Mostrando entradas con la etiqueta Exclusivo. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Exclusivo. Mostrar todas las entradas

viernes, 6 de mayo de 2016

ESTADOS UNIDOS PROMUEVE DESABASTECIMIENTO EN VENEZUELA PARA SUBVERTIR ORDEN CONSTITUCIONAL

“Estados Unidos promueve el desabastecimiento en Venezuela”


Estados Unidos conoce muy bien lo que falta en Venezuela porque están implicados en el boicot, afirmó la Canciller venezolana ante la OEA.

La canciller venezolana Delcy Rodríguez denunció este jueves ante la Organización de Estados Americanos (OEA) la operación mediática y económica de Estados Unidos contra su país que busca subvertir el orden constitucional y democrático.

“Tenemos pruebas que evidencian que el gobierno de EEUU ha promovido el desabastecimiento en Venezuela”, señaló Rodríguez recordando que acompañado de una operación mediática se vende la idea de que Venezuela vive un colapso financiero pese a que se ha importado alimentos “para alimentar a tres países”.

También rechazó las intenciones que desde la OEA se planifican para intervenir a Venezuela a través de la aplicación de la Carta Democrática, “se nos amenaza desde algunos factores de la organización con la Carta Democrática Interamericana, esto es grave, pero además risible”, manifestó Rodríguez durante su intervención en la sede del organismo en Washington, Estados Unidos.

Asimismo, aseguró que este organismo no tiene facultades para intervenir en los asuntos internos de los países porque “uno de los objetivos de la OEA es la cooperación para preservar el ámbito regional, no la intervención, la extraterritorialidad no tiene otro nombre, sino violación flagrante de la jurisdicción soberana de los Estados”.

La Canciller denunció al Secretario General de la OEA, Luis Almagro, por el rol de no imparcialidad que juega cuando se trata de Venezuela. “El Secretario General de la OEA ha conjugado su agenda con la oposición venezolana y el gobierno de EEUU”, dijo Rodríguez.

En este sentido, refirió la más reciente agresión de EEUU al no aprobar visas para el equipo técnico que la acompaña en esta sesión, y que fueron aprobadas cuando la venezolana se encontraba en el vuelo hacia Washington tras la denuncia pública del país un día antes.

Rodríguez reseñó cómo en los últimos 30 días el diario estadounidense The Washington Post ha publicado seis editoriales contra la paz y la estabilidad del pueblo venezolano. “Nosotros vivimos bajo una agresión permanente “, reiteró.

Recalcó que la actual situación económica que vive Venezuela se debe a la guerra económica impuesta por gran parte de las élites empresariales del país que dominan la red de distribución de alimentos y productos, apelando al desabastecimiento para generar el descontento social de los venezolanos.

El pasado 28 de abril, dirigentes opositores venezolanos se reunieron con el secretario de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, para discutir la activación de la Carta Democrática Interamericana contra Venezuela y separar al presidente Nicolás Maduro del poder.

En febrero de este año, el mandatario venezolano Nicolás Maduro denunció un golpe blando y advirtió los planes de la derecha internacional para desestabilizar a Latinoamérica, principalmente con la guerra económica basada en la especulación, acaparamiento y sabotaje a la producción.

Telesur
http://www.librered.net/?p=44356&utm_source=feedburner&utm_medium=email&utm_campaign=Feed%3A+librered+%28LibreRed+Not%C3%ADcias%29

sábado, 9 de abril de 2011

LA ALEVOSÍA DEL TLC CONTRA COLOMBIA


LA ALEVOSÍA DEL TRATADO DE LIBRE COMERCIO CON ESTADOS UNIDOS

Por Guillermo Molina Miranda

Después de cuatro años engavetado el TLC con Estados Unidos, muy a pesar de las rogativas insistentes llevadas al extremo de la genuflexión por parte de la élite gobernante para su fallida aprobación en el Congreso norteamericano, encabezados por el anterior mandatario y el ahora  encumbrado Santos en la orilla de los representantes del gran capital, y en la de los abrumados, trabajadores, sectores productivos nacionales  y avezados luchadores populares quienes sin descanso han alertado sobre las lesivas componendas, menguas y desigualdades de este tratado,  vuelve el Acuerdo a estar al orden del día.  La reciente visita del encargado de la Casa de Nari a Washington, hizo renacer las esperanzas del cerrado círculo de oligarcas colombianos, comerciantes alevosos de soberanía, salud, educación, patrimonio y bienes públicos.

Los Demócratas, que en el inmediato pasado, utilizando hábilmente el TLC para dirimir la puja por el control del Estado imperial y sus desavenencias con los Republicanos en el Congreso estadounidense, enarbolaron la  “pudorosa defensa a los sindicalistas y derechos laborales”, del desvergonzado apoyo y contubernio Republicano y su candidato John McCain, en quienes Uribe cifró su respaldo, con la política de arrasamiento  del gobierno colombiano que hacía agua atrevidamente los derechos y garantías sindicales, propiciaba desalmados asesinatos, persecuciones a  líderes sindicales y opositores,  en una ola de terror y sangre que ruborizaba a tirios y troyanos, logrando empantanar de esta manera la aprobación del Tratado y alcanzando los réditos para quedarse con el manejo de la  Casa Blanca y sus mayores preeminencias.  No obstante, las gabelas dadas y aprobadas al amo norteamericano por el inclinado Uribe y su congreso colombiano, el TLC durmió el sueño de los justos y ahora que, con un estilo más sagaz y menos chichonero, pero oficioso igualmente con el gran capital, Santos  logra una agenda para desentramar la aprobación del pérfido tratado.
El anuncio del desentrabe, ahora con un memorándum de cumplimiento, no sorprendió a ninguno, dadas las expresiones proactivas del gobierno Santos a favor del “aliado”, que siguiendo a su antecesor en sumisión, viene “rectificando” las incómodas amistades con el paramilitarismo y su cofradía de sangre, las grotescas camorreadas y enfrentamientos por doquier, pero prosigue su proclive manejo a favor del imperial aliado, ahora que ad portas del inicio de campaña para la reelección en la Casa Blanca, requiere mostrar resultados. Pero igualmente, todo no está definido para el tan cacareado Acuerdo, ya que pesan  como facturas de cobro, liar los bártulos con uno de sus oponentes partidos, sin logar disciplinar a Demócratas y aderezar a los Republicanos que tienen la mayoría.  
El condicionamiento hecho por el gobierno Norteamericano al Gobierno Santos sobre derechos humanos y garantías laborales, a través de un “Plan de Acción” para poner en marcha el TLC refleja la estrecha dependencia y sometimiento a la política geoestratégica de la potencia del norte: “Colombia es un socio clave en las Américas y más allá, y es un socio que apoya abrumadoramente los intereses de EE.UU”.  Con la consabida actitud “benevolente” del posante  “hermano de la caridad”, que esconde demagógicamente sus verdaderas intenciones, Washington incluye  imponer cambios más allá de la alianza comercial, como lo expresa impúdicamente: “Cambios sociales y económicos fundamentales que se extienden mucho más allá de nuestra alianza comercial son necesarios para ayudar a Colombia a alcanzar su pleno potencial y aliviar sus divisiones sociales, económicas y políticas”,  consistentes en maquillajes estructurales que Santos incluyó en su Plan Nacional de Desarrollo (PND):   Reforma Agraria, Reparaciones a las Víctimas, Reorganización del Gobierno, Seguridad, conversión de las universidades y la educación  públicas en empresas con ánimo de lucro, en pocas  palabras, agudezas  y puertas abiertas para vender fácilmente la anexión y políticas de seguridad para garantizar el capital y el despojo.

Con la creación del mecanismo denominado: Diálogo de Alianza de Alto Nivel EE.UU.-Colombia, y que fuera  “Convocado por primera vez en octubre de 2010, el Diálogo de Alianza de Alto Nivel ha creado un foro para participar en una amplia gama de temas, distintos a los relacionados con la seguridad”, no deja dudas de qué política internacional viene realizando y va a realizar Colombia en los próximos años, que no es otra que la de seguir tristemente apuntalando las políticas de agresión imperialistas. Las “ayudas” en millones de dólares a través de agencias como la USAID, caracterizada en su larga historia como arma clave en la desarticulación de la integración Latinoamericana, la injerencia en los asuntos internos de los países engrasando organizaciones de derecha y paramilitares, el espionaje y sus lazos estrechos con la Agencia Central de Inteligencia  en tan probados y sonados casos contra Cuba, Nicaragua, Venezuela y Bolivia concitan  contra sus soberanías y libre autodeterminación.
Posando  como gran “defensor” de los derechos humanos Obama, que no osa resguardarlos con los países que abiertamente cañonea como Afganistan, Libia, Irak…hace alardes de gran benefactor,  teniendo gran eco en las mas media y en los engominados defensores de la insidia. Lo que ocultan, como siempre, son las enormes ventajas que traerá  al coloso imperial, si a la final se impone el Tratado, y por consiguiente, las onerosas desventajas y fatales resultados a la producción nacional, al empleo y a las condiciones de las masas desposeídas. Sólo una pandilla, la élite oligárquica, se llevará las caudas de lo que dejarán las multinacionales como paga, mientras que los que aplauden, van a ver igualmente impávidos, al igual que el resto, el desangre económico de la nación.  

No toca ir muy lejos, para reconocer los pérfidos propósitos del tratado. Ya lo había expresado Obama, el pasado 25 de enero en el Informe Anual del Estado de la Unión: “sólo suscribiría pactos que beneficiaran a los trabajadores estadounidenses y promovieran empleos en Estados Unidos”. La Comisión de Comercio Internacional (ITC) también ha considerado que las reducciones en aranceles y el tratamiento preferencial en un alto porcentaje libre de impuestos frente a terceros, al igual que el acceso al mercado de servicios, propiciadas por el convenio, aumentarán considerablemente las exportaciones estadounidenses a Colombia “en más de $1.1 billones de dólares, y apoyará la creación de miles de empleos adicionales en Estados Unidos. La ITC también prevé que el Acuerdo aumentará el PIB de los EE.UU. en $2.5 billones de dólares”, en momentos que aún su economía no se recupera del coletazo de la crisis económica que lo sacudió, exportaciones especialmente las relacionadas con productos agrícolas y procesados lo que devastará la débil economía y producción nacional colombiana.

No sin razón, ante tan nefastos auspicios del TLC se le ha venido calificando como un instrumento de anexión a la economía norteamericana. De ahí la necesidad sin mezquindades de conformar un Frente Único de Salvación Nacional que aboque soluciones ante esta nueva afrenta a la Nación, rescate la soberanía, impulse el desarrollo autónomo como nación y encauce al país por los senderos de la revolución nacional y democrática encausada sin vacilaciones hacia el socialismo.

EL GOBIERNO Y LOS GRANDES MEDIOS ENGAÑAN A LOS PUEBLOS DE COLOMBIA Y FIRMAN CON SEVICIA Y ACTITUD VENAL UN TLC...


El gobierno y los grandes medios engañan a los pueblos de Colombia y firman con sevicia y actitud venal un TRATADO DE LIBRE COMERCIO que traiciona la soberanía nacional y ofende el ejemplo libertario de Benkos Biojó, Calarcá, la Gaitana, Galán, Alcantuz, Caldas, Bolívar, Gaitán y …

Miguel Antonio Espinosa Rico
Geógrafo. Profesor Universidad del Tolima

"Los Estados Unidos parecen destinados por la providencia para plagar la América de miseria en nombre de la libertad."
Simón Bolívar

Como en un novelón de los ya acostumbrados por el suspenso mediático de las casas noticiosas de la desinformación nacional, el presidente colombiano llegó a Estados Unidos a implorar sin vergüenza alguna, una cita que finalmente le fue concedida con el actual administrador de la máquina más perversa de dominación y crimen que ha conocido la humanidad del último siglo.

Protestantes y católicos se reunieron a manteles, no para compartir un tratado en pie de igualdad entre las partes sino a que uno, el católico confeso y ungido por unas oligarquías parasitarias y apátridas, se rindiera ante la demoledora imposición de unas cláusulas que obligan a Colombia a ceder lo que le queda de soberanía, justamente ante el ahora administrador de la Casa Blanca, el converso protestante afroamericano Barak Obama.

Y así como las oligarquías que detentan el poder en Colombia traicionan la soberanía nacional y ofenden el ejemplo libertario de quienes han sacrificado sus vidas por nuestra independencia, también Obama traicionó la memoria de Martin Luther King, de Malcolm X y de tantas y tantos otros lideres afroamericanos que han ofrendado su vida por una sociedad estadounidense más igualitaria y justa.

No en vano Marx decía, refiriéndose al progreso de los estados europeos de fines del Siglo XV que,
“El descubrimiento de las comarcas de oro y plata en América,
el exterminio, esclavización y sepultamiento en las minas de la población aborigen, la conquista y el saqueo de las Indias Orientales,
la conversión del Continente Africano en un coto reservado para la caza comercial de esclavos negros, caracterizan los albores de la era de producción   capitalista”
Kart Marx (La Génesis del Capital)

¿Pero ha cambiado acaso la condición de los países africanos y cesado el “exterminio, esclavización y sepultamiento” de la población americana, ya no solo en las minas de las que se extrae la riqueza que aumenta la acumulación capitalista de los Estados Unidos y los demás países imperiales sino en todos los escenarios en los que se debate la lucha de la clases trabajadoras campesinas y urbanas por la subsistencia?

En la era de la globalización, del capitalismo salvaje, de su evidente e inocultable crisis, los Estados Unidos se aferran desesperadamente a los territorios que le permitan suavizar la caída, así para ello tengan que condenar al hambre, al desempleo y la ignominia a los millones de personas de los países que aceptan sus condiciones desiguales de intercambio y la consolidación de su intromisión en los asuntos económicos, políticos, militares y culturales.
Hasta ahora muchos sectores de la opinión pública han alegado que lo dicho en oposición al Tratado de Libre Comercio – TLC con Estados Unidos, tergiversa los supuestos beneficios que ésta traería a nuestra economía y a nuestra sociedad. Sin embargo, es desde la misma fuente de la Oficina de Prensa de la Casa Blanca, de Washington, que se extraen los verdaderos propósitos de este tratado. Es decir, es en las propias palabras de los voceros del gobierno estadounidense, que está contenida toda la perversidad y agresividad de su política, que por ningún lado puede verse como positiva para la población colombiana, aunque beneficie al puñado de familias oligárquicas dueñas del país.

He aquí un resumen de lo que Colombia compromete al firmar el TLC, mientras nada aparece dicho de los compromisos que los Estados Unidos adquiere con nuestro país. Al fin y al cabo, se trata de un tratado entre comerciantes sin escrúpulos, para quienes la figura del gobierno, en el modelo neoliberal, no puede ser más que un instrumento “facilitador” de la acumulación capitalista.

Estado y sociedad no son sinónimos; Estado y gobierno tampoco. Es necesario comprender que la sociedad es el fundamento de la necesidad del Estado y que al mismo tiempo confió al gobierno la conducción de éste. Pero cuando el gobierno ha equivocado por más de doscientos años la conducción del Estado, luego de éste haber surgido de la independencia nacional anticolonial, para entregar a la sociedad en manos de otros imperios, agravando su dependencia, entonces es un gobierno que ha traicionado a la sociedad.

Los gobiernos colombianos nunca han logrado representar los intereses del pueblo, el constituyente primario del Estado y la máxima instancia de legitimación del gobierno. Un país cuyo gobierno y cuyos cuerpos legislativos en su aplastante mayoría, han sido elegidos mediante artimañas y con el apoyo de las mafias y del paramilitarismo, no puede garantizar el establecimiento de tratados en pie de igualdad con el imperio al cual han hipotecado el país por más de un siglo y del cual son sus obsecuentes y serviles vasallos modernos.

Juzgue usted si en justicia, encuentra en el cuadro siguiente algo que resulte benéfico para los pueblos que constituyen el Estado Nacional colombiano. Por favor lea con atención el cuadro y lea con detenimiento el documento que Emancipación coloca ante sus ojos.

TLC entre Colombia y Estados Unidos. Elementos básicos de comparación

COMPONENTE
Compromisos de Colombia
Compromisos de los EE.UU




Reforma Agraria
2 millones de hectáreas en los próximos 10 años para desplazados por grupos armados ilegales. De éstas, 880.000 hectáreas durante 2011 y 1.5 millones de hectáreas en los próximos 4 años.
¿?

Reparaciones a las Víctimas
Proveer un estimado de $22 billones de dólares en reparaciones, garantías de no repetición, verdad y justicia, y otras disposiciones a millones de víctimas de décadas de conflicto, incluyendo las víctimas de la violencia estatal.
    ¿?


Reorganización del Gobierno
Crear seis ministerios independientes de Trabajo, Interior, Justicia, Medio Ambiente, Salud, y Vivienda y Desarrollo Territorial a partir de los tres ministerios existentes. La legislación también le dará al gobierno Santos seis meses de poderes especiales para modernizar y reorganizar el gobierno y para implementar la Prosperidad Democrática, incluyendo el desmantelamiento del plagado de escándalos Departamento Administrativo de Seguridad, DAS.

    ¿?




La Protección de los Trabajadores

El Plan prevé acciones específicas por parte del gobierno colombiano para prevenir la violencia laboral y enjuiciar a los perpetradores.

Respeto a cinco derechos fundamentales:
- Libertad de asociación – Derecho a fundar y afiliarse a un sindicato;
− Derecho a la negociación colectiva;
− Eliminación de todas las formas de trabajo forzado u obligatorio;
− Abolición efectiva del trabajo infantil; y
− Eliminación de la discriminación laboral y ocupacional por motives de sexo, raza, u otros factores.


     ¿?



















Integración Económica y Oportunidades
- Elimina inmediatamente los aranceles sobre casi el 70 por ciento de las exportaciones agrícolas de EE.UU., incluyendo el trigo, la cebada, los granos de soya, la harina de soya, la carne de res de alta calidad, el tocino, casi todos los productos de frutas y hortalizas, maní, cuajada, algodón, y la gran mayoría de productos procesados.
• Elimina prácticamente todos los aranceles restantes sobre las exportaciones agrícolas a lo largo de 15 años.
• Inmediatamente establecen contingentes arancelarios libres de impuesto (TRQ) a la carne de res estándar, muslos de pollo, productos lácteos, maíz, sorgo, alimento para animales, arroz y aceite de soya.
• Inmediatamente elimina el uso que hace Colombia de la Franja de Precios Andinos (tarifas variables), lo que garantiza que Colombia detenga la aplicación de altos aranceles bajo este mecanismo.
• Da a los Estados Unidos tratamiento igual o preferencial en relación con terceros competidores en productos clave.
·                     Más del 80 por ciento de las exportaciones de EE.UU. a Colombia de productos industriales y de consumo estarán inmediatamente libres de impuestos, con los aranceles restantes eliminados progresivamente a lo largo de 10 años. Con un promedio de las tarifas arancelarias de las exportaciones industriales de Estados Unidos que van desde el 7.4 hasta el 14.6 por ciento, las exportaciones de EE.UU se incrementarán substancialmente.
• Las principales exportaciones de EE.UU tendrán acceso inmediato libre de aranceles a Colombia, incluyendo casi todos los productos en estos sectores: maquinaria agrícola y de construcción, aeronaves y partes, auto partes, fertilizantes y agroquímicos, equipos de tecnologías de la información, equipos médicos y científicos, y madera.
• Muchos de los productos agrícolas también se beneficiarán del Acuerdo, en tanto más de la mitad de las exportaciones agrícolas de Estados Unidos a Colombia estarán inmediatamente libres de impuestos, y virtualmente todos los aranceles restantes serán eliminados a lo largo de 15 años. Colombia eliminará inmediatamente los aranceles sobre el trigo, la cebada, los granos de soya, la harina de soya, la carne de res de alta calidad, el tocino, casi todos los productos de frutas y hortalizas, trigo, algodón, y la gran mayoría de productos procesados. El Acuerdo también provee contingentes arancelarios libres de impuestos (TQR) a la carne de res estándar, a los muslos de pollo, los productos lácteos, el sorgo, los alimentos para animales, el arroz, y el aceite de soya.
·                     Mayor Acceso a los Mercados de Servicios: Colombia concederá un acceso de mercado substancial a lo largo de su sector servicios. Colombia acordó eliminar las medidas que previenen a las empresas de EE.UU. contratar profesionales de EE.UU., y eliminar progresivamente las restricciones de mercado de la televisión por cable. Colombia también acordó proporcionar un mejor acceso a los proveedores de EE.UU. de servicios de administración financiera.
·                     Mayor Protección para los Derechos de Propiedad Intelectual: El Acuerdo prevé el mejoramiento de las normas para la protección y el cumplimiento de una amplia de derechos de propiedad intelectual, de conformidad con las nuevas normas internacionales de Estados Unidos de protección y vigilancia. Tales mejoras incluyen garantías para la protección de derechos de propiedad intelectual (IPR) que son fundamentales para proteger las obras con derechos de autor como música, películas, proteger el software de la piratería en el entorno digital, garantías de sanciones criminales fuertes y disuasorias contra la piratería de copyright y la falsificación de marca, garantías de protección robusta de patentes y datos de prueba con respecto a la Declaración Doha sobre TRIPS y Salud Pública, y protección de última generación para las marcas de EE.UU.
·                     Igualdad de Condiciones para los Inversionistas de EE.UU.: Las compañías de Estados Unidos en Colombia están protegidas contra el trato discriminatorio o ilegal, y el Acuerdo establece un mecanismo neutral y transparente para la solución de controversias sobre inversiones.


















La eventual probación del Congreso del Acuerdo de Promoción Comercial EE.UU.-Colombia (TPA) brindará más empleos en Estados Unidos, aumentará las exportaciones de EE.UU., y mejorará la competitividad de EE.UU.

El Acuerdo también eliminará importantes barreras de mercado de Colombia, y es crucial para mantener la participación de EE.UU. dentro de este importante mercado.

¿Sugiere el cuadro, elaborado con base en el documento de la Casa Blanca que divulga Emancipación Obrera, algún compromiso consistente del gobierno de los Estados Unidos? ¿Hay algo allí que realmente pueda beneficiar a las colombianas y a los colombianos?

Eduardo Galeano, escritor uruguayo, escribía en su libro “Ser como ellos”, publicado en 1992 (página103):

Para nosotros, el capitalismo no es un sueño a realizar, sino una pesadilla realizada. Nuestro desafío no consiste en privatizar al Estado, sino es desprivatizarlo. Nuestros Estados han sido comprados, a precio de ganga, por los dueños de la tierra y los bancos y todo lo demás. Y el mercado no es, para nosotros, más que una nave de piratas: cuanto más libre, peor. El mercado local, y el internacional. El mercado internacional nos roba con los dos brazos. El brazo comercial nos vende cada vez más caro y nos compra cada vez más barato. El brazo financiero, que nos presta nuestro propio dinero, nos paga cada vez menos y nos cobra cada vez más.

Vivimos en una región de precios europeos y salarios africanos, donde el capitalismo actúa como aquel buen hombre que decía: “Me gustan tanto los pobres, que siempre me parece que no hay suficiente cantidad”. Solo en Brasil, pongamos por caso, el sistema mata mil niños por día de enfermedad o de hambre. En América Latina, el capitalismo es antidemocrático, con o sin elecciones: la mayoría de la gente está presa de la necesidad y está condenada a la soledad y a la violencia.

El Acuerdo de Comercio entre EE.UU. y Colombia y Plan de Acción


La Casa Blanca
http://www.turismoenfotos.com/archivos/temp/95/400_1274389786_casa-blanca-washington-estados-unidos.jpg

LA CASA BLANCA
Oficina del Secretario de Prensa
Para publicación inmediata. 6 de abril de 2011

http://www.whitehouse.gov/the-press-office/2011/04/06/fact-sheets-us-colombia-trade-agreement-and-action-plan[4/6/2011 10:37:43 AM]

Comunicado de hechos: El Acuerdo de Comercio entre EE.UU. y Colombia y Plan de Acción

El presidente Obama se ha comprometido a perseguir una ambiciosa agenda comercial que ayudará a hacer crecer nuestra economía y apoyo a buenos empleos para los trabajadores de EE.UU. mediante la apertura de nuevos mercados. Para lograr este objetivo, tratamos de proporcionar un nivel de igualdad de condiciones que crea oportunidades económicas para los trabajadores de EE.UU., empresas, agricultores y ganaderos, y que garantiza que nuestros socios comerciales adopten aceptables condiciones de trabajo y el respeto de los derechos fundamentales del trabajo. Como parte de la esta agenda comercial más amplia, la administración de Obama ha trabajado estrechamente con el gobierno de Colombia para abordar de manera seria e inmediata las cuestiones de trabajo. El resultado es un acuerdo "Plan de acción relacionados con los Derechos Laborales" que dará lugar a un mayor respeto por los derechos laborales en Colombia y despeja el camino para que el Acuerdo de Comercio de Estados Unidos y Colombia avance en el Congreso. 
La Comisión de Comercio Internacional (ITC) ha estimado que las reducciones arancelarias en el Acuerdo aumentarán por sí solo las exportaciones de mercancías de EE.UU. en más de $1.1 billones de dólares, y apoyará la creación de miles de empleos adicionales en Estados Unidos. La ITC también prevé que el Acuerdo aumentará el PIB de los EE.UU. en $2.5 billones de dólares.

EL COMERCIO Y LA ALIANZA EE.UU.-COLOMBIA

La Administración Obama se ha comprometido a perseguir una ambiciosa agenda comercial que ayudará a crecer nuestra economía y a brindar buenos empleos para los trabajadores estadounidenses mediante el acceso a mercados con una creciente clase media y un crecimiento económico compartido de manera más amplia. Para lograr este objetivo, tratamos de proporcionar un campo en igualdad de condiciones que crea oportunidades económicas para los trabajadores, empresas, agricultores y ganaderos de EE.UU., y que garantiza que nuestros socios comerciales tengan condiciones de trabajo aceptables y respeto por los derechos fundamentales del trabajo.

Como parte de esta agenda comercial más amplia y nuestra alianza duradera con Colombia, el gobierno de Obama se ha comprometido a profundizar las relaciones económicas bilaterales en una manera que sea fiel a nuestros valores. Para ello, el presidente Obama identificó una serie de preocupaciones laborales importantes e inmediatas que era necesario abordar antes de que él estuviera dispuesto a presentar el Acuerdo de Promoción Comercial EE.UU.-Colombia ("el Acuerdo") para su aprobación en el Congreso. Estas preocupaciones incluyen la insuficiente protección de los derechos laborales internacionalmente reconocidos en las leyes colombianas, las normas y los esfuerzos de aplicación, la violencia contra dirigentes sindicales colombianos, y los esfuerzos insuficientes para enjuiciar a los responsables del asesinato de dirigentes sindicales.

La Administración Obama ha trabajado estrechamente con el Gobierno de Colombia y las partes interesadas, incluyendo miembros del Congreso, para hacer frente a estas preocupaciones. El resultado es un Plan de Acción acordado en relación a los Derechos Laborales (el "Plan de Acción") que llevará a una gran mejoría de los derechos laborales en Colombia. El Plan de Acción incluye medidas importantes, oportunas y concretas por parte del Gobierno colombiano, que llevará a cabo las mejoras necesarias en el terreno. Adicionalmente, la implementación exitosa de los elementos clave del Plan de Acción será una condición previa para que el Acuerdo entre en vigor. Para evaluar los progresos en la aplicación del Plan de Acción, los gobiernos de EE.UU. y Colombia han acordado intensificar y mantener su compromiso tanto a nivel técnico como a nivel superior.

Cambios sociales y económicos fundamentales que se extienden mucho más allá de nuestra alianza comercial son necesarios para ayudar a Colombia a alcanzar su pleno potencial y aliviar sus divisiones sociales, económicas y políticas. Bajo el liderazgo del presidente Juan Manuel Santos y el vicepresidente Angelino Garzón, el Gobierno colombiano ha iniciado reformas estructurales vitales. Estas reformas implican el mejoramiento de las condiciones de seguridad para todos los colombianos, incluyendo a los ciudadanos vulnerables, como los sindicalistas, enfrentando las necesidades de las víctimas de décadas de violencia, incluidas las víctimas de la violencia estatal, enfrentando las subyacentes divisiones económicas y sociales que han alimentado los conflictos en Colombia, y mejorando el imperio de la ley.

El Plan de Acción refuerza los esfuerzos más amplios de la Administración Obama de apoyar estas y otras reformas para ayudar a consolidar los logros de la última década, y para ayudar a construir una Colombia más justa y equitativa. Estos esfuerzos fortalecerán un importante socio estratégico y económico de los Estados Unidos y ayudarán a promover las oportunidades económicas para los estadounidenses en un mercado cada vez más importante, dentro de una región dinámica del mundo, permitiéndonos llevar este Acuerdo al Congreso.

El Contexto de los Problemas Laborales

Hace apenas una década, a pesar de ser una de las más antiguas democracias de América Latina, Colombia estaba a punto de convertirse en un Estado fallido. Fue acosada por poderosas organizaciones de narcotráfico y grupos armados ilegales, incluidas tres organizaciones terroristas extranjeras reconocidas por el Departamento de Estado (las FARC, el ELN y las AUC), que socavan tejido político, social y económico del país.

A través de las acciones valientes del gobierno colombiano y el pueblo colombiano, y con un importante apoyo bipartidista de EE.UU. a través del Plan Colombia, la situación de seguridad ha mejorado notablemente. Ahora las instituciones democráticas prosperan, y Colombia tiene una de las economías más fuertes y vibrantes de la región.

En la última década aquella cooperación ha contribuido a una reducción del 46 por ciento de los homicidios en Colombia entre 2002 y 2010. La incidencia de la violencia contra sindicalistas ha disminuido aún más significativamente en los últimos diez años –de 194 homicidios en 2001 a aproximadamente 51 en 2010 según la Escuela Nacional Sindical (ENS). Adicionalmente, ha habido una reducción del 90 por ciento de los secuestros, una disminución del 71 por ciento de los ataques terroristas, y una caída de 88 por ciento en los ataques a la infraestructura. Las tasas de condena de la Unidad de Derechos Humanos de la Fiscalía General han aumentado en un 80 por ciento desde 2008 a 2010, y más de 1.100 delincuentes han sido extraditados para enfrentar la justicia en los Estados Unidos desde 2002.

Reconociendo que si bien se ha avanzado, se debe hacer más para construir una paz justa y duradera en Colombia. La Administración Santos, con el apoyo de la Administración Obama, está llevando a cabo acciones concretas para consolidar los logros de la última década.

La Administración Santos y las Reformas Estructurales

La Administración Santos está adelantando reformas fundamentales para avanzar en su visión de “Prosperidad Democrática”. Este plan ayudará a convertir a Colombia en una sociedad más equitativa, donde la prosperidad económica beneficie a todos los ciudadanos. Las piedras angulares de la iniciativa de reforma son los siguientes:

Reforma Agraria. La legislación pendiente restauraría por lo menos dos millones de hectáreas durante los próximos 10 años a los desplazados de los grupos armados ilegales en Colombia con 1,5 millones de dólares, presupuestados para ser implementados en los próximos cuatro años. Mientras tanto, un “plan de choque” de restitución diseñado por el Poder Ejecutivo está restaurando y formalizando por medio de decreto ejecutivo más de 380.000 hectáreas a más de 130.000 familias para finales de la primavera (77% completado en marzo). Otro plan también formalizará otras 500.000 hectáreas a finales de 2011. La legislación para facilitar la formalización de 1,5 millones de hectáreas a 150.000 familias durante los próximos cuatro años será presentada pronto al Congreso de Colombia. Adicionalmente, una ley de desarrollo rural será presentada este verano, esbozando reformas sobre el uso de la tierra y programas de desarrollo rural, dirigidos a los beneficiarios de la restitución de tierras, a pequeños y medianos productores, y a las comunidades colectivas de afrocolombianos e indígenas.

Reparaciones a las Víctimas. Una legislación de referencia también se encuentra pendiente ante el Congreso de Colombia para proveer un estimado de $22 billones de dólares en reparaciones, garantías de no repetición, verdad y justicia, y otras disposiciones a millones de víctimas de décadas de conflicto, incluyendo las víctimas de la violencia estatal.

Reorganización del Gobierno. La legislación pendiente crearía seis ministerios independientes de Trabajo, Interior, Justicia, Medio Ambiente, Salud, y Vivienda y Desarrollo Territorial a partir de los tres ministerios existentes. La legislación también le dará al gobierno Santos seis meses de poderes especiales para modernizar y reorganizar el gobierno y para implementar la Prosperidad Democrática, incluyendo el desmantelamiento del plagado de escándalos Departamento Administrativo de Seguridad, DAS.

En el contexto del Diálogo de Alianza de Alto Nivel EE.UU.-Colombia, la Administración Obama se ha comprometido a apoyar los esfuerzos de reforma, incluida la protección de los dirigentes de la tierra, y la importancia de garantizar que los derechos de los más vulnerables están protegidos, incluidas las comunidades de desplazados, afrocolombianos, e indígenas. A tal efecto, USAID está apoyando los esfuerzos de reforma agraria de la Administración Santos mediante la formulación de una estrategia complementaria de desarrollo rural y de tierra.

La Protección de los Trabajadores

Las protecciones de los trabajadores acordadas por Estados Unidos y Colombia en el Plan de Acción es un avance significativo e importante para los derechos laborales en Colombia (véase el enlace a la Hoja de Datos Laborales). El Plan prevé acciones específicas por parte del gobierno colombiano para prevenir la violencia laboral y enjuiciar a los perpetradores.

También pone en marcha medidas más fuertes para proteger los derechos laborales, incluye fechas específicas en las que estos cambios serán llevados a cabo. Adicionalmente se prevé la elaboración de un presupuesto por parte del gobierno colombiano para suministrar los recursos necesarios para implementar el Plan con éxito.

Además del Plan de Acción, durante la visita en el mes de febrero de 2011 del vicepresidente Garzón, él se reunió con la Secretaria de Trabajo Solís y discutieron las perspectivas de reforzar el compromiso permanente entre el Departamento de Trabajo y el nuevo Ministerio de Trabajo de Colombia. El Vicepresidente Garzón ha propuesto a la Secretaria de Trabajo Hilda Solís que la Oficina de la Vicepresidencia y el Departamento de Trabajo (DDT) terminen un memorando de entendimiento para trabajar juntos en el futuro, promoviendo los derechos laborales en Colombia.

El DDT trabajará con el vicepresidente Garzón hacia ese fin. Estos esfuerzos son parte del esfuerzo más grande que Colombia hace para construir un ambiente laboral más fuerte y más justo, al incorporar a más trabajadores en la economía formal, donde sus derechos laborales sean protegidos por el imperio de la ley, anclado en un régimen legal y regulatorio más fuerte.

Como el vicepresidente Garzón ha reconocido claramente, incluso el asesinato de un solo sindicalista, dirigente político, juez, periodista, o empresario, es demasiado. Además del Plan de Acción, el Gobierno colombiano ha tomado una serie de pasos independientes que pueden reducir los niveles de violencia y la impunidad asociada, incluyendo:

• La Oficina Presidencial de Derechos Humanos se comprometió a trabajar con la ENS, por primera vez, para revisar todos los homicidios laborales desde el año 2000.

• El Congreso de Colombia aprobó una ley en 2009 para aumentar las penas de prisión y la ley de prescripción de homicidios contra sindicalistas. Incrementos similares en las penas se hicieron para las amenazas y el secuestro.

• El 22 de septiembre, el gobierno anunció que estaba aumentando el presupuesto anual del Ministerio del Interior y de Justicia para su programa de protección, incrementándolo en $11 millones de dólares para un total de $72 millones de dólares. De las más de 10.000 personas inscritas en el programa, 1.500 son líderes sindicales. Ninguno de los participantes en el programa ha sido asesinado.

Integración Económica y Oportunidades

Colombia es el tercer receptor más grande de exportaciones de EE.UU. en América Latina y nuestro veinteavo mercado de exportación más grande en todo el mundo. Colombia es un mercado en crecimiento de 45 millones de consumidores –la tercera población más grande en América Latina (véase el enlace a la Hoja de Datos Económicos). La eventual probación del Congreso del Acuerdo de Promoción Comercial EE.UU.-Colombia (TPA) brindará más empleos en Estados Unidos, aumentará las exportaciones de EE.UU., y mejorará la competitividad de EE.UU. El Acuerdo también eliminará importantes barreras de mercado de Colombia, y es crucial para mantener la participación de EE.UU. dentro de este importante mercado.

Una Alianza Duradera

Colombia es un socio clave en las Américas y más allá, y es un socio que apoya abrumadoramente los intereses de EE.UU. Bajo el capaz liderazgo del presidente Santos, Colombia es un líder importante en organizaciones regionales como la OEA, UNASUR, y el proceso de Tuxtla con América Central y México. Juntos, nosotros trabajamos para promover valores compartidos, enfrentar la continua inseguridad en Colombia y más allá, construir una paz justa y duradera en Colombia, y para abordar los principales desafíos bilaterales, hemisféricos y mundiales. Colombia se ha convertido rápidamente en un socio clave en la cooperación para la seguridad regional, ayudando a los países a lo largo de las Américas, y particularmente México y América Central, para confrontar con mayor eficacia las organizaciones criminales transnacionales. Colombia ha hecho valiosas contribuciones a los esfuerzos tras el terremoto en Haití y como miembro rotativo del Consejo de Seguridad de la ONU está hábilmente presidiendo los comités de sanciones para Irán y Sudán.

A través de nuestra Alianza, tenemos un amplio conjunto de mecanismos para promover intereses y valores compartidos. Un mecanismo clave creado por el presidente Obama y el presidente Santos, es el Diálogo de Alianza de Alto Nivel EE.UU.-Colombia. Convocado por primera vez en octubre de 2010, el Diálogo de Alianza de Alto Nivel ha creado un foro para participar en una amplia gama de temas, distintos a los relacionados con la seguridad.

Bajo el signo de la Democracia, los Derechos Humanos y el Buen Gobierno del Grupo de Trabajo presidido por el vicepresidente Garzón, el Diálogo proporciona un espacio permanente para la consecución de un mayor respeto de los derechos humanos y poner fin a la impunidad.

En el Diálogo, la Administración Santos ha puesto de manifiesto su prioridad para con los derechos humanos. El diálogo también ha ayudado a promover una mayor participación entre la Administración Santos y los defensores de derechos humanos sobre cuestiones de interés, tales como la protección de los defensores de los derechos humanos y el enjuiciamiento de las amenazas en su contra. Los temas de justicia e impunidad han sido discutidos, incluyendo la necesidad de mayores avances en los casos de derechos humanos, más recursos para los jueces, fiscales e investigadores, y la importancia de garantizar el correcto traslado de casos de violaciones de derechos humanos, de los militares al sistema de la justicia ordinaria.

Al reforzar nuestra relación con otro socio hemisférico cada vez más capaz, el Acuerdo de Promoción Comercial EE.UU.-Colombia también refuerza el compromiso del Presidente Obama con las Américas, resaltado durante su reciente visita a Brasil, Chile y El Salvador.

Apéndice: Apoyo de EE.UU a los Esfuerzos de Reforma en Colombia

El Gobierno de EE.UU. ha jugado, y seguirá desempeñando, un papel activo en el apoyo al imperio de la ley en Colombia que se extiende más allá del Plan de Acción:

• USAID ha asignado 13,7 millones dólares durante más de diez años (2001-2011) para apoyar el programa de protección.

• USAID ha proporcionado un total de $3,2 millones de dólares desde el año fiscal 2007 hasta el año fiscal 2011 a la Oficina del Defensor del Pueblo para apoyar el Sistema de Alertas Tempranas (SAT), que monitorea los indicadores de riesgo para que las autoridades puedan responder rápidamente a las amenazas contra la población civil, incluidos los sindicalistas. La Oficina del Defensor del Pueblo paga actualmente el 85% de los costos del programa y la USAID aporta el 15%. Desde 2001-2010 el SAT emitió 577 Informes de Riesgo, que abarcan 460 municipios en 30 departamentos y que resultó en la emisión de 424 Alertas Tempranas para prevenir violaciones de los derechos humanos.

• USAID proporcionó $1 millones de dólares desde 2005 a 2009 al Ministerio de la
Protección Social para apoyar el diseño e implementación de un modelo integral de gestión de riesgos para las inspecciones laborales preventivas.

• La Oficina del Departamento de Estado para la Democracia, los Derechos Humanos y el Trabajo (DRL), comenzó a financiar un programa a través de la OIT para promover un diálogo social tripartito en 2008. Habida cuenta de las continuas preocupaciones de los sindicalistas, organizaciones no gubernamentales y otros sobre la violencia y amenazas contra sindicalistas, la DRL continuará financiando su programa hasta el año 2012.

• USAID aportó $283 mil dólares para apoyar una serie de campañas de divulgación pública que desafían el estigma negativo de los sindicatos, y educan a los ciudadanos sobre los derechos laborales básicos y el importante papel de promoción que las organizaciones sindicales desempeñan. El Plan de Acción también en el mejoramiento de la transformación del sistema de justicia en Colombia, y la capacidad del Estado para ampliar el acceso a la justicia y garantizar el imperio de la ley.

• La Oficina del Fiscal General amplió su Oficina de Derechos Humanos en 2006 para incluir una sub-unidad laboral para investigar y procesar casos de crímenes contra sindicalistas. La sub-unidad actualmente emplea a 19 fiscales, 19 abogados asistentes, y 76 investigadores que trabajan con los fiscales locales en todo el país.

• Viviane Morales asumió el cargo el 13 de enero como la primera mujer en Colombia en convertirse en Fiscal General, restaurando el liderazgo de la institución independiente más importante para acabar con la impunidad en Colombia, después de un lapso de 18 meses.

• Desde 2008, tres jueces especializados han sido asignados exclusivamente a procesar 185 casos de violencia laboral que fueron elegidos por un acuerdo tripartito de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

• Desde el año 2000, la Fiscalía ha recibido 1.387 casos en total y obtuvo 344 condenas, incluyendo 76 en el año 2010; más del 80 por ciento de estas condenas se produjeron desde la puesta en marcha de sub-unidad laboral. Los esfuerzos de EE.UU. para apoyar estos cambios han estado encabezados por el Departamento de Justicia.

• Para el período 2000 - 2010, el Departamento de Justicia ha proporcionado más de $170 millones de dólares en ayuda para la formación intensiva y extensiva y la asistencia técnica a fiscales, investigadores, jueces, expertos forenses y personal de protección, así como equipos de oficina y apoyo al sistema de información, y fondos operativos. Estos esfuerzos han ayudado a formar a más de 100,000 investigadores, fiscales, jueces, defensores públicos, de protección del personal y a expertos forenses. Adicionalmente, más de 2.000 estudiantes de derecho y 400 abogados privados han sido entrenados, y 64 "Casas de Justicia" se han establecido en zonas de Colombia que carecen de servicios judiciales, ayudando a nueve millones de personas.

• El Departamento de Justicia proveerá $28 millones de dólares en asistencia al Sector de la Justicia en Colombia para el año fiscal 2010. De los $28 millones de dólares para el año fiscal 2010, $8 millones están dirigidos a ayudar a la unidad de derechos humanos (y casos relacionados con derechos humanos). Desde el año 2000, el monto total de asistencia a la Unidad de Derechos Humanos es más de $ 30 millones (18% del total de ayuda).

• La asistencia del Departamento de Justicia ha ayudado a desarrollar un sistema de software para la Oficina del Fiscal General, el cual permitirá a las oficinas de asistencia a víctimas y a testigos organizar y rastrear mejor los casos de víctimas, proporcionar información oportuna a las víctimas, y mejorar la capacidad de los fiscales de interactuar con las víctimas y promover su participación en el proceso legal.




NIVELANDO EL CAMPO DE JUEGO: PROTECCIONES LABORALES
Y ACUERDO DE PROMOCIÓN COMERCIAL EE.UU. - COLOMBIA

La Administración Obama está llevando a cabo una ambiciosa agenda comercial que ayudará a nuestra economía a crear y proveer más y mejores empleos para los trabajadores estadounidenses. Al mismo tiempo, el presidente ha dejado claro que nuestros acuerdos comerciales deben ser coherentes con nuestros valores e intereses, incluida la protección efectiva de los derechos de los trabajadores, y permitir a los trabajadores y a las empresas estadounidenses competir en igualdad de condiciones. Para lograr este doble objetivo, debemos asegurarnos de que nuestros socios comerciales cumplan con las normas fundamentales del trabajo y protejan los derechos laborales básicos.

El Acuerdo de Promoción Comercial EE.UU-Colombia (“El Acuerdo”) incluye una fuerte protección de los derechos de los trabajadores basado en el acuerdo bipartidista Congreso-Ejecutivo del 10 de mayo de 2007 para incorporar altos estándares laborales dentro del los acuerdos comerciales de Estados Unidos. Adicionalmente, el presidente Obama ha insistido en que una serie de preocupaciones laborales serias e inmediatas debían ser abordadas antes de que él estuviera dispuesto a enviar el Acuerdo al Congreso. Estas preocupaciones incluyen la violencia contra los miembros de organizaciones sindicales, los esfuerzos insuficientes para llevar a los perpetradores de los asesinatos de esas personas a la justicia, y la protección insuficiente de los derechos de los trabajadores en Colombia.

Como resultado, los gobiernos de EE.UU y Colombia han acordado un Plan de Acción ambicioso y completo que incluye medidas oportunas y concretas que el gobierno de Colombia se ha comprometido a tomar para afrontar las preocupaciones laborales pendientes. La implementación exitosa de los elementos clave del Plan de Acción será un prerrequisito para que el Acuerdo entre en vigor. A continuación se incluyen los elementos principales del Plan de Acción:

Prevención de la Violencia y Persecución de los Perpetradores

El gobierno colombiano:

• Ampliará dramáticamente, para el 22 de Abril, el alcance de su actual programa de protección de líderes sindicales para proporcionar protección a activistas sindicales (tales como delegados sindicales y miembros del comité de negociación), a trabajadores que están tratando de organizar o afiliarse a un sindicato, y a ex activistas sindicales que pueden estar amenazados debido a sus pasadas actividades sindicales.

• Eliminar, para el 30 de Julio, el actual retraso de las evaluaciones de riesgo para miembros de sindicatos que han solicitado protección, y asegurar que en el futuro la Policía Nacional de Colombia procese todas las evaluaciones de riesgo dentro de 30 días.
• Revisar, para el 22 de Abril, su programa de protección y reubicación de maestros para hacer frente a los altos riesgos de los maestros, y trabajar junto con el gobierno de Estados Unidos para asegurar que el programa efectivamente los proteja a ellos.

• Promulgar, para el 15 de Junio, una reforma del Código Penal para criminalizar y penalizar acciones o amenazas que puedan lesionar los derechos fundamentales de los trabajadores, incluyendo amenazas en contra de activistas sindicales, o que puedan de otro modo interferir con el derecho de los trabajadores de organizarse y negociar colectivamente, con penas de hasta 5 años de prisión.

• Ordenar a la Policía Nacional de Colombia asignar 95 investigadores de policía judicial de tiempo completo, antes de Diciembre de 2011, para apoyar a los fiscales en el manejo de casos de crímenes contra miembros de sindicatos, para hacer frente a la acumulación de casos y para acelerar los procesos judiciales. Adicionalmente, el Fiscal General de Colombia ha señalado que:

• Mejorará el manejo de crímenes en contra de sindicalistas, aplicando directivas emitidas recientemente a la policía judicial e investigativa y a los fiscales para detectar, investigar y perseguir mejor los delitos contra la libertad sindical.

• Llevará a cabo un análisis de casos de homicidio cometidos en el pasado para determinar las medidas que deben adoptarse para mejorar los esfuerzos futuros de identificar motivos y autores intelectuales, y judicializar exitosamente dichos crímenes.

• Desarrollará un mejor programa de capacitación para la policía y los fiscales, con la asistencia de los Departamentos de Justicia y Trabajo de Estados Unidos.

• Llevará a cabo reuniones mensuales con cada central sindical y la Escuela Nacional Sindical (ENS) para conciliar la lista de casos pendientes de homicidio de sindicalistas recopilados por el ENS con los de la Fiscalía General, y para acelerar la acción en casos de violencia sindical no resueltos.

• Desarrollará, para el 20 de Mayo, un plan para fortalecer la capacidad y el número de fiscales e investigadores de policía judicial en las oficinas regionales. El gobierno colombiano ha indicado que responderá favorablemente a esta petición.

Protección de los Derechos de los Trabajadores

El gobierno colombiano:

• Acelerará la entrada en vigencia desde Julio de 2013 a Junio de 2011de las disposiciones legales, que incluyen multas significativas, para prohibir el uso indebido de cooperativas y otras relaciones laborales que socaven los derechos de los trabajadores. La acción legislativa se espera para mayo 31.

• Emitirá regulaciones para el 15 de Junio que implementen la ley de cooperativas del año 2010, aclaren leyes anteriores de cooperativas, y garanticen la coherencia entre estas leyes. Las regulaciones también incluirán multas significativas para empresas que violen leyes de cooperativas y se nieguen a crear y mantener relaciones directas de empleo con los trabajadores afectados.

• Doblará el trabajo de inspección mediante la contratación de 480 nuevos inspectores laborales durante cuatro años, incluyendo 100 nuevas contrataciones en el año 2011.

• Dedicará exclusivamente, hacia el final del año 2012, 100 inspectores laborales para encargarse de los abusos de las cooperativas que niegan los derechos de los trabajadores. Las inspecciones preventivas iniciarán de inmediato en los siguientes sectores prioritarios: aceite de palma, azúcar, minería, puertos, y flores.

• Llevará a cabo un programa de divulgación, a partir de Junio de 2011, para informar a los trabajadores de sus derechos bajo las leyes pertinentes, y de las medidas a su alcance para hacer cumplir el reconocimiento de una relación laboral directa.

• Mejorará, para el 15 de Junio, la inspección y la vigilancia para prevenir el uso de agencias de servicio temporal para evadir los derechos de los trabajadores.

• Pondrá en marcha, para el 15 de Junio, un régimen de vigilancia robusta para detectar y judicializar el uso de pactos colectivo que vulneren el derecho de sindicalización y de negociación colectiva, y llevará a cabo una campaña pública de sensibilización. La enmienda del Código Penal arriba discutida convertirá en delito, punible con cárcel, ofrecer un pacto colectivo a trabajadores no sindicalizados que sea superior a los términos ofrecidos a los trabajadores sindicalizados.

• Solicitará el asesoramiento y la asistencia de la Organización Internacional del
Trabajo (OIT) para aplicar y hacer cumplir estas medidas.

Disposiciones Laborales en el Acuerdo de Promoción Comercial EE.UU-Colombia

El Acuerdo de Promoción Comercial EE.UU-Colombia incluye una serie de disposiciones para proteger los derechos de los trabajadores y garantizar la igualdad de condiciones para los trabajadores de Estados Unidos. Esto incluye un compromiso con todos los elementos acordados en acuerdo bipartidista Congreso-Ejecutivo del 10 de mayo de 2007:

• Compromiso por parte de Estados Unidos y Colombia de adoptar y mantener los cinco derechos fundamentales de los trabajadores según la OIT y someterse a un procedimiento legal si alguno de los lados incumple este compromiso. Los derechos fundamentales son:

− Libertad de asociación – Derecho a fundar y afiliarse a un sindicato;
− Derecho a la negociación colectiva;
− Eliminación de todas las formas de trabajo forzado u obligatorio;
− Abolición efectiva del trabajo infantil; y
− Eliminación de la discriminación laboral y ocupacional por motives de sexo, raza, u otros factores.

• Compromiso de no dejar sin efecto o dejar de aplicar leyes laborales de forma que afecten el comercio o la inversión.

• Compromiso de aplicar efectivamente los derechos fundamentales de los trabajadores, así como las leyes de salario, horas laborales, seguridad ocupacional y salud.

• Compromiso de establecer procedimientos que permitan a los miembros del público manifestar directamente inquietudes sobre violaciones laborales con cualquiera de los dos gobiernos, las cuales tienen que ser revisadas y consideradas.

• Compromiso con la garantía del acceso de trabajadores y empleadores a los tribunales cuando sus derechos puedan hacerse cumplir, y garantizar que los procedimientos ante los tribunales sean justos, equitativos y transparentes.

• Compromiso de mejorar las normas laborales y de cooperar en una amplia gama
de temas, incluidas las relaciones laborales, la inspección laboral, las oportunidades de empleo, y las condiciones laborales.

• Compromiso con el mismo nivel de redición de cuentas y solución de disputas para cumplir tanto las obligaciones laborales como las obligaciones comerciales. Las medidas disponibles para las violaciones de compromisos laborales incluirán sanciones comerciales y multas.

ACUERDO DE PROMOCIÓN COMERCIAL EE.UU.-COLOMBIA:
EXPANSIÓN DE MERCADOS PARA AGRICULTORES Y GANADEROS

Colombia es un mercado importante para los agricultores y ganaderos de Estados Unidos. En 2010, Estados Unidos exportó $832 millones de dólares de productos agrícolas a Colombia, el segundo rubro más alto de exportación total en Sur América. Las exportaciones más importantes de EE.UU. son el trigo, el maíz, el algodón, los granos de soya, y la harina de gluten de maíz.

El Acuerdo de Promoción Comercial EE.UU.-Colombia (“El Acuerdo”):

• Elimina inmediatamente los aranceles sobre casi el 70 por ciento de las exportaciones agrícolas de EE.UU., incluyendo el trigo, la cebada, los granos de soya, la harina de soya, la carne de res de alta calidad, el tocino, casi todos los productos de frutas y hortalizas, maní, cuajada, algodón, y la gran mayoría de productos procesados.

• Elimina prácticamente todos los aranceles restantes sobre las exportaciones agrícolas a lo largo de 15 años.

• Inmediatamente establecen contingentes arancelarios libres de impuesto (TRQ) a la carne de res estándar, muslos de pollo, productos lácteos, maíz, sorgo, alimento para animales, arroz y aceite de soya.

• Inmediatamente elimina el uso que hace Colombia de la Franja de Precios Andinos (tarifas variables), lo que garantiza que Colombia detenga la aplicación de altos aranceles bajo este mecanismo.

• Da a los Estados Unidos tratamiento igual o preferencial en relación con terceros competidores en productos clave.

BENEFICIOS DE PRODUCTOS ESPECÍFICOS

Trigo y Cebada – En 2010, Estados Unidos exportó $164 millones de dólares de trigo y cebada a Colombia. Bajo el Acuerdo, los aranceles de Colombia sobre todo el trigo y los productos de trigo, así como sobre la cebada y los productos de cebada, serán inmediatamente eliminados.

Soya y Productos de Soya – En 2010, Estados Unidos exportó $103 millones de granos de soya y productos de soya (tortas, harina y aceite) a Colombia. Bajo el Acuerdo, Colombia eliminará inmediatamente aranceles sobre los granos de soya y la harina de soya.

Algodón – En 2010, Estados Unidos exportó $100 millones de dólares de algodón a Colombia. En el marco del Acuerdo, Colombia eliminara inmediatamente los aranceles al algodón.

Maíz Amarillo – En 2010, Estados Unidos exportó $98 millones de dólares de maíz amarillo a Colombia. En virtud del Acuerdo, Colombia proporcionará un acceso inmediato libre de aranceles a través de 2.1 millones de toneladas métricas TRQ, con un crecimiento anual del 5 por ciento. Colombia eliminará paulatinamente los aranceles por fuera del contingente del 25 por ciento a lo largo de 12 años.

Productos Procesados – En 2010, Estados Unidos exportó $202 millones de dólares de productos procesados a Colombia. Las tasas arancelarias aplicadas por Colombia estuvieron entre el 5 y el 20 por ciento. Bajo el Acuerdo, la mayoría de los productos entrarán inmediatamente a Colombia libre de aranceles. Todos los demás, entrarán libre de arancel en 10 años o menos.

Alimento para animales y Forraje – En 2010, Estados Unidos exportó cerca de $57,3 millones de dólares de alimento para animales a Colombia. Las tasas arancelarias actualmente aplicadas varían entre el 5 y el 20 por ciento, pero pueden llegar al 97 por ciento de los productos sujetos a las franjas de precios de Colombia. En virtud del Acuerdo, Colombia proporcionará acceso inmediato libre de impuestos a varios alimentos para animales a través de 194,250 toneladas métricas TRQ, con un crecimiento anual del 5 por ciento. Los aranceles por fuera del contingente para estos alimentos son del 10 o del 25 por ciento. Éstos se irán eliminando gradualmente a lo largo de 12 años.

BENEFICIOS DEL ACUERDO DE PROMOCIÓN COMERCIAL COLOMBIAEE.
UU.: MÁS EXPORTACIONES ESTADOUNIDENSES, MÁS EMPLEOS EN
ESTADOS UNIDOS

La aprobación del Acuerdo de Promoción Comercial (TPA) entre Estados Unidos y Colombia apoyará la creación de más empleos en Estados Unidos, aumentará las exportaciones de EE.UU., y mejorará la competitividad de EE.UU.:

• La economía de Colombia es la tercera más grande en América Central y del Sur. Este comprensivo acuerdo comercial eliminará los aranceles y otras barreras a las exportaciones de EE.UU., promoverá el crecimiento económico, y ampliará el comercio entre nuestros dos países. Las exportaciones de mercancías de los EE.UU. a Colombia en 2010 fueron de $12,0 billones de dólares.

• La Comisión de Comercio Internacional (ITC) ha estimado que las reducciones arancelarias en el Acuerdo aumentarán por sí solo las exportaciones de mercancías de EE.UU. en más de $1.1 billones de dólares, y apoyará la creación de miles de empleos adicionales en Estados Unidos. La ITC también prevé que el Acuerdo aumentará el PIB de los EE.UU. en $2.5 billones de dólares.

• El acuerdo facilitará un significativo nuevo acceso al mercado de servicios de Colombia avaluado en $134 billones de dólares, brindando mayores oportunidades para los proveedores de servicio de EE.UU.

• Nuestras economías en gran medida se complementan en términos de los productos que nos enviamos mutuamente. Por ejemplo, Colombia es un gran importador de granos de EE.UU., mientras ella exporta un gran número de frutos tropicales a nuestro país. Adicionalmente, el algodón, los hilos y los tejidos que Estados Unidos exporta a Colombia son usados en muchos artículos de ropa que Colombia exporta a los Estados Unidos.

El Acuerdo eliminará barreras importantes de los productos de Estados Unidos para entrar al mercado de Colombia:

• Más del 80 por ciento de las exportaciones de EE.UU. a Colombia de productos industriales y de consumo estarán inmediatamente libres de impuestos, con los aranceles restantes eliminados progresivamente a lo largo de 10 años. Con un promedio de las tarifas arancelarias de las exportaciones industriales de Estados Unidos que van desde el 7.4 hasta el 14.6 por ciento, las exportaciones de EE.UU se incrementarán substancialmente.

• Las principales exportaciones de EE.UU tendrán acceso inmediato libre de aranceles a Colombia, incluyendo casi todos los productos en estos sectores: maquinaria agrícola y de construcción, aeronaves y partes, auto partes, fertilizantes y agroquímicos, equipos de tecnologías de la información, equipos médicos y científicos, y madera.
• Muchos de los productos agrícolas también se beneficiarán del Acuerdo, en tanto más de la mitad de las exportaciones agrícolas de Estados Unidos a Colombia estarán inmediatamente libres de impuestos, y virtualmente todos los aranceles restantes serán eliminados a lo largo de 15 años. Colombia eliminará inmediatamente los aranceles sobre el trigo, la cebada, los granos de soya, la harina de soya, la carne de res de alta calidad, el tocino, casi todos los productos de frutas y hortalizas, trigo, algodón, y la gran mayoría de productos procesados. El Acuerdo también provee contingentes arancelarios libres de impuestos (TQR) a la carne de res estándar, a los muslos de pollo, los productos lácteos, el sorgo, los alimentos para animales, el arroz, y el aceite de soya.

El Acuerdo es fundamental para mantener la participación de EE.UU. en este importante mercado:

• Colombia implemento un acuerdo comercial con Mercosur (Brasil, Argentina, Paraguay, y Uruguay) en 2009 y pronto pondrá en práctica acuerdos comerciales con Canadá y la Unión Europea. Colombia también ha iniciado negociaciones comerciales con Corea del Sur e iniciará negociaciones con Japón este año.

• Si los acuerdos comerciales de Colombia con otros países se aplican antes de que el TPA entre EE.UU. y Colombia entre el vigor, los exportadores de EE.UU. se enfrentarán a un arancel promedio de más del 9 por ciento, mientras que muchos productos de estos otros países entrarán a Colombia libres de arancel. Esto dejaría a los productos de EE.UU. en una situación de desventaja competitiva con relación a los productos de muchos otros socios comerciales de Colombia.

Otros beneficios del Acuerdo incluyen:

Mayor Acceso a los Mercados de Servicios: Colombia concederá un acceso de mercado substancial a lo largo de su sector servicios. Colombia acordó eliminar las medidas que previenen a las empresas de EE.UU. contratar profesionales de EE.UU., y eliminar progresivamente las restricciones de mercado de la televisión por cable. Colombia también acordó proporcionar un mejor acceso a los proveedores de EE.UU. de servicios de administración financiera.

Mayor Protección para los Derechos de Propiedad Intelectual: El Acuerdo prevé el mejoramiento de las normas para la protección y el cumplimiento de una amplia de derechos de propiedad intelectual, de conformidad con las nuevas normas internacionales de Estados Unidos de protección y vigilancia. Tales mejoras incluyen garantías para la protección de derechos de propiedad intelectual (IPR) que son fundamentales para proteger las obras con derechos de autor como música, películas, proteger el software de la piratería en el entorno digital, garantías de sanciones criminales fuertes y disuasorias contra la piratería de copyright y la falsificación de marca, garantías de protección robusta de patentes y datos de prueba con respecto a la Declaración Doha sobre TRIPS y Salud Pública, y protección de última generación para las marcas de EE.UU.

Compromisos para la Protección de los Derechos Laborales y el Medio Ambiente: Ambas partes se comprometen a adoptar y mantener en su legislación y en la práctica los cinco derechos fundamentales del trabajo, como se ha establecido en la Declaración de la OIT de 1998 relativa a los Principios y Derechos Fundamentales del Trabajo. Ambas partes también se comprometen a aplicar efectivamente sus leyes ambientales nacionales y a adoptar, mantener e implementar leyes, regulaciones y todas aquellas medidas que permitan cumplir las obligaciones incluidas dentro de acuerdos multilaterales sobre el medio ambiente. Las obligaciones laborales y ambientales están sujetas a los mismos mecanismos de solución de disputas y cumplimiento que las obligaciones comerciales. Adicionalmente, EE.UU. y Colombia negociaron un Plan de Acción con respecto a cambios adicionales a la legislación y la regulación laboral de Colombia, medidas para prevenir episodios futuros de violencia contra los trabajadores, y esfuerzos para llevar ante la justicia a aquellos que han participado en el pasado en la violencia contra los trabajadores.

Licitación Pública Justa y Abierta: Los proveedores de EE.UU. tienen garantizado el derecho a un trato no discriminatorio en la licitación de oportunidades de contratación que ofrece una amplia gama de ministerios, agencias, empresas públicas, y gobiernos regionales del gobierno colombiano.

El Acuerdo requiere el uso de procedimientos justos y transparentes de licitación, tales como la notificación por adelantado de adquisiciones, y procedimientos de revisión oportuna y eficaz de ofertas.

Igualdad de Condiciones para los Inversionistas de EE.UU.: Las compañías de Estados Unidos en Colombia están protegidas contra el trato discriminatorio o ilegal, y el Acuerdo establece un mecanismo neutral y transparente para la solución de controversias sobre inversiones.

Promedio de los Aranceles de Colombia sobre las Importaciones de EE.UU.:
Antes y Después de la Implementación Total del Acuerdo

Metales y Minerales
9.2%
0%
Infraestructura y Maquinaria
11.1%
0%
Equipo de Transporte
12.7%
0%
Automóviles y Auto Partes
7.4%

Productos de Construcción
13.2%

Papel y Productos de Papel
12.5%

Bienes de Consumo
14.6%


 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | JCPenney Coupons