "cronograma electoral, respeto a las libertades, que libere presos políticos y que respete la independencia de poderes". Pence, en tanto, sostuvo que Venezuela “está poco a poco yendo hacia la dictadura” y dijo que el presidente Trump “quiere trabajar con sus aliados de la región para una solución pacífica a la crisis que enfrenta” ese país. "Lo que estamos viendo en Venezuela es la tragedia de la tiranía", sostuvo sin ningún rubor.

La guerra por delegación

Si bien pareciera que la época de intervenciones directas ha pasado de moda, la verdadera “opción militar” de Trump, pareciera ser la guerra por delegación (proxy war), una vez que se logre una mayor tenaza contra la economía de Venezuela, que justifique la radicalización de estas acciones.

Para los analistas del Consejo del Atlántico, Colombia sería nodal en esa guerra por delegación, base logística para operaciones armadas de desgaste, sabotaje y guerra sucia, encabezadas por grupos mercenarizados, más profesionales que los paramilitares. Este Consejo, financiado por más de 25 países aliados de EEUU, impulsa establecer una “narración creíble” que culpabilice a Maduro por las acciones económicas y políticas en contra de Venezuela por parte de EEUU. (Ver documento adjunto)

Este think-tank tiene como directoras honorarias a Madeleine Albright y Condolozza Rice, ambas cancilleres de Bill Clinton y George W. Bush respectivamente, y responsables directas de invasiones como las de Kosovo (1999) e Irak (2003). La estrategia la difundió The Washington Post: “En Venezuela, la economía podría hacer lo que la oposición no pudo”.

El silencio cómplice asimismo forma parte de esa “narrativa creíble”, junto a las maniobras que adelanta los norteamericanos contra Venezuela, para que el plan de intervención tome al fin su cauce definitivo.

En contraposición, este 14 de agosto en horas de la mañana, el ministro del Poder Popular para la Defensa, Vladimir Padrino López, leyó un comunicado desde Fuerte Tiuna en el que condena una posible intervención militar de EEUU en Venezuela. Debido a que ha agotado las vías y los métodos indirectos de desestabilización, golpe suave, y de insurrección por delegación, EEUU ha decidido quitarse “la careta para ir por vía directa a la agresión militar contra Venezuela”, dijo Padrino López.

Nuevas opciones desestabilizadoras

No hay una sola estrategia para lograr el fin de terminar con el chavismo, sino hoy Estados Unidos ha puesto varias sobre el tapete, tras el golpe sufrido el 30 de julio que echó por tierra la acumulación insurreccional que venía sumando la derecha durante tres meses. La derecha perdió iniciativa, narrativa, desapareció de la calle.

De un día para el otro los “épicos” dirigentes de la derecha pasaron a ser cobardes y traidores para los sectores más radicales, mientras los grupos de choque (que habían sido bien pertrechados con financiamiento extranjero) súbitamente desaparecieron de las calles. Y el verso de la correlación de fuerzas -supuestamente mayoritaria de la oposición- cayó por su propio peso hasta en los medios de comunicación internacionales.

No confundirse: eso nada tiene que ver con el resultado de las elecciones regionales de octubre, donde la derecha –que se apuró a inscribir sus candidatos pese a desconocer al gobierno- puede conservar varias gobernaciones, sumar algunas otras… o fracasar en el intento.

Y ante este nuevo escenario, barajaron y repartieron las nuevas opciones desestabilizadoras, las económicas y financieras, las diplomáticas, mientras se organiza un brazo armado y se insiste en acciones paramilitares sobre todo sobre cuerpos de seguridad, comercio y transporte de alimentos y combustible.

Por las redes sociales circulan videos de supuestos grupos armados de encapuchados con armas largas (al viejo estilo paramilitar colombiano) y se trata de crear mitos de la llamada resistencia, como el piloto que bombardeó el Tribunal Supremo de Justicia desde un helicóptero robado, o el excapitán (hoy preso) que dice haber comandado el asalto al fuerte Paramacay.

Fracasados en sus intentos de impedir primero, la elección de la Constituyente y luego su instalación, desesperados como parecen estar, se muestran decididos a emplear la acción militar, encabezados por Washington. El gobierno está atento ante cualquier agresión.”Las cosas no están para juego. Es la soberanía e independencia lo que están en riesgo”, señala Eleazar Díaz Rangel, director del diario Últimas Noticias.

Fuente: 
https://www.rebelion.org/noticia.php?id=230356

miércoles, 16 de agosto de 2017

PARA EL 2018 AUMENTA EL PRESUPUESTO PARA ARRECIAR LA GUERRA DE LA OLIGARQUÍA CONTRA EL PUEBLO

Un Presupuesto Para Arreciar la Guerra Contra el Pueblo


POR RO 



Con el pomposo nombre de “Ajuste exitoso, repunte en marcha” fue presentado a discusión del establo parlamentario el presupuesto general del Estado colombiano para el año 2018. Un presupuesto que, contra la estruendosa palabrería sobre la paz instrumentada por los ricos y sus secuases oportunistas y reformistas, aumenta los rublos para arreciar la guerra contra el pueblo.

En efecto, en el presupuesto para el año entrante se reduce drásticamente el rublo de la mentirosa llamada Inclusión Social y Reconciliación de 11,7 a 9,6 billones de pesos, mientras los del sector Defensa (Ejército y Policía) aumentan asombrosamente de 29,9 a 32,4 billones de pesos. Si las fuerzas militares ya no tienen que combatir a la guerrilla de las FARC, era de suponer una disminución del presupuesto de guerra, pero detrás de la mentirosa paz de los ricos se esconde el interés de garantizar y defender los privilegios de los ricos, burlar a los pobres del campo expoliados en la guerra y aplastar todo intento de rebeldía popular.

En esa misma dirección de defender los privilegios de los capitalistas holgazanes, judicializar la protesta popular y criminalizar las organizaciones del pueblo y sus dirigentes, es decir, de arreciar la guerra contra el pueblo, están encaminados los recursos para la llamada Inteligencia que se incrementan de 95 a 97 mil millones de pesos, junto con los de la Fiscalía de 3,5 a 3,8 billones de pesos, así como el de la Rama Judicial que se incrementan de 3,8 a 4,12 billones de pesos.

El presupuesto general para el año 2018 deja en claro además que esa paz mentirosa ahonda las diferencias sociales y las contradicciones antagónicas de la sociedad. De ahí que mientras por un lado, muestran como tapadera el aumento del presupuesto para el llamado Postconflicto de 1,8 a 2,4 billones de pesos que, aun cuando abarca desde “reparación a las víctimas” hasta “sustitución de cultivos ilícitos”, en realidad son los gastos para legalizar las tierras usurpadas a los campesinos pobres y medios, por otro lado, reducen drásticamente rublos importantes del gasto social como agua potable, educación, cultura, recreación y deportes.

Y para los ilusos que sueñan que con la firma de la paz se cambiarían las costumbres y el ordenamiento establecido por los ricos, donde de verdad el establo parlamentario deje de ser una cloaca de parlanchines que no deciden nada, el aumento del gasto para la Presidencia de 479 a 631 mil millones de pesos no deja dudas del carácter presidencialista del régimen de gobierno; así mismo, el aumento de más del 100% de dinero destinado a la Registraduría, que sube de 691 mil millones a 1,8 billones, es el señuelo para engañar a los incautos y comprar la participación de los jefes de los partidos politiqueros en la farsa electoral el próximo año; una farsa que a pesar de las firmatones contra la corrupción y demás trucos de campaña para quebrar la abstención mayoritaria del pueblo, no cambiará la esencia del Estado burgués como máquina de dominación de la minoría parásita sobre la inmensa mayoría trabajadora, ni ocultar la podredumbre de un instrumento al cual ya no le caben más reformas sino que debe ser destruido con la violencia revolucionaria de las masas.

El presupuesto para el año 2018 es un presupuesto para la guerra, que ahondará las diferencias y contradicciones sociales confirmando lo que desde antes de las negociaciones de La Habana dijeran los comunistas: ¡la paz de los ricos es guerra contra el pueblo! El presupuesto general del Estado burgués para el año entrante es una decisión política de las clases dominantes y sus cómplices de los partidos oportunistas y reformistas que debe ser confrontado con la lucha revolucionaria del pueblo, con la movilización y el bloqueo, con el paro y la huelga política de masas, que obligue a los explotadores a echar atrás su criminal política de guerra contra el pueblo y arranque en el combate las reivindicaciones esenciales que una vez más pretenden ser recortadas.

Fuente: http://www.revolucionobrera.com/actualidad/un-presupuesto-para-arreciar-la-guerra-contra-el-pueblo/

SEGOVIA Y REMEDIOS TRADICIONALMENTE MINEROS, AHORA DECLARADOS ILEGALES POR GOBIERNO SANTOS

Segovia y Remedios tradicionalmente mineros, ahora declarados ilegales

POR RO 

Nuevamente, Segovia y Remedios son noticia diaria desde hace más de 20 días como consecuencia del paro protagonizado por los mineros artesanales. Segovia y Remedios, son dos municipios tradicionalmente mineros y están ubicados en el nordeste antioqueño, allí la población ha vivido por años de la minería ancestral que ahora es llamada por el Estado minería ilegal.

El departamento de Antioquia ha sido tradicionalmente minero y los municipios con mayor cantidad de títulos mineros han sido Buriticá, Fredonia, Jericó, Anzá, Dabeiba, Urrao, Frontino, Amalfi, Zaragoza, Caucasia, San Roque, Titiribí, Segovia y Remedios entre los más importantes por extracción y, por tanto, territorio de disputa y escenario de la guerra contra el pueblo.

Según las estadísticas del DANE durante los primeros tres meses del presente año el departamento de Antioquia exportó en oro 295 millones de dólares. La gran preocupación del Estado y en especial de las empresas extranjeras mineras, es que el valor de las exportaciones de oro para el cuarto trimestre de 2016 fue de 621,63 millones de dólares FOB1 para unas exportaciones de 19,10 toneladas mostrando con ello una recuperación así:

Gráfica elaborada por RO con Información tomada del Informe “Análisis comparativo del PIB Minero cuarto trimestre 2016 MINMINAS”

La Asociación Colombiana de Minería – ACM2, revela que en 2016 el país produjo 1,99 millones de onzas troy3 y solo el 13 por ciento venían de explotaciones formales; es decir, que el 87 por ciento de la explotación de oro viene de la informalidad y de la criminalidad, dice la ACM. Y es aquí donde está la esencia del problema; Revolución Obrera – RO trató de verificar estos datos, pues con la gran cantidad de empresas extranjeras que han entrado al país para socavar hasta el último gramo de oro, es difícil creer en la proporción entregada por la ACM, pero no encontramos mayor información. Sin embargo, es claro que estas cifras reflejan la esencia del problema, que se manifestó en los recientes hechos de Segovia y Remedios, y es que la explotación de oro viene en aumento y, como es sabido, la ganancia de tan brillante tesoro debe ser monopolizada.

Es así como el gobierno de Santos inició una batalla contra la supuesta minería ilegal, cabe aclarar que RO no desconoce que detrás de la explotación del oro han estado no solo las voraces compañías imperialistas sino además las guerrillas y los grupos paramilitares; sin embargo, preferimos acoger el nombre que le han puesto los mismos mineros: minería informal. Hace cerca de 5 años este gobierno orientó que todos los mineros ancestrales e ilegales debían plegarse a las condiciones ofrecidas por las grandes y medianas empresas mineras, y que debían decidir en hacerse “socios o empleados” de ellas, por lo que en Segovia unas 2.500 personas dedicadas a la minería han firmado más de 34 contratos de asociación con las grandes empresas, mientras que otros 1.500 se han vinculado como trabajadores de la compañía Gran Colombia Gold.

Ahora bien, los que aún no se han acogido a estas “magnificas” ofertas como “empleado o socio”, el gobierno los declaró mineros ilegales; apoyándose en esto es que entró el ESMAD a reprimir, a gasear mineros, niños y población en general de Segovia; 45 mil personas habitan allí y esos 45 mil viven de la minería, trabajan como mineros, chatarreros, arrieros y barequeros; la multinacional Gran Colombia Gold le ofrece a ellos un contrato de operación donde el 30% del producido es para el minero y el 70% para la empresa. El gobierno de Santos tendrá entonces que declarar ilegales a 45 mil habitantes de Segovia.

El gran problema es que la multinacional Gran Colombia Gold que adquirió hace 6 años el antiquísimo título minero que poseía otra compañía extranjera, la Frontino Gold Mine y que con respaldo absoluto de las autoridades locales, departamentales y nacionales, inició negociaciones para legalizar los más de 112 entables informales que había en su propiedad, de los cuales la mayoría llegaron a un acuerdo. Pero, ¡Adivinen qué! las más grandes, como las minas El Cogote, San Nicolás y Apique Rubí, no se han querido plegar a sus ofertas.

Resulta que cuando se le entregaron los títulos mineros a la Gran Colombia Gold la mina El Cogote, una de las de mayor extensión, y que ha funcionado desde hace 40 años de manera informal, quedó dentro de la jurisdicción del título minero de la compañía, ¡¿Qué raro no?! y desde entonces, ha pretendido establecer con los mineros “contratos desventajosos, injustos, cercanos al esclavismo y que acaban con la minería artesanal”. Dice Eliober Castañeda, presidente de la Mesa Minera.

Pero no contentos con todo esto, ahora cursa en el Congreso un proyecto de ley para judicializar por lavado de activos o enriquecimiento ilícito a quienes participen en actividades de minería ilegal, porque según el gobierno las bandas criminales son las que promueven la minería ilegal y se quedan la mayor ganancia.

Desde el 31 de Julio del presente año se presentaron en Segovia y Remedios los disturbios entre los mineros y el ESMAD, este último se tomó el Hospital San Juan de Dios y la escuela gaseando a niños, luego que desde el 20 de julio se declarara el paro cívico minero, donde el comercio, los contratistas, los chatarreros y barequeros, así como propietarios de pequeñas minas legales e informales, pararon actividades.

Pero esta situación no es nueva, los enfrentamientos entre los mineros y la multinacional se viene dando desde el 2010, cuando el gobierno del jefe paramilitar Álvaro Uribe Vélez cerrara la empresa Frontino Gold Mines, al declararla no rentable, entregando los terrenos y las licencias de explotación a la Gran Colombia Gold, de capital canadiense, la cual nació de la fusión de las firmas Zandor Capital y Medoro Resources; de inmediato la nueva junta ordenó el despido de 1400 mineros generando el primer paro durante la administración de la multinacional. Y desde entonces la situación se ha agudizado generando una abierta guerra por el oro en la cual han sido asesinados líderes sociales y sindicales; la primera víctima después que Uribe le regalara la explotación del subsuelo a los capitalistas canadienses fue John Jairo Zapata Marulanda, atacado a balazos el 5 de junio de 2010, y quien gracias al auxilio brindado por los compañeros que lo encontraron y lo llevaron al hospital logró salvar su vida, teniendo que exilarse de la población a raíz de las constantes amenazas. Le siguió Rafael Tobón, miembro fundador del Sindicato de Mineros de Segovia, abaleado el 26 de julio de 2011, convirtiéndose en la primera víctima fatal. Luego y durante el paro del año 2012, el día 27 de julio, después de denunciar la situación en la región y las amenazas en su contra, fueron asesinados Jaminson Adrián Amaya y Nelson Cadavid, reconocidos líderes del paro. Pero cabe aquí también mencionar, la masacre del 11 de noviembre del año 1988, cuando un comando paramilitar denominado Muerte a Revolucionarios del Nordeste, asesinó a 43 personas y dejó heridas a medio centenar, por razones políticas contra miembros de la Unión Patriótica – UP que habían ganado las elecciones, como por razones económicas, principalmente mineras. Así que la arremetida militar contra la población de Segovia y Remedios no es nueva y no es por la ilegalidad de la explotación sino por la ganancia extraordinaria del subsuelo.

Pero así como quisimos recordar a los muertos líderes sociales y sindicales, también les queremos entregar unos nombres, esos sí muy vivos, de funcionarios de muy alto nivel relacionados con estas multinacionales. La excanciller del segundo periodo del gobierno del paramilitar Uribe Vélez, María Consuelo Araujo, actual funcionaria de la administración de Peñalosa en la Secretaría de Inclusión Social, fue hasta el año 2016 presidenta en funciones de la Gran Colombia Gold y que la compañía minera, la de mayor producción en Colombia, cuenta —según información tomada de La Silla Vacíadel 1 de agosto de 2016–, dentro de su cúpula en la Junta directiva con nombres como los de “Augusto López, expresidente del Grupo Santo Domingo; Hernán Martínez, exministro de Minas de Álvaro Uribe; y Mario Pacheco, expresidente del Grupo Colpatria”. Uribe, Noguera, Araujo, son algunos de los funestos apellidos que han traído a municipios como Segovia y Remedios la violencia generada por la guerra del oro.

1 FOB: Esta expresión se utiliza asociada al Comercio Exterior y el Comercio Internacional entre países. Es el Valor de Mercado en las fronteras aduaneras de un país de las Exportaciones de mercaderías y otros Bienes, incluidos todos los Costos de transporte de los Bienes a la frontera aduanera, los derechos de exportación y el Costo de cargar los Bienes, en el medio de transporte utilizado, a menos que este último costo sea a cargo del transportista.

2 La Asociación Colombiana de Minería – ACM es una agremiación que nace de la integración de Asomineros de la ANDI y asocia a las grandes multinacionales.

3 Onza Troy (ozt) es una unidad de medida imperial británica. Actualmente se emplea principalmente para medir el peso (y por ende el valor) de los metales preciosos. Una onza troy equivale a 31,1034768 gramos. Hay 32,1507466 onzas troy en 1 kg.

Fuentehttp://www.revolucionobrera.com/actualidad/segovia-y-remedios-tradicionalmente-mineros-ahora-declarados-ilegales/

ESTADOS UNIDOS VIENE POR EVO MORALES

Brennan lanza una medida activa contra Bolivia
EEUU viene por Evo Morales

Hugo Moldiz Mercado


El Encargado de Negocios de la embajada de Estados Unidos, Peter Brennan, -un experto en temas de subversión ideológica-, se ha encargado de “avisarle” al presidente Evo Morales que “Ojalá Bolivia nunca llegue al punto en que está Venezuela”. La respuesta del líder indígena no se dejó esperar: “Bolivia ni Venezuela son patio trasero de nadie”. 

Ha pasado algo más de tres años para que el encargado de Negocios de los Estados Unidos, Peter Brennan, terminara de confirmar, este 10 de agosto, el carácter de la misión política, encubierta y desestabilizadora, que se le ha encomendado para Bolivia desde el Departamento de Estado, las agencias y los servicios secretos estadounidenses.

En circunstancias aparentemente no extraordinarias, el hombre que está al frente de la embajada de EEUU desde junio de 2014, aprovechó una actividad pública para hablar con la prensa y lanzar, de manera natural, un mensaje injerencista de múltiples propósitos. “Ojalá Bolivia nunca llegue al punto en que está Venezuela”, fueron las palabras del diplomático estadounidense.

Organizada o no la pregunta de la prensa, Brennan, quien es un experto en subversión ideológica, en su contacto con los periodistas giró entorno a tres aspectos puntuales: la crisis de Venezuela, la posición de respaldo de líderes de izquierda al gobierno y lo que podría pasarle a Bolivia si opta por el mismo camino.

Las declaraciones del responsable de la embajada de EEUU en Bolivia podrían interpretarse como una provocación y un globo de ensayo que forma parte de la estrategia que Washington está desarrollando para desgastar al proceso de cambio y evitar que el presidente Evo Morales se presente en las elecciones generales de diciembre de 2019. En todo caso, no se trata de palabras improvisadas ni mucho menos lanzadas al azar sin esperar efectos políticos dentro y fuera de Bolivia.

¿Cuáles son los objetivos que persigue Brennan?

En primer lugar, incidir aún mas en las voces políticas, mediáticas y de sectores de la sociedad civil –todas de oposición-, que critican las diversas manifestaciones de apoyo y solidaridad del presidente Evo Morales con la revolución bolivariana, el gobierno de Nicolás Maduro y la Asamblea Nacional Constituyente.

Las palabras de Brennan son coherentes. La estrategia imperial contempla aislar a Venezuela de la mayor parte de la comunidad internacional, un objetivo que no ha logrado en meses a pesar de contar con la complicidad del incansable secretario general de la OEA, Luis Almagro, quien no pudo reunir un total de dos tercios de votos de los estados miembros del organismo regional para activar la Carta Democrática Interamericana. En Cancún, México, alcanzó a 20 y en el encuentro de Lima, convocado por el presidente peruano, Pablo Kuczynski –similar a Sánchez de Lozada en su fisonomía, la manera de hablar y su forma de pensar-, se aprobó una declaración con 17 países.

Contra Venezuela se ha lanzado una estrategia de injerencia de amplio espectro que contempla elementos y medidas políticas, económicas, militares y mediáticas que tiene por objetivo la destrucción de la revolución Bolivariana a partir de una implosión interna y, si fuera necesario, una intervención militar por “razones humanitarias” como ha advertido el viernes pasado Trump.

En segundo lugar, utilizar la pésima imagen que el aparato mediático ha logrado instalar en el imaginario colectivo de sectores sociales permeables a la estrategia estadounidense para disuadir al gobierno de Evo Morales de no seguir respaldando a Maduro. Se juega con los sentimientos de la gente –el miedo, la indignación y el odio, propias de la denominada guerra de cuarta generación-, para fortalecer certezas en la gente alineada política y culturalmente en contra de los procesos de cambio y construir dudas en algunos sectores que forman parte, en la base social y en niveles de dirección, de estas experiencias revolucionarias elevadas a la categoría de Estado. Es decir, se busca sembrar dudas en alguna gente cercana a Morales.

Por eso, el que “ojalá Bolivia nunca llegue al punto en que está Venezuela” no puede tomarse como una imprecisa reflexión política. No cuando viene de la boca de Brennan. En realidad apuntala el discurso de políticos, analistas y comentaristas que buscan sembrar temor en la gente sobre un hipotético “futuro negro” de la economía boliviana, la cual, para sorpresa no admitida de la oposición, es la que mejor comportamiento experimenta en la región sudamericana y que cuenta con una estructura productiva diversa que disminuiría los efectos de cualquier guerra económica.

En tercer lugar, es una señal de advertencia a Evo Morales y a los movimientos sociales si persisten en la línea del último congreso del MAS, en diciembre de 2016, cuando se aprobó cuatro caminos para garantizar la continuidad del proceso de cambio con la dirección del líder indígena campesino hacia el 2025. Es decir, Morales candidato en diciembre de 2019.

La advertencia al gobierno del presidente Morales fue suave pero no por ello menos profunda. Hay que leer textualmente lo que dijo ante la pregunta de si Bolivia no estaría recorriendo el mismo camino de Venezuela al desconocer los resultados del 21 de febrero de 2016, cuando el NO se impuso por cerca de un punto en el referéndum convocado para marchar hacia la reforma constitucional que posibilitara la participación del binomio Evo-Álvaro en las elecciones generales de 2019. "No voy a opinar o especular sobre la situación de Bolivia, sobre la situación política interna que es algo para los bolivianos para resolver; pero ojalá que Bolivia nunca llegue al punto en que está Venezuela en este momento porque es deplorable y muy lamentable”.

¿Un exabrupto o una línea de acción?

Para responder a la pregunta es mejor referirse a la lógica con la que Estados Unidos viene actuando contra el proceso de cambio desde enero de 2006, cuando Evo Morales se alzó con una contundente victoria en diciembre de 2005 al obtener el 54% de la votación.

La estrategia estadounidense para derrocar a Morales se activó desde el principio. Estados Unidos envió al país en 2006 a un embajador experto en la organización de batallas de confrontación abierta: Philip Golberg, quien adquirió fama por su papel en la división de la ex socialista república de Yugoslavia. De hecho, el diplomático apostó por la salida violenta del líder indígena en 2008, cuando la oposición no democrática optó por acciones de hecho como la toma de instituciones públicas, el cerco a la Asamblea Constituyente, el acoso físico de autoridades y dirigentes del proceso de cambio y el magnicidio de Morales. La revolución se plantó, la DEA fue expulsada en junio de 2008 por hacer espionaje político y Golberg en septiembre corrió la misma suerte por intervenir en asuntos internos (reuniones sistemáticas con la oposición no democrática en Santa Cruz).

Después de Golberg, la conducción de embajada de Estados Unidos fue asumida en su condición de Encargado de Negocios por Larry Memmott, quien a pesar de priorizar la línea política tuvo que cargar varias veces con las huellas dejadas por la Agencia Central de Inteligencia (CIA) en operaciones realizadas contra el gobierno de Morales. Al diplomático tampoco le fue bien y junto a su segundo hombre, Mitchel Ferguson, tuvo no más de diez días para abandonar el país. No fue Evo quien lo expulsó, sino el Departamento de Estado que se lo llevó sorpresivamente. 

Entre Memmott y Peter Brennan hubo pocos meses de transición a cargo de otro Encargado de Negocios, Aruna Amirthanayagam, cuya tarea única y fundamental fue “limpiar” la casa dejada por el primero, para garantizar una actuación predominante de las agencias para la subversión y la inteligencia a cargo del segundo. Fue necesario apenas dos meses para cumplir esa tarea. 

Para muestra, basta tres casos 

En la gestión Brennan al mando de la embajada de los Estados Unidos, hay tres acciones abiertas y encubiertas contra el proceso de cambio y el presidente Morales.

La primera, la participación de Brennan en el caso Zapata. Ahí está en encuentro del Encargado de Negocios con Carlos Valverde (el que lanzó la denuncia) en el Hotel Los Tajibos, actualmente de propiedad del empresario Samuel Doria Medina, poco antes de que esa “bomba” fabricada y mediática fuera lanzada en plena campaña por la modificación de la Constitución Política del Estado. Pero también está la llegada de técnicos en informática para apoyar la misma operación. 

Segunda, al festejar el día de la independencia de su país, en julio pasado, Brennan sostuvo en la ceremonia, donde curiosamente no estaba ninguno de los jefes de la oposición, lo siguiente: “la libertad; la libertad de prensa y expresión; un poder judicial independiente, no partidista y seleccionado mediante un proceso justo y transparente; ser libres de sufrir persecuciones; la protección de las minorías; y el carácter inaceptable del encarcelamiento, la represión o el hostigamiento de los opositores políticos y de aquellos que no se ajustan a la línea de un partido (…) son ideales, principios, intereses comunes y valores universales en los que nosotros en los Estados Unidos creemos firmemente y que, estoy seguro, también compartimos con la gran mayoría de los bolivianos”.

Tercera, una acción permanente y típica de subversión encubierta en algo que a simple vista no desvela nada: la llamada “diplomacia de pueblo a pueblos” como dijo en su discurso. Con este método se ha llegado a comunidades de la provincia Omasuyos, particularmente Achacachi, y de Los Yungas de La Paz, donde “extrañamente” han brotado voces contra las políticas públicas del gobierno.

Pero la injerencia de Brennan se encontró, cuando no, con la posición firme de Evo Morales, quien dijo a través de su twitter: “EEUU nos amenaza y olvida que hemos expulsado a su embajador por injerencias parecidas. Bolivia ni Venezuela son patio trasero de nadie”.El perfil de Brennan y los Wikileaks

Brennan –ideal sustituto de Memmott por su perfil- llegó a La Paz en la etapa previa a la recta final de la campaña electoral de diciembre de 2014, cuando Washington esperaba que la oposición conformara un solo frente para enfrentar las aspiraciones reeleccionistas de Morales, quien pasará a la historia por liderar la revolución más profunda de Bolivia y por haber recibido el caudal de votos que la democracia del país no registra antecedentes (el 54% en las elecciones de 2005, el 64% en las elecciones de 2009 y 62% en las últimas).

Brennan, por su experiencia le venía al pelo a los estrategas de Estados Unidos, pues contaba con el conocimiento y la práctica suficiente para llevar adelante la estrategia del “golpe suave”, la nueva modalidad de desestabilización que Washington lleva adelante. Venezuela es la mejor prueba.

El designado como Encargado de Negocios desde julio de 2014 ha desempeñado como segundo al mando en Costa Rica y Nicaragua un papel duro en la injerencia de Estados Unidos, según da cuenta los cables revelados por Wikileaks y otras noticias procedentes de ambos países. En 2007 Brennan presionó al gobierno costarricense de Oscar Arias para que policías de ese país (ante la falta de Fuerzas Armadas) se entrenaran “discretamente” en la academia del Comando Sur.

Durante el gobierno de Enrique Bolaños en Nicaragua, Brennan también jugó un papel de abierta injerencia. En marzo de 2003, el diplomático estadounidense le informó al Jefe del Estado Mayor del Ejército de Nicaragua, General Julio César Avilés, que quedaba suspendida la ayuda militar anual a ese país –estimada en 2.3 millones de dólares- hasta tanto no se destruyeran todos los misiles y la capacidad de defensa militar que el gobierno sandinista montó en casi una década de revolución.

La experiencia de Brennan, al igual que Brown, en lo que USAID y la NED denominan “iniciativas democráticas”, se volcó también en múltiples acciones subversivas contra Cuba: el 13 de enero de 2011, junto a tres altos funcionarios del Departamento de Estado, el diplomático que está en Bolivia aprovechó una visita a La Habana para tratar temas migratorios para reunirse clandestinamente con un grupo de disidentes cubanos cuyas acciones de subversión son organizadas y financiadas por el gobierno de EEUU, según se ha encargado de probar frecuentemente el gobierno socialista.

El diplomático estadounidense, que era uno de los responsables de garantizar estabilidad política para los militares de su país en Pakistán y de promover el viaje de jóvenes de ese país a los EEUU para abordar temas alrededor de “iniciativas democráticas”, fue bastante activo desde su condición de “Jefe de la Oficina de Asuntos Cubanos” en Washington pues impulsó una serie de acciones para lograr la libertad de Alan Gross, un agente contratado por USAID para instalar una red ilegal de telecomunicaciones en Cuba.

Con Brennan a cargo de la “oficina Cuba” las acciones estadounidenses contra el gobierno socialista se incrementaron. No sería nada raro que el hace poco descubierto programa “Zunzuneo” –un programa de “Twitter cubano” para conectar a la disidencia-, haya tenido sus orígenes en la gestión del que será encargado de Negocios de EEUU en Bolivia a partir de julio.

Fuentehttps://www.rebelion.org/noticia.php?id=230311
Fuente Imagen: larazon.com

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | JCPenney Coupons